Una adolescente habló del violento ataque que había sufrido en la calle

TIENE 17 AÑOS

Días atrás regresaba caminando a su casa y un sujeto la interceptó en Necochea y Salta. El agresor le provocó varias lesiones y le efectuó tocamientos en su cuerpo. Hasta ayer la menor ignoraba si también quiso robarle. “Fue una porquería lo que me pasó. Nunca me había sucedido algo así”, contó la víctima.

Una imagen que la menor de edad viralizó en redes sociales con relación a ese ataque que sufriera en la calle.

La historia que le da forma a esta nota ocurrió durante las primeras horas del pasado sábado 25 de noviembre.

Tuvo como víctima a una adolescente que tiene 17 años, que estudia en una escuela del Secundario de esta ciudad y que también se dedica a la danza.

Sucedió cuando regresaba caminando a su casa y un sujeto la atacó, un hecho durante el cual le efectuó varios tocamientos en la parte inferior de su cuerpo, le provocó lesiones y se ignora si también intentó robarle.

El caso fue denunciado posteriormente en sede policial y ayer -en diálogo con este diario- la menor agredida se refirió al hecho.

Aquel sábado, la chica había estado con amigas a un boliche de la zona céntrica de la ciudad. Después quedó en ir caminando hasta la casa de su novio.

“Era como las cinco y diez de la mañana, más o menos, cuando esto pasó. Me acuerdo que ya estaba de día”, contó la adolescente.

“Con mi novio habíamos acordado que después de estar con mis amigas nos íbamos a ver. Por eso me fui caminando hasta su casa. Pero al llegar no lo encontré, creo que se le apagó el celular. Entonces, desde su casa me fui caminando a la mía”.

Según expresó, es algo normal que cada vez que sale regrese caminando a su domicilio. Y ese sábado en que sufrió este ataque lo hizo, aunque sin pensar en ese momento que volvía a su casa que iba a ser agredida por un sujeto que la interceptó en la vía pública, el cual -según dijo- no podría reconocerlo por su rostro pero sí “por otros aspectos de su físico”.

“Yo me volví caminando por Necochea. Generalmente nunca tomo por esa calle, ya que cada vez que vuelvo a mi casa lo hago por 25 de Mayo”, recordó.

Mientras regresaba, contó que se sacó con su celular una foto tipo “boomerang” que tenía previsto mandarle a sus amigas, aunque en ese momento no lo hizo porque no tenía datos móviles.

Después, a través de esa imagen comprobó que ya aparecía el hombre que instantes más tarde se convirtió en su atacante, aunque no puede vérselo con total claridad.

“Me empezó a seguir”

“Este tipo me empezó a seguir. Me di cuenta cuando yo iba llegando al club River, donde crucé de vereda y veo a este ‘chabón’ que también se cruzó para el lado de la calle por el que yo iba”, siguió diciendo la joven.

En ese entonces en la calle no había nadie que hubiera podido auxiliar a la adolescente que sufrió este ataque o, al menos, convertirse en testigo de lo sucedido.

“En ese momento -continuó relatando la adolescente- empecé como a hacerme la cabeza de que este tipo me estaba siguiendo”.

Y no se equivocó, ya que al doblar –“a propósito”– desde Necochea hacia Salta se produjo el ataque.

“No bien lo hago siento que este tipo viene corriendo detrás de mí. Al darme vuelta para ver quién era, no me dio tiempo a observarlo bien. En ese momento no sé si me pegó o me empujó. Fue un impacto muy fuerte, en la parte de la nuca, el que recibí. Y me hizo caer al piso”.

“Caí sobre el lado derecho de mi cuerpo, arriba de mi celular, que lo tenía en el bolsillo. Cuando me caigo, mi cabeza rebota contra el suelo y eso me provoca un raspón, una quemadura por el asfalto, en el costado derecho de la cara”, agregó.

“Este tipo me golpeó la cara, me lastimó el labio, porque al caer me lo corté con el diente, y me provocó un hematoma en el brazo izquierdo. Cuando me tiró al piso empezó a manosearme toda”. Además, contó que el agresor “me pegó una piña en la cara y otra en el brazo. No me decía nada, pero aprovechó para tocarme toda la parte inferior de mi cuerpo. Yo no sé si lo hizo para sacarme el celular o porque tenía ganas”.

Después de agredirla y tocarla, el autor de este hecho se dio a la fuga corriendo “para el lado de Necochea y Sarmiento”.

Mientras tanto, la menor contó que ella se levantó y logró llegar caminando hasta su casa, donde fue auxiliada.

“Con el marido de mi mamá después salimos a buscar al tipo, pero no lo encontramos”, afirmó.

Más tarde la joven concurrió a la comisaría primera a radicar la denuncia. Y un médico de Policía que la revisó constató esas lesiones que había sufrido.

“La verdad, todavía no sé si este tipo quería robarme o manosearme. Eso lo desconozco. Yo creo que quería sacarme el celular”, agregó la adolescente en la charla que mantuvo ayer con este diario.

Sobre lo sucedido, sostuvo también: “Fue una porquería lo que me pasó. No me lo ví venir y pasó. Nunca me había sucedido algo así. Normalmente me acompaña mi novio a mi casa. Pero como no me gusta que se muevan por mí, yo me muevo de manera independiente y camino. Lo que está mal no es caminar sola. Lo que está mal es que venga alguien a toquetearme y a robarme. No tengo miedo, pero sí tenía mucha bronca en ese momento porque mi cara quedó destrozada”.

El dato

La adolescente de 17 años afirmó sobre lo que le ocurrió: “No me pude defender muy bien porque el tipo me tomó de atrás. Yo no soy alguien que no se sepa defender. Si él me hubiese agarrado de adelante me habría resistido, pero me agarró desprevenida”.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Eleonora

    4 de diciembre de 2018 at 10:11 am

    Entiendo perfectamente lo que te sucedió soy una señora grande pero de joven venía del boliche sola y eso que vivía en zona céntrica y me sucedió algo similar solo que me prendí a un timbre desesperada y un matrimonio me socorrio.y me acompañaron a casa. Y gracias a Dios no me hicieron nada estaban en un auto. Que al ver que me defendí huyeron cobardemente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *