CONFUSO EPISODIO

Una mujer contó que un camionero la secuestró e intentó violarla, pero no quiso denunciar el hecho

 

De 36 años y con domicilio en el Gran Buenos Aires, ayer a la mañana llegó caminando a una estación de servicio que está en la Ruta 3 para pedir ayuda. No presentaba lesiones ni rasgos de violencia cuando fue asistida por empleados del lugar y también por la Policía. Instantes más tarde, desistió de formular una denuncia formal por ese hecho que, según afirmaba, la tuvo como víctima.

La estación de servicio que está sobre la Ruta Nacional número 3, en cercanías a uno de los ingresos a Azul. En ese lugar ayer a la mañana se hizo presente una mujer que afirmaba que un camionero la secuestró y quiso violarla, aunque después optó por no denunciar el hecho.NACHO CORREA
<
>
La estación de servicio que está sobre la Ruta Nacional número 3, en cercanías a uno de los ingresos a Azul. En ese lugar ayer a la mañana se hizo presente una mujer que afirmaba que un camionero la secuestró y quiso violarla, aunque después optó por no denunciar el hecho.NACHO CORREA

Un confuso episodio tuvo como protagonista ayer por la mañana en esta ciudad a una mujer domiciliada en Lanús, quien afirmaba haber sido víctima de un secuestro y posterior intento de abuso sexual por parte de un camionero que desde el conurbano bonaerense la había traído hasta Azul.

La situación fue descubierta cuando la mujer, de 36 años, se hizo presente en una estación de servicio ubicada sobre la Ruta Nacional número 3 para solicitar ayuda.

Según lo informado por fuentes policiales y judiciales, lo curioso fue que posteriormente la presunta víctima desistió de formular una denuncia formal.

Ayer a la tarde, sus familiares vinieron a buscarla a Azul para llevarla a la ciudad ubicada en el Sur del Gran Buenos Aires donde se domicilia, después de que se comprobara que se encontraba en perfecto estado de salud.

En principio, en el caso habían tomado intervención policías del Comando de Patrullas y de la Comisaría de la Mujer y la Familia. Y también se dio aviso de lo sucedido a una instructora judicial de la UFI 2, la fiscalía en turno esta semana en Azul y que está a cargo de Laura Margaretic.

La mujer “estaba nerviosa, lloraba”

La mujer -de la que no fue informada su identidad- se dedica al rubro de la gastronomía y “sólo declaró que no era su intención realizar manifestación alguna sobre lo ocurrido”, indicó ayer un vocero policial consultado por EL TIEMPO con relación a este confuso episodio.

Policías del Comando de Patrullas concurrieron a auxiliarla a la estación de servicios de la firma “Petrobras” que está a la altura del kilómetro 298 de la Ruta 3, en las afueras de esta ciudad.

Desde ese lugar había sido efectuado un llamado al 911. Y en principio la mujer les refirió sobre esa situación, relacionada con una aparente privación ilegal de la libertad y un presunto intento de abuso sexual cometido por un camionero que la trajo hasta Azul, a los efectivos de seguridad que se entrevistaron con ella.

Pero después optó por no radicar una denuncia formal sobre eso que afirmaba que le había pasado, por lo que no se iniciaron actuaciones penales.

Un empleado de la estación de servicios a la que ayer llegó la mujer cuando habían transcurrido unos minutos de la hora ocho contó que lo primero que ella hizo al ingresar al local comercial fue ir al baño.

“Al salir se puso a llorar. Justo había un cliente, que le preguntó qué le pasaba. Ella decía que la habían secuestrado cuando había ido a una entrevista de trabajo”, recordó ese empleado al ser consultado por EL TIEMPO.

“Estaba nerviosa, lloraba. Yo después le di un vaso de agua para que se calmara y enseguida llamamos a la Policía”, sostuvo también.

“Si bien ella tenía un teléfono celular, fuimos nosotros de acá de la estación de servicio los que llamamos a la Policía. Fue todo muy raro”, indicó también el empleado sobre esta situación ocurrida ayer por la mañana en su lugar de trabajo.

Minutos más tarde, cuando efectivos del Comando de Patrullas se entrevistaron con ella, les contó sobre esa situación que al parecer la había tenido como víctima.

Inmediatamente, fue trasladada en un móvil a la Comisaría de la Mujer y la Familia que está ubicada en Avenida Perón casi Leyría de esta ciudad.

Fuentes policiales refirieron que la mujer no presentaba ningún signo de violencia en su cuerpo ni en sus ropas.

Los mismos voceros agregaron que ella sostenía que había sido un camionero el que por la fuerza la subió en el Gran Buenos Aires al rodado de carga que conducía, el mismo sujeto que posteriormente -de acuerdo con la versión de la mujer- intentó violarla en el interior del vehículo y luego la dejó en Azul.

“Pero después, en sede policial, no quiso dar demasiadas precisiones y no quiso denunciar el hecho. De todas maneras, el personal se entrevistó con ella y se avisó sobre lo sucedido a la Fiscalía en turno. Permaneció en la Comisaría de la Mujer hasta que vinieron a buscarla sus familiares para llevarla de regreso a su casa”, agregó finalmente el vocero de seguridad consultado.

El dato

“Teniendo en cuenta lo que contaba, nosotros después acá en la estación vimos con la Policía las cámaras de seguridad. Pero en ningún momento se ve a ningún vehículo que la haya dejado acá. Sólo se la ve cuando llega caminando a pedir ayuda. Ella decía que la habían dejado como a dos o tres cuadras de la estación”, señaló también el empleado de la estación de servicio de la firma “Petrobras” donde ayer a la mañana la mujer se había hecho presente.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *