UN CASO QUE PLANTEA VARIOS INTERROGANTES

“Venderé lo poco que tengo y me quedaré en la calle, pero voy a seguir adelante hasta que se haga justicia”

Alejandra Bustos, la mamá del adolescente que murió en enero pasado en Benito Juárez durante un hecho que todavía se está investigando desde una Fiscalía en Azul, así lo sostuvo en una entrevista con EL TIEMPO. Al hijo de esa mujer y a otro menor, que todavía sigue internado, un camionero los encontró a la vera de la Ruta 86 el pasado 9 de enero. Ambos estaban gravemente heridos, después de que al parecer los atacaron a golpes. Por lo sucedido hubo una pueblada en la vecina ciudad y fueron desplazados los jefes policiales. Mirta Guzmán, la madre de la otra víctima, también habló con este diario. Al igual que la mamá del chico fallecido, pidió justicia por lo ocurrido. Por este episodio no hay ningún imputado hasta el momento.

Víctor Hugo Vega -padrasto del menor fallecido- acompañó a Mirta Guzmán y Alejandra Bustos, las madres de las víctimas de este hecho, durante la entrevista con este diario realizada en Benito Juárez.
JUAN CARLOS DE LOS SANTOS/EL FÉNIX/BENITO JUÁREZ
<
>
Víctor Hugo Vega -padrasto del menor fallecido- acompañó a Mirta Guzmán y Alejandra Bustos, las madres de las víctimas de este hecho, durante la entrevista con este diario realizada en Benito Juárez. JUAN CARLOS DE LOS SANTOS/EL FÉNIX/BENITO JUÁREZ

 

Por Javier Ciappina De la Redacción de EL TIEMPO 

Agustín Bustos y Agustín Rodríguez salieron en bicicletas -el pasado 9 de enero en Benito Juárez- alrededor de las 3 de la mañana para ir a pescar. Aproximadamente dos horas después fueron encontrados por un camionero que circulaba por el lugar, tirados junto a sus bicicletas -golpeados e inconscientes- a la vera de la Ruta 86, a 15 kilómetros de esa ciudad.

Los cuerpos de los menores fueron trasladados al Hospital “Eva Perón” de Benito Juárez, donde Agustín Bustos falleció horas después y Agustín Rodríguez aún continúa internado.

Ante la falta de respuestas concretas acerca de lo acontecido, Benito Juárez reaccionó. Hubo una pueblada y un grupo de vecinos provocaron daños en la comisaría local. A causa de esto, el comisario Félix Silva y el subcomisario Luis Cristeche, que estaban a cargo de esa dependencia de seguridad, fueron desplazados de sus cargos y reemplazados –respectivamente- por el comisario Alfredo Puig y el subcomisario Walter Alfredo Suárez.

Los familiares de los jóvenes se movilizaron e instalaron el pedido de justicia en las calles de Benito Juárez, con el objetivo de encontrar algún dato destinado a clarificar lo que sucedió con ambos adolescentes. También llevaron el caso al ámbito político, acudiendo al intendente Julio Marini, a concejales y con la idea de llegar hasta la gobernadora María Eugenia Vidal.

Al día de hoy todavía no hay detenidos por este hecho. Incluso, se ofrece una recompensa de 250.000 pesos para todo aquel que pueda aportar datos para esclarecer la muerte de Agustín y la grave situación que sigue atravesando su amigo.

“Igual que el primer día”

Alejandra Bustos y Mirta Guzmán, madres de Agustín Bustos y de Agustín Rodríguez respectivamente, dialogaron con EL TIEMPO en Benito Juárez.

En el comienzo de la charla, Bustos hizo hincapié en que como familiares de los chicos sienten que actualmente la causa se encuentra “igual que el primer día”.

“La verdad es que yo necesito respuestas y no me las da nadie. No se ha avanzado en nada”, dijo en ese sentido la mamá de Agustín Rodríguez, quien también contó que “le dije a mi abogado que le pidiera a la Fiscal el resultado de la autopsia para saber de qué falleció mi hijo y hasta ahora nada. Hace más de un mes que se lo pedí y todavía nada”.

Por su parte, Guzmán informó que su hijo fue trasladado a una sala común del centro de salud juarense, pero que a pesar de ello todavía continúa en estado de inconciencia.

“Está inconsciente, recuperándose. Los médicos me dijeron que hay que esperar, nada más que eso”, apuntó la mujer.

Asimismo, Guzmán hizo hincapié en que “lo único que quiero es que se haga justicia, que se termine todo esto de una buena vez”.

“Sentimos bronca e impotencia”

Para las madres de los jóvenes que resultaran víctimas de este episodio, desde ese fatídico día la vida dio un triste giro de 180 grados.

“Ya pasaron tres meses… y cinco días”, mencionó Bustos, dejando entrever que cada jornada que transcurre sin respuestas es una de marca de dolor más en el almanaque.

“Sentimos bronca e impotencia porque pedimos justicia porque somos las madres. Pero cuando lo hacemos parece que se ofenden todos. Nosotros queremos saber qué pasó, quiénes fueron lo que les hicieron esto a nuestros hijos. Tenemos muchas preguntas dando vueltas”, destacó.

Al hacer alusión a ciertas “desprolijidades” que surgieron desde un comienzo, Bustos expuso que “el camionero los encontró a las 5 de la mañana y a las 6 todavía no los habían ido a buscar”.

“A mi hijo le sacaron fotos tapado y estaba con vida, cuando la ambulancia no había llegado todavía. En esa hora, hora y media, que tardaron, quizás le hubiesen podido salvar la vida a mi hijo y hoy tal vez estaba en terapia intensiva”, expresó.

De igual forma, las familias de los menores descartan la hipótesis de un posible accidente, en razón de que “las bicicletas están intactas y las cañas también”.

En idéntico aspecto, Bustos remarcó: “Queremos saber quiénes fueron los responsables. Que la gente de Benito Juárez no se olvide que los asesinos están afuera. Hoy les tocó a nuestros hijos… ¿Pero mañana?”.

“El terreno y la mercadería que se la guarden para ellos”

En otro tramo de la charla, la mamá del joven fallecido destacó que de parte de las autoridades políticas de la vecina ciudad las respuestas han sido casi nulas.

“Me cansé de pedir la recompensa porque la Fiscal me dijo que eso podía llegar a ayudar. Pero tardaron tres meses en empezar a pegar los carteles”, refirió Bustos.

A continuación, agregó: “Le pedí una psicóloga al Municipio y fue una sola vez a verme. Ni ese apoyo me dieron. Ahora me prometieron un terreno y mercadería, pero qué hago con la muerte de mi hijo. Que encuentren al asesino y les voy a agradecer. El terreno y la mercadería que se la guarden para ellos”.

Sobre el final de la entrevista con este matutino, ya con lágrimas corriendo sin parar por su rostro, Bustos subrayó: “Tengo derecho a saber de qué murió mi hijo. Me dicen que me quede tranquila en mi casa, pero Agustín está pudriéndose en un cajón y yo tengo que ir al cementerio para verlo. ¿Y los asesinos dónde están?”.

“Me acuesto a dormir todas las noches y pienso en que mi hijo no vuelve más. Ninguno de los dos chicos se merecía lo que les pasó. Venderé lo poco que tengo y quedaré en la calle, pero voy a seguir adelante hasta que se haga justicia. Quiero que la gobernadora Vidal nos atienda”. “Necesitamos llegar a alguien que nos ayude, que nos guíe porque nosotros no entendemos nada. Pedimos que encuentren a los asesinos, no es mucho. Para nosotros es todos los días lo mismo. Todas las noches son un infierno y todas las mañanas, cuando te levantás, te preguntás cómo seguir adelante”, concluyó.

El dato

Mirta Guzmán dio a conocer que en el Hospital “Eva Perón” -según indicó,  a pedido de la Justicia- se instaló una cámara de monitoreo frente a la sala en la que se encuentra internado su hijo Agustín Rodríguez  “También hay dos custodias en la puerta”, mencionó.

A LA ESPERA DE UN INFORME CONSIDERADO FUNDAMENTAL 

Laura Margaretic. La fiscal titular de la UFI 2 de Azul aguarda por un informe sobre el caso desde la Superintendencia de Policía Científica con sede en La Plata.
NICOLÁS MURCIA/ARCHIVO/EL TIEMPO

A más de tres meses de iniciada la investigación desde una Fiscalía con asiento en Azul por el deceso del menor Agustín Bustos y por las graves lesiones que todavía lo tienen internado al adolescente Agustín Rodríguez en el Hospital “Eva Perón” de Benito Juárez, no hay todavía un dato concreto sobre lo que pudo haber pasado con ellos aquella madrugada del 9 de enero último, cuando ambos salieron en bicicletas a pescar y horas más tarde fueron hallados gravemente heridos a la vera de la Ruta 86 por un camionero que pasaba por el lugar.

La causa penal que se está instruyendo la lleva adelante la fiscal Laura Margaretic, titular de la UFI 2 departamental que tiene sede en los Tribunales de Azul.

Ese expediente había sido iniciado bajo el rótulo de “averiguaciones de causales de muerte”.

Pero después, autopsia mediante al cadáver de Bustos por un médico de Policía en Benito Juárez, ese sumario penal fue recaratulado a homicidio simple y homicidio en grado de tentativa -teniendo en cuenta la situación del menor que aún sigue vivo-, en concurso real.

Pero más allá de ese cambio de calificación que tuvo la causa penal, en el marco de un hecho donde se cree que ambos jóvenes fueron atacados a golpes con un trozo de hierro que hasta el momento tampoco ha sido encontrado, no se han producido avances con relación a quién o a quiénes podrían haber sido los autores de ambas agresiones si, efectivamente, la situación ocurrió de esa manera.

Desde la DDI Azul se está llevando a cabo todavía la investigación. Y en ese contexto, durante varios días policías de la dependencia de seguridad local estuvieron prácticamente viviendo en Benito Juárez, llevando a cabo diferentes actuaciones y también entrevistándose con familiares de las víctimas y con otras personas.

Hasta se hizo un allanamiento en Tandil, en la casa del familiar de uno de los menores, sin que ese procedimiento haya arrojado resultados positivos para esta investigación que aún sigue abierta y plantea todavía varios interrogantes.

“Dimos vuelta la ciudad, pero hasta ahora no hemos podido encontrar nada”, mencionó ayer un vocero policial ligado a esa investigación al dialogar con este diario sobre lo que ha sido el trabajo llevado adelante en Benito Juárez.

En los próximos día se aguarda por el resultado de un informe confeccionado desde la Superintendencia de Policía Científica que depende del Ministerio de Seguridad de la Provincia y tiene sede en La Plata.

Ese informe alude al confeccionado tras la autopsia a la que fue sometido el cadáver del menor que figura como una de las víctimas de este hecho.

Y si bien ayer fuentes judiciales consultadas por EL TIEMPO prefirieron ser cautas, hasta tanto no contar con las conclusiones de lo que es considerado “un examen integral desde el punto de vista criminalístico” que será emitido por quienes están trabajando en el caso desde la Superintendencia de Policía Científica, se cree que ese informe podría ser definitivamente sustancial para el pulso de esta investigación. A tal punto es así, que serviría para mantener o para descartar la calificación que actualmente tiene la causa penal que se está instruyendo.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Yoli

    abril 20, 2017 at 7:09 am

    Que tristeza..tener que MENDIGAR JUSTICIA. UNA VERDADERA VERGÜENZA. LA
    JUSTICIA LENTA, NO ES JUSTICIA!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *