Uso del casco reglamentario

La Ley Nacional de Tránsito N° 24.449 obliga al uso de casco cuando se circula en motos o ciclomotores. En su artículo 29 la ley exige que las motocicletas deben estar equipadas con casco antes de ser libradas a la circulación.- Además obliga a los ocupantes de una motocicleta, cuatriciclo o bicicleta en circulación, que lleven puestos cascos homologados. La conducción de motocicletas sin que alguno de sus ocupantes utilice correctamente colocado y sujetado el caso reglamentario, constituye una falta grave.- La obligatoriedad del uso de casco es lógica teniendo en cuenta que tanto las bicicletas como las motocicletas no poseen carrocería que pueda servir de contención en caso de choque o vuelco.

Los cascos salvan vidas al evitar o amortiguar golpes y heridas en la cabeza. La GAO ha estudiado y probado que los motociclistas que usan el casco tienen un 73% menos de mortalidad que los que no lo usan y aquellos que si lo usan tienen hasta un 85% menos de lesiones graves que los que no lo hacen.- En caso de choque, el casco absorbe parte de la energía del golpe y el cerebro pega contra el cráneo con menos fuerza. Dispersa la fuerza del impacto en una superficie más grande, por lo que la energía del choque no se concentra tanto en una sola parte de la cabeza y actúa como barrera que evita el contacto entre el cráneo y el objeto del impacto, por ejemplo el suelo.

Para que el casco actúe eficazmente es fundamental que esté correctamente colocado y que sea del tamaño acorde a la cabeza, quedando fijo y sin movimiento.

Según los especialistas, el casco deberá ser reemplazado luego de un choque y/o después de 3 a 5 años de uso.

El INTI utiliza la norma IRAM-AITA 3621:2011, para homologar los cascos. Esta exige que lleven en su interior la etiqueta cosida de la certificación de homologación. La norma contempla una serie extensa de puntos, que cada modelo debe cumplir para recibir la aprobación.

El traumatismo encéfalo-craneano es un intercambio de energía brusco y de suficiente intensidad como para lesionar la piel y/o el cuero cabelludo o al menos, dejar un estigma traumático .en ellos, que se puede asociar a una lesión de los huesos de la bóveda craneana y/o una lesión física o funcional del encéfalo. Es una de las lesiones mas comunes de los conductores de moto que no utilizan casco. El traumatismo se presenta en sus variantes: leve, moderado o severo. En este último caso el paciente tiene un estado comatoso, no puede abrir sus ojos, seguir órdenes y sufre de lesiones neurológicas significativas. Se puede observar fractura del cráneo o hemorragia intracraneal.

Estos pacientes requieren ingreso a la unidad de cuidados intensivos y la toma de medidas urgentes para el control de la vía aérea, ventilación mecánica, evaluación o intervención neuroquirúrgica y monitorización de la presión intracraneal.

La recuperación es prolongada y generalmente incompleta.

En esta ciudad la normativa establecida en la ley 24.449 no se cumple, y así son las consecuencias. Es de esperar que Control Urbano en los operativos de control de vehículos que realiza en la ciudad le de prioridad a todo lo que pueda poner en peligro vidas humanas. Y el no uso o el mal uso del casco por parte de los ocupantes de una motocicleta, cuatriciclo o bicicleta es una realidad, que hay que sancionar para que se tome conciencia.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *