EL SÁBADO SE CUMPLEN DOS DÉCADAS DE AQUEL FRUSTRADO RECITAL 

Veinte años después: “La revancha”

“El Indio” Solari tocará el sábado en el predio Rural La Colmena. Para algunos la “revancha” de aquel 4 de octubre de 1997 cuando a raíz de un informe policial, el intendente en aquel entonces Helios Eseverri suspenda el show. EL TIEMPO dialogó con fanáticos del artista quienes recordaron aquella mala época. 

“Creo que si el Indio tocara en la Luna, la gente va; si toca en España, se llenan los aviones”, dijo “el Negro” Elizondo en diálogo con EL TIEMPO.
NACHO CORREA
El 15 de agosto de 1997 Carlos “Indio” Solari ofreció una conferencia de prensa que, entre otras cosas, opinó que “Ustedes saben que nos vamos a volver a encontrar en un lugar con una hospitalidad mejor, pero no culpemos a toda la gente de Olavarría por esto, porque recibimos muchas muestras de cariño de muchas personas”.
GENTILEZA/ EL POPULAR DE OLAVARRÍA
El hoy de Olavarría y toda la movida en la previa al recital. Marcelo Olariaga: Consultado sobre el momento en que supo de la fecha en Olavarría de Solari, afirma haber sentido que lo del próximo sábado “es una revancha”.
NACHO CORREA
<
>
El 15 de agosto de 1997 Carlos “Indio” Solari ofreció una conferencia de prensa que, entre otras cosas, opinó que “Ustedes saben que nos vamos a volver a encontrar en un lugar con una hospitalidad mejor, pero no culpemos a toda la gente de Olavarría por esto, porque recibimos muchas muestras de cariño de muchas personas”. GENTILEZA/ EL POPULAR DE OLAVARRÍA

 

Veinte años pasaron de aquel frustrado recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en Olavarría, después de que a raíz de un informe de la Policía Bonaerense que aseguraba los destrozos que se producirían si ofrecían dicho show, el intendente Helios Eseverri lo suspendió horas antes. Un hecho, por cierto, desafortunado, incomprensible, ilógico, pero que marcó un antes y un después a los fanáticos de la legendaria banda.

Un 15 de agosto de 1997 Carlos “Indio” Solari ofreció una conferencia de prensa que, entre otras cosas, opinó que “Ustedes saben que nos vamos a volver a encontrar en un lugar con una hospitalidad mejor, pero no culpemos a toda la gente de Olavarría por esto, porque recibimos muchas muestras de cariño de muchas personas”.

Entonces, “Veinte años no es nada”, dice el tango “Volver” de Carlos Gardel, pero para los fanáticos veinte años lo es todo: el “Indio” tocará el 11 de marzo, después de anunciar que tiene Mal de Parkinson y que la mayoría de sus seguidores comiencen a especular que se trata de su último recital.

Opiniones encontradas, algunos de ellos dicen que es la famosa revancha, otros que la revancha la tuvieron en Tandil cuando inmediatamente de conocerse la noticia de que no tocaban en Olavarría, se programó una fecha (el 4 de octubre de 1997) en el estadio General San Martín.

Aunque siguen quedando dudas, la misa ricotera será en los próximos días y EL TIEMPO quiso conocer qué opinan sus fans, sobre todo los que vivieron la angustia, bronca, impotencia de aquel 15 de agosto de 1997.

“Me acuerdo que la gente que iba a ver a Los Redondos no era gente violenta”

 

Marcelo Olariaga tiene 39 años, sigue a Los Redondos desde el año 1994, los vió 18 veces en vivo y al Indio a todos exceptuando a San Luis. Recordó hechos del polémico no recital en Olavarría en 1997.

Contó cómo vivió esta experiencia: “Tenía 19 años, ya estábamos ahí, éramos casi ´locales`, incluso cuando arranqué con todo estos viajes conocí muchísima gente y había chicos que conocía de Olavaria. Así que nos organizamos pero nos quedamos con ganas de ir”.

Recordó que “poco tiempo antes salieron trenes de Buenos Aires y los últimos dos días no permitían que ingresara mas gente a la ciudad”.

“Yo, cuando me enteré me quería matar, me había quedado con la entrada e inmediatamente comunicaron que se programaba una fecha en Tandil, así que las cambiamos”.

En contrapartida de los motivos ofrecidos por la Policía y Eseverri para prohibir aquel recital, con fecha doble los días 16 y 17 de agosto, Olariaga sostiene hoy que “la gente que iba a ver a Los Redondos, no era gente violenta. En realidad eran pibes de familia que iban con sus novias a escuchar música, a bailar, no era gente de características como gente pesada, que iba a romper y destruir todo. Era gente que éramos chicos de muchas generaciones, que seguíamos a esta banda hace muchos años, gente grande y el ambiente era familiar”.

Posteriormente sostuvo que “después sí, recuerdo que el ambiente se fue viniendo para abajo y que los últimos recitales de la banda hubo muchísima violencia. Los últimos años de los 90 no había trabajo y una importante crisis económica, todo influyó”.

Amplió “Los Redondos terminaron prácticamente con Antonio De la Rúa, ahora toca el Indio, va a Salta y todo el mundo se paga la entrada, el viaje, nos organizamos entre amigos y vamos a Mendoza, a todas las provincias, el movimiento que genera el Indio ahora se nota en la situación del país. No hay un nivel de violencia a lo que era antes. Yo recién llevé a mis hijos a Tandil el año pasado, antes no, no se podía por la violencia que se generaba”.

Con respecto a los puntos de venta de las entradas, “también cambiaron, ahora se compra con tarjeta por Internet y las redes sociales tienen injerencia en la manera en cómo nos informamos sus seguidores. Ellos no fueron de hacer publicidad nunca, pero alguien hace un comentario en alguna red social -ya sea Facebook u otra- y el otro lo comparte y enseguida lo sabemos todos”.

Consultado sobre el momento en que supo de la fecha en Olavarría de Solari, afirma haber sentido que lo del próximo sábado “es una revancha. Nos quedamos todos con ese cantito: ´Eseverri vos no te olvides que prohibiste a Patricio Rey, la venganza pronto va a llegar y tu casa vamos a quemar, qué amargo que sos Eseverri…`. Esa canción fue el hit en el próximo recital de Los Redondos en Tandil y en Colón en Santa Fe, el 13 de diciembre del mismo año. No obstante, convengamos que aun hay mucha gente que no está contenta que va el Indio”.

Por otro lado comentó que “nosotros, que somos un grupo de gente vamos a tener un puesto a beneficio de los mellizos Vera y enseguida nos brindaron todo el apoyo (ver subtitulo). Ver eso ahora, que la gente de Olavaria les de una posibilidad al papá de los melli, que nos dijeron que sí inmediatamente a lo que experimenté yo que me quedé con la entrada en la mano…”.

Con respecto a que sea una movida política de Sebastián Galli, intendente de Olavaria, o marketing del artista por su mal estado de salud, subrayó que “no creo que haga falta, va todo el mundo, no hay violencia, todos se van a quedar contentos y va a quedar mucha plata”.

Para terminar, Olariaga puntualizó que “nosotros como azuleños ya tenemos todo cubierto. El otro día me pasó que fui al dentista y una chica me dijo si tenía una casa o algo para alquilar para una familia de Buenos Aires. Yo trabajo en la construcción, cuya empleadora es ricotera, es increíble lo que se moviliza. Sería un sueño que venga a tocar acá, entender que es una fiesta, van las familias enteras a verlo…”.  

“Si el Indio tocara en la luna, la gente va”

 

Luís “Negro” Elizondo es otro fanático del Indio que va a sus recitales desde muy joven, y Olavarría no será la excepción.

“Ya perdí la cuenta a cuántos recitales del Indio fui, creo que a todos, menos al de Uruguay. En tanto que a Los Redondos, la primera vez que los vi fue en el año 80, en un antro en Buenos Aires, con mis primos. Había 100 personas. Después de ahí los vi en Racing, en Huracán, en River, en Mar del Plata, en el Patidrónomo… que en realidad no tocaron porque hubo una serie de disturbios, balacera de goma. Y la última vez que vi a Los Redondos fue en River, cuando también hubo problemas; incluso acuchillaron a un chico y la banda terminó tocando a media luz. Después de eso tocaron en Córdoba y ya no más. Después de que se suspende en Olavarría, los ví en Tandil, en 1997”.

Elizondo se refiere al gran show de Patricio Rey en el estadio General San Martín. “Se hizo igual bajo la lluvia, estaba lleno de gente y ahí se empieza  entender el fenómeno por estos lados, en el interior de la provincia de Buenos Aires”.

“Ahora uno lo comparte mas tranquilo en el sentido que antes viajábamos a dedo, en tren y ahora vamos en autos, nos organizamos distinto. Cada vez nos juntamos más y cuando toca afuera de la Provincia de Buenos Aires, como pasó en Mendoza, en San Luís, Salta, aprovechamos para hacer un poco de turismo. Uno aprovecha con los amigos y se hace turismo, cuando hablo en plural digo mi familia, mis hijos. Cuando yo empecé a ver a Los Redondos andaba de novio y ahora voy a recitales con mis hijos grandes. Si bien ellos no tuvieron la oportunidad de ver a Los Redondos, cuando tuvimos la oportunidad optamos porque se queden, tenían 10 años y fue una cuota distinta que tenemos con ellos. Ahora no sé si es que no lo disfrutan como uno, nos preguntan ¿por qué no los llevamos? Porque ahora a ver al Indio van familias enteras, van tres generaciones, el abuelo, el hijo y el nieto. Con Skay Beilinson pasa lo mismo, si bien es como dice el Indio, él se quedó con la estampita, es decir con el grueso de la gente. Cada vez, si se quiere, no sé si hay como una moda de que ´El Indio` va a tocar un par de veces más y la gente quiere ir a verlo y yo no sé la cantidad de gente que va a ir a Olavarría. En La Plata metió 45.000 personas y después fuimos a San Luís, 40.000 personas y la mayoría eran todos viajantes. A veces ellos te cantan ´si tocan en la Luna` y la gente va. Creo que si el Indio tocara en la Luna, la gente va; si toca en España, se llenan los aviones. El recital es un sábado, por ejemplo en Mendoza; la idea es organizar el asado, la bebida, meses antes alquilar las cabañas, acomodar cuántos somos, la cantidad de autos y después, el jueves  muy temprano, viajar. El viernes hacer el asado de la previa, lo mismo el sábado el mediodía y retomar el domingo. Implica una cantidad de días a los lugares que vamos. Cuando fue en Tandil caíamos en la casa de gente amiga. Y siempre la comida previa, cuando somos 40 personas y compartimos todo. Más allá de compartir la música, la idea es compartir con amigos y tiene que ver con el artista”, sostuvo.

Al respecto ejemplificó que “me gusta La Renga y si toca en Córdoba me gusta ir con anticipación; va muchas más gente con chicos chiquitos, los públicos son parecidos. Creo que en nosotros, que se han dado estos grupos de contacto, hay formas de vida y manera de pensamiento, las letras de las canciones. En cierto aspecto, como fenómeno social se comparte todo, las diferentes clases sociales, ves camionetas 4×4 con chicos que comparten un choripán y los ves todos juntos”.

Sobre la llegada del Indio acá, “sobrepasa todo, la cantidad de gente que viene, cuando se habló de que venía a Azul me hubiera encantado pero por el hecho de que sacuda a la comunidad. Yo se que Azul no está preparado para nada, pero para nada, porque no hay infraestructura. Que vengan 150.000 personas, ¿dónde se quedan?. Los que no vienen en las combis y se quedan cuatro o cinco días y consumen todo en general del lugar donde van. Me ha pasado de estar en algún lugar que no dan abasto con las cosas para comer, para la bebida. Si vienen 150.000 personas, ¿cómo abasteces eso?.

De hecho “va a Olavarría y va a pasar lo mismo, incluso ya no hay lugares. Tengo amigos que vienen de La Plata, de Buenos Aires, en mi casa vamos a hacer más de 40 personas. Como dije anteriormente, me hubiese gustado que venga acá para que zarandee la ciudad. Va queda mucha plata, desde la gente que menos tiene hasta la que más tiene. En el caso de Tandil, que tiene una infraestructura de 20 veces o más grande que Azul, se alquilan las mejores cabañas, camping, quintas, el que vive cerca del Hipódromo monta su puesto de choripán y cerveza y la vende como en los mejores restaurantes. Azul no da para eso”.

Consultado sobre si es el último recital del “Indio” Solari, Elizondo mencionó que “uno alienta la esperanza que no, pero no sé cómo andará de salud. Como dice un amigo, es un señor grande ya. Estaría bueno que pudiera palear su situación porque mas allá de sus últimos shows, la música trasciende, los discos quedan. Me parece que trascendió todo”.

Acerca de si hace marketing con que son sus últimos shows o el último, opinó que “no creo que ni necesite hacer marketing. Es mas, abrió un poco el juego a vender entradas por Internet. Comunicándose con Redonditos de Abajo, toca en Mendoza y al día y medio no hay un lugar para alquilar; no es como antes que salían a volantear. Ahora Redonditos de Abajo es una suerte de vocero oficial y se comunica por ahí, alguna nota con Pergolini. Creo que con el tema de la salud, sintió la necesidad de decirlo porque también se hablaba por lo bajo y cuando lo dijo… uno lo nota cuando canta, cuando se mueve, nos damos cuenta. El tiempo pasa como nos pasa a todos. Pero no necesita marketing”.

Recordó el año 1997 “en una época se los criticó mucho por su música y con el tiempo se fueron dando cuenta que un montón de construcciones musicales era muy zarpadas para la época, pero se descubrieron mucho tiempo después. Las reivindicaciones musicales vinieron después. Debió pasar el tiempo para que se diga “los tipo son buenos o tienen buenas composiciones”. Creo que si las canciones te movilizan está bien, no importa el género que sea”.

“En ese año íbamos a ir con un par de amigos. Tenía un par de amigos que estaban en la Policía que me decían que venía gente de Buenos Aires que no era del todo correcta. Con el tiempo salió el informe de la Policía y a partir de ahí colaboró para que Eseverri suspenda el show. Aunque la mayoría creíamos que se iba a hacer igual.

Se hizo una presentación en los Tribunales de Azul. Me acuerdo de estar viendo por Crónica que decía ´la resolución de Azul` y después salió el ´Indio` a hablar sobre que no se hacía finalmente el show. Al final me avisó el padrino de mi hijo que no se hacía.

Fue un momento bastante jodido, una prohibición muy facha. Después, leyendo lo que se publicó en ese informe policial daba risa. Por ejemplo, decía que hay que decodificar las letras de las canciones. Entonces capaz que el tipo hablaba sobre una línea y especulaban sobre si estaba hablando sobre la línea de colectivo, sobre una raya, o una línea de merca. Y era una línea de merca, son canciones jodidas. Bien de Capussotto… el hippie puto”.

Aseguró “es la revancha, para muchos la tuvieron en Tandil y como dijo mi amigo, a 20 años, lo que Eseverri nos robó. No es lo mismo Los Redondos que el Indio. Él tiene su banda que son los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Aquello que te prohibieron no lo recuperas nunca más, pero para algunos es una revancha”.

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *