NUEVA ESCUELA MUNICIPAL DE DEPORTE ADAPTADO

“Una deuda pendiente que tenía el Estado municipal”

Viernes por la tarde, gimnasio de Vélez. Camerini al frente del encuentro de fútbol, en una de las primeras actividades de la Escuela de Deporte Adaptado. Gallours y Camerini, de Deportes del Municipio. “Por ser el primer año de la escuela municipal, tener cuatro deportes es una muy buena apertura a que ellos puedan elegir el que se sientan más cómodos o participar de los cuatro”.
<
>
Gallours y Camerini, de Deportes del Municipio. “Por ser el primer año de la escuela municipal, tener cuatro deportes es una muy buena apertura a que ellos puedan elegir el que se sientan más cómodos o participar de los cuatro”.

Noelia Gallours, directora de Deportes, y Florencia Camerini, coordinadora de la flamante escuela, contaron a EL TIEMPO sobre todo el trabajo y los anhelos invertidos en la creación de este flamante espacio municipal que acaba de finiquitar su primera semana de clases. “Los chicos necesitan tener, aparte de la escuela especial, un área, otro lugar donde puedan ir”, enfatizaron.

“Es lo que soñamos como profes, más allá de la circunstancia de ser funcionarias”. Puede esta frase ofrecer como pie de apoyo de todo lo demás (además de permitir colar el factor emocional, tan desplazado a veces entre tanto cálculo político). Noelia Gallours, directora de Deportes de la Municipalidad de Azul, es la que enfatiza el anhelo cumplido y volverá muchas veces en esta charla con EL TIEMPO sobre la ansiedad que la domina ante la posibilidad de ver concretada definitivamente la Escuela Municipal de Deporte Adaptado.

En sintonía y feliz por poder concebir un proyecto que anidaba en sus desesos desde mucho tiempo a esta parte, se halla Florencia Camerini, profesora del área comunal y coordinadora de la flamante escuela. Inicialmente (el nuevo espacio ha cumplido recién una semana), lo que se pretende es “formar ahora una escuela que sea netamente recreativa; que vengan a disfrutar, a aprender de los deportes”, destaca Camerini. Y si bien esa pretensión reviste mucha más complejidad que lo que su sola mención pareciera indicar, los aspectos a abordar para que el éxito de la escuela sea palpable son muchos más y rayan con el mismo peso.

 

–¿Cómo fue delineándose el proceso previo más inmediato de esta escuela?

–NG: La idea surge desde un principio, en lo que fue mi ingreso a la gestión. Además de profe de Educación Física, yo soy profe de Educación Especial. Esto es una deuda que tenía Azul, el partido, porque Chillar y Cacharí tampoco lo han tenido.

Charlando con Florencia, que es una de las profesoras del área y trabaja con un compromiso enorme –es la profe encargada de todo lo que es especial (en lo que va de mi gestión, siempre hablando)–, nos pusimos a ver cómo podíamos encarar un proyecto, siempre teniendo en cuenta los recursos con los que cuenta el Municipio. Pensamos en qué deportes podíamos ofrecer, los que menos estructura y equipamiento nos requieran, y así surge, después de varios encuentros, la escuela. Sumaron su punto de vista los profes del área, ya que si bien Florencia va a estar a cargo, va a ser la referente de esta Escuela Municipal de Deporte Adaptado, van a tener participación los demás docentes que conforman el staff.

–FC: Vemos que los chicos convencionales tienen un montón de ofertas desde lo privado y lo público y los chicos en las escuelas especiales, la única propuesta que tienen es ir a un Juego Bonaerense. Por lo menos en nuestro partido. Vemos muy buena predisposición de las escuelas especiales y los docentes, son un apoyo tremendo porque siempre están fomentando que el chico vaya, que haga actividades. Ellos nos ayudan muchísimo.

 

–Ese vacío producido fundamentalmente después de que un Juego Bonaerense culmina, ¿terminó de envalentonar todavía más la creación de esta escuela?

–FC: Exacto. Pero fue porque veíamos que los chicos, de algún modo, lo pedían. Decían “¿y ahora cuándo vuelvo a participar?”. Y no le podíamos decir “este es tu último torneo, el local, y como perdiste, no tenés nada más en todo el año”. La idea nuestra es formar ahora una escuela que sea netamente recreativa; que vengan a disfrutar, a aprender de los deportes.

–NG: Es lo que soñamos como profes, más allá de la circunstancia de ser funcionarias. Quiero resaltar el apoyo de nuestro intendente ante esta propuesta, ya que es una decisión política: sobre qué contexto poder trabajar, con qué recursos y demás. Tuvimos un buen acompañamiento. Es un proyecto amplio, vamos a estar trabajando articuladamente con el área de Desarrollo Social y el área de Niñez para detectar esos casos donde, tal vez, no llega la información a ciertos domicilios. Esas áreas tienen un relevamiento de aquellas familias con necesidades de poder asistir a actividades deportivas gratuitas. Vuelvo a repetir: esta escuela era una deuda pendiente que tenía el Estado municipal.

Abrir puertas e integrar

–¿La participación en el congreso del que tomaron parte en Bolívar qué relevancia tuvo?

–NG: Fue el primer Congreso Provincial de Paradeporte, una experiencia muy buena. Pudimos hacer conexiones con otras escuelas de la región.

 

–¿En otras ciudades también se presenta esa situación de “deuda pendiente” por parte del Estado?

–NG: Algunas están más avanzadas con esto.

–FC: Hay casos donde han comenzado hace 2 ó 3 años con dos deportes, los básicos, fútbol y atletismo, otros ya tienen natación. Obviamente que depende de la infraestructura de cada ciudad. Y también hay casos de inicio reciente como nosotros. Lo bueno de esto es que ya se armó un grupo a nivel regional de paradeporte, con la idea de, con los chicos, hacer encuentros con fines recreativos y que a largo plazo, esos chicos puedan tener una posibilidad de ser seleccionados para las selecciones de los deportes correspondientes. Porque a esos encuentros van a ir los entrenadores nacionales de cada deporte. ¡Es muy importante! Le vamos a estar dando la posibilidad a un chico de Azul y la zona, le abrimos una puerta no sólo desde lo físico, sino también desde lo social y lo económico, porque esa persona puede trabajar el día de mañana en eso.

 

–Pero para abrir esa puerta resultaba fundamental la creación de la escuela

–FC: Exactamente. Sin la escuela no se puede. Los chicos necesitan tener, aparte de la escuela especial, un área, otro lugar donde puedan ir, como lo hacen los chicos convencionales que van al deporte que eligen. Y la verdad que por ser el primer año de la escuela municipal, tener cuatro deportes es una muy buena apertura a que ellos puedan elegir el que se sientan más cómodos o participar de los cuatro.

 

“Trabajás con la familia”   –

 –Se termina la primera semana de clases de la escuela y cuáles han sido las primeras conclusiones al respecto

–FC: Tuve varias charlas con mamás de chicos que están comenzando. El fuerte va a ser la semana que viene, cuando ya vaya a estar lista la folletería y los horarios estipulados. Tuve un montón de comunicaciones con familias que ya querían arrancar. Las que se comunicaron por ahora son familias de chicos que venían desarrollando actividades a nivel bonaerense. Después se van a empezar a sumar los nuevos niños que están en las escuelas especiales y, también, los adultos.

–NG: Como ya lo hemos dicho, esto que estamos presentando es una primera idea de la escuela. A partir de la matrícula, de las discapacidades, de las edades, vamos a hacer todo un reacomodamiento más profundo de su funcionamiento. En el caso de Cacharí y Chillar, el trabajo de la escuela lo vamos a abordar desde las escuelas especiales. Son las que están trabajando durante el año para los Juegos Bonaerenses. Nos pareció importantísimo fortalecer eso, hacer un acompañamiento directo a los profesores que están encargados de la formación deportiva de los chicos.

 

–El rol de la familia, y es necesario que corrijan si está mal planteada la idea, es fundamental no sólo acercando y estimulando al discapacitado, sino también en la participación en cada clase junto a él.

–FC: Sí. Dependiendo de la discapacidad, quien sea el familiar se va a tener que quedar. Hay discapacidades donde el chico no sabe manejarse solo. Hay un vínculo muy fuerte. Cuando vos trabajás con deporte adaptado, trabajás con la familia del nene o nena en la práctica de ese deporte. Como el discapacitado necesita de otro, el vínculo es muy fuerte. Entonces no podés decirle a un padre “retirate y vení a buscarlo a las 4”, como una escuela convencional donde, por ejemplo, van a jugar al hockey.

NG: Me gustaría recalcar algo: este es un proyecto a largo plazo, va más allá de las personas que nos toca estar hoy. Uno hace proyecciones y ya hemos pensado en el verano. Vamos a tener que generar un ámbito, designar docentes para que estos chicos sigan todo el año y tengan actividad en el verano, natación fundamentalmente. Darles las mismas posibilidades deportivas que posee el resto durante todo el año.

 EL DATO   –

Son cuatro los deportes que contiene la oferta inicial de la Escuela de Deporte Adaptado, organizados en el siguiente cronograma:

-Fútbol: Lunes de 18.30 a 19.30 horas/ Club Vélez.

-Vóley sentado:  Lunes de 18.30 a 19.30 horas/ Club Vélez.

-Canotaje: Martes de 14 a 15 horas.

-Atletismo: Lunes de 10 a 11 horas; miércoles de 15 a 16/ Pista de atletismo.

Consultas: Dirección de Deportes: Av. 25 de Mayo, 621. Tel: 431752. De 8 a 14 horas.

“HABLAR DE INTEGRACIÓN TAMBIÉN ES ADAPTARNOS”   

 No siempre sucede, pero hay casos donde la persona discapacitada, muchas veces por decisiones familiares más allá de su discapacidad, resulta postergada, recluida ante una receptividad social en ocasiones inadecuada.

–¿Creen que es objetivo de la escuela ir por ellos, conocer esas problemáticas e incentivar su inclusión? Y para ello quizá necesiten de algo más que la labor de los profesores.

FC: Cuando se vea la escuela, cuando aquel que tiene un primo, un hijo, un nieto, un hermano con discapacidad vea que en esa escuela su familiar tiene posibilidades, la pasa bien, aprende y encima estimula desde lo motriz lo que necesita estimular por su discapacidad, vamos a lograr una apertura de mente en lo que es la parte social, de replanteo.

La idea nuestra también es que estos deportes adaptados puedan ser fomentados y practicados en las escuelas convencionales. Porque tenemos un montón de chicos integrados y, a veces, hablamos de la no discriminación, pero si no nos ponemos en el lugar del otro, es difícil que no discriminemos. Entonces, si vos a ese chico convencional lo hacés jugar un torball, que es un fútbol para ciegos, vendados los ojos y con una pelota de torball, lo estás haciendo vivenciar lo que vive un ciego las 24 horas, no solamente un partido de fútbol. Si tenemos un compañero integrado, podemos entonces jugar ese juego que el compañero puede jugar y debería estar en su mismo nivel. Hablar de integración también es adaptarnos.

–NG: Quiero agregar a esto que dice Flor, el trabajo que se hizo en un principio, en las articulaciones. Como ella decía, fue con Inspección de Educación Física, con la inspectora,  inspectora Jefa Distrital, profesores. También vamos a hacer intervenciones en las escuelas, ir a cada salón a contarles sobre la escuela y los deportes que ofrecemos; que el alumno se lleve un folleto a la casa y que pueda transmitirle a su familia.

Creemos que esta escuela va a tener un éxito enorme, que la matrícula de a poquito va ir creciendo. Sabemos que es una población difícil en cuento al tema de la asistencia, al acompañamiento social según cada contexto, pero estamos trabajando en esto con un gran compromiso.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *