FUE CONSULTADO POR EL TIEMPO

Yannibelli opinó sobre el aumento de las dietas de los concejales y del sueldo del intendente y los funcionarios

El  edil de Azul para el Desarrollo contó que no participó de la sesión por estar con parte de enfermo y señaló que el tema tiene “dos aristas”. “Las mayores críticas cayeron sobre el Concejo, pero entiendo que no tiene tanto impacto presupuestario como sí lo tiene el aumento de los funcionarios”, dijo. También advirtió que situaciones como esta “en un momento como el que atraviesa Azul en la actualidad, generan resistencias y no podemos ir en contra de lo que opinan los vecinos”. Además reconoció que las dietas en el Deliberativo local “venían en una situación complicada de atraso. Después, dada la oportunidad, se puede analizar si esto es acertada o no la medida”.

“Me parece que puede ser criticada o no la decisión, pero realmente Azul venía muy lejos de la media de toda la provincia de Buenos Aires. Incluso, hay municipios más chicos en los que las dietas de los concejales están por encima de los de esta ciudad”, expresó Yannibelli. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA
<
>
“Me parece que puede ser criticada o no la decisión, pero realmente Azul venía muy lejos de la media de toda la provincia de Buenos Aires. Incluso, hay municipios más chicos en los que las dietas de los concejales están por encima de los de esta ciudad”, expresó Yannibelli. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA

En horas de la tarde de ayer, EL TIEMPO consultó al concejal de Azul para el Desarrollo Pablo Yannibelli para conocer su opinión acerca de la aprobación en el Legislativo del proyecto de Ordenanza -elevado por el intendente Hernán Bertellys- que incrementa las dietas de los ediles y el sueldo del propio mandatario comunal en un 100 por ciento, como así también aumenta el de los funcionarios en un  índice aproximado al 38 por ciento.

Vale aclarar que Yannibelli estuvo ausente en esa sesión por cuestiones relacionadas con su salud. El concejal -en el marco de la charla mantenida con este medio- señaló que “estaba con parte de enfermo; por eso no es que no asistí”.

También destacó que “por una cuestión personal,  por mi trabajo, yo tengo renunciada la dieta. Somos tres o cuatro concejales que estamos en la misma situación y que recibimos sólo un porcentaje de la misma en relación de viáticos y demás”.

Por eso “cuando se plantea el análisis de la actualización en el Concejo -tenemos una mirada y una opinión, obviamente-, pero somos muy respetuosos del resto de los ediles”.

“Contra lo que opinan los vecinos no podemos ir en contra”

– ¿Cuál es su opinión acerca de lo acontecido en la sesión del martes pasado en la que se aprobó el incremento en las dietas de los concejales y en el salario de los funcionarios del gabinete y del Intendente?

– El análisis en ese sentido tiene dos aristas. Una en particular -que es donde han recaído las mayores críticas-, que es en el Concejo, pero entiendo que no tiene tanto impacto presupuestario como sí lo tiene el aumento de los funcionarios.

El Concejo Deliberante, estructuralmente, viene muy lejos de lo que es la media en las municipalidades como la de Azul.

Es cierto que esto tiene una influencia vinculada a la crisis que atraviesa el Municipio, a toda la situación que viene viviendo Azul desde hace muchos años, pero se asocia también a una cuestión en la cual es la propia Ley Orgánica la que marca los pisos y los mínimos para establecer las dietas en los Legislativos. En esta ciudad, con la categoría del Ingresante, que no tiene utilidad práctica (no hay gente con esa categoría) se terminaba muy lejos incluso en comparación con distritos con mucha menos cantidad de representación  y de volumen colateral.

También es muy cierto que cualquier tipo de situación como esta -en un momento como el que atraviesa Azul en la actualidad- genera las resistencias respectivas y no podemos ir en contra de lo que opinan los vecinos. Por eso creo que hay que ser respetuoso de esta situación.

– Su postura tiene que ver en definitiva con que será mucho mayor el impacto económico de los funcionarios.

– Esto no es porque los funcionarios no tengan que recibir aumentos sino porque hay un antecedente que es claro, que tiene que ver con un Municipio que está superpoblado; una planta política que ha sido muy criticada del anterior gobierno -por cantidad y volumen-; una declaración de emergencia de las arcas comunales; un intento de aumento salarial del intendente y los funcionarios que se volvió para atrás hace un tiempo por ser considerado desacertado en el contexto de Azul; el pedido de ayuda a los vecinos en el comienzo de esta gestión para -por ejemplo- recolectar fondos para el hospital; el tema -que aún sigue en debate y que ha generado tanta discusión- del aumento de tasas, que desde el Concejo no acompañamos y que el propio Ejecutivo por vías de hecho continuó adelante, el cual se suma a una serie de medidas que impactan duramente contra el bolsillo de los azuleños….lógicamente, teniendo en cuenta todo lo anteriormente mencionado, termina siendo contradictorio que se plantee un aumento salarial en la planta política, que no es igual pero casi a la de la gestión anterior.

“Medidas como esta nos alejan de los vecinos”

-¿Usted considera entonces que el aumento a los concejales era necesario y el de los funcionarios no tanto?

–  Me parece que de por sí un aumento salarial, en la situación en la que está el Municipio, se hace muy difícil. ¿Cómo se hace para plantear cualquier tipo de aumento si hay una emergencia económica?

Lo que planteo es que el Concejo Deliberante venía en una situación complicada de atraso. Después, dada la oportunidad, se puede analizar si esto es acertado o no.

– Para gran parte de la sociedad fue desacertada la decisión. Al menos así se lo manifiesta públicamente. 

– Claramente la recepción de la sesión pasada ha sido negativa en términos sociales. Hay dos problemas. Uno se relaciona con que -en la crítica permanente a la política- medidas como esta nos alejan de los vecinos. Eso es claro. Además, con la síntesis de medidas que mencioné anteriormente -sumado al fondo único para pagarle a los proveedores que aprobamos en el Concejo a  los fines de brindarle otra herramienta al Ejecutivo- me parece que lo que no se está haciendo es darle a los vecinos respuestas y terminamos encerrados en la discusión de la política.

“Nadie asume como concejal para poder cobrar una dieta”

-Uno de los argumentos esgrimidos es que hay concejales que no tienen otro trabajo. ¿Qué opina de eso?

– Nadie asume como concejal para poder cobrar una dieta. Eso está mal enfocado. No es sacrificio de nadie, pero hay que hacerse responsable y es un orgullo poder tener la carga de ser la representación del pueblo, pero lo cierto es que nadie va a salvarse la vida al Concejo Deliberante.

En ese sentido es que me parece que puede ser criticada o no la decisión, pero realmente Azul venía muy lejos de la media de toda la provincia de Buenos Aires. Incluso, hay municipios más chicos en los que las dietas de los concejales están por encima de los de esta ciudad.

Lo que más me preocupa es un Poder Ejecutivo que no genera herramientas o gestos respecto a -por ejemplo- obras específicas o impulsar medidas de gobierno que empiecen a cambiar la realidad del partido, más allá del saneamiento de la economía, que era necesario y en lo que sí se viene avanzando pero con un aporte muy grande de la Provincia.

Y en el medio de esto están también los trabajadores municipales. Ahí también se puede decir que la política sigue estando por encima de la discusión cuando se ven áreas como pro ejemplo EcoAzul, donde hay constantemente reclamos y una clara pauperización  de los empleados. Eso también se percibe en varias áreas del Municipio. Es una cuestión que no se ha logrado revertir, pero lógicamente lleva un proceso.

En definitiva, estas situaciones nos enfrentan y distancian a quienes estamos vinculados con la política de la comunidad.

Por eso digo que hay dos aristas claras para analizar. Una es la del Concejo en particular y otra la de la gestión Municipal. Me parece que hay una diferencia, no sólo en términos de poder y sino también en el impacto económico en el Municipio. Es como decirle a la gente: “El Intendente veta la posibilidad de que no se aumenten tantos las tasas y esa recaudación en vez de fortalecer las arcas municipales se traduce directamente a la planta política”. Por eso no es un gesto que acerque a la comunidad con aquellos que nos toca cumplir funciones de representación

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. pablo

    agosto 9, 2016 at 11:16 am

    Impresentables todos.Y yanibelli,intenta quedar bien con Dios y con el Diablo.Azul,esta arruinado con toda esta gente…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *