FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Una pareja, condenada por un robo que había tenido como víctima a un comerciante azuleño

El hecho materia de este juicio abreviado había ocurrido en horas de la noche del 18 de diciembre de 2014. En la imagen, el comerciante asaltado se asoma por la ventana de su departamento para pedir auxilio, mientras que personal policial ya había acudido al lugar para intervenir en esta entradera.
<
>
El hecho materia de este juicio abreviado había ocurrido en horas de la noche del 18 de diciembre de 2014. En la imagen, el comerciante asaltado se asoma por la ventana de su departamento para pedir auxilio, mientras que personal policial ya había acudido al lugar para intervenir en esta entradera.

Los antecedentes penales computables que los encausados registran, un varón y una mujer, derivaron en que les impusieran respectivas penas únicas de cuatro años y cuatro meses de prisión y de cuatro años y dos meses de prisión. En diciembre de 2014, ambos amenazaron con un arma de fuego a la víctima cuando había salido de su departamento a sacar la basura. Después, en el interior del inmueble, los coautores de esta entradera le ataron las manos con un precinto de plástico. Y mediante amenazas con lo que sería un revólver, le sustrajeron dinero, una consola de juegos, un teléfono celular, un equipo de música y un bolso. La joven condenada había sido detenida al mes siguiente de registrado este ilícito. El varón, en abril de 2015.

 

Un varón y una mujer que registran diferentes antecedentes penales fueron hallados en un juicio abreviado coautores de una entradera que en diciembre de 2014 se produjo en Azul, hecho por el cual les impusieron respectivas penas únicas de cuatro años y cuatro meses de prisión y de cuatro años y dos meses de prisión.

Fuentes judiciales informaron que el proceso abreviado vinculado con lo que había sido ese episodio delictivo, hecho por el que la mujer fue detenida al mes siguiente de registrada la entrada y el varón en abril de 2015, se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de esta ciudad.

Los encausados fueron identificados por voceros del Tribunal con sede en el primer piso del Palacio de Justicia local como Leopoldo Zárate, un azuleño que tiene 26 años, y Yanica Miracco, alias “Queta”, también oriunda de esta ciudad y de 25 años.

En el proceso abreviado intervino el juez Gustavo Borghi, quien halló a ambos encausados coautores penalmente responsables del delito robo calificado por su comisión con un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse de ningún modo por acreditada.

Específicamente por el hecho que fuera materia de este juicio abreviado, a Zárate lo condenaron a cuatro años y dos meses de prisión; mientras que a Miracco la pena que le impusieron fue de cuatro años y un mes de prisión.

En el caso del varón, la pena única de cuatro años y cuatro meses de prisión fue la sumatoria de la entradera y de una condena que le habían dictado en el Juzgado Correccional 1 con sede en Tandil el pasado 24 de junio, de dos meses de prisión como autor de un hurto ocurrido en agosto de 2014. En ese entonces, ese hecho ya había derivado en que le dictaran otra pena única: tres meses de prisión a cumplir, comprensiva de ese ilícito y de una condena a dos meses de prisión en suspenso que en el Juzgado Correccional 2 de Azul le habían impuesto tiempo antes, en ese caso como autor de los delitos hurto y robo, en concurso real de acciones.

Con relación a Miracco, por la entradera le fue impuesta en el juicio abreviado una pena de cuatro años y un mes de prisión. Y la pena única de cuatro años y dos meses de prisión que le fuera dictada días atrás a la joven fue comprensiva de ese ilícito ocurrido en Azul en diciembre de 2014 y de una condena que había adquirido rango de firmeza y data del 13 de agosto del año pasado, cuando en el Juzgado Correccional 1 local le impusieron dos meses de prisión en suspenso como autora de los delitos de robo simple y hurto simple en grado de tentativa, en concurso real de acciones, hechos que se habían registrado el 15 de febrero de 2013.

Lo que quedó acreditado

El 18 de diciembre de 2014, cuando era alrededor de la hora 22, un comerciante de 31 años llamado Mariano Álvaro se convirtió en la víctima de la entradera por la que días pasados condenaron a ambos jóvenes en lo que fue este juicio abreviado.

Según lo que quedó acreditado en este proceso judicial, ese día y a esa hora ya señalados Zárate y Miracco ingresaron con fines de robo al departamento de la víctima, ubicado en la planta alta de un inmueble que está en Burgos entre Avenida Perón y Olavarría de esta ciudad.

Según lo que la Policía informara con relación a este hecho, a Álvaro la pareja lo atacó en momentos que había salido a sacar la basura a la vereda.

De esa manera, y portando en ese entonces Zárate un arma de fuego tipo revólver, la pareja obligó a ingresar al hombre a la vivienda.

Con ese arma de fuego de color negra –“cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse de ningún modo por acreditada”, según escribió el juez en el fallo y sobre la base de ese concepto determinó la calificación penal del hecho- Zárate le apuntó e intimidó a Álvaro. Y contando con la complicidad de Miracco ambos lograron, una vez en el interior del departamento, atarle las manos a la víctima con un precinto de plástico y obligarla a que se tirara al piso boca abajo.

A Álvaro la pareja le pidió plata, ya que ambos autores del hecho tenían conocimiento de que él “andaba en la cobranza”.

Durante este violento episodio delictivo, quedó probado que los ahora condenados en esta primera instancia se apoderaron ilegítimamente de dos mil pesos y de seiscientos treinta dólares en efectivo. También, de un teléfono celular, de una consola de juegos, de un equipo de música y de un bolso donde colocaron los elementos anteriormente referidos antes de huir y dejar encerrada y atada a la víctima en el departamento.

Esa misma noche, una vez que pudo quitarse ese precinto que inmovilizaba sus manos, al no contar con la llave que abría la puerta de ingreso a su vivienda Álvaro pidió auxilio desde la ventana del inmueble situado en la planta alta del lugar donde residía, lo que hizo que instantes más tarde personal policial se hiciera presente en el lugar y comenzara con las primeras averiguaciones en torno a lo sucedido.

Por fotos y también en rueda de identificación de personas, el hombre que se convirtiera en víctima de esta entradera pudo identificar en sede policial a quienes fueron los coautores del hecho, un elemento que se convirtió en el juicio abreviado en una prueba para que Zárate y Miracco fueran condenados.

Además, la investigación iniciada por lo sucedido permitió rastrear el teléfono celular que le fuera sustraído al hombre.

Según se comprobó, cuando fue hallado estaba en poder de una persona que se lo había comprado a Miracco, desconociendo en ese entonces que era de procedencia ilícita.

“Computo como agravantes, tal lo propugnado por las partes en los acuerdos de juicio abreviado, los antecedentes condenatorios que ambos acusados registran”, escribió el juez Borghi en la resolución de este juicio abreviado.

Además, como otra circunstancia agravante para los jóvenes condenados, tuvo en cuenta que actuaron “al amparo de la nocturnidad al momento de llevar a cabo el hecho ilícito”.

El fiscal Luis Surget y la defensora Oficial Mariana Mocciaro intervinieron en este juicio abreviado en representación de las partes.

Las penas impuestas a ambos encausados fueron las mismas que el representante del Ministerio Público Fiscal y la Defensa Oficial habían acordado en la previa a que este caso se resolviera a través de un proceso judicial de estas características.

El dato

Fuentes judiciales informaron que actualmente Zárate está preso en una unidad penal del SPB, mientras que Miracco cumple prisión domiciliaria. Los mismos voceros indicaron que este fallo no está firme, ya que la Defensa Oficial de ambos encausados decidió recurrir ante Casación esta resolución de primera instancia.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *