LA POLICÍA RECUPERÓ LOS ELEMENTOS SUSTRAÍDOS

Volvieron a robar en un comercio y esta vez hubo dos aprehendidos

 

Una joven y un menor de edad, que tiene 17 años, son los imputados. El ilícito que se les atribuye ocurrió durante las primeras horas de ayer en “Buzzella Hogar”, negocio que está en Moreno entre Mitre y Belgrano. Es la cuarta vez, desde agosto pasado, que roban en ese local.

Un adolescente de 17 años y una joven de 20 están acusados de ser los autores de un nuevo robo que en las primeras horas de ayer se produjo en un negocio de venta de artículos para el hogar de esta ciudad.

Los imputados fueron aprehendidos horas después por la Policía, cuando durante la mañana de ayer habían ido a reducir teléfonos celulares sustraídos en el hecho a un comercio que está situado en Colón entre Prat y Mitre.

Mientras que la joven coimputada continuaba privada de la libertad en carácter de aprehendida y desde la Fiscalía que interviene en la causa penal que se inició fue solicitada su detención, esa misma solicitud había sido rechazada ayer por una jueza de Garantías para el menor de edad también implicado en este ilícito.

El adolescente fue trasladado en principio al Instituto Lugones y después se conoció que sobre él no había sido dispuesta medida cautelar alguna en el marco de la imputación que a título penal se le formuló por ese robo en el comercio.

“Buzzella Hogar”, la casa de venta de artículos para el hogar que está ubicada en Moreno entre Avenida Mitre y Belgrano, fue el lugar donde ayer alrededor de la hora 2.30 este robo se produjo.

Además de las aprehensiones de los presuntos autores del hecho que se produjeron horas más tarde, policías de la Seccional Primera recuperaron -a excepción de una tablet- los artículos sustraídos durante lo que fue ese robo: cuatro teléfonos celulares, una consola de videojuegos a la que le faltaba el joystick y una guitarra criolla.

Con una baldosa

Andrea Ilarragorri, empleada del comercio escenario de este robo, valuó a la totalidad de los artículos robados en unos “37.000 pesos”.

Con relación a lo sucedido, contó que a ella la llamaron alrededor de las tres menos cuarto de la mañana de ayer de la empresa a la que pertenece la alarma instalada en el negocio para informarle lo que había pasado.

Eso implicó que tuviera que concurrir al local, donde al llegar encontró “media baldosa de las que hay ahí en la vereda” sobre un sillón.

A modo de proyectil, esa baldosa fue utilizada por los delincuentes para destrozar uno de los vidrios del frente del local.

Por ese lugar ingresaron al negocio para apoderarse de todos los artículos detallados anteriormente, elementos con los que instantes después huyeron;  antes de la llegada de policías al comercio y mientras sonaba la alarma, que se había activado por la rotura de la vidriera.

“Rompieron el vidrio, se metieron y fueron directamente a buscar las cosas, que ya saben donde están. Igual mucho tiempo no tuvieron”, señaló la empleada de la sucursal Azul de ese negocio perteneciente a una firma tandilense.

Dos aprehendidos

Al mediodía de ayer, la Policía ya había aprehendido a ambos acusados de cometer este robo. Y la empleada del negocio fue informada sobre el hallazgo de la mayoría de los elementos robados horas antes.

Según voceros de seguridad ligados a la investigación de lo sucedido, fueron policías de la Local los que en ese entonces se enteraron que ambos ahora acusados, durante la mañana de ayer, habían ido a un local de reparación de teléfonos celulares que está en Colón entre Prat y Mitre.

La intención de la pareja, al parecer, era vender esos celulares que horas antes habían sido sustraídos en “Buzzella Hogar”.

Cuando policías se hicieron presentes en el local mencionado, recogieron los celulares robados que estaban en poder de ambos jóvenes.

Esa situación, tras informarse a la Fiscalía interviniente en la causa penal sobre lo que estaba pasando, derivó en que el adolescente y la joven fueran aprehendidos.

El paso siguiente de los investigadores consistió en recuperar otros artículos sustraídos en el comercio que está en la calle Moreno.

Para eso, concurrieron a la casa donde se domicilia la joven ahora imputada. Al ingresar, contando para eso con la anuencia de la mujer que los atendió, hallaron e incautaron la guitarra y la consola de juegos.

El dato

La Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil departamental que está a cargo de Mariela Viceconte interviene en la causa penal que se inició. El menor está acusado del delito de “robo”. Y a la joven que hasta anoche seguía aprehendida, identificada por voceros policiales y judiciales como Milagros Miriam Ibáñez Díaz y de 20 años de edad, le imputan un “robo agravado por la participación de un menor de edad”. Permanecía en la Seccional Primera de Policía y hoy iba a ser trasladada a sede judicial para ser indagada.

UN ROBO TRAS OTRO

“Buzzella Hogar”, un negocio que ya es escenario repetido de varios robos.
NACHO CORREA

Dos robos en agosto, uno en septiembre y el ocurrido ayer. Cuatro episodios delictivos que como denominador común han tenido como local elegido por los delincuentes a la sucursal Azul de “Buzzella Hogar”.

En dos de esos hechos, siempre cuando el negocio estaba cerrado, fue forzada la cerradura de la puerta de Blindex del local. Y si bien la alarma se activaba, eso no impedía que fueran sustraídos diferentes artículos, entre los que hubo computadoras portátiles, tablets, una cámara de fotos, un GPS y teléfonos celulares. Además, en una de esas ocasiones fue sustraído dinero que había en la caja.

Más daños se registraron cuando en las primeras horas del pasado 20 de septiembre se produjo el tercero de los robos en el comercio ubicado en Moreno entre Mitre y Belgrano de esta ciudad.

La puerta en esa oportunidad fue dañada para que los autores del hecho ingresaran por ahí. Después, mientras la alarma sonaba, se llevaron tres bicicletas del tipo “mountain bike”, una guitarra acústica, un bafle, una afeitadora y una máquina de cortar pelo.

Instantes más tarde, la llegada de personal policial ese día permitió recuperar todo lo robado, luego de que por el hecho fueron sindicados como autores cuatro menores de edad. Dos de ellos, inimputables para la ley penal argentina, ya que se trata de chicos que tienen 12 y 13 años. Los otros dos, son adolescentes que tienen 17 años.

Uno de ellos fue el que ayer volvió a ser aprehendido como el coautor de este nuevo robo en ese mismo comercio.

Cuando habló con EL TIEMPO ayer a la tarde, la empleada del negocio reconoció que a esta altura el menor implicado en los robos más recientes ocurridos en ese comercio donde trabaja “entra y sale como si nada”. Y casi resignada por la situación, finalmente afirmó: “Espero que no nos toque a nosotros otra vez que venga a robarnos”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *