Una joven permanece detenida por un violento robo a un comerciante

Un pedido de captura que estaba vigente para ella derivó el lunes último en su arresto. Tiene 18 años y le imputan la coautoría de un asalto a un hombre de 72 años, quien en su vivienda de esta ciudad fue brutalmente golpeado por una pareja el pasado 24 de febrero. Los autores de la agresión se fueron de la casa llevándose sólo un juego de llaves. Al parecer, creyeron que al comerciante lo habían matado. Todavía los investigadores trabajan para identificar al varón que también estuvo implicado en este ilícito.

Una joven de 18 años es considerada la coautora de un violento robo a un comerciante, un hecho por el que fue indagada ayer en sede judicial y se negó a declarar.
SECCIONAL PRIMERA AZUL/PBA


Se llama Thalía Elsa Mabel Vargas y tiene 18 años. La buscaban desde el mes de febrero pasado, acusada de ser una de las coautoras de un violento robo que en esta ciudad había tenido como víctima a un comerciante, quien a causa de las lesiones sufridas durante el hecho estuvo varios días internado.
En el marco de la causa penal que se está instruyendo desde una fiscalía local por ese ilícito, a la joven la detuvieron el lunes que pasó y ayer la trasladaron a Tribunales para ser indagada, audiencia durante la cual se negó a declarar, según señalaron a EL TIEMPO voceros allegados al expediente judicial que se sustancia desde la UFI 13, la fiscalía a cargo de Javier Barda.
Vargas, según pudieron determinar los investigadores, mientras estaba vigente el pedido para su captura se fue de Azul. Al parecer, a otra provincia. Pero días atrás regresó. Y de esa manera, anteayer, efectivos del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera y de la Policía Local la detuvieron.
El arresto de la joven se había hecho efectivo en las calles Lavalle y Tandil, teniendo en cuenta que estaba vigente ese pedido de captura que semanas atrás fuera ordenado desde el Juzgado de Garantías 2 departamental que está a cargo de Federico Barberena.
Según fuentes judiciales dijeron, ayer cuando la trasladaron a Tribunales y se negó a declarar fue indagada en carácter de coautora del delito de robo calificado por las lesiones ocasionadas a la víctima.
El hecho que le atribuyen
El 24 de febrero pasado un comerciante llamado Antonio Daniel Lateza, de 72 años, se había convertido en la víctima de ese ilícito que le imputan como coautora a la joven detenida anteayer.
En su domicilio de Avenida Piazza y Malvinas, mismo lugar donde posee un local de venta de frenos, embragues y repuestos para vehículos automotores, el comerciante había sido brutalmente atacado con fines de robo.
Lo investigado hasta el momento indica que la joven solía realizar ocasionalmente tareas domésticas en la vivienda del comerciante. También, que en carácter de tal le facilitó el día ya referido el ingreso a otro sujeto, un varón con el que la joven habría llevado a cabo ese ilícito por el que ahora está presa.
“Una brutal golpiza” -según definieron los investigadores- derivó en que en horas de la tarde noche de ese día ya referido, se estima que fue entre las 19 y las 20, Lateza sufriera lesiones de consideración.
Si bien buscaban dinero, al parecer los agresores huyeron sin llevarse elementos de valor, más allá de una llave de la propiedad.
Aparentemente, el hecho de que se fueran de la vivienda del comerciante sin robar plata estuvo relacionado a que creyeron que el comerciante había muerto a causa de esa agresión que sufriera.
Tal es así que el hombre había quedado en estado inconsciente dentro de su vivienda.
El propio comerciante, el día en que resultara agredido por los delincuentes, una vez que se recuperó pudo avisarle a una hermana suya de lo que le había ocurrido, lo que instantes después derivó en que lo trasladaran al hospital y que policías comenzaran a trabajar en el caso.
Los efectivos de seguridad que concurrieron aquel día a la vivienda de Lateza hallaron marihuana y cocaína, drogas que al parecer los agresores dejaron antes de huir en la casa convertida en escenario de este violento robo.

El dato
Al día siguiente de que resultara agredido, el comerciante había sido revisado en el Hospital Pintos por un médico de Policía que determinó que durante el robo resultó con lesiones graves. Un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y otro en el tórax presentaba la víctima en ese entonces. También, varios golpes en sus brazos, en la cara y lesiones en las costillas que si bien no pusieron en riesgo su vida lo tuvieron internado durante varias semanas.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *