FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Una pericia de ADN en un destornillador, la prueba para una condena

En marzo de 2015 un hombre cometió un robo en una vivienda de esta ciudad, aprovechando que en la propiedad no había nadie. Para ingresar a la casa y apoderarse de diferentes elementos, forzó una ventana con un destornillador. En esa herramienta, pericia mediante, se encontró material genético del autor del ilícito. Y ese hallazgo se convirtió en la prueba fundamental para condenar al encausado a tres años de prisión de efectivo cumplimiento por lo que fue considerado, a escala penal, un “robo calificado por escalamiento”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *