A CASI 95 AÑOS DE UNA MASACRE AZULEÑA

Y la vida siguió…

Mateo Banks vistiendo su uniforme de presidiario en la Cárcel del Fin del Mundo, en Ushuaia.“La Buena Suerte” fue el escenario donde Mateo Banks inició su feroz matanza asesinando en primera instancia a su hermano Dionisio, a su sobrina Sarita y al peón Juan Gaitán. Entre dicho campo y “El Trébol”, que estaban a corta distancia, ultimó Claudio Loiza, otro peón al que intentó culpar de los  crímenes.En “El Trébol” se completó la tragedia. Bestialmente, Mateo Banks asesinó a su hermana María Ana, a su hermano Miguel y su cuñada Julia Dillon. Finalmente, su última víctima fue su pequeña sobrina Cecilia, con la que completó el cuadro de ocho homicidios.
<
>
“La Buena Suerte” fue el escenario donde Mateo Banks inició su feroz matanza asesinando en primera instancia a su hermano Dionisio, a su sobrina Sarita y al peón Juan Gaitán. Entre dicho campo y “El Trébol”, que estaban a corta distancia, ultimó Claudio Loiza, otro peón al que intentó culpar de los crímenes.

El próximo martes 18 de abril se cumple un nuevo aniversario de la fatídica jornada en la que ocho personas fueron asesinadas por el despiadado Mateo Banks, en cercanías de la Estación Parish, Azul. En exclusiva para EL TIEMPO, los autores de las más recientes investigaciones, Georgina Degano y Eduardo Agüero Mielhuerry, publican a continuación parte del que fuera el tercer y último capítulo editado en el libro “Proceso de Mateo Banks”.

Por Georgina Degano y Eduardo Agüero Mielhuerry

EL DATO:

El libro “Proceso de Mateo Banks”, escrito por J. N. Echagüe, y reeditado por Editorial Azul en 2014, recorre la reconstrucción de los acontecimientos de aquella fatídica noche del ’22. Cuenta con prólogo de Álvaro Abós y, asimismo, incorpora tres artículos periodísticos (publicados originalmente en “El Tiempo”) escritos por Georgina Degano y Eduardo Agüero Mielhuerry titulados “La Suerte es sólo la Muerte con una letra cambiada”, “La Suerte juega con cartas sin marcar” y “Y la vida siguió…”.

Ferviente católico. Amado esposo. Adorable padre de familia. Productor rural. Consejero Escolar. Cónsul irlandés. Miembro del Jockey Club de Azul. Representante de Studebaker. Para los azuleños, Mateo Banks era todo lo dicho y mucho más. Algunos pocos murmuraban que había demasiadas mentiras en su vida. Afanoso apostador. Mal perdedor, peor pagador. Pendenciero. Violento e impiadoso. Soberbio. Arrogante. Pero todo se decía entre dientes… Su artificio engañó a muchos mucho tiempo. Pero no a todos…

El 18 de abril de 1922 fue un día sangriento y al mismo tiempo revelador.

Casi nada en él era natural. A la luz de los hechos, todos sus movimientos estaban fríamente calculados.

Aquél día, Mateo Banks se convirtió en el primer homicida múltiple de la historia de la República Argentina.

Su castillo de mentiras se derrumbó en pocas horas.

Falsificó firmas y documentos municipales.

Intentó envenenar a su familia. Falló. No se conformó. Aceleró el final. No tuvo piedad. Con una escopeta mató a sus hermanos Dionisio, Miguel y María Ana, su cuñada Julia Dillon, dos de sus sobrinas Sara y Cecilia, y completó el cuadro sangriento acribillando a los peones  Juan Gaitán y Claudio Loiza a los que intentó cargar con los crímenes.

Dos escenarios: “La Buena Suerte” y “El Trébol”.

Dos actos y una misma tragedia. Sangre. Sangre inocente. Dos caras; una moneda. Dr. Jekyll y Mr. Hyde, encarnados, revelados en la realidad.

Una asquerosa popularidad gracias a las tapas de los diarios. Usó en vano el nombre de Dios intentando salvarse de su condena, pero nadie creyó en su palabra. Un único destino: una fría celda en “La Cárcel del Fin del Mundo” en Ushuaia.

Banks pasó a ser mala palabra entre los mortales. Su apellido se convirtió en sinónimo de brutalidad, horror y barbarie.

La libertad tardó en llegar el rezo de varios rosarios de botones. En la cárcel no hizo amigos a pesar de compartir “penares” con, entre otros, Cayetano Santos Godino más conocido como “El Petiso Orejudo”, asesino en serie, responsable de la muerte de cuatro niños, siete intentos de asesinato y el incendio de siete edificios, y Simón Radowitzky, el anarquista ucraniano condenado a reclusión perpetua por el atentado con bomba que mató al jefe de policía Ramón L. Falcón.

Pretendiendo que nada había pasado, Mateo Banks volvió a Azul. Estuvo poco tiempo. Una pensión en Buenos Aires se convirtió en su refugio. Mientras tanto, juraba y perjuraba su inocencia. Más mentiras. Un nombre falso: Eduardo Morgan. Un final increíble. El 28 de agosto de 1949 murió desnucado al resbalar en la bañera. Fue sepultado en el Cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires, desconociéndose el lugar preciso, aunque sí se sabe que el 10 de agosto de 1959 pasó al Osario de la necrópolis, después de que en un relevo de tumbas nadie reclamara su cuerpo.

Ocho habían sido las personas asesinadas por el “respetable caballero”, pero las víctimas del macabro Mateo Banks fueron muchos más…

Anita Banks y Ercilia Gaitán tenían apenas 5 y 6 años cuando Mateo se convirtió en una bestia. Ellas salvaron sus vidas milagrosamente. Un instante de bondad hizo que Mateo prefiriera encerrarlas en un cuarto antes que matarlas. La verdad es que las necesitaba como coartada. Igualmente… la inocencia se quebró. Las pequeñas fueron víctimas de la frialdad y la codicia de un hombre capaz de todo. Creyéndose omnipotente, Mateo las condenó a la orfandad, al escarnio público. Él reescribió sus historias tras un manchón de sangre sobre el papel de la vida inocente de las dos niñas.

Sin demasiadas razones, por una Orden judicial, Ercilia Gaitán pasó prácticamente dos meses en la casa de una familia adoptiva, hasta que el mismo Juez la restituyó a su hogar, junto a su madre viuda y sus hermanos. Y su vida siguió…

Mario e Isabel Sullivan fueron quienes adoptaron a Anita Banks. Él trabajaba como gerente del Banco Español de Azul, que funcionaba en el edificio de la esquina Oeste de la calle San Martín y su cruce con la avenida 25 de Mayo; ella se dedicó exclusivamente a la crianza de la menor. Ambos hicieron todo lo posible para que la niña viva su infancia de la manera más plena posible. La pequeña adoptó el apellido Sullivan, asistió al Colegio Inmaculada Concepción y tomó su Primera Comunión en la Iglesia Catedral el 8 de diciembre de 1923. Sus padres putativos, que no tuvieron hijos biológicos, criaron a la niña con profundo amor…

Años más tarde, por el acoso periodístico y tras un suceso confuso en el Banco Español, en el que unos sujetos ingresaron con intenciones de robo a la casa del Gerente que estaba ubicada en el primer piso del edificio, los Sullivan decidieron mudarse a Buenos Aires.

Sarah Kearney Keena de Banks, esposa de Dionisio y madre de Cecilia, Sarita y Anita, permaneció recluida en el Hospital Nacional de Alienados “Alejandro Korn” de la localidad de Melchor Romero hasta sus últimos días, sin creer nunca en el trágico final que tuvo su familia. Es improbable que haya recuperado su libertad y su cordura. Vaya uno a saber por qué, su hija Anita nunca la buscó, pero quizás alguna vez volvieron a unirse en un inacabable abrazo de madre e hija. Tal vez Sarah tuvo la suerte de imaginar a su familia esperándola detrás de los cercos del jardín. Tal vez… Nadie supo su suerte. Un incendio en el archivo del nosocomio convirtió en cenizas los registros de pacientes de esa época, haciendo imposible averiguar qué fue de su vida.

Luego de la muerte de Mario Sullivan, a principios de los años ’50, Isabel y Anita se instalaron en Bahía Blanca, donde ya habían vivido temporalmente. Más tarde, Anita contrajo matrimonio y tuvo dos hijos. Y la vida siguió…

Máxima Gainza de Banks y sus cuatro hijos también sufrieron las atrocidades de quien parecía un “esposo y padre ejemplar”. Ella decidió volver a su ciudad natal, Olavarría, y pensó en rearmar su vida tras solicitar la anulación de su matrimonio.

Mateo Francisco Banks, primogénito del tristemente célebre, y su madre Máxima -ejerciendo la patria potestad y la representación de sus tres hijos menores de edad, Pedro Fernando, Jorge Alberto y Ana Pepa-, desde la ciudad de Olavarría, el 21 de febrero de 1928, enviaron una nota a los tribunales de Azul para iniciar un expediente (que se preserva en los archivos judiciales) reclamando por los bienes de la “Sucesión Banks”.

Más tarde, en 1932, Máxima Gainza pidió que se les cambiara el apellido a sus hijos: “Hace varios años mi esposo don Mateo Banks, fue condenado judicialmente por hechos delictuosos que costaron la vida a varias personas; a raíz de esos hechos el apellido paterno Banks, fue deshonrado y proyecta sobre mis hijos una sombra o una carga no menos injusta como intolerable” –alegó-, “pero la suprema carga del suplicio propiciatorio exigido por la maldad, es el ‘vade-retro’ del apellido paterno escarnecido y obliga a renunciarlo para poner término a ésta situación y desenvolverse en la vida.”.

Así los Gainza trazaron otro camino en la vecina localidad de Olavarría… Hoy muchos nietos y bisnietos llevan en sus venas la sangre de Mateo, pero no su apellido. Aunque a decir verdad, buena parte de ellos tal vez ni siquiera lo sospeche… Tal vez el olvido hizo bien su trabajo. Y la vida siguió…

Catalina Banks de Moser, la única de los hermanos que salvó su vida por encontrarse casada y radicada en Buenos Aires, volvió a Azul. Pero consigo trajo una historia de violencia familiar y maltratos. Ella se recuperó de los golpes que le propinaba su esposo, de quien prefirió hasta olvidar su nombre, y se alejó de él, pero dada su difícil situación económica, debió iniciar en 1924 una demanda contra la “Sucesión Banks” solicitando una cuota alimentaria. Logró cobrar algo de lo reclamado, pero su situación no mejoró mucho. Culminó su vida sola y sin descendientes.

El casco original de “El Trébol” se convirtió en una tapera y lo que queda de “La Buena Suerte” es tan sólo el nostálgico despojo de los buenos augurios de su nombre.

Ercilia y Anita no volvieron a encontrarse después del fatal suceso. Ambas hicieron sus vidas prácticamente de manera normal. Pero, en lo más profundo de sus corazones, ambas hicieron un pacto de silencio, preservando como un secreto íntimo lo que les había sucedido, sin revelar a sus familias el trágico evento vivido. De hecho, en ambos casos, sus hijos descubrieron la verdad cuando ya eran adultos y, en el caso de Anita, después de su muerte acaecida hace más de quince años.

Actualmente, a 95 años de aquella aterradora noche, seis cruces oxidadas en el Camposanto local marcan las sepulturas de la familia Banks (sólo dos tienen sus correspondientes nombres escritos en plaquitas de bronce), la tumba de Gaitán es difícil de encontrar y la de Loiza quedó perdida en el antiguo “Cementerio de los Pobres” (“Del Oeste”).

Ercilia y Anita descansan en paz en Azul y Bahía Blanca, respectivamente.

Y la vida siguió…

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *