UN EJEMPLO DE ENTEREZA ANTE LAS ADVERSIDADES

“Vivo mi vida como un juego de ajedrez y juego al ajedrez como vivo mi vida”

Ruben Omar López en plena competencia, el pasado sábado, en instalaciones de la AECA. “Saber acomodar las piezas y saber delinear estrategias, tanto en la vida como en el ajedrez, es fundamental”, dijo en la charla que luego de la partida tuvo con EL TIEMPO. El abogado olavarriense asistiendo, en los tribunales de Azul, al acusado del aberrante crimen de una mujer consumado en la vecina ciudad. El pupilo de López fue condenado, pero el fallo fue apelado y se encuentra a consideración de la Suprema Corte. Más allá de las leyes y del ajedrez, López vuelca toda su pasión en un hobby: el canto. “El día que me recibí yo dije que si repartía mi diploma en pedacitos con cada una de las personas que contribuyeron, no me quedaba nada para mí. Desde mi maestra de primaria, mis viejos, mi médico; todos fueron importantes y hoy el grupo que me rodea es importante”, expresó López.
<
>
“El día que me recibí yo dije que si repartía mi diploma en pedacitos con cada una de las personas que contribuyeron, no me quedaba nada para mí. Desde mi maestra de primaria, mis viejos, mi médico; todos fueron importantes y hoy el grupo que me rodea es importante”, expresó López.

Escribe: Augusto Meyer de la Redacción de EL TIEMPO

El autor de la frase fue Ruben Omar López, un abogado olavarriense que sufre distrofia muscular congénita evolutiva y el sábado anterior participó –con ayuda de una asistente- del Memorial de Ajedrez “Alfredo Gianotti”.  El profesional, en diálogo con EL TIEMPO, dio cuenta de los comienzos de la enfermedad y de su incorporación como asesor letrado a una ONG de la vecina ciudad que trabaja con casos de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes. 

La última partida finalizó. Ya entrada la noche del sábado pasado, Ruben Omar López estaba listo para regresar a su ciudad natal y de residencia: Olavarría. Había ganado dos juegos, igualado y perdido otros tantos, pero eso era una anécdota más allá del interés y esfuerzo puestos de su parte para intentar imponerse a su rival. Antes de partir de las instalaciones de la Asociación Empleados de Comercio del Azul, donde se llevó a cabo el encuentro entre “blancas y negras” en el marco del Memorial “Alfredo Gianotti”, López aceptó gustoso a tener una charla con EL TIEMPO.

Allí nos contó que lleva 18 años ejerciendo como Abogado y que es egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Hizo la carrera libre, teniendo que cursar las tres prácticas obligatorias. Esto último lo pudo hacer merced a un intercambio entre las universidades de “la feliz” y del Centro. El convenio le permitió cursar en Tandil dos de las prácticas, concretando la tercera gracias a que el Centro de Estudiantes de la casa de estudios marplatense diseñó una cátedra especial para estudiantes libres. “Viajábamos durante un cuatrimestre todos los sábados, cursábamos con toda la carga horaria que corresponde. Fue un esfuerzo importante propio y particularmente de mi familia. Por mi problemática (sufre distrofia muscular congénita evolutiva), ellos me trasladaban”, expresó.

López tiene muy claro el porqué de su elección. “Siempre me gustó todo lo que tenga que ver con la parte legal. De haber podido, hubiera sido o policía o militar. Como mi problemática no daba para nada de eso, lo más cerca de las leyes era el Derecho”, definió.

El profesional tiene el orgullo de ser el primer universitario por parte paterna y el segundo de la rama materna, ya que una prima se recibió de médica poco antes que él.

“Una buena frase que se escucha mucho es ‘sí, se puede’. En su momento, un slogan que nos enseñaron era ‘no sé si puedo, pero aunque sea quiero tener el valor de intentarlo’. Yo creo que todos podemos. Es cuestión de encontrar nuestras virtudes y nuestras debilidades y explotar las primeras al máximo”, afirmó.

Redoblar esfuerzos e ir por nuevos desafíos

En el año 2002, López asume otro gran desafío personal y profesional: el de independizarse y abrir su propio estudio jurídico, tras cuatro años de trabajar en sociedad con otro letrado olavarriense. Y en enero de 2015 redobló esa apuesta, cuando inauguró una oficina con atención al público en Mar del Plata, ciudad a la que viaja con asiduidad. En su estudio, López y los abogados que lo secundan atienden cuestiones tanto civiles como penales.

“Hacemos todo. Cuando yo comencé el que fue mi socio, el doctor Agustín Eduardo Marinangeli era abogado de la Unidad 2 de Sierra Chica y tenía bloqueo de matrícula para la parte penal; por eso él quería que yo me dedicara a la parte penal”, recordó.

Desde hace poco más de medio año, López accedió a uno de los mayores objetivos que se pudo haber trazado en la vida: con sus conocimientos y calidad humana, asesora a una Organización No Gubernamental olavarriense que trabaja con casos de abuso en menores y de violencia de género.

“A mediados del año pasado nos contactaron desde Olavarría Despierta, que es una ONG que tiene la personería jurídica en trámite y brinda asesoramiento, acompañamiento y patrocinio para casos de abuso y violencia en menores y violencia de género. Es un tema muy fuerte y sobre todo porque yo soy de la opinión que, con los niños, no. Cuando te toca una cámara Gesell y escuchás hablar (a una criatura abusada), se te mueven muchísimas cosas”, precisó. La cámara Gesell, concebida por el psicólogo y pediatra estadounidense Arnold Gesell, es una habitación dividida en dos ambientes separados por un vidrio de visión unilateral que permite observar y grabar a niños sin ser perturbados o que la presencia de una persona extraña cause alteraciones.

Un debate oral por un crimen 

En noviembre de 2013, López tuvo su primer debate oral en los tribunales de Azul. Fue con el patrocinio que ejerció de Martín Gabriel Vivas, el acusado de matar a una mujer en Olavarría.

“Desgraciadamente, contra todo lo que esperábamos, nuestro defendido fue condenado. Para nada coincidimos con el fallo porque a través de todo el debate, como defensa, logramos demostrar que había duda más que razonable y nunca se lo pudo ubicar a mi defendido en el lugar del crimen. Es más. No se sabe dónde murió Noemí Serantes y el perito médico, en la pericia forense y en el debate, dijo que no puede establecer de qué murió la víctima. Actualmente ese expediente está en la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires con un recurso extraordinario porque, ante la sentencia, planteamos un recurso de Casación que nos fue rechazado y por eso recurrimos al máximo tribunal bonaerense”, indicó el letrado.

El 3 de diciembre de 2013, el defendido de López fue sentenciado a prisión perpetua por el homicidio de Olga Noemí Serantes. El veredicto corrió por cuenta del Tribunal Oral Nº 1 de Azul. El crimen ocurrió la madrugada del 24 de octubre de 2011.

Los integrantes del tribunal, los jueces Martín Céspedes, Gustavo Borghi y Joaquín Duba, señalaron en el fallo que Vivas abordó el Fiat Siena que era conducido por Serantes “con la clara intención de apoderarse ilegítimamente de elementos tales como un teléfono celular propiedad de la mencionada conductora, la hizo dirigir hasta la entrada de la cantera de ‘Merlo’, sita en calle San Martín a unos 400 metros de su intersección con la Ruta N° 60 de la ciudad de Olavarría y con el claro designio de causarle la muerte para procurar la impunidad en el delito cometido, ejerció violencia física sobre dicha víctima, consistente en algún tipo de constricción sobre el cuello, lo que le ocasionó el óbito por estrangulamiento. Colocó elementos combustibles tales como cubiertas de vehículos en el interior del rodado en el que se encontraba el cuerpo ya sin vida y asimismo en el exterior del vehículo, a la altura del baúl, al menos un colchón a los fines de aumentar la existencia de llamas, encendiendo los mismos, para eliminar todo tipo de huella que pudiere haber dejado en la escena del crimen”.

El avanzado deterioro en el cuerpo de la víctima a raíz del accionar de las llamas fuera un tema central del debate a la hora de establecer las causales de muerte, así como también para determinar que se trataba de Serantes, algo que recién se pudo certificar con cotejos de ADN extraídos de piezas dentales y otros restos biológicos con estudios comparativos con los hijos de la víctima.

Respecto a la otra cuestión uno de los peritos señaló que “lamentablemente por las condiciones del cadáver no surgen datos categóricos. Solamente se puede asegurar que la víctima no estaba viva en el foco del incendio. También se puede inferir con relativa seguridad que no fue muerta por heridas de arma de fuego o arma blanca en cabeza o tórax. Resulta probable que la muerte haya sido producida por alguna violencia en el cuello, especialmente alguna constricción (estrangulamiento)”.

“Más allá del bien y del mal”

(Los Violadores)

Comienza el juego ya

en el viejo salón

su señoría atenta

observa desde el visor

Negras y blancas hay

como en el ajedrez

solo queda vida

el juego es esta vez.

 

No hay límite de tiempo

pero hay determinación

libertad para mover las piezas

pero sin esperanza que haya un ganador

porque este juego es

lo que siempre fue

una bota pateando el tablero de ajedrez.

 

Las blancas siempre

dan el jaque mate ganador

pues siempre las elige

el mejor jugador.

Pero nada impide

al de las negras ser el triunfador

siempre es lo mismo

para cuándo una nueva opción?

Mejor sería estar

más allá del bien

más allá del mal

más allá…

“NACÍ, SUPUESTAMENTE, NORMAL”

La charla con Ruben Omar López también giró en torno de su pasión por el ajedrez y la enfermedad que lo aqueja.

-¿Por qué eligió el ajedrez?

-Siempre fui muy competitivo y muchas opciones de deporte para practicar, no tenía. Me enseñó a jugar un primo hermano, a los 12 años. Hasta entonces ni sabía que existía el ajedrez y apenas empecé, para mi dejó de ser un juego. Yo digo que el ajedrez es un deporte y tendría que ser reconocido a nivel olímpico como un deporte más.

-¿Qué le produce jugar ajedrez?.

-Yo vivo mi vida como juego al ajedrez y juego al ajedrez como vivo mi vida.

¿Moviendo las piezas…?

-Moviendo las piezas y siempre al ataque. Mi adalid ajedrecístico es Alexéi Shírov, autor de un libro muy famoso que se llama “Fuego sobre el tablero”. Es un jugador nacido en Letonia nacionalizado español que tiene la tendencia de ir siempre de ataque. No me pidas que me trate de defender porque no soy de hacer esos planteos, aunque si llego a la última fecha de un torneo y sé que con tablas clasifico campeón, no voy a salir a atacar. Voy a tener un juego más conservador, pero no es mi estilo.

-Así como el entrenador Carlos Bianchi le pedía a los integrantes del plantel de Boca Juniors que jugaran ajedrez, ¿cree que la técnica de este deporte debería aplicarse a otros órdenes de la vida?.

-Totalmente. Saber acomodar las piezas y delinear estrategias, tanto en la vida como en el ajedrez, es fundamental. Hay un viejo tema de Los Violadores que dice “las blancas siempre dan el jaque mate ganador porque siempre las elige el mejor jugador”.

-¿Qué es lo que usted denomina su “problemática”?

-Nací, supuestamente, normal. Hasta el año y medio tuve una vida normal, daba pasos y, de un día para el otro, no me pude parar más. De ahí para acá, lo que se le ocurra: especialistas, curanderos, “curranderos”, “manochantas”, estudios, medicamentos nuevos. Mi diagnóstico es distrofia muscular del tipo Kugelberg Welander. Es una enfermedad que va produciendo que las células que controlan los músculos se vayan muriendo y no se regeneren. Gracias a Dios…a veces digo gracias a Dios y a veces digo por qué en mi caso es sin complejo neurológico. Mi médico pediatra, que tuvo una discusión bastante fuerte con mis padres cuando me diagnostican le dicen que ellos tienen que incentivarme en todo lo que sea mental y cerebral. Hoy mis padres tienen 74 años. ¿Cómo le podías explicar 45 años atrás a unos padres con hijo primerizo que su hijo no iba a caminar?. Mi problemática no era conocida. Mis padres me llevaron a los 2 años a una eminencia en Buenos Aires que me revisó, me hizo estudios y le dijo a mi vieja algo que ella siempre cuenta como anécdota: “señora, a este chico póngalo a gatear porque lo que tiene es fiaca”. Nací cuarenta años antes. De haber nacido hoy, con todo lo avanzado de la medicina y las tecnologías, hubiera llegado a caminar. No digo que hubiera llegado a ser un Carl Lewis ni un Messi, pero hubiera caminado.

-¿Cuándo tomó conciencia de las limitaciones y cómo lo golpeó esa realidad?.

-Qué pregunta…; creo que eso comienza en la adolescencia. Cuando sos chico no tomás tanta conciencia de lo que te pasa. Jugar, jugaba. A utilizar silla de ruedas comienzo cuando empecé el secundario. Hasta ese momento, en casa me movilizaba y en mi domicilio me habían adaptado un triciclo con el cual andaba para todos lados sin necesidad de silla de ruedas.

-¿Se valía por sí solo?

-El diagnóstico es que es una enfermedad congénita progresiva. De lo que era mi movilidad y todo mi manejo desde mi niñez hasta la actualidad, se modificó mucho. Todo el secundario lo hice tomando apuntes yo solo. En la facultad, me fue costando más y hoy por hoy yo firmo, pero me tienen que ayudar acomodando el brazo.

-¿Se va adaptando?

-Gracias a Dios he superado ampliamente lo que me habían dicho porque a mis padres le dieron una expectativa de vida de 16 años. Tengo 47 cumplidos,  ganas de hacer cosas y de seguir adelante. Todos los días me levanto y la peleo como cualquiera. Cuando era chico sentía cada día tenía que demostrarle a todos que era el mejor; no que era bueno, que era el mejor. Y al mismo tiempo yo me sentía el peor de todos. Muchos dicen que tienen la autoestima baja. Yo digo que no sólo no tengo autoestima sino que me odio. Yo soy el peor de todos, pero normalmente la peleo como la pelea todo el mundo.

-¿Se pone metas?

-Siempre fui un tipo de ponerme metas y de aspirar a más. Una vez una colega de Buenos Aires me dijo “¿hasta dónde querés llegar?” y le respondí: “Si puedo ser el presidente de los Estados Unidos, quiero serlo”. Hoy, con los años y con algunas experiencias traumáticas que he tenido, como un problema de salud muy importante en octubre de 2014, he cambiado mi cabecita y no mido tan lejos. Como dice (el conductor televisivo Mariano) Iudica “¿pusieron la vara muy alta?”; yo la ponía bien arriba y bien lejos para exigirme al máximo. Pero hoy es otra cosa. El “Barba”, desde ahí arriba, me dio otra oportunidad. En algún momento dije ¿qué me queda por hacer?; en otro momento dije ¿hasta cuándo investigo?. No sé. Lo que creo que tenía que hacer tiene que ver con la ONG Olavarría Despierta porque, cuando llegó, me dije que “esta es una de las cosas que todavía me faltaba por hacer”.

-¿Qué hay de su acompañante y ayudante en el ajedrez?.

-Lorena es mi asistente, a quien yo conozco a través de su hermana Mercedes, que es mi ayudante terapéutica. Con ella empecé con el debate de 2013. En Olavarría tengo el estudio cerca de la casa de mis padres, con quienes vivo, y normalmente en mi asistencia personal me ayudaba mi familia; mis padres o mi hermano. Con el debate, que se hizo acá en Azul, se esperaba que fueran cuatro jornadas; terminaron siendo diez jornadas. Eso implicaba que me tenía que traer a mi familia. El primer día estuvimos a punto de quedarnos a dormir en Azul porque fueron muchas horas, se terminó tarde y al día siguiente había que arrancar a las 7,30 para estar a las 8 acá. Empezó la búsqueda de una persona que me pudiera asistir y así comenzó Lorena. Yo tenía desde hacía bastante tiempo un pedido a la obra social de los abogados para que me cubriera un asistente terapéutico o un acompañante terapéutico. Mi médico lo pedía a gritos porque mis padres se estaban haciendo grandes. Tuve que presentar un montón de papeles, planteé un recurso y en junio de 2014 mi obra social me lo aprobó.

“Mercedes es una persona a la que valoro muchísimo. Hay mucha gente a la que le debo mucho. El día que me recibí yo dije que si repartía mi diploma en pedacitos con cada una de las personas que contribuyeron, no me quedaba nada para mí. Desde mi maestra de primaria, mis viejos, mi médico; todos fueron importantes y hoy el grupo que me rodea es importante”, agregó.

-Está dejando enseñanzas y mensajes muy fuertes y comprometidos…

-Siempre fui de la idea de dejar algo para que me recuerden. Cuando era chico, miraba “La Familia Ingalls” y me pegó mucho un capítulo de una señora que tenía cáncer y que los hijos lloraban. La frase que esa mujer usó fue “a mí recuérdenme siempre con una sonrisa; si me van a recordar con lágrimas, mejor olvídenme”. Así quiero que me recuerden.

“ESTOY APRENDIENDO DE ÉL”

Lorena Merlo es mucho más que una ayudante de Ruben López para los traslados. “Mi profesión, más allá que es lo que a mí me gusta, está lo humano. Estoy aprendiendo con él porque todo lo que aprendo es lo que él me está dando día a día. Esto de ir día a día y de aprender algo, y esto del juego del ajedrez donde vamos por más, yo también soy un poco así. Amo mi profesión. Todo empezó un día que fui a llevarle un caso y ya está; ahora ya viajamos y vamos a muchos lugares. No sólo es trabajo sino que hay una amistad. Dicen que en nuestra profesión esas dos cuestiones no se mezclan, pero en este caso sí porque uno es humano y, más allá de lo digan los límites, hay cosas que uno las hace porque es trabajo que uno eligió pero otras por la amistad que se teje y que hace que uno lo acompañe para ir al corso o al cine”, indicó.

“Con la experiencia que él nos da día a día, no podemos decir ‘no puedo’. Desde que estoy con él he hecho un montón de cosas que nunca las hubiera imaginado y eso, obviamente, tiene que ver con este trabajo y con él en particular. Siempre lo ‘peleo’ pero le agradezco muchísimo las puertas que se me abren y gracias a él tuve la oportunidad de estar en un montón de lugares que nunca hubiera imaginado y me encantan, como una Cámara Gesell por la experiencia que implica. Con el ‘vos podés’, logra todo eso”, agregó.

“SU LLAMA NOS ILUMINA”

Celeste Sibiglia (*)

Nuestra ONG “Olavarría Despierta” dio su salto de calidad, definitivamente, con la incorporación de Ruben Omar López. Como tantas personas que forman este grupo, Ruben llegó a nosotros por intermedio de una integrante, Sonia López; con ella comparte la pasión por el canto y son amigos desde hace años.

En la primera entrevista, que fue telefónica, él ofreció su experiencia, conocimiento y desempeño como abogado penalista y civil al servicio de la ONG. En ese primer momento se podía percibir absolutamente su compromiso social y su grandeza humana al solidarizarse con la causa que nos mueve; nuestra agrupación se dedica a la temática del abuso sexual infantil.

Aunque más grande fue la sorpresa cuando él nos habló de su condición física, de su aparente limitación y dificultad a la hora de desenvolverse. Decimos aparente porque los condicionamientos que han ido apareciendo en su vida fue sorteándolos con calma y una sonrisa; siempre siguió adelante con compromiso y calidad.

Ruben tiene grandes logros en su vida, pero consideramos que el mayor es demostrar con su ejemplo de vida que nada es imposible, que todo lo que alguien se plantea y propone con el corazón puede lograrlo, y no habrá barreras de ningún tipo que puedan limitar ese propósito para obtener el  triunfo. Alguna vez comentó que hubo un momento en su vida donde vio la muerte muy cercana, y al recuperarse entendió que estaba en ese lugar porque tenía un objetivo, un plan con el que tenía que cumplir. Hoy agradecemos profundamente que su llama nos ilumine a diario y que sea este grupo humano y la sociedad toda la bendecida con su presencia.

Olavarría Despierta forma parte de la Red Nacional de Visibilización contra el Abuso Sexual de Niños; Niñas y Adolescentes, siendo una parte activa de la misma. También participa en la mesa local de la ciudad de Olavarría. Sus objetivos son varios para este año, los invitamos a que nos conozcan y colaboren en: https://www.facebook.com/OlavarriaDespierta2014/; https://olavarriadespierta.wordpress.com/; http://mundosongs.org/ongs/olavarria-despierta/

(*) Representante de la ONG Olavarría Despierta

POR LAS REDES

Ayer, la publicación en el muro de Facebook de este diario de un adelanto de la entrevista con Ruben Omar López despertó varios comentarios.

Micaela Alvarez: Un ejemplo de vida!! Una gran persona y un excelente profesional.

Jor Costa: No sólo un ejemplo de vida sino que derribó barreras, obstáculos y demostró que se puede. Felicitaciones.

Celeste Sibiglia: Gracias por tanto Ruben!! Nos enseñás todos los días a ser mejores personas!!!

Anabella Jumene Moretto: Ese señor es un ejemplo, y demuestra que con sus ganas de vivir se puede salir adelante.

Alejandra Contreras: Genio Ruben!. Más allá de un gran profesional, una persona con grandes valores y humanidad.

Carmen Lamas: Bendiciones doc. Pensar que a veces nos quejamos por tantas tonterías.

Hernan Daulerio: Felicitaciones Doctor!!! Un ejemplo de vida!!!

Patricia Bemon: Dios es bueno.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *