Variaciones del presente

La gestión del intendente Bertellys tiene por delante sacar adelante un Municipio saqueado y con una crisis terminal.
<
>
La gestión del intendente Bertellys tiene por delante sacar adelante un Municipio saqueado y con una crisis terminal.


Las particularidades e incongruencias del ser nacional. Macri, el kirchnerismo y los daños colaterales. Bertellys: cómo sacar del túnel a un Municipio devastado. ¿Dónde está su soporte político? En mayo podrían reanudarse algunas obras públicas.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

El ser nacional argento transpira la camiseta entre San Martín, Rosas y Perón y el “deme dos” en Miami o en La Salada junto a la tradicional picardía que nos caracteriza. El 30 de marzo de 1982 la dictadura militar reprimió ferozmente una manifestación de la CGT por “paz, pan y trabajo” y a los tres días la Plaza de Mayo se llenó para vitorear al dictador Leopoldo Galtieri por el desembarco argentino en las islas Malvinas en una de las últimas y truculentas tramas que imaginaron los militares para perpetuarse en el poder. Todo es así. No tenemos término medio. Festejamos el default hace 14 años con los legisladores aplaudiendo de pie en un rapto de nacionalismo histriónico y ahora celebramos que salimos del default después de hacernos los malos endeudándonos con los mismos que nos endeudaron, valga el juego de palabras.

Venimos de un proceso político como el kirchnerismo, que procura ser la instancia superior del peronismo, recreando un nuevo paradigma del Estado, forzando las contradicciones de esta sociedad anómala, mientras Lázaro (no el del Evangelio) y sus muchachos transportaban en bolsos millones de billetes de todos los colores con la impudicia del poder. La corrupción es inmanente al sistema político en cualquier país del mundo. El problema es la graduación y Argentina es una tierra predilecta para cualquier tipo de trapisondas porque hay una sociedad con sus poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo que es permisiva. El “roba pero hace” es una felonía de este país sudaca.

 

¿Un paréntesis?

Si hoy gobiernan quienes gobiernan es como consecuencia de los daños colaterales de un proceso político que no logró contener a las propias bases sociales que se vieron beneficiadas en los últimos doce años, que perdió su dinámica y, por su propia soberbia (hablando, claro, de Cristina Fernández de Kirchner), no visualizaron ese cambio de ciclo eligiendo candidatos prestados o impresentables. ¿El presidente Mauricio Macri será otro paréntesis entre gobiernos peronistas?

Arturo Jauretche, uno de los más lúcidos pensadores argentinos, hablaba de la  “falsificación de la historia” cuya finalidad es “impedir, a través de la desfiguración del pasado que los argentinos poseamos la técnica, la aptitud para concebir y realizar una política nacional”. Cuando escribió esto no existía la globalización ni la reconfiguración del mundo que vendría décadas después pero la base de su pensamiento sigue vigente

 

Pintar la aldea

Discernir la realidad de la aldea en el contexto de las complejidades de esta Argentina no resulta una faena sencilla. Azul atraviesa un páramo desde hace tiempo y aún no está clara la salida del túnel. En el medio de un enorme ajuste de la economía, esta ciudad enfrenta serios problemas de achicamiento de las fuentes laborales pero, sustancialmente, no está delineada una planificación en el corto, mediano y largo plazo.

Al intendente Hernán Bertellys le toca una época dura ante una Municipalidad saqueada y agotada en sí misma. Conformó un Departamento Ejecutivo variopinto, hasta con superposición de funcionarios, que intenta demostrar iniciativas pese a la sequía de fondos aunque también le hace cometer errores como el fallido incremento de los sueldos de la planta política. No era, precisamente, el momento oportuno y lo intentó reparar con la particular y sentida nota que envió al Concejo Deliberante cuando los ediles ya estaban con el cuchillo entre los dientes.

Mayo podría ser el mes donde la obra pública se empiece a mover con el envío de fondos desde la provincia al igual que de Nación atento a que se avanzaría con los préstamos internacionales liberados tras el acuerdo con los fondos buitre.

 

Bertellys: gestión y política

Pero están las urgencias como la cuestión del transporte público, la deuda por diversos ítems que perdura con los trabajadores municipales que amenazan con un paro para esta semana, los reclamos de los barrios, por nombrar algunos asuntos. Es verdad que se hace lo que se puede con la escasa maquinaria en funcionamiento que hay y la falta de fondos pero esos tiempos se van acortando y se palpan en la comunidad.

Bertellys cuenta con una estructura política propia que no se extiende mucho más allá de las paredes de la Comuna sostenida por algunos funcionarios que vienen de la gestión del ex ministro de Infraestructura bonaerense Alejandro Arlía o de la gestión de Daniel Scioli. Tiene a un peronismo o Frente para la Victoria, como se lo quiera llamar, sin conducción y que le aporta poco y nada, más allá de algunos funcionarios. Que no haya concurrido al encuentro de la ex presidenta Cristina Kirchner con los intendentes del FpV bonaerenses merece una lectura política. “Nosotros priorizamos la gestión” dijo algún funcionario pero esa explicación no alcanza. El Jefe Comunal viene de un tronco sciolista y está más cerca del PJ cuya cabeza pretende ser José Luis Gioja junto al ex gobernador de la provincia que de los ritmos cristinistas en el balcón al son de La Cámpora, agrupación que tiene algún dirigente en el Ejecutivo azuleño pero que mira con cierto recelo a Bertellys.

La oposición, nucleada en el Concejo Deliberante, aparece como un conjunto disperso. Trabaja en agendas comunes, que es su fortaleza, pero hay también una clara debilidad hacia la sociedad como organizaciones políticas. Producto evidente de la crisis en general que se atraviesa pero también, del reacomodamiento de cada sector.

Se está en el estrecho desfiladero de una transición sin mayores certezas.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    abril 24, 2016 at 7:29 pm

    Lamentablemente el populismo es sinónimo de corrcorrupción. Lo hemos visto a nivel nacional, provincial y mas que nada municipal, en la gestión anterior. Lo de “nacional y popular” es la pantalla perfecta para tapar el saqueo organizado del Estado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *