DE RECORRIDA

Viaje al Centro de…Villa Piazza

EL TIEMPO recorrió ayer ese sector de la tradicional barriada y también su extensión hacia el Sur para tomar contacto con la realidad de los vecinos del lugar. De esta manera, quedó en evidencia que a diario deben convivir con calles en deplorables condiciones, terrenos baldíos en pésimo estado y basura arrojada en lugares indebidos, entre otras problemáticas.

Mediante una recorrida realizada ayer por Villa Piazza Centro y Sur, EL TIEMPO tomó contacto con las diversas problemáticas con las cuales deben convivir los vecinos de esas tradicionales barriadas azuleñas.  FOTOS NACHO CORREA

Por Javier Ciappina de Redacción de EL TIEMPO

jciappina@diarieltiempo.com.ar   

El estado de las calles de la ciudad es uno de los blancos substanciales que desafía a cada una de las administraciones comunales, las cuales hasta al momento parecen haber tenido la mira chanfleada y, aunque algunos “dardos” han picado cerca, aún no se consiguió atinar en el centro de las dianas, sobre todo en aquellas fracciones de los barrios en las cuales el gris del pavimento aún brilla por su ausencia.

Y Villa Piazza Centro y Sur no son la excepción. Así lo pudimos corroborar mediante una recorrida realizada ayer por esos sectores de Azul. Es más, también quedó reflejado que los vecinos que residen en esos puntos de la tradicional barriada no solamente deben lidiar con los inconvenientes generados por las paupérrimas condiciones en las que se encuentran las arterias, sino que además son varias las problemáticas con las que pugnan diariamente y por las cuales siguen vociferando pedidos de respuestas, al aguardo de hacer mella en algún oído menos sordo que el de la mayoría de los dirigentes políticos.

Un rally por Villa Piazza

En lo que tiene que ver con la falta de un adecuado mantenimiento de las calles, hay varios botones que sirven como muestra, como el de Malvinas y Guaminí o el de Libertad entre General Paz y Falucho.

“Acá se puede correr un rally”, señaló quien ofició de conductor en esta recorrida, para luego hacer gala de “su terrible muñeca” para sortear los pozos, baches, cráteres y huellones que se “adueñaron” del lugar ante la evidente falta de atención del Estado Municipal. También podría tratarse de una conspiración de mecánicos, ya que al transitar por el lugar es muy difícil que el vehículo resulte totalmente ileso y pueda salir estoico de ese mar de imperfecciones con forma de lodazales…pero -al menos por el momento- elegimos creer que se trata de la indiferencia de quienes deben trabajar para mejorar la calidad de vida de sus convecinos.

“Unos siete años que no arreglan la calle”

Uno de los testimonios recogidos en el marco de esta recorrida, fue el de una vecina de la zona de 9 de Julio y De Los Fortines, quien contó que hace 45 años que reside en el lugar. “Y…debe hacer unos siete años que no arreglan esta calle. Cansada estoy de pedir soluciones. Hice infinidad de notas en los medios, pero todavía nada”, aseguró.

Incluso comentó que cuando llueve copiosamente, el agua ingresa en varias de las viviendas de la zona. “Ojalá hagan algo de una buena vez por todas, sino me voy a morir y no voy a ver la calle arreglada”, señaló la mujer (esperamos que no sea así)

Finalmente, la vecina miró -como desahuciada, a pesar de la chanza- la tremenda laguna que se formó en la esquina de su casa y dijo: “Ya hasta podemos tirar la caña y esperar que haya pique”.

Una vecina de la zona de calles 9 de Julio y De Los Fortines aseguró que “debe hacer unos siete años que no arreglan esta calle”. Además destacó estar “cansada” de pedir soluciones a la problemática existente en esa zona de la ciudad. 

Esto no es todo, amigos 

Otra de las cuestiones con las que nos topamos en la visita a VPC y VPS fue la relacionada con la manifiesta escasez de señalética urbana. Si alguien no conoce la zona y tiene que encontrar determinada dirección, más le vale que le funcione perfectamente el GPS, sino llegar a destino puede llegar a convertirse en una tarea similar a la de intentar atravesar el Laberinto del Minotauro.

También quedó en evidencia que los afiliados al Club Anti-Social y Nada-Deportivo Admiradores de la Irresponsabilidad Ciudadana no tienen jurisdicción y actúan con desprecio por la vida en comunidad en cualquier porción del pago chico. Tal es así que arrojan sus desperdicios domiciliarios -sin ton ni son- en lugares totalmente indebidos, como por ejemplo las inmediaciones de la Unidad Sanitaria Nº 8.

La falta de cordón cuneta en varios sectores y las veredas intransitables son igualmente caldo de cultivo para diversos inconvenientes  vecinales, al igual que los terrenos baldíos a los que sus dueños tienen olvidados, razón por la cual están en un nivel de abandono que se emparenta con la desconsideración.

“Las palabras se las lleva el viento…”

“Estamos lejos de las elecciones”, comentó ayer un hombre que circulaba por las calles de Villa Piazza, para luego asegurar que esa es la época en la cual “los políticos vienen al barrio a ver qué necesitamos. Después, se olvidan fácilmente”.

Otra vez surge en una charla barrial el tema de las promesas preelectorales incumplidas, el de los vecinos que son vistos como una especie de presa (voto) para los felinos hambrientos del momento (candidatos). “Las palabras se las lleva el viento y acá ya han pasado varios tornados”, concluyó el mismo hombre, mientras le daba marcha a su moto y ponía rumbo a su casa, sabiendo que antes de llegar a destino iba a tener que gambetear -cual Lionel Messi a sus rivales- esos pozos, baches y cráteres que realmente son un problema que en Azul no distingue de puntos cardinales.

“ALGO HUELE MAL EN DINAMARCA” 

Y también en Azul. Aunque no somos Hamlet -ni William Shakespeare-, al transitar ayer por el paso a nivel de calle Roca no sólo volvimos a comprobar que sigue estando en condiciones lamentables para su transitabilidad sino que también ahora se condimentó la problemática con un aderezo muy desagradable. Desde el agua acumulada en los baches existentes en el lugar emana un olor realmente nauseabundo, espantoso, vomitivo. Verdaderamente, respirar en el lugar es imposible. Ante el escenario plantado, urge que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto a la brevedad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *