RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

Un triunfo deportivo, una victoria emocional

 

En el debut en el nuevo certamen de la UROBA, Azul Rugby Club le quitó la sábana a tanto fantasma dando vueltas y venció, con muy buenos méritos, a “Los Rinos” de Saladillo. En la próxima fecha, la borraja enfrentará a El Fortín de Olavarría.


La mira bien ajustada en la hache. La borraja enfrentará a El Fortín en la continuidad del segundo campeonato anual de la Unión.
 
El empuje de un equipo que pudo. Azul Rugby venció a Saladillo e inició el torneo de Primera de la UROBA con una alegría demasiado necesaria.

FOTOS AGUSTÍN BAYONES
<
>
El empuje de un equipo que pudo. Azul Rugby venció a Saladillo e inició el torneo de Primera de la UROBA con una alegría demasiado necesaria. FOTOS AGUSTÍN BAYONES

El viento de cambio soplaba fuerte en la tarde del Molteni, esas fuertes corrientes de aire interno que agitan las hojas de los árboles del ánimo, del espíritu, el convencimiento, la pasión. Las ráfagas arreciaban por dentro, pero no alcanzaban a tapar el sol interno, que pese a la magra campaña del certamen pasado, halló motivos para calentar el alma de Azul Rugby Club, el plantel de Primera División que es dirigido por Guzmán y Ciuffo. Cuando el equipo ingresó y formo un círculo para recibir las últimas indicaciones, ese momento tan diminuto dejó en claro que todo volvía a ser posible.

El “Potro” tomó la palabra en el centro, mirando a cada uno a los ojos, y pronunció palabras que harían eco en los corazones borrajas; sobre todo, una frase que van a recordar siempre los allí presentes: “¿si no es por nosotros, por quién?”.

Así entraron, abrazados, los hombres azulgranas cuando el grito de “Azul” retumbó bajo las haches. Enfrente, “Los Rinos” de Saladillo; ¿el objetivo?, sumar puntos en el primer partido del nuevo campeonato de Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires. Y la patada de la visita le dio ese empuje a la tarde para que la acción comenzara.

Control repartido, errores por los dos lados, nerviosismo, pocas ideas, la escenografía de los primeros minutos. Era Saladillo el que proponía su juego brusco y de contacto permanente, buscando con ello facilitar el error local que lo dejara cerca de la H. Cuando lo consiguió, un penal le dio los primeros 3 puntos.

Quizás la cachetada le dio otra idea al conjunto del sur de la ciudad, encabezados por el pack de forwards que tomó la lanza. Se dio un juego más agresivo, con más control de la guinda, generando más errores en el rival y haciendo que las pelotas rápidas a la línea fueran constantes a pesar de que no se lograse lastimar al rival.

Fue ahí cuando el local aprovechó el momento, tras un line rápido y una jugada que pareció de pizarrón; la pelota salió abierta hacia la línea y el capitán “Chocho” Garat  –empujado desde atrás por un compañero– logró el primer try.

La somnolencia del semestre pasado volvió a pedir llaves en la recepción del Molteni después de esta jugada. Algún error en la línea y escasez de tackle le dieron otra vez a la visita la ventaja para irse 10 a 5 al descanso.

Entonces fue cuando, quizás, se encendió algo dentro de los jugadores de ARC. Las palabras del capitán erizaron la piel, con lágrimas en los ojos pidió corazón, entrega, ganas y tackle (y, claro, huevo y mucho también). “Está dentro de cada uno de nosotros demostrar para qué estamos, si no, por favor, díganlo”. El latir de los corazones y el pitido del juez rompió el silencio circular de ese grupo herido.

Azul Rugby fue otro. Desde la patada del centro, agredió a la visita por todos lados; abría la pelota, ganaba los scrum, ganaba los lines y proponía juego de manos, sin errores. Y cuando lo atacaban, los borrajas tacleaban todo lo que se interponía.

Así, en una jugada bien elaborada, la pelota le llegó a Maddío que apuntó a las H y se zambulló como buen pato que es para el try. El pie de Jere Fernández no quiso desintonizar con tamaña acción y convirtió para igualar el marcador.

En otro ataque a fondo del anfitrión, el “Temible” Hidalgo terminó por apoyar su try (de nuevo Fernández convertiría).

Saladillo no le encontraba la vuelta al cotejo en el Molteni, y para colmo de males, jugaba con uno menos por amarilla. Los “Gordos” azulgranas incrementaban a cada momento su fortaleza, la supremacía atentaba contra Saladillo y fantasmas añejos. Guiado por el capitán y empujado por el “Buey” Scalcini, el elenco azuleño ganó las formaciones fijas, la guinda fue abierta y Maddío efectuó un pase al contacto para que el “Canario” Canevello, liberándose del plomo de la marcación, volara al try para darle la oportunidad a Fernández de estirar las cifras a 26.

Azul Rugby se floreaba, sí, pero la relajación llegó a ser mucha y trajo consigo al error. Como consecuencia, Saladillo achicaba ventajas y se ponía en 17 tras un lindo try.

Aun había más en la tarde sabatina en el predio de la avenida Urioste. Tres penales consecutivos locales a nada de las H, que tenían a la visita contra las cuerdas. Scalcini la abrió, la línea la pasó y Maddío –otra vez– se enterró dentro del ingoal. La derecha de Fernández mandó la conversión adentro y el 33 a 17 fue definitivo.

Sólo quedará en la memoria de todos la convicción del capitán, agradecido, emocionado, cuando se clavó en el centro de ese círculo de jugadores y sus palabras fueron puentes hacía costas que parecían estar muy alejadas.  Habló de la garra, el corazón, las convicciones y el amor propio. Y dejó un interrogante que ya casi es bandera y que, para fortuna azulgrana, tuvo respuesta: Sí, es por ellos.

 

CAT. JUVENILES: GRANDES JUEGOS ANTE UN GRANDE   

Toda la delegación juvenil borraja viajó, el día domingo, a la ciudad de Olavarría para enfrentar al poderoso Estudiantes.

En primera instancia, la M14 de Minvielle logró un gran empate, con un rugby bien jugado, de control de pelota y buena defensa. Fue 31 a 31. Los trys fueron de Patricio Acosta y Juan Alberro, por dos, y de Alex Violante, mientras que Camilo Cid logró 3 conversiones.

Luego, la M16 de Ciuffo se vio ampliamente superada en todas sus líneas y fue derrotada por 52 a 7. Sólo queda para rescatar el try de Avitante y la conversión de Perdomo.

Finalmente, la M18 jugó un partido de igual a igual contra el líder de la categoría, lo cual le quita peso a la derrota. Fue 33 a 26 en un partido de ida y vuelta. Los trys del equipo dirigido por Nacho Coronel corrieron por cuenta de Gonzalo Giggi –2–, Joaquín Tanzi y Felipe Perdomo, quien, además, anotó tres conversiones.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. andres

    julio 28, 2016 at 1:35 pm

    los mejores de azul

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *