VECINOS PREOCUPADOS

Uso de pirotecnia: debate y posiciones encontradas

<
>

Un grupo de azuleños impulsa su prohibición, aunque permitiendo su uso en eventos que sean regulados. Presentaron un proyecto en 2014 en el Concejo Deliberante que nunca se trató. Hubo una reunión reciente que generó polémica. Intereses y derechos de por medio.

EL DATO:

En Bahía Blanca está prohibido el uso de pirotecnia por ordenanza municipal. De acuerdo a la ordenanza municipal N° 11252 “queda prohibido en el partido de Bahía Blanca la fabricación, tenencia, guarda, acopio, depósito, venta o cualquier otra modalidad de comercialización mayorista o minorista y el uso particular de elementos de pirotecnia y cohetería…”.

Hay ciudadanos preocupados por el uso de la pirotecnia y, previsores, comenzaron las gestiones con tiempo para que no sea un problema en diciembre cuando ya el municipio otorgó las licencias a los expendedores que año tras año arman sus locales de venta para las fiestas de fin de año.

Lo que impulsan es un proyecto de ordenanza que prohíba el uso y comercialización de la pirotecnia para los particulares, pero no para los eventos que hace el municipio y los privados en forma regulada y con personal idóneo para manipular estos artefactos.

De esta forma, al entender de estos vecinos, se integran los intereses de aquellos afectados por la pirotecnia con quienes quieren disfrutar del espectáculo de fuegos artificiales y además, se preserva la fuente de trabajo del rubro.

Es que la pirotecnia afecta a bebes, niños con diferentes tipos de trastornos del autismo, hipoacúsicos, ex combatientes de Malvinas, pacientes hospitalizados, personas convalecientes, personas con capacidades diferentes, ancianos seniles, enfermos psiquiátricos, gente con problemas respiratorios, entre otros tantos.

Además, provoca contaminación ambiental, incendios, muertes de fauna autóctona como diferentes tipos de aves, accidentes y quemaduras en niños y adultos, y muertes en animales domésticos como caballos, perros y gatos.

Una reunión y distintas versiones     –

Representantes de “Pirotecnia cero” y “Basta de pirotecnia en Azul” estuvieron peregrinando desde fines de 2014 para gestionar su proyecto y recientemente lograron una reunión con el concejal Juan Sáenz, presidente de la Comisión de Salud del cuerpo y, también, el último miércoles se reunieron con el concejal Ulises Urquiza.

Al momento de reunirse con el edil radical, desde el Concejo Deliberante emitieron un parte de prensa sobre el encuentro donde se informa lo ocurrido y se plantea que arribaron a cierto acuerdo en cuanto a cómo seguir el abordaje de este tema, pero María Magdalena Rodríguez y Eduardo Ferreira, quienes participaron del encuentro, se acercaron a este diario para aclarar algunos aspectos de la reunión que distaron de ser lo informado en un parte de prensa que fue publicado el domingo 6 de agosto por este diario.

Contrariamente a lo informado, los vecinos aclararon  que “en ningún momento quienes pedimos esa reunión manifestamos nuestro acuerdo con el concejal oficialista Sáenz”.

Posiciones encontradas     —

La propuesta que hizo el presidente de la Comisión de Salud es elaborar una ordenanza que estipule prohibir el uso de pirotecnia de alto y mediano impacto sonoro en el ejido urbano como en Olavarría.

“La ordenanza de la ciudad de Olavarría es idéntica a la que propone el concejal y coincide plenamente con lo requerido por las empresas de pirotecnia foráneas y a las que el concejal prefiere escuchar en lugar de hacerlo con quienes avalamos el proyecto –ver recuadro- con alrededor de 2500 firmas de ciudadanos azuleños que fueron recolectadas en solo 11 días”, aseveraron.

Además, indicaron que “el concejal hace suyo el argumento de la empresa y desconoce  a la gran cantidad de municipios que han legislado la prohibición y solo avala a las ordenanzas de no más de ocho que lo han hecho según lo requiere la empresa”.

Agregaron que el grupo de pirotecnia cero de Olavarría “nos manifestó que la ejecución de la ordenanza que permite solo el uso de la pirotecnia que no supere los 80 decibeles, que acá se pretende imitar, fracasó en su ciudad”.

Advirtieron además que “no comprendemos como el municipio cumpliría esto cuando ya tiene una ordenanza sobre ruidos molestos, que no se respeta”.

Por todo esto, remarcaron por último que “la ordenanza que pretende impulsar el concejal Sáenz carece de sentido y quedaría en un: hago como que controlo por parte del municipio”.

CON INTERNAS Y SIN AVANCES

Otro punto que aclararon María Magdalena Rodríguez y Eduardo Ferreira fue que esta reunión que tuvieron con el concejal Sáenz se realizó “ante la intimación de nuestra parte al presidente de la comisión de Salud Pública y Medio Ambiente, que tuvo el proyecto en la comisión más de dos años y medio -es de diciembre de 2014-, sin llamar a reunión de comisión para tratarlo”.

“Según manifestó el concejal Sáenz esto se debió a que el concejal Urquiza -integrante de la comisión-, según sus palabras, se llevó el expediente que mantuvo en su poder durante un año y a que los demás participantes de la comisión, los concejales Zaffora, Cerone y antes Vieta y ahora Álvarez, que aún no asumió formalmente en la comisión, casi no concurren a las reuniones de la comisión”, relataron.

Ulises Urquiza explicó que “el funcionamiento de las comisiones dependen de la presidencia y una de las comisiones que funciona cada vez que se le ocurre a Sáenz es la de Salud”.

Asimismo, contó que la reunión fue cambiada de fecha a último momento y en plena campaña no pudo asistir.

Al mismo tiempo, expresó que “Sáenz me tira tierra a mí, les dijo que me había llevado el expediente, cosa que es mentira y tengo pruebas que no fue así. Estuve estudiando el tema, pero no fue el tiempo que dice y además nunca salió del Concejo Deliberante. Es más, genere un despacho aprobatorio y la única firma que tenía era la mía. Ese despacho desapareció”.

Igualmente sostuvo que “el problema es que no hay intención política de que esto avance”.

 “Sáenz me tira tierra a mí”, expresó el concejal.
<
>
“Sáenz me tira tierra a mí”, expresó el concejal.

UN PROYECTO “DORMIDO”

En 2014 el bloque de concejales del Frente para la Victoria, puntualmente el ex concejal Rodolfo Rances,  presentó un proyecto, que nunca fue tratado, para la prohibición en todo el territorio del Partido de Azul de la comercialización, tenencia, uso particular, manipulación, depósito, circulación y transporte de todo elemento de pirotecnia o cohetería.

Estuvo avalado por diversas organizaciones y grupos el hogar canino Mi refugio, revista Adopciones, Los Perdidos de Azul, Adoptame Ya, AAPA, Por los sin Voz, Azul sin Pirotecnia y la Oveja Negra, entre otros, y acompañado por alrededor de 2500 firmas de ciudadanos.

En ese entonces estuvieron haciendo lobby las empresas de venta de pirotecnia alegando que estaba en juego la libertad de comercio.

DERECHOS EN APARENTE COLISIÓN

Hay derechos constitucionales en aparente colisión. Por un lado, los de comercializar y lucrar; y por el otro los de las garantías constitucionales de preservar la integridad física, y los derechos a la salud, preservar el medio ambiente y los derechos del niño. Hay que elegir entonces de qué lado estar.

De no conseguirse el apoyo político a la iniciativa, el camino que queda es solicitar un amparo a partir de personas que sean afectadas.

También los defensores de la prohibición se encuentran analizando la posibilidad de realizar alguna presentación ante la Defensoría del Pueblo que ahora funciona en esta ciudad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *