FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Usando una tijera, intentó robar un teléfono: tres años de prisión

 

La pena, en suspenso, se la impusieron en un Tribunal local a un azuleño que en noviembre del año pasado había cometido este ilícito. La víctima, una joven, fue amenazada en la calle por el agresor con una tijera de metal. Tras apoderarse del celular, el autor de este intento de robo fue aprehendido.


Un juicio abreviado tramitado días atrás en un Tribunal local finalizó con la condena para un joven que había cometido un intento de robo a una pena de tres años de prisión en suspenso, informaron ayer fuentes judiciales.

De acuerdo con lo que quedó demostrado en este proceso, en noviembre del año pasado el encausado le quiso sustraer el teléfono celular a una joven.

El hecho había ocurrido en la vía pública de esta ciudad. Y durante el mismo, la víctima había sido amenazada por el agresor con una tijera que portaba.

El juicio abreviado se sustanció a través del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 y la pena le fue impuesta a un azuleño que tiene 23 años, a quien voceros judiciales identificaron como Jonathan Gabriel Arroyo.

En el proceso había intervenido el juez Martín Céspedes, quien condenó al joven a la pena de ejecución condicional ya referida al considerarlo autor penalmente responsable del delito de robo agravado por el uso de armas en grado de tentativa.

Con una tijera

El hecho materia de este proceso judicial había ocurrido el 9 de noviembre del año pasado cuando era alrededor de la hora 22.

Una joven se convirtió en la víctima de este intento de robo, en momentos que el día ya referido iba “transitando por la vía pública, en las inmediaciones de calle San Martín casi esquina España”, mencionó el juez Céspedes en el fallo.

En ese lugar, según fue dado por probado, el encausado y ahora condenado en esta primera instancia la atacó con fines de robo.

De esa manera, Jonathan Gabriel Arroyo primero la intimidó con “una tijera de metal color óxido que apoyó en el cuello” de la joven. E inmediatamente, le dijo: “No grités, dame todo”.

El intento de robo consistió en que el joven le sustrajera a la víctima su teléfono celular y que posteriormente se retirara “a la carrera”.

Pero el autor de este ilícito, finalmente, no pudo consumar el desapoderamiento ilegítimo, “en razón de haber sido perseguido por particulares y luego por personal policial que finalmente lo aprehendió”, escribió también con relación al hecho materia de este juicio abreviado el juez Céspedes.

El joven se había dado a la fuga por calle Leyría en dirección hacia Avenida Perón, por lo que policías que concurrieron al llamado por el robo a la chica lograron después localizarlo, contando para eso con los datos aportados por un hombre que fue testigo del ilícito y persiguió al ahora condenado en este juicio abreviado.

Finalmente, aquel día Arroyo fue aprehendido por policías del Comando de Patrullas en Bolívar y Cáneva.

Y al ser requisado, en uno de los bolsillos de una campera con la que estaba vestido fue hallado el teléfono celular sustraído instantes antes, como así también -a pocos metros de donde fue arrestado- la tijera que a modo de arma utilizó durante el ilícito, de la cual se había descartado cuando comenzó a ser perseguido por los efectivos de seguridad.

La falta de antecedentes penales computables derivó en que esta primera condena que el joven recibió fuera en suspenso. Eso implicó, además, que como pautas de conducta le fueran fijadas las obligaciones de “fijar residencia, someterse al cuidado mensual del Patronato de Liberados y abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas, por el plazo de dos años”.

El dato

Las partes en este juicio abreviado habían estado representadas por la fiscal Laura Margaretic y la defensora oficial Adriana Hernández. Y la pena impuesta a Arroyo por este intento de robo fue la misma que ambas funcionarias judiciales acordaron, en la previa a que la titular de la UFI 2 solicitara la realización de este proceso.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *