DECLARACIONES DEL RECTOR A UN MEDIO DE TANDIL

UNICEN, record

La tasa de alumnos inscriptos para cursar carreras en la universidad se disparó fuera de cualquier pronóstico. Las autoridades de la Unicen calificaron el crecimiento del 34 % como “insólito, excesivamente alto e inesperado”. El rector Roberto Tassara calificó la tasa de inscripciones de 2018 como un récord dentro de la casa de estudios superiores. “Tenemos un 34 por ciento de inscripciones por sobre los anotados del año anterior”, aseguró el contador al analizar los datos de inscripciones de todas las facultades y anexos. Si bien cada unidad académica tiene su diagrama, todas las carreras están a punto de lanzar su programa, con algunos días de diferencia pero siempre dentro de marzo.

Tassara confesó que es “bastante sorprendente la realidad de este año, quizá por algunas razones que estamos tratando de determinar, aunque otras están bastante claras”. Y reveló que “el número total de inscriptos de todas las unidades académicas tuvo un incremento del 34,4 por ciento, lo cual es insólito, excesivamente alto, inesperado”.

El número de anotados en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires saltó de 3473 en 2017 a 4666 este año, con crecimiento de matrícula en todas las facultades.

En algunas carreras se dio lo que llaman una “tasa de crecimiento natural” pero en la mayoría fue superior a eso y en otras el ascenso resulta muy llamativa. Particularmente en la Facultad de Ciencias Humanas y gracias a la educación virtual, plataforma a través de la que se realizan los ciclos complementarios, de los profesorados a las licenciaturas. Allí el aumento de inscriptos fue del 77 %, “que repercute fuertemente en la tasa de crecimiento global, pero lo más importante es que en todas hubo crecimiento”.

El dirigente universitario mencionó por ejemplo Ingeniería de Sistemas y otras carreras de Ciencias Exactas, facultad que designó como “un baluarte de nuestra universidad” y cuyos inscriptos crecieron un 14 por ciento con respecto al año pasado, subiendo de 572 a 654. En Sistemas, el año pasado el crecimiento se debió a la implementación de carreras cortas muy orientadas como la Tecnicatura Universitaria en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas (TUDAI), mientras que ahora se debe a un aumento en la carrera de Ingeniería (de 228 a 417 sobre el total de 654 inscriptos en Exactas).

La tendencia general se repite: “Hay un aumento de inscriptos en las carreras presenciales y un salto enorme en el ciclo virtual por Internet de la Facultad de Ciencias Humanas”.

“Nos pone muy contentos esta situación porque se hizo un esfuerzo muy grande para posicionar a la universidad en el contexto regional y para darle difusión a las distintas alternativas de estudio que ofrecemos. Por un lado las virtudes desde lo académico pero también la oferta de residencias, de becas y comedores que son detalles que suman”.

Un reflejo de la crisis

Una explicación probable del aumento de anotados para este año es que “cuando la situación económica se presenta más complicada se da un incremento del interés por inscribirse en carreras de la universidad pública”, dijo Tassara, aunque aclaró que esta teoría no está verificada ni cuenta con estudios que la respalden y se desprende de los comentarios “que nos van transmitiendo quienes están en contacto con los ingresantes”.

Apuntó sobre el tema que “la universidad les ofrece la posibilidad de mejorar su calificación para el mundo del trabajo, pero además les evita los altos costos no solo de una universidad privada sino de otra universidad estatal que esté en una ciudad lejana y que no tenga los  servicios de comedor, de residencia y de becas que tiene nuestra casa”.

La educación virtual a través de plataformas en línea es una cuestión de estudio para las autoridades universitarias. De hecho, las entidades privadas en Tandil que compiten con la Unicen crecieron por estas facilidades que atraen, sobre todo, a quienes muchas veces no pueden concurrir a clases -mayormente por motivos laborales- y valoran una carrera que les permita cursar a distancia y organizando los tiempos de acuerdo a sus posibilidades.

El rector admite que no es factible en el corto plazo aumentar sensiblemente la oferta de carreras en modalidad virtual, pero dice que se evalúa implementar ciclos mixtos para ciertas carreras, sobre todo en Ciencias Exactas. “Es una especie de bi modalidad porque es difícil sostener toda la carrera de modo virtual”, sostiene Tassara y apunta que la diferencia con los ciclos complementarios de Humanas viene dada por el hecho de que se trata de alumnos que “cursaron hasta un nivel de profesorado o ya tienen una formación intermedia previa”. Con todo, asegura que “efectivamente estamos pensando en implementar una bimodalidad para que buena parte de la carrera el alumno la pueda hacer sin necesidad de concurrir y por lo tanto puede flexibilizar sus horarios y organizar su cursada”.

“El aumento global en Exactas del 14 % no es un dato menor, aunque la demanda del Polo Informático y de las empresas de software requiere que sean todavía más los egresados de estas carreras”.

En la misma línea señaló que la TUDAI tiene una demanda importante en ciudades cercanas como Bolívar, Azul y Tres Arroyos. Para estos casos la bimodalidad permitiría bajar los costos de trasladar para todas las clases al cuerpo docente: “En eso estamos trabajando y lo vamos a ir apurando a otras carreras para que quienes tengan dificultades horarias tengan más posibilidades”.

Situación compleja

En otro orden pero siempre en relación con el año por delante en materia universitaria, Tassara anticipa que “se avizora una situación compleja de la que yo venía hablando y lo he dicho también en el Consejo Superior, en reuniones de decanos y de claustros; si algún temor tenía en el desarrollo de nuestra universidad y del sistema universitario en su conjunto no eran las políticas propias del área sino que nos alcanzaran los problemas de la macroeconomía, el déficit fiscal y el endeudamiento que agranda ese déficit porque genera el pago de intereses. Bueno eso llegó y nos alcanzó, vamos a tener un año difícil, hay señales claras”.

El rector aclaró rápidamente que “no vamos a tener una crisis” pero insistió en que “habrá que ser muy cuidadoso en las prioridades de erogaciones y el mantenimiento va a ser mucho más caro que el crecimiento, es el choque contra una realidad macroeconómica complicada. Lo anticipé y lamentablemente ocurrió”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *