AL MUNDO

Una película independiente participa en Dinamarca

Escena de la película “1996 Lucía y los cadáveres en la piscina” realizada por Nahuel Lahora y Marcos Migliavacca.
<
>
Escena de la película “1996 Lucía y los cadáveres en la piscina” realizada por Nahuel Lahora y Marcos Migliavacca.

Los jóvenes azuleños Nahuel Lahora y Marcos Migliavacca realizaron una película llamada “1996 Lucía y los cadáveres en la piscina” con recursos más que nulos y el resultado final fue del interés del festival de cine CPH:DOX de Copenhague.

Dos jóvenes se encuentran viviendo en La Plata y, como  muchos otros, se fueron a perseguir sus sueños. Ambos estudiaron cine y actualmente se encuentran trabajando en el mundo audiovisual desde hace algunos años.

Nahuel Lahora y Marcos Migliavacca realizaron su primer largometraje con mucho esfuerzo, pero también de una manera experimental. El filme se llama “1996 Lucía y los cadáveres en la piscina” y fue filmada en 2015 pero el trabajo de edición les llevó casi un año.

A fines del 2016 la pieza ya estaba lista y muy satisfechos con el resultado final la enviaron a una serie de festivales de todo el mundo y quedó seleccionada nada menos que en el CPH:DOX uno de los festivales más importantes de Dinamarca.

Por este motivo, este medio dialogó con Lahora, quien explicó en un principio que se encuentran muy contentos por poder participar de este festival pero lo que pasa con los creadores independientes es la falta de recursos para poder llevar a cabo esta creación.

Pero además contó que la película tiene mucho de algo que ellos ya habían experimentado con anterioridad que es “la posibilidad de insertar algo de ficción en el común cotidiano y era algo que teníamos ganas de hacer luego de que no lo pudimos hacer como nuestra tesis”.

Desde ese intento fallido, quedó este grupo de personas que se pusieron a trabajar en busca de algo común. Y así fue como nació esta película “en noviembre de 2015 habíamos grabado una escena en donde la actriz cuenta una experiencia de mudanza y sobre su casa nueva”.

Así surgió la idea de poder contar la historia de la actriz y enriquecer su personaje que pueda contar una buena historia. Así surgió la idea de contar la historia de Lucía y “poder mostrar su viaje a un festival de música independiente que se hizo en Mar del Plata”. En este marco realizaron un pequeño guión para poder filmar en este encuentro y “nos fuimos a grabar un par de días y la cuestión es que nos tuvimos que adecuar al lugar y dejar que el guión sea libre para que poder trabajar mejor, porque era una locura pretender que el resto de la gente actúe en función de la historia que llevábamos y dejarnos llevar por lo que proponía el espacio y el festival”.

Eran un equipo de cuatro personas “que pudimos recopilar un montón de material” que lo tenían en VHS “porque teníamos ganas de volver a nuestros viejos momentos como estudiantes que usábamos una cámara vieja y nos hizo prestar atención no tanto en lo técnico sino más en lo estético”.

Luego de recopilar todo el material comenzaron el proceso de edición “que la verdad Marcos hizo magia y el resultado está muy bueno”. Una vez cumplida esta parte y con el material ya terminado “comenzamos a hacerla circular por distintos festivales y tuvimos la suerte que en el primer festival que la película entró fue en el de Copenhague que es uno que admiramos muchísimo”.

A los programadores “les interesó muchísimo la propuesta y estaban maravillados con lo que habíamos enviados. Nosotros pensábamos que no podíamos tener tanta empatía con algo tan lejano como es este festival”.

 

Toda colaboración es bienvenida

“1996 Lucía y los cadáveres en la piscina” forma parte de la programación oficial del CPH:DOX y “nos invitaron a participar durante 15 días que dura el encuentro para poder estar cuando nuestra película se estrene”.

Como suele pasar con las producciones independientes “obviamente no contamos con el dinero como para financiar el viaje. Allá nos dan el hospedaje y viáticos pero tenemos que sacar los pasajes y es muy poco tiempo el que tenemos para poder conseguirlo”. El festival comienza a mediados de marzo y “los pasajes son cada vez más caros a medida que se acerca la fecha, pero estamos viendo cual es la opción más barata”. En este sentido “estamos viendo si hay algún tipo de apoyo institucional para poder concretar el viaje. Aún no hemos tenido grandes respuestas pero estamos haciendo todo lo posible”.

Pero más allá estos canales también la ayuda puede ser de algún particular que tenga ganas de apoyar el cine “con la contribución que se pueda y para nosotros cada ayuda significa un montón porque hemos invertido mucho tiempo, invaluable, pero el producto es algo que queremos mucho”.

Todos los que quieran colaborar lo pueden hacer comunicándose con Nahuel a su mail que es nahuellahora@hotmail.com y para conocer más datos sobre la película pueden entrar a su sitio en Facebook que es facebook.com/1996Lucy.

 

Sobre la película

Lucía es una joven que se ha mudado recientemente a un pequeño departamento. Un escritorio, frascos, una plancha, insólitas macetas que encuentra en la vía pública le sirven para decorar su nuevo hogar. Su pasión por observar los residuos callejeros le ha permitido dar con ropa de su gusto y talla, hallazgo que ella aprecia como un milagro.

Trabaja en una rutinaria agencia de seguros y no tolera a su compañera de oficina, las preguntas que hace y la música que escucha. Aburrida y con ganas de escapar, acepta la invitación de una amiga para ir a un festival de rock. El viaje sirve de excusa para huir de las preocupaciones  y retirarse a un contexto anacrónico y seguro donde mirar, fundirse y distanciarse. Una casona aislada en medio de una extraña reserva natural es el páramo ideal para reflexionar sobre el amor y el temor, y sentir la música como euforia y anestesia contra la melancolía de una etapa añorada que ya se fue.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *