Una reducción, a medias, de la planta política

Trece áreas del organigrama municipal fueron disueltas a través de un decreto del intendente Hernán Bertellys. Pero, cinco de ellas no tenían funcionarios a cargo, por lo que el mencionado ahorro no es tal. Además, dos de esas áreas no figuraban en el último organigrama que el Ejecutivo publicó en el Boletín Oficial. De las restantes, la mayoría de los funcionarios políticos que conducían las dependencias que se suprimieron, fueron reabsorbidos como empleados municipales. Parece que nadie queda sin empleo después de en su paso por el Ejecutivo.

El intendente Hernán Bertellys aseguró que la reducción de su planta política implicaría un ahorro importante. Pero algunas de las áreas que se suprimieron no tenían funcionario a cargo, y en otras, los funcionarios fueron reabsorbidos como empleados. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


A través del Decreto 103 de este año, que aún no ha sido dado a conocer oficialmente, el intendente Hernán Bertellys dispuso la disolución de trece áreas de su equipo de gobierno. Con ello, se entendía que se suprimirían trece cargos políticos.
Pero a partir de un Memorándum  firmado por el jefe de Gabinete y Gobierno, Alejandro Vieyra, se conocieron finalmente cuáles son las dependencias que ya no formarán parte del organigrama municipal y de allí se desprende que el tan mencionado ahorro que la reestructuración implicaría, no es tal.
Sucede que de las trece áreas, cinco no tenían funcionarios a cargo, por lo que la reducción del gasto en esos casos es nula. Además, dos de ellas no figuraban como tales en el último organigrama que el Ejecutivo publicó en el Boletín Oficial.
Asimismo, la mayoría de los funcionarios que estaban a cargo de las Coordinaciones que ya no existen, fueron reabsorbidos como empleados municipales.
Una subsecretaría y tres direcciones  
De acuerdo al Memo interno que circuló por las diferentes dependencias de la comuna, las áreas que se suprimen son la Subsecretaría de Planificación y Control de Gestión que estaba a cargo de Walter Surget. Este funcionario pasó a ocupar la Subsecretaría de Gabinete y Gobierno que dejó Marcos Turón al asumir como concejal el 10 de diciembre pasado.
Además quitan del organigrama municipal la Dirección de Monitoreo de Gestión, cuya titular era Gisela Fernández, que renunció para asumir una banca en el Consejo Escolar.
También suprimen la Dirección de Prensa y Comunicación, pero en este caso no hay ahorro alguno para las arcas municipales ya que era una de las tantas áreas que figuran en el organigrama y no estaba cubierta.
Lo mismo sucede con la Dirección de Recursos Humanos. En algún momento de los dos años de gestión que lleva Bertellys fue cubierta, pero hace un tiempo ya no tenía funcionario a cargo. Ese rol lo solía cumplir Surget.
Las coordinaciones   
Asimismo, figura como suprimida la Coordinación de Estadísticas, pero a decir verdad ese área no aparece en el último cambio de organigrama que se dio a conocer a través de los Decretos que el Ejecutivo sube en la página web. En este punto también hay que decir que la página oficial del municipio no se actualiza con frecuencia en lo que hace al Boletín Oficial.
Situación similar es la de la Coordinación de la OMIC, que es la Oficina Municipal de Información al Consumidor. Este área, desde que fue creada, no estuvo incluida en el organigrama político, de hecho tampoco ahora aparece. Sin embargo, en el Memo interno figura como Coordinación y allí se informa que será suprimida.
En lo que hace a la Coordinación de Servicios de Calle, también aparece como suprimida, pero no tenía funcionario a cargo por lo que, también en este caso, el ahorro o achique del Estado municipal tampoco es tal.
Otras coordinaciones que fueron disueltas son la de Tercera Edad y Discapacidad -que estaba a cargo de Néstor Martínez-, Turismo -Pedro Stancanelli era su titular-, Derechos Humanos -estaba Ramiro Azzaro a su cargo-, Empleo y Producción -era conducida por Claudio Ocampo-, Protocolo y Ceremonial -Eugenia Prat había sido designada ahí- y la Coordinación de EcoAzul -a cuyo frente estaba Ricardo Diorio-.
Pero muchos de estos ex funcionarios que presentaron sus renuncias, no quedaron sin empleo. La gestión de Hernán Bertellys los incorporó a la planta de trabajadores de la comuna. Es el caso de Ocampo, Martínez, Azzaro, Diorio y Prat, quienes desde el 1° de enero están cumpliendo diferentes tareas como empleados municipales.
Acá cabe señalar que alguno de ellos había estado en planta; otros habían ingresado como contratados, por lo que no se les podía hacer reserva de empleo pero sin embargo fueron tomados nuevamente; y otros ni estaban en planta permanente ni contratados.
Uno de estos últimos casos sucede con otra ex funcionaria que presentó su renuncia y ahora, si bien el área que manejaba no fue suprimida, fue incorporada también como empleada comunal. Se trata de Silvina Daulerio, quien tenía a su cargo la Dirección de Relaciones con la Comunidad y Mayordomía. El pasado 12 de diciembre renunció a esa función y pasó a trabajar en el área de la Subsecretaría de Empleo y Producción.
Casi nadie queda sin trabajo en su paso por el municipio y el achique o racionalización del gasto no es tal como se suele informar.
Reservas   
No obstante esta “reducción” de áreas, la estructura política de la comuna sigue siendo importante.
El organigrama contempla 58 cargos políticos -sin contar los cargos de ley, que son de carrera-, de los cuales no todos están cubiertos.
Esto último se da porque el Ejecutivo hace una especie de “reserva” de áreas para nombrar funcionarios en otros momentos. Sucede que una vez presentado un organigrama, no se pueden crear más puestos políticos, es decir, no se pueden agregar Secretarías, Subsecretarías, Direcciones ni Coordinaciones. Sí pueden cambiar sus nombres y el área a la que pertenecen, pero seguir aumentando su número.
Por esto es que el Ejecutivo ha reservado 58 puestos políticos y no todos tienen funcionarios a cargo.
 
UN DECRETO Y UN MEMORÁNDUM
El Decreto 103, que como se dijo aún no ha sido publicado oficialmente, está firmado por el jefe comunal y delega en el jefe de Gabinete y Gobierno “la reorganización de funciones de las áreas suprimidas en la estructura orgánica, reestructurando competencias que posibiliten la normal ejecución de todas las obras y la prestación de los servicios públicos, existentes y proyectados para el año en curso”.
También establece que “las competencias legalmente asignadas, patrimonio, recursos humanos y partidas presupuestarias que le fueran oportunamente establecidas a las dependencias municipales que sean suprimidas, serán asumidas  por el funcionario superior jerárquico a las mismas”.
A su vez, el Memorándum interno firmado por Vieyra se especifica cuáles son las 13 áreas y se deja constancia de que “en el caso que las áreas requieran indispensablemente un titular a cargo, se propondrá la designación de personal de planta.
 
 
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *