RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

Una necesaria y oportuna victoria para una borraja dolida

En su cancha, Azul Rugby Club afrontó el segundo partido de cruces (por fuera de la zona). Una semana de ser superado notoriamente por Bragado, en el Ricardo Molteni venció a Estudiantes Unidos de Pehuajó.

De nuevo con alegría. Azul Rugby pudo vencer a Estudiantes Unidos y pudo festejar en el segundo cruce por fuera de la disputa de la zona.
GENTILEZA AZUL RUGBY

La Copa Ombú de Primera venía de darle flor de ramazo en la cabeza a Azul Rugby, en el primer partido en que salió de la zona para abordar uno de los cruces ante un elenco de otra. Bragado lo vapuleó por 47 a 14. En el Ricardo Molteni, el sábado pasado, el rival también surgía de otra zona y era el “señalado” para recuperar el pulso triunfal y anímico de las fechas iniciales.

Estudiantes Unidos de Pehuajó llegó hasta el sur azuleño para medir fuerzas ante una borraja herida. Conocedor del resultado de Saladillo (primero en la zona, derrotado en estos cruces), ARC sabía que de triunfar con bonus lo alcanzaría en la tabla. Sobre ese convencimiento pivoteó el ánimo y la estrategia blaugrana, ante un rival fuerte y bien parado en su pack de fowards. El menú del primer tiempo tuvo mucho de juego aguerrido y de contacto, tackles de ambos equipos, buenas defensas. Mucho juego con el pie y errores que forzaban a reiterados scrums.

Ese escenario hacía considerar un favor para las chances de la visita. Sin embargo la apertura del marcador llegó en los pies del sureño Juan Carmona y un penal para el 3 a 0. Ese margen tendría duración escueta, ya que inmediatamente un buen juego de ataque de Estudiantes terminó con un try pegado al banderín. No mucho más para rescatar en este flojo y reñido primer tiempo que la ventaja visitante.

Lacerado su amor propio y con toda la gente a favor, Azul Rugby propuso darle otro juego a sus gordos. Más compañía en las puntadas, más seguridad en los rucks y salida a la línea, que esperaba ansiosa ese desequilibrio. Los scrums borrajas mejoraron ante un cansado rival y ante una mejor determinación, logrando con ello manejar los tiempos y las acciones.

Scalcini consiguió inclinar la balanza, apoyado por sus compañeros logró penetrar la cerrada defensa estudiantil. Minutos más tarde, en otra corajeada de gordos, el local consiguió aumentar y darle en el 13 a 5 a su favor un poco más de justicia al marcador, dado que los argumentos en el juego lo avalaban.

En lo que hace a la faz defensiva, ARC mejoró en el tackle, se ubicó bien la defensa y se tuvo siempre una ruda de auxilio en la recuperación de los rucks. Este juego –más sólido y seguro– si bien no fue vistoso le dio a los de Ciuffo un merecido triunfo que lo acercó a Saladillo (un punto por debajo), próximo rival –el sábado– a enfrentar de visitante, y así cerrar la primera rueda de la mejor manera.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *