LA SEMANA POLÍTICA -

Una ecuación que no cierra


Inflación y tarifazos golpean al consumo. Movilización de vecinos.  Fanazul: su desguace y la hipocresía del gobierno. La escasa incidencia de la vicepresidenta Michetti ante una decisión tomada. El manoseo al obispo y a los trabajadores. Cerámica Valle Viejo: una crisis anunciada.
Escribe Carlos Comparato (comparatoc@yahoo.com.ar)
No se trata de ser un economista ni un experto en el funcionamiento de los mercados. La ecuación en más sencilla y roza con el sentido común. Aumento de tarifas de los servicios públicos y, en consonancia con esa tendencia, precios de diversos núcleos centrales del consumo, ilustran el fracaso del gobierno para doblegar la inflación. Este panorama queda redondeado por sueldos que corren rezagados. No resulta claro si se trata sólo de incompetencia o de la fabulación de un modelo económico.
Este país viene arrastrando la volatilidad de esos imaginarios desde hace décadas. Cada uno tuvo y tiene sus matices con el acompañamiento provisorio de amplios sectores de la sociedad. Esto es Argentina con su clase media y dirigencial que se enamoró  del “1 peso 1 dólar” del peronismo en la versión menemista de los 90, que eclosionó a principios de siglo con el desastroso gobierno de la Alianza. La aparición, otra vez del peronismo como salvador, amuchado en el ex presidente Eduardo Duhalde que inventó a un ignoto gobernador de una provincia del sur y terminó diseñando lo que sería una etapa “superior” (desde una mirada marxista) del movimiento que construyó el General Perón hace más de 70 años: el kirchnerismo. Terminó su ciclo, bordeado por la falta de oxigenación y de las correcciones que deberían haberse hecho a tiempo más la sombra de la corrupción y la falta de autocrítica. (Se deja de lado los “herederos” de ese progresismo con candidatos como Daniel Scioli y Aníbal  Fernández).
Dos años y cuatro meses —
La sociedad eligió otro rumbo y apareció esta experiencia que estamos atravesando. Dos años y cuatro meses después la administración macrista sigue deambulando y perforando su base de sustentación. Ciertos números positivos de la economía, en determinados rubros, no alcanzan para evitar el daño social y la enorme bicicleta financiera que se ha montado de la mano de un enorme endeudamiento. ¿La Argentina pendular tiende a repetirse? Se está frente a un dilema y es la mixtura de vacío y desorientación de un nuevo sujeto social que no termina de configurarse ante el cambio de las condiciones objetivas. ¿Cuál es el plan B?
Tarifazos —
La movilización contra los tarifazos en los servicios públicos que tuvo lugar en Azul, al igual que en otras ciudades, el  viernes pasado vuelve a mostrar la bronca frente al desquicio de la política oficial sobre un tema crucial. No es sólo lo que hay que pagar sino lo que esto arrastra.  La salida de un sistema que se había agotado se hizo de un modo obsceno. Sin relación entre los ingresos y gastos de los usuarios. Lo dijo el presidente del radicalismo Cornejo, integrante de la alianza Cambiemos: “Aranguren (por el ministro de Energía) le hizo meter la pata al gobierno”. ¿Se lo puede separar a Macri y compañía de esas decisiones? Resulta extraño.
FANAZUL y la hipocresía —
Y en esta trama, Fanazul sigue girando sobre una crisis que se profundiza. Los  trabajadores decidieron bloquear los accesos a la planta para evitar que continúe su  desguace. Parte del mismo ya se ha ejecutado aunque su presencia hizo que, momentáneamente, se frenara. Un equipo de la planta de Fabricaciones Militares de  Villa María, Córdoba estaba en esa tarea. Un camión cargado con distintos elementos de la fábrica tuvo que salir por el Arsenal Naval Azopardo pero cuando retomó la ruta 80 su chofer  se encontró nuevamente con el bloqueo y luego de momentos de tensión, y la presencia de la policía, tuvo que irse hasta Pablo Acosta y tomar caminos de tierra.
La intención de los trabajadores es resistir y evitar que se termine vaciando la planta. Pero, ¿hasta cuándo? Hubo otro dato sumamente desalentador y muestra la hipocresía del Gobierno Nacional: el obispo Hugo Manuel Salaberry tuvo que informarles que la reunión que habían tenido con la vicepresidenta Gabriela Michetti no había dado resultados y que debían dirigirse al interventor de FM, Luis Riva. Era volver a tropezar con el malo de la película.
Quedan dando vueltas algunas cuestiones: una es la falta de incidencia que tiene Michetti en la administración macrista, algo ya conocido y, como secuela, el manoseo hacia Salaberry y los propios trabajadores.
Está claro que el gobierno tiene decidido cerrar Fanazul y su estrategia es el desgaste. Ahora, el jefe de Gabinete de la Municipalidad Alejandro Vieyra informó que la semana que comienza el ministro de Trabajo de la provincia vendrá a Azul a entregar un subsidio a los empleados. No se sabe el monto y cómo será distribuido.
Valle Viejo –
Para sumar incertidumbre al panorama laboral en Azul, la empresa Cerámica Valle Viejo entró, nuevamente, en otro capítulo de sus crisis recurrentes. Esta vez asoma como más compleja la situación ya que se encuentra sin producir, con sus trabajadores en la entrada y deudas en sus haberes, entre otros ítems.
Hay una clara falencia por parte de sus dueños en un momento donde la demanda de ladrillos es muy importante. La falta de inversión y modernización, a través de los años, llevó a esta crónica anunciada. Es evidente que se careció de una proyección empresarial y 66 vecinos de esta ciudad enfrentan la posible pérdida de su empleo.
Inflación, tarifazos, caída del consumo e incertidumbre laboral. Las cornisas que atraviesa un país sometido a sus perennes fantasmas.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *