Vivero Cultural Otoño Azul

 

Vivero Cultural Otoño Azul es un espacio independiente que se dedicará a las clases del taller de teatro Imaginario Soldenoche y a las puestas en escena del grupo. Esta sede albergará “La Salita”, reconocido lugar de creación y experimentación artística que el grupo creara en el año 2000 y que hasta ahora ha funcionado en dependencia municipales. Además se proyecta realizar programas de otras actividades culturales con preponderancia de las artes escénicas y afines.

Hace cuatro años, con el advenimiento de la última gestión municipal, se derrumbaba una de las realizaciones culturales más importantes que se llevó a cabo en nuestra ciudad por doce ediciones consecutivas: el encuentro internacional de Teatro Otoño Azul. Dicho evento se realizaba con el trabajo gratuito de integrantes y colaboradores del Equipo Delta-Trabajo Teatral. Tenía apoyo municipal, y de estamentos provinciales, nacionales y del exterior.

El conflicto con la administración inzista generó la renuncia del profesor Menchaca al Taller Teatral Municipal luego de casi 30 años de actividad docente y artística. El hecho devino en la bajada definitiva del prestigioso encuentro teatral internacional. El grupo reafirmó en esa oportunidad su promesa de no abandonar sus objetivos y el empeño de seguir trabajando. Inmediatamente se crea el Taller de Formación Teatral Integral Imaginario Soldenoche. Y se siguió trabajando en La Salita, que funcionaba en Soles y Fogatas, pertenecientes al área de Desarrollo Social.

El nuevo proyecto del Equipo Delta-Trabajo Teatral, Vivero Cultural Otoño Azul, se trata, según palabras del director artístico Edelmiro Menchaca Bernárdez, de la creación de un centro, de un espacio independiente que va a concentrar toda la actividad del grupo. En principio, será el lugar donde se realizarán las clases de “Imaginario Soldenoche”, el taller de teatro promovido por el equipo para la formación integral del actor. Por el otro lado, el nuevo lugar servirá para ensayar y poner en escena la producción grupal. Se proyecta realizar programas culturales de diversa índole relacionados especialmente con las artes escénicas, educativas y de promoción. También, recibir espectáculos de otros grupos de teatro.

Por ahora, según Edelmiro Menchaca Bernárdez, no se trata del relanzamiento de un encuentro internacional de teatro. Lo que se quiso es recuperar el nombre, casi místico, de “Otoño Azul”. Recuperar y recuperarnos, sostuvo. Quieren lanzar un programa que en cierta forma perpetúe de alguna manera lo que fue el Encuentro. Esto se verá con el tiempo, con el sostén del público, con las posibilidades logísticas y económicas del grupo.

El objetivo fue disponer de un espacio propio, el propio “vivero” para hacer germinar proyectos y creaciones, reafirmando el espíritu independiente.

La preinauguración de “La Salita”, ahora ubicada en Malere 567, se realizó con la presentación del espectáculo internacional que presentó un grupo chileno: la obra “Groelandia”. Fueron dos funciones donde el público quedo afuera por estar colmado el lugar. Esta asistencia masiva se presume como un apoyo al grupo humano que hace años esta trabajando para rescatar los sueños maltratados y restaurarlos apostando una vez más a la esperanza y a la creatividad.

Este hecho se convierte en uno de los acontecimientos relevantes para nuestra ciudad, ya que en principio se abre un nuevo lugar específico para el desarrollo de la actividad escénica local independiente y por otro se recupera el mítico nombre de Otoño Azul que está arraigado a la identidad cultural local.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *