RESULTÓ CON UNA LESIÓN LEVE

Una joven hirió ayer de un disparo a un soldado voluntario del Ejército

<
>

Utilizando lo que sería un revólver, la agresora se hizo presente en la casa de la víctima, tocó el timbre y una vez que el joven la atendió le preguntó si vendía drogas. Como el soldado le respondió que no, ni bien se dio vuelta para ingresar a su vivienda la mujer le disparó en una pierna con lo que sería un revólver y después se dio a la fuga.

Un soldado voluntario del Ejército fue herido de un disparo por una joven, hecho ocurrido en las primeras horas del día de ayer y que se tradujo en que la víctima resultara con una lesión leve, en el marco de un episodio cuyas circunstancias se tratan ahora de determinar a través del sumario penal que se inició por lo sucedido.

De acuerdo con lo señalado por voceros policiales y por un familiar de la víctima, la joven que le disparó había ido hasta su casa y tocó timbre.

Una vez que fue atendida en la puerta de la vivienda por el soldado, le preguntó si vendía droga, a lo que éste le respondió que no. Luego de ese diálogo que ambos mantuvieron, la agresora extrajo de entre sus ropas lo que sería un revólver, arma de fuego con la que le disparó mientras la víctima estaba de espaldas a ella.

El hecho ocurrió cuando ayer era alrededor de la hora 1 y el joven herido, junto con dos hermanas suyas, se disponía a tomar un remís para salir.

En ese mismo instante, la joven -que hasta anoche procuraba ser identificada por la Policía- se hizo presente en la casa donde vive el soldado voluntario del Ejército, ubicada en la calle Salta entre España y Rauch de este medio.

El herido fue identificado por voceros policiales de la Seccional Primera local como Samuel Ismael Lozano, de 26 años.

En momentos que un remís había llegado a su casa a buscarlo a él y a sus hermanas apareció la agresora, quien le disparó con ese arma de fuego que portaba y después se dio a la fuga, contando para eso -aparentemente- con el apoyo de un sujeto que la esperó en algún vehículo en las inmediaciones del domicilio donde el hecho se produjo.

Herido, el joven fue trasladado en ese mismo remís al Hospital Pintos, donde fue atendido por la Guardia y permaneció internado en la Sala de Emergencias.

 

“El proyectil le quedó en la cadera”

Ayer a la tarde, en diálogo telefónico con EL TIEMPO, un hermano de la víctima señaló que al joven ya le habían dado de alta, a pesar de que tenía alojado el proyectil que recibió a la altura de la región posterior lumbar.

“El proyectil le quedó en la cadera. No se lo van a sacar porque se encapsula”, indicó el familiar del soldado voluntario herido durante este hecho que ahora es materia de investigación.

Según se estima, la joven que le disparó portaba un revólver calibre 22, arma de fuego que los investigadores procuraban hallar, teniendo en cuenta diferentes datos tendientes a identificar a la agresora, a la cual al parecer el soldado voluntario conoce. Lozano fue herido luego de mantener ese ya referido diálogo con la joven, charla donde ella le preguntó si tenía droga para vender. Al responderle la víctima que no y darle la espalda, la agresora extrajo de entre sus ropas ese arma de fuego que portaba para dispararle, ingresando la bala en el muslo derecho del soldado voluntario y quedando después alojada a la altura de la cadera.

Al mismo tiempo que la joven se daba a la fuga, inmediatamente el herido fue trasladado al Hospital Pintos por sus hermanas en ese remís que habían llamado para que los fuera a buscar a todos ellos.

Voceros de seguridad informaron que el médico de Policía que examinó al herido en el centro asistencial municipal constató que la lesión que presentaba el soldado voluntario a causa de ese disparo que recibió era de carácter leve, sin que pusiera en riesgo su vida.

Al lugar donde el hecho se produjo, luego de que fuera comunicada la novedad desde el hospital a la Policía, concurrieron efectivos de Policía Científica para la realización de pericias, al tiempo que se aguardaba ayer poder tomarle una declaración testimonial al herido y a quienes fueron testigos de lo sucedido.

La causa penal que se inició fue caratulada en principio como averiguación de ilícito, lesiones leves y portación de arma de fuego sin la debida autorización legal y se instruye a través de la UFI 2 departamental, según indicaron voceros de la comisaría primera local, la dependencia de seguridad donde había sido radicada una denuncia por lo ocurrido.

El dato

Los datos descriptivos de la joven que le disparó a la víctima de este hecho indican que tiene alrededor de 20 años, que es de contextura física delgada, de tez blanca y que mide 1,50 metros de alto. Al momento en que cometió el hecho, estaba vestida con ropa de color blanco en su torso, según lo indicado en la denuncia formulada por lo sucedido.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *