Una condena de dos años de prisión en suspenso

Se la impuso un juez a un azuleño que había intentado asaltar a un remisero utilizando el caño de un arma de fuego. El joven también fue condenado porque quiso sustraer diferentes elementos del interior de una camioneta. Ambos hechos ocurrieron en esta ciudad: uno en mayo de 2016 y el otro durante el mismo mes del año pasado.
Un juicio abreviado tramitado en un Tribunal local finalizó con la condena para un azuleño a dos años de prisión en suspenso, proceso donde fue hallado autor de los delitos de robo agravado por el uso de arma de utilería en grado de tentativa y hurto simple en grado de tentativa en concurso real, ilícitos que -respectivamente- había cometido en esta ciudad en mayo de 2016 y del año pasado.
Fuentes judiciales identificaron al encausado como Jonathan Jesús Talamonti, un joven que tiene 24 años de edad.
En el juicio abreviado, que se tramitó a través del Tribunal Oral en lo Criminal número 1, intervino el juez Martín Céspedes, quien además del dictado de la ya referida pena de prisión de ejecución condicional le impuso al joven diferentes pautas de conducta “por el término de dos años y seis meses”.
Dichas obligaciones incluyen que el encausado fije residencia, se someta mensualmente al control del Patronato de Liberados y que se abstenga “de usar estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas”.
Dos hechos
Según quedó probado en la instrucción, el 28 de mayo de 2016 Talamonti cometió uno de los ilícitos por los que recientemente fue condenado.
Ese día, cuando era alrededor de la hora dos, acompañado por “otro sujeto de sexo masculino” ambos asaltaron a un remisero que los llevaba como pasajeros en un auto.
El ilícito se produjo en la rotonda situada en Camilo Gay y Roca; y para llevar a cabo el ilícito Talamonti y su cómplice le esgrimieron al conductor del vehículo “un cañón de arma de fuego calibre 22 mm”, elemento que le apoyaron en la zona costal para intimidarlo.
Además, al chofer lo intentaron sujetar para evitar que se diera a la fuga, ocasión en la cual quisieron robarle la recaudación y el auto, Pero los asaltantes no lograron hacerlo porque la víctima se resistió, salió del auto y después pidió ayuda a dos personas que pasaban por el lugar, lo que derivó en que ambos autores de este hecho fueran reducidos y después entregados a la Policía.
El otro hecho Talamonti lo cometió el 20 de mayo del año pasado. Aquel día, poco antes de la hora 6.30, ingresó a una camioneta Volkswagen Saveiro que estaba parada en Puan entre Maipú y Alvear, de donde “intentó apoderarse ilegítimamente de objetos que había en su interior, no pudiendo consumar su apoderamiento en virtud de ser sorprendido por personal policial y aprehendido a unas cuadras del lugar, ya que se dio a la fuga al pretender ser interrogado por los uniformados”, indicó el juez Céspedes en el fallo.
El fiscal Javier Barda representó a una de las partes en este juicio, mientras que al joven condenado lo patrocinó la defensora Oficial Adriana Hernández.
La pena impuesta a Talamonti –“sin agravantes, atenuantes ni eximentes”– fue la misma que las partes acordaron, en la previa a que el fiscal formulara la petición para la realización de este juicio abreviado.

El dato
“La carencia de antecedentes penales condenatorios demuestra la inconveniencia de aplicarle efectivamente a Jonathan Jesús Talamonti la privación de libertad”, escribió el juez Céspedes en el fallo para después fijarle como pautas de conducta esas obligaciones ya mencionadas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *