LA INICIATIVA FUE PRESENTADA AL MUNICIPIO HACE CINCO AÑOS

Un proyecto privado para la zona norte incluía el desarrollo de un lugar cerrado para grandes eventos

Vista aérea del sector donde está la ex Curtiduría Azul, cuyo predio fue propuesto para la realización de la Expomiel que, finalmente, se terminará realizando este año en Olavarría.Toma de la ex curtiduría, con la construcción y los dos grandes lotes disponibles para su uso como estacionamiento.El edificio que está frente al Hipódromo forma parte del proyecto que un azuleño presentó al ex intendente José Inza y concejales de distintos partidos políticos. La iniciativa jamás se trató. Al menos nadie se comunicó con el autor de la idea.Interior de una de las naves del sitio donde funcionara la curtiduría.
<
>
El edificio que está frente al Hipódromo forma parte del proyecto que un azuleño presentó al ex intendente José Inza y concejales de distintos partidos políticos. La iniciativa jamás se trató. Al menos nadie se comunicó con el autor de la idea.

Escribe:Augusto Meyer De la redacción de EL TIEMPO

Gabriel López Andía es el autor de esa iniciativa que, en mayo de 2012, ingresó por Mesa de Entradas dirigida al ex intendente José Inza. Concejales de distintos espacios políticos recibieron copia de la propuesta, que suponía una interesante articulación entre lo público y lo privado. El emprendedor se puso a disposición para que lo llamen a fin de realizar modificaciones, pero nadie lo convocó. Si se hubiera avanzado con el desarrollo de la idea, la ciudad contaría hoy con un lugar para una exposición de grandes dimensiones como la Expomiel, que por falta de infraestructura se termina realizando este año en Olavarría. –

“Un verdadero federalismo, también se debe practicar en ‘nuestra patria chica’”. La frase, extraída de un proyecto elaborado por un vecino azuleño, contextualiza una idea que fuera presentada al ex intendente José Manuel Inza y a concejales y ex concejales.

Al decir del autor de la iniciativa presentada hace cinco años, la propuesta fue a parar –en el mejor de los casos- al cajón de algún escritorio. El proyecto no resurgió por estas horas en forma casual.

Tiene una vinculación con una de las temáticas que, desde hace varios años, se habla en despachos oficiales, mesas de café y hasta en las tradicionales “peñas” pueblerinas: la falta de un espacio físico cubierto donde desarrollar un evento de características mínimamente masivas.

La Expomiel, por tratarse de una discusión que transcurre por estos días a partir de su traslado a Olavarría para la edición 2017, es un ejemplo de esta demanda insatisfecha.

No por nada la exposición de los apicultores locales se realizará en el Centro de Exposiciones Municipal de Olavarría (CEMO), un sitio de esos de los que, en esta ciudad, no hay.

Iniciativa innovadora

El proyecto que el 30 de mayo de 2012 ingresó por Mesa de Entradas de la Municipalidad de Azul, es mucho más abarcativo que la preocupación por la falta de un centro de convenciones o de grandes eventos. Es, en esencia, un llamado aún no escuchado a la dirigencia local para que empiece a plasmar obras de infraestructura en la zona norte de la ciudad, aún hoy postergada.

El trabajo, que mereció una profunda compilación de datos por parte de su autor, el Ingeniero Agrónomo Gabriel Fernando López Andía, enumera los “beneficios” que generaría en la comunidad la imagen del Intendente que se ponga al hombro el desarrollo de la iniciativa.

“Es tal la imagen que quedará en la persona que logre entre tantas cosas: ordenamiento de edificios públicos; recuperación de partidas presupuestarias para fines sociales; cumplimientos de ordenanzas vigentes; desarrollo de zonas olvidadas; creación de fuentes de trabajo; creación de una zona ‘complejo hipódromo’ con un parque en la zona norte para el esparcimiento y uso de los ciudadanos y turistas; unión por la costanera norte del sur con el norte; comunicación de la zona sur con la norte por las avenidas Guiraut o Italia y Mujica, etc., todos hechos que harán que el gobernante que interprete y realice estos cambios ser considerado como quien puso un verdadero punto de inflexión para Azul. Un verdadero federalismo, también se debe practicar en ‘nuestra patria chica’, y realizar inversiones con fondos comunitarios en la zona norte de nuestra ciudad (fuertemente abandonada por años), es un verdadero acto de federalismo comunal”, indicó López Andía entre los considerandos de la iniciativa.

Detalles de la propuesta

El proyecto presentado al ex intendente Inza y llevado en mano a varios concejales de distintos espacios políticos, se dividía en dos grandes ejes. El primero estaba referido al “ofrecimiento al Municipio” del predio de la ex Curtiduría Azul, “para analizar la factibilidad de realizar emprendimientos que beneficien a la comunidad de Azul mediante la integración pública y privada, los que aportarían importantes beneficios urbanísticos, crecimiento y oferta laboral”.

El otro punto llevaba por denominación “Plan Integral de Recuperación y Puesta en Marcha de la Zona Norte de nuestra ciudad”, con la inclusión del proyecto “planificación y creación de la terminal única de ómnibus de Azul, centro comercial y área cubierta para grandes eventos en el predio de la ex curtiduría”.

El subrayado, que es propio, muestra con claridad la parsimonia de al menos una parte de la dirigencia política local, que jamás analizó seriamente la factibilidad de avanzar con esta idea. ¿Lo hará así con todas las propuestas que puedan llegar a la comuna o el Concejo Deliberante? De hecho, y por más sugerencias que hizo a sabiendas de lo potencialmente perfectible de la iniciativa, López Andía nunca fue convocado para conversar sobre el proyecto. Lo peor del caso es que tampoco se avanzó con el desarrollo de ningún centro de grandes eventos ni nada por el estilo. Eso mismo que, por estas horas, se estuvo reclamando para el desarrollo de la Expomiel y Fiesta Nacional de la Miel y otros eventos de cierta convocatoria que pudieran realizarse en Azul.

 Una gran desilusión

López Andía le había hecho a Inza un adelanto meses antes del ingreso de la propuesta por mesa de entradas en ocasión de encontrarse con él en el Balneario Municipal, tras hacerse cargo de la administración del predio de la ex Curtiduría Azul. “Analizando los diversos fines a los que el mismo se podía orientar, surgió que para cualquiera de los fines que se planifique realizar, se hacía prácticamente imprescindible el apoyo municipal, provincial y hasta nacional, dada la envergadura de los proyectos que allí se podían ejecutar”, indicó.

Agregó que “una vez que usted (dirigiéndose al antecesor de Hernán Bertellys) asumió como Intendente y a la vista de los graves inconvenientes presupuestarios que la comuna heredó, comencé a trabajar en un nuevo proyecto de integración entre lo estatal y privado que optimice los recursos presupuestarios, realizando innovaciones que relocalicen algunas oficinas públicas y creando otras que operen como desarrolladoras de otras zonas postergadas. Tras la relocalización oficinas municipales y previendo que en un futuro se recuperen partidas destinadas a otros gastos que hoy a los efectos prácticos, no contribuyen a una buena organización del Estado municipal, las que resultan útiles para ser orientados a las necesidades actuales de esta nueva gestión”.

Crecimientos dispares

El plan integral de recuperación de la zona norte, explicó el autor de la iniciativa, “intenta recuperar ese sector de la traza urbana que por siempre ha quedado relegada, no existiendo desarrollo equiparable al que posee la zona sur”.

Entre sus argumentos expuso que “la zona sur, durante años, ha recibido el mayor apoyo no sólo privado sino también estatal” y más adelante afirmó: “la densidad poblacional como así también la densidad de construcciones habitacionales de la zona sur, prácticamente se ha cuadruplicado respecto de la zona norte”.

También sostuvo que el valor de mercado de un terreno de iguales dimensiones, en zona sur es 20 veces más caro y que “no existe ninguna razón para que eso ocurra; muy por el contrario tras el meteoro del pasado 17 y 18 de mayo (de 2012), se puede indicar que la zona norte no se ve afectada por las inundaciones.

Y en cuanto a las causas de esa disparidad, mencionó: “Este hecho ocurre por el bajo nivel de inversión que en servicios y construcciones existe en la misma, como así también la nula inversión estatal, incurriendo en una fuerte discriminación hacia el vecino de la zona norte.

Bajo la consigna de “alguien tiene que empezar”, López Andía sostiene en su trabajo que “si la comunidad de Azul, en un plazo de 20 años (período para lograr el objetivo de este plan, sobre cinco mandatos comunales consecutivos), logra cubrir en forma pareja todos los sectores de la cuadrícula urbana…habrá entre cosas revertido la crítica de que nuestra comunidad expulsa a los jóvenes hacia otras localidades”.

“Hoy la ciudad se extiende por más de 50 cuadras hacia el sur y a poco más de 15 cuadras completas hacia el norte, no existe crecimiento urbanístico homogéneo”, indicó el impulsor de la idea, para agregar que la creación del Parque Norte redundaría en un lugar “para esparcimiento de la población, pulmón verde reserva ecológica y natural”.

Doce acciones a realizar

El proyecto que presentó el Ingeniero Agrónomo supone la realización de doce acciones, que son:

-Concretar la realización de las dos “Costaneras Norte”, desde Mitre hasta Mujica y planificar qué tipo de construcción se puede realizar a la vera del arroyo a partir del plan director de manejo de aguas.

-Creación de un Parque Norte a la vera del arroyo, consistente en 8 a 10 hectáreas forestadas con especies autóctonas y exóticas bajo la supervisión de la Facultad de Agronomía. El paseo público que se genere traccionará el movimiento hacia la zona norte que se quiere promover.

-Los terrenos pasarán a tener otros valores y será la comuna la que promueva descuentos en tasas de construcción para favorecer la edificación. El crecimiento de construcciones conllevará el aumento de ingresos a las arcas municipales en concepto de tasas.

-Promover la integración de la Municipalidad con el Hipódromo local para realizar en dicho predio eventos al aire libre con fuerte inserción cultural. Asimismo generar la realización de eventos turfísticos regionales y de nuevos stud para el alojamiento de caballos (hotelera de caballos). Creación de un servicio veterinario para caballos y promover otras actividades como polo o pato, cursos de doma racional y promoción para la creación de clubes de estos deportes. Cabe señalar que al momento de presentarse este proyecto, la actual comisión directiva del Jockey Club de Azul no estaba a cargo del hipódromo, un emprendimiento que ha tenido en apenas un año un crecimiento exponencial.

-Sistema de barreras controladas e iluminación pública que den seguridad al ingreso al sector de ingreso a la Avenida Mujica desde y hacia la Ruta 3.

-Integración municipal con los propietarios del Cementerio Parque, el cual pasaría a ser administrado por la comuna, incorporando para sí una amplia zona de tierras con fines sociales. Se podrá dejar de hacer nuevas sepulturas en la necrópolis municipal, que se encuentra saturada y sin tierras disponibles.

-Prioridad y apoyo comunal para la urgente habilitación de la playa de camiones que adquirió la Cooperativa de Provisión de Transportes de Azul, conjuntamente con la prohibición de circulación de camiones con acoplado por la traza urbana.

-Rotonda de ingreso a la altura del kilómetro 297 de la Ruta 3 (estación de servicio) para el acceso a los parques industriales, hipódromo, fábrica San Lorenzo, cementerio parque, y a las futuras estación de ómnibus de larga distancia y conexión con la Ruta N° 51.

-Promoción municipal del proyecto gastronómico-turístico-cultural presentado a la comuna por el artista Juan Bautista Olmedo, quien planea hacer un “castillo elevado construido con chatarras (a modo de súper escultura) con paseo público, parador turístico y restaurante” en las tierras públicas de la isla que está en el cauce del arroyo, entre el puente Benavídez y la planta potabilizadora y la cárcel. El ingreso al sector será desde ambas calles de la costanera por puentes peatonales aéreos a fin de no perturbar el escurrimiento del agua.

-Proyección y realización del parque cerealero en tierras aledañas a la Avenida Mujica y las vías, con la facilidad de accesos –carreteros y ferroviarios- mencionada precedentemente. Esto va de la mano con la necesidad de levantar la totalidad de las plantas cerealeras que están en Villa Piazza Centro y Sur y Villa Suiza, permitiendo la urbanización y eliminando la presencia de roedores, polvillo y camiones.

-Provisión de personal de salud y recursos a la Unidad Sanitaria N° 13 “Dr. Julio Eugenio Cordeviola”, del barrio El Sol, que fuera creada en 2011 con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo a través del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires para estar acorde al crecimiento poblacional proyectado.

-Planificación y creación de la terminal única de ómnibus de Azul, centro comercial y área cubierta para grandes eventos en el predio de la ex Curtiduría Azul mediante la integración del capital privado y el Gobierno municipal. Con el traslado de la terminal actual al predio de la ex curtiduría, se terminaría con la presencia permanente de micros de larga distancia en la ciudad, pudiendo cumplir la ordenanza vigente y generando para las empresas de transporte la posibilidad de contar con salidas rápidas hacia las rutas 3 y 51.

Se lograría así el aspecto desarrollador de la zona norte, con el aditamento –cada vez más relevante- de la creación de nuevas fuentes laborales.

Primeras consecuencias

El “viejo” edificio de la terminal de ómnibus lejos estaría de quedar ocioso, de acuerdo con esta iniciativa de un privado. Pasaría a funcionar en él un Centro Cívico, trasladando dependencias municipales que funcionan en lugares dispersos y pagando un alquiler. Ello permitiría redireccionar esas partidas a la realización de proyectos productivos y creación de fuentes laborales. También,  “se descomprimirá de vehículos la zona céntrica, donde a menudo el ciudadano no consume en bares ni restaurantes al no encontrar estacionamiento disponible”. El flujo de movimiento en torno de la vieja estación se mantendría y hasta podrían radicarse allí entidades bancarias con locales de reducidas dimensiones y/o cajeros automáticos en un lugar donde se realizarán trámites de distinta índole.

A su vez, el hecho de descomprimir espacios en el edificio de la comuna, permitiría iniciar una puesta en valor del histórico inmueble para –entre otras cuestiones- haya paseos turísticos con visitas guiadas.

Según señala López Andía en su proyecto, como evento adicional se convocaría al Colegio de Arquitectos para que, en función de las demandas que le realice el ente organizador de la idea, adecúe los diversos predios y genere proyectos para ser puestos a consideración de la población a través de un concurso público.

Sin convocatorias ni llamados

Gabriel López Andía, según consta en la documentación a la que tuvo acceso este diario, además de elevar el proyecto se puso a disposición del titular del Ejecutivo y de los integrantes del Legislativo en el año 2012 para que lo convocaran a conversar sobre la iniciativa, algo que –según dijo a este diario- jamás ocurrió.

“Le solicito que a la brevedad me otorgue una entrevista para evaluar conjuntamente la factibilidad del proyecto y/o realizar los cambios que al mismo se le pudieran hacer. Para el caso que no sea de vuestro interés, le pido que en forma simple así me lo indique, citándome para poder conocer los motivos que descartan el proyecto así sea en forma total y/o parcial, para enfocar el desarrollo del predio hacia otra actividad y/o propuesta”, indicó y les hizo entrega de una carpeta con fotografías aéreas y de piso para que tomaran dimensión del proyecto.

En el cierre de la presentación López Andía expresó: “El predio no posee sobre sí ningún riesgo ecológico y/o ambiental y, a futuro, aprobando la ejecución del proyecto Terminal Única de Ómnibus de Azul, Centro Comercial y Área Cubierta para Grandes Eventos, éstos riesgos son eliminados totalmente. Quedo a la espera de una pronta entrevista, y para el caso que desee realizar una inspección ocular personal del predio, le acompaño mis teléfonos y mi correo electrónico para que se contacten personalmente para poder acompañarlo”.

EL OFRECIMIENTO DE UN LUGAR

La ex Curtiduría Azul es el predio que el Municipio le ofreció recientemente al Centro de Apicultores de Azul para realizar la Expomiel. Si bien se realizaron algunas adecuaciones en el lugar, sito en la Avenida Mujica, finalmente se terminó descartando la posibilidad de desarrollar –al menos este año- la exposición apícola en ese sitio. El administrador de la ex curtiduría, al presentarle el proyecto al Intendente Inza con copia a los concejales en el año 2012, explicó que el inmueble donde funcionó en emprendimiento se construyó en 1962 y abrió sus puertas como procesadora de cueros curtidos doce meses después, llegando a producir más de 1.500 cueros curtidos por día y que diera trabajo a cerca de 150 empleos directos. A fines de los ’80 la empresa quebró y se avanzó con su liquidación a instancias de un remate promovido por la justicia.

El predio al que hace referencia López Andía es de tres manzanas. En una de ellas, situada sobre la Avenida Mujica, hay construida una superficie total de 4.006 metros cuadrados en dos plantas. El resto del terreno está sin edificaciones y consta de dos parcelas de 6.359,14 metros cuadrados cada una.

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. EL BARBARO

    mayo 7, 2017 at 5:02 pm

    CON TODO RSPETO ,,,DELIRIO SOLO DELIRIO….

  2. Jose

    mayo 8, 2017 at 7:54 am

    Delirio? Según veo, se está planteando el ideal del proyecto. Hay varias cosas sumamente interesantes. La terminal de omnibus hay que sacarla de ese lugar y poner oficinas municipales. El uso de la ex curtiduría es una gran idea también. Expandir la ciudad hacia el norte es necesario. No veo factible correr las cerealeras ni el convenio con el cementerio o ese proyecto con chatarras. Pero es una idea que tiene 5 años y que si le hubieran prestado atención tal vez ya estaría en marcha y sabríamos qué se podía hacer realmente o no. Del proyecto de los terrenos de la zona de Santa Elena, balneario, Ruta 51 no se habló más. Pero sigue siendo algo que sirve para seguir explotando una zona ya elegida por todos. Expandir la zona norte para mí es una gran idea

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *