TENÍA 22 AÑOS

Un preso fue asesinado ayer en la Unidad 7

 

Tanto la víctima como el recluso que está acusado de cometer el hecho estaban “en tránsito” en el penal azuleño, ya que tenían que ser trasladados a otras unidades carcelarias de la zona. El hecho se produjo poco antes del mediodía en la celda de admisión que ambos ocupaban. La lesión principal que presentaba el interno que fue asesinado, oriundo del conurbano bonaerense, había afectado a su corazón. Los investigadores sospechan que el agresor utilizó un cuchillo tipo “Tramontina” para cometer el homicidio. Del arma blanca, sólo pudo ser hallado su mango de madera.

Un preso fue asesinado a puñaladas ayer en la Unidad 7, la cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense que está en Azul. Por el caso, otro recluso permanece ahora aprehendido, acusado de ser el autor de lo que en formato de una causa penal se investiga como un homicidio simple desde una Fiscalía local, según señalaron a EL TIEMPO voceros allegados a ese expediente judicial que se inició.

La víctima de este asesinato tenía 22 años y era oriunda de Ciudadela, ciudad ubicada en el Partido de Tres de Febrero, en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Fue identificada como Nazareno Nahuel Cruz Rodríguez.

El acusado de haber asesinado al joven utilizando un cuchillo del tipo “Tramontina” -según informaron fuentes judiciales- se llama José Germán Carabajal, tiene 24 años y es oriundo de la Capital Federal.

Ambos habían sido derivados al penal azuleño en las primeras horas del día de ayer y voceros de la Unidad 7 indicaron que eran “presos en tránsito”. Es decir, que estaban de paso en la cárcel local, ya que tenían como destinos otras unidades penales de la zona a las que iban a ser trasladados.

A puñaladas

Escenario de este asesinato, minutos antes del mediodía de ayer, fue la celda de admisión que los dos reclusos compartían en ese entonces, ubicada en el tercer piso de la cárcel de varones que está situada en el Barrio El Sol de esta ciudad.

Versiones de guardias del penal y de otros internos que fueron referidas a los investigadores del crimen sirvieron para conocer que Cruz Rodríguez fue atacado a puñaladas por Carabajal, el otro preso que en ese entonces estaba con la víctima en esa celda.

La agresión que el joven sufrió se tradujo en que inmediatamente fuera trasladado desde el penal al Hospital Pintos.

Al centro asistencial municipal el recluso fue ingresado minutos antes del mediodía de ayer. Y su deceso se produjo cuando era alrededor de la hora 12.15, según lo que fue informado.

Una vez conocido el fallecimiento del preso, instructores de la Ayudantía Fiscal que investiga delitos carcelarios y depende de la Dra. Laura Margaretic se hicieron presentes en la Unidad 7 para comenzar con las averiguaciones del caso. También, efectivos de Policía Científica, quienes fueron especialmente convocados a la cárcel para realizar diferentes pericias.

En la celda donde el crimen se produjo los investigadores hallaron el cabo de madera del cuchillo con el que la víctima fue atacada. Pero no pudieron encontrar la hoja del arma blanca, elemento del que el ahora acusado del crimen se habría descartado antes de la llegada de los guardias del penal y de las autoridades judiciales que ahora investigan lo sucedido.

“Creemos que la hoja el agresor la pudo haber descartado en algún lugar”, indicó a EL TIEMPO un vocero allegado al sumario penal que se instruye por este crimen ocurrido en la Unidad 7.

La lesión vital, en el corazón

Ayer, a partir de la hora 20, el cadáver del recluso asesinado fue trasladado a la sede de la Policía Científica local, donde se realizó la autopsia.

Esa intervención determinó que Cruz Rodríguez presentaba dos heridas de arma blanca.

La lesión vital, a la altura del pecho, había afectado su corazón. Y tenía otra herida –“de carácter defensivo”, según lo que explicó un vocero judicial- en su antebrazo izquierdo.

Ambas lesiones eran compatibles con ese cuchillo tipo “Tramontina” que habría sido empleado por el agresor, arma blanca de la cual sólo pudo ser hallado su mango de madera y de la que en principio se desconocía de dónde podría haberla obtenido.

Versiones extraoficiales señalaban que el homicidio del recluso podría estar vinculado a un ajuste de cuentas. Una situación relacionada con diferentes grupos que ambos protagonistas de este hecho integraron en sus respectivos pasos por otros establecimientos carcelarios donde también los dos estuvieron privados de la libertad.

El dato

Después de que la fiscal Laura Margaretic dispusiera ayer que José Germán Carabajal quedara aprehendido en la propia Unidad 7 por el homicidio, había sido previsto que al recluso lo trasladen mañana a Tribunales para ser indagado por ese asesinato que ahora se le imputa.

ANTECEDENTES

José Germán Carabajal, el ahora acusado del asesinato del otro recluso, cumple actualmente en carácter de penado una condena de un año y ocho meses de prisión por un robo.

Además, con anterioridad ya había esta preso por otos delitos, situación que derivó en que fuera declarado “reincidente”, según lo informado ayer por fuentes judiciales.

Actualmente está a disposición de un Juzgado de Ejecución Penal de Morón y la pena que lo tiene privado de la libertad vence el 29 de marzo del año próximo.

Ayer fue traído a la Unidad 7 proveniente de la Unidad 37 de Barker. Y le había sido otorgado un cupo para su traslado a la Unidad 38, una de las cárceles -de régimen semiabierto- que está en la localidad olavarriense de Sierra Chica.

Nazareno Nahuel Cruz Rodríguez, la víctima de este asesinato, cumplía en la actualidad una sanción de nueve años de prisión, pena que no estaba firme, vencía en abril de 2024 y en primera instancia le había sido impuesta por un Tribunal Oral de San Martín, en una causa donde lo hallaron autor de un “robo agravado” cometido mediante la utilización de un arma de fuego considerada de guerra.

En su caso, había sido traído en las primeras horas de ayer al penal azuleño desde la Unidad 30, la cárcel del SPB que está en General Alvear. Y le habían otorgado un cupo para que fuera trasladado a la Unidad 2, otro de los establecimientos penales que está en Sierra Chica.

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. car10

    Abril 20, 2017 at 11:01 pm

    Excelente una lacra menos para alimentar ojala no quede ni uno
    ..

  2. Yoli

    Abril 21, 2017 at 7:04 am

    Uno menos…el PIBE murió en su ley.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *