Un trabajo silencioso y ejemplificador

Quiero describir una vivencia que generó en mí esta necesidad de compartirla.

El jueves pasado, concurrí al acto de entregas de llaves e imposición del nombre Graciela Monica Lavayén al S.U.M de la escuela Nº 504, con quien he compartido gran parte de mi carrera docente.

Día de lluvia, pero que no impidió la presencia de autoridades y gente muy vinculados a mi querida escuela. Todo se desarrolló protocolarmente impecable a mi criterio. Se contó con la presencia de familiares especialmente con Rita y Emilio,  hijos de nuestra querida Tela.

Momentos que no puedo dejar de describir son las  palabras tanto de Ana Masanelli su Directora, como de Mimí Girbent Presidente de la Asociación Cooperadora. Ambas con enfoques diferentes, una describió con palabras simples pero profundas el accionar de Tela como Docente, mientras que Mimí apuntó a su disposición y energía frente a  distintas propuestas, ambos abordajes sumamente efectivos, que lograron llegar a emociones muy profundas en todos quienes conocimos a Tela.

Destaco el accionar sistemático y comprometido de esta Cooperadora que, sin estar ligados familiarmente a la escuela, han trabajado incansablemente en pos de éste y otros objetivos a lo largo del tiempo, apuntando siempre al crecimiento educativo.

Finalizado el acto se abrió un espacio de diálogo, mientras compartíamos un  café y degustamos exquisitas especialidades elaboradas por los alumnos.

Gracias a esa comunidad educativa por abrir las puertas de la escuela, para un acto tan significativo.

Me hago eco de las palabras de Mimí “Tela tu sueño se ha cumplido, los chicos podrán disfrutar del S.U.M”

 

Stella Brooks de Urlezaga

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *