EN UNA RUEDA DE IDENTIFICACIÓN DE PERSONAS

Una mujer reconoció ayer a un joven como el mismo sujeto que la semana pasada la asaltó en su comercio

 

El imputado es un joven que el mismo día de ocurrido este robo había sido aprehendido, junto con un hermano suyo, por otro asalto registrado en un maxikiosco. Ambos hermanos habían sido excarcelados el miércoles pasado. Pero ahora, el mayor de los dos volvería a ser detenido por este nuevo robo a mano armada que se le atribuye, tras el reconocimiento positivo que la víctima hiciera de él ayer en sede policial.

 

Una captura de imagen de las cámaras de seguridad de un maxikiosco donde el pasado jueves hubo un asalto. En ella aparece un joven portando un revólver. Ese mismo día hubo un robo en una despensa. La víctima de ese hecho afirmó que el mismo sujeto  fue el autor de ambos robos. El joven, de 25 años, había sido excarcelado anteayer junto con su hermano de 18 por el asalto en el maxikiosco. Pero ahora podría volver a ser detenido por el otro ilícito que se le atribuye. 
ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Una captura de imagen de las cámaras de seguridad de un maxikiosco donde el pasado jueves hubo un asalto. En ella aparece un joven portando un revólver. Ese mismo día hubo un robo en una despensa. La víctima de ese hecho afirmó que el mismo sujeto fue el autor de ambos robos. El joven, de 25 años, había sido excarcelado anteayer junto con su hermano de 18 por el asalto en el maxikiosco. Pero ahora podría volver a ser detenido por el otro ilícito que se le atribuye. ARCHIVO/EL TIEMPO

Un día después a que dos hermanos fueron excarcelados por un robo que la semana pasada se produjo en un maxikiosco de esta ciudad, el mayor de los varones imputados por ese ilícito fue identificado ayer por la dueña de otro comercio como el mismo sujeto que la había asaltado a ella en su local, informaron fuentes policiales y judiciales.

Ese episodio delictivo se había registrado el mismo día de ocurrido el otro robo, es decir, el jueves de la semana pasada.

Teniendo en cuenta la identificación positiva que la comerciante hiciera del joven ayer, durante una rueda de reconocimiento que en horas del mediodía se llevó a cabo en la sede de la Seccional Primera local, desde la Fiscalía actuante en el caso está previsto solicitar hoy la detención del ahora imputado que tiene ese robo.

Además, según lo informado a EL TIEMPO por voceros allegados al expediente penal que se está instruyendo por el caso, el pedido de la medida cautelar incluirá una solicitud para que al joven le revoquen el beneficio de la excarcelación que le fuera otorgada el miércoles último por el robo al otro comercio que se le imputa en carácter de coautor junto con su hermano.

El joven que ayer fue reconocido como el autor de un robo a mano armada que el jueves de la semana que pasó se produjo en horas del mediodía en una despensa que está en Cáneva y Amado Diab había sido identificado por fuentes policiales y judiciales como Maximiliano Leonel Pérez.

De 25 años, había sido excarcelado junto con su hermano de 18 el miércoles pasado. Y ayer tuvo que concurrir a la sede de la comisaría primera, en Belgrano y Las Flores, para participar en esa rueda de identificación donde fue reconocido por la mujer asaltada.

Tal lo que ya había sido informado, el hecho que ahora se le atribuye ocurrió el jueves de la semana anterior, cuando era alrededor de la hora 12.30.

En esas circunstancias, un sujeto ingresó con fines de robo a una despensa situada en Cáneva y la ex calle Santa Fe, aprovechando que en ese entonces sólo en el interior del local estaba la dueña, una mujer de nacionalidad paraguaya que tiene 30 años y se llama Marisa Bogado.

El asaltante portaba un revólver con el que le apuntó a la víctima, obligándola de esa manera a que le entregara el dinero de la recaudación del día.

Así, logró apoderarse de aproximadamente unos 1.200 pesos en efectivo, dinero con el que se fue del lugar caminando, en momentos que un menor de edad -el mismo que ayer también participó como testigo en la rueda de identificación que se hizo en la comisaría primera- ingresaba al comercio.

Según lo que la propia víctima de este asalto había referido a los investigadores, el asaltante huyó caminando en contramano por calle Cáneva, hasta que dobló en dirección hacia las vías.

Y si bien tenía puesta una chalina que ocultaba parcialmente su rostro, durante el robo su cara quedó al descubierto, lo cual le posibilitó ayer a la mujer en sede policial identificar al mayor de los hermanos Pérez como el mismo sujeto que ese día la asaltó.

Una versión que se confirma

La versión de que el mayor de los dos hermanos Pérez era el autor del robo en la despensa comenzó a circular inmediatamente después a que el jueves de la semana pasada ambos jóvenes fueron aprehendidos tras el asalto a mano armada ocurrido en un maxikiosco que está en Avenida 25 de Mayo y Calle 4.

En ese comercio, poco antes de la hora 14 de aquel día, dos sujetos ingresaron a cometer el ilícito.

Uno de ellos portaba un revólver que utilizó para amenazar a una joven que en ese entonces estaba atendiendo el negocio.

Las cámaras de seguridad instaladas en el local, ubicado al lado de la Escuela de Educación Técnica número 1 “Coronel Pedro Burgos”, registraron el accionar delictivo, que duró tan sólo unos pocos minutos.

En esas imágenes se observaba cómo ambos asaltantes ingresaban al negocio y después el momento en que uno de ellos le mostraba a la joven empleada ese revólver que portaba.

Más de mil pesos en efectivo y dos chocolates, uno de las cuales se llevó uno de los autores de este robo agravado y otro sustrajo su cómplice, fueron los elementos sustraídos durante el ilícito.

Una vez que ambos ladrones huyeron, instantes después personal policial se hizo presente en el lugar.

Con los datos brindados por la víctima, más el material fílmico que quedara registrado en las cámaras de seguridad, rápidamente la Policía pudo dar con quienes ahora están acusados de cometer ese asalto: los dos hermanos Pérez, los mismos que estuvieron detenidos hasta anteayer.

El jueves de la semana pasada los efectivos de seguridad localizaron a ambos en un departamento del Barrio Pedro Burgos.

Cuando se dirigieron hasta ese domicilio, contando con la anuencia de la mujer que allí vive, los policías ingresaron al lugar y aprehendieron a Maximiliano Leonel Pérez y a Lucas Pérez, por ser considerados en ese entonces los presuntos coautores del asalto ocurrido instantes antes en el maxikiosco de 25 de Mayo y Calle 4.

A modo de elementos de prueba que los incriminaba con el ilícito, en poder de los dos la Policía halló el dinero y las golosinas. Y también incautó el revólver presuntamente utilizado en el robo, calibre 22, y una moto propiedad del mayor de los hermanos arrestados aquel día, la cual tenía su número de cuadro suprimido.

Las primeras pericias practicadas al arma de fuego incautada sirvieron para demostrar que el revólver no estaba en condiciones de efectuar disparos.

De esa manera, cuando al día siguiente fueron trasladados a Tribunales para ser indagados por el hecho, los hermanos quedaron acusados del delito robo agravado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada.

Ese expediente se continúa instruyendo desde la UFI 1, la fiscalía que está a cargo de la Dra. Neli Rosas, la funcionaria judicial que también interviene en la causa penal iniciada por el robo en la despensa de Cáneva y Amado Diab, ilícito que ese mismo jueves de la semana que pasó tuvo como víctima a Marisa Bogado.

Luego de que los hermanos se negaran a declarar, las aprehensiones de ambos fueron convertidas en detenciones, a pedido de la fiscal Rosas, por la jueza Mariana Irianni, a cargo del Juzgado de Garantías número 1 departamental.

Una audiencia para dos excarcelaciones

En carácter de detenidos los hermanos Pérez permanecieron hasta anteayer miércoles, día en que los dos fueron excarcelados después de una audiencia por flagrancia que las partes involucradas en esta causa penal llevaron a cabo en Tribunales.

Fue la jueza Irianni la que se pronunció a favor de otorgarles el beneficio de la excarcelación a ambos hermanos.

Fuentes judiciales explicaron ayer a EL TIEMPO que esa audiencia llevada a cabo un día antes en la sede del Juzgado de Garantías número 1 concluyó con la excarcelación de ambos hermanos “bajo caución personal de sus padres”.

El pedido que la Defensa de los acusados hiciera fue acompañado desde la Fiscalía y luego avalado por la jueza de Garantías, quien otorgó el beneficio de la excarcelación para los hermanos acusados del asalto en el maxikiosco con la condición de que tienen que cumplir con una serie de obligaciones.

“En el caso del hermano menor, se estableció que tiene que terminar sus estudios. Además, ambos tienen que trabajar, algo a lo que se habían comprometido a que hicieran los familiares de los hermanos que también se hicieron presentes en esa audiencia”, indicó un vocero judicial con relación a esas pautas que la jueza les impuso a los jóvenes.

Además, la magistrada ordenó que ambos tienen que realizar una consulta médica para ver si necesitan tratamiento contra las adicciones. Y tienen que presentarse una vez por mes en la Defensoría desde donde están siendo patrocinados para que se acredite que están cumpliendo con todas esas obligaciones impuestas.

Y otra de las medidas dispuestas por la jueza estuvo relacionada con la imposición a ambos de una prohibición de acercamiento “a cien metros del lugar donde se produjo el hecho”, señaló el mismo vocero judicial que dialogó ayer con EL TIEMPO.

Pero la situación para el mayor de los hermanos Pérez volvió a complicarse ayer, con ese reconocimiento positivo que una comerciante hiciera, situación que vuelve a ponerlo al borde de una nueva detención por otro robo a mano armada que se le atribuye.

El dato

El hecho de que ambos hermanos no registraran antecedentes penales computables fue otro elemento que sirvió para que las excarcelaciones les fueran otorgadas en esa audiencia llevada a cabo en Tribunales anteayer miércoles.

“DESDE UN PRIMER MOMENTO DIJE QUE HABÍA SIDO ÉL” 

La comerciante asaltada el jueves de la semana pasada. Ayer, en rueda de identificación de personas, reconoció al joven que le robó a mano armada. “Su cara y su mirada eran imposibles de que se me borraran. Y fue así, lo pude reconocer”, sostuvo la mujer, llamada Marisa Bogado NACHO CORREA

La comerciante asaltada el jueves de la semana pasada. Ayer, en rueda de identificación de personas, reconoció al joven que le robó a mano armada. “Su cara y su mirada eran imposibles de que se me borraran. Y fue así, lo pude reconocer”, sostuvo la mujer, llamada Marisa Bogado
NACHO CORREA

Marisa Bogado afirmaba desde el mismo día que sufrió el robo en su despensa que el autor del hecho había sido el joven al que ayer identificó positivamente, cuando participó en esa rueda de reconocimiento que se hizo en la comisaría primera.

“Desde un primer momento dije que había sido él. Su cara y su mirada eran imposibles de que se me borraran. Y fue así, lo pude reconocer”, dijo al hablar con EL TIEMPO sobre lo que fue ayer esa medida llevada a cabo en sede policial.

El pasado miércoles, mismo día en que el presunto autor del robo en su local había sido excarcelado junto con el hermano, tras haber sido arrestados el jueves de la semana anterior por ese otro asalto que hubo en el maxikiosco de 25 de Mayo y Calle 4, ella se enteró de lo que había sido resuelto.

Y tomó a esa decisión judicial, según dijo, con “mucha impotencia”, misma sensación que -contó en diálogo con EL TIEMPO – la llevó ayer en horas de la mañana a Tribunales para entrevistarse con la fiscal que está interviniendo en la causa penal relacionada con el asalto del que ella resultara víctima.

“La fiscal no tuvo en cuenta lo que me podría haber pasado a mí o al dueño del otro comercio mientras él estaba en libertad. Yo tengo miedo”, sostuvo.

Con el reconocimiento que ella hiciera del sujeto que la asaltó, ahora dijo que espera que desde la Justicia se ordene nuevamente la detención del joven.

“No puede ser que él sea uno más como yo o como cualquiera y esté caminando por la calle, siendo que es un delincuente”, afirmó la mujer de 30 años y madre de dos hijos.

“Yo espero que ahora lo vuelvan a detener. Y no pienso quedarme con los brazos cruzados si esto no sucede”, advirtió también.

Ayer al mediodía, cuando concurrió a la Seccional Primera, reconoció que estaba con mucha “bronca e impotencia” al saber que el sujeto que la asaltó no estaba detenido.

Pero esas sensaciones no le impidieron identificarlo en esa rueda de reconocimiento.

“Cuando lo vi, a pesar de que yo estaba muy nerviosa, no dudé un instante”, recordó sobre lo sucedido en la comisaría.

Después, al ser consultada sobre lo que fue el robo que el jueves de la semana pasada la tuvo como víctima en su negocio de Cáneva y Amado Diab, contó: “Estaba atendiendo, había cinco o seis personas, eran las doce y veinte o doce y media. Cuando se fue desocupando el negocio y salieron todos, entro él. Me apuntó con el arma y me dijo que le diera todo lo que tenía, toda la plata de la caja”.

“Él me decía que me apurara y estaba muy tranquilo. La cara se la pude ver totalmente. Sólo tenía una chalina, pero después se le bajó con los movimientos que hacía, por lo que a la cara se la pude ver bien”.

Según contó, pudo observar la filmación del robo que se produjo en el maxikiosco, hecho que también se le atribuye al joven al que ella sindica como el sujeto que la asaltó en su comercio.

Ese registro fílmico sirvió para que ella pudiera comprobar que el arma utilizada por el asaltante en ambos hechos era la misma.

“No tengo dudas del arma, que era la misma, chiquita y de color dorada”, afirmó Bogado.

“Yo no soy de Azul, soy de Paraguay. Nací en Coronel Oviedo. Hace como doce o trece años que estoy radicada acá, después de que estuve también viviendo en Buenos Aires. Me encanta Azul, es un lugar tranquilo para criar a los hijos. Yo tengo dos, una nena de ocho y un nene de seis”, contó aún sorprendida por la situación que le tocara vivir la semana pasada.

Por último, sostuvo que durante estos días “recibí amenazas de parte de la madre de este chico. El hermano de ella es político, es Diego Colman. Se piensan que con la política pueden llegar a parar todo esto. Pero yo no tengo miedo. Y es lo que le dije a la madre de este chico, que me había mandado un mensaje por WhatsApp diciendo que no era su hijo el que me había robado a mí”. 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *