ES UNA AZULEÑA QUE TIENE 25 AÑOS

ES UNA AZULEÑA QUE TIENE 25 AÑOS

Quedó detenida la joven que había sido arrestada en un allanamiento por drogas

El Juez de Garantías que le dictó la medida cautelar la considera autora del delito de "tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización". El martes que pasó policías allanaron el inmueble de la ahora encausada, situado sobre la calle Mesura del Barrio Urioste de esta ciudad. En ese procedimiento se habían secuestrado marihuana, elementos supuestamente utilizados para la venta al menudeo de esa sustancia vegetal, teléfonos celulares y más de 150000 pesos.

3 de julio de 2020

Acusada del delito de tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización, la aprehensión de una joven que policías hicieron el pasado martes, durante un allanamiento en un inmueble del Barrio Urioste de esta ciudad, fue convertida en detención por un juez de Garantías que interviene en esta investigación penal.

Esa causa se está tramitando desde la UFI 22 que en los Tribunales de Azul conduce el fiscal Lucas Moyano, ante quien la ahora detenida se había negado a declarar cuando un día después a que fuera arrestada la trasladaron a sede judicial para ser indagada por esta infracción a la Ley 23737 que se le atribuye.

Voceros allegados a esta investigación penal identificaron a la joven como Nerea Alejandra Olivera, un ama de casa de 25 años domiciliada en ese inmueble de la calle Mesura de este medio convertido en escenario del allanamiento que, además de su arresto, se tradujo en los hallazgos y posteriores secuestros de más de 250 gramos de marihuana, una importante cantidad de dinero en efectivo y elementos supuestamente utilizados para la comercialización al menudeo de ese tipo de sustancia vegetal estupefaciente, entre los cuales figuraron dos balanzas de precisión.

El allanamiento

Policías pertenecientes a la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado Azul habían realizado hace tres días el allanamiento en la vivienda de la ahora encausada.

Al igual que el dictado de la detención para Olivera, ese procedimiento había sido ordenado por Federico Barberena, el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías número 2 con asiento en el Palacio de Justicia local.

Según lo investigado hasta el momento desde la UFI 22, existen elementos que señalan que, al menos desde mayo a la fecha, la joven que permanece detenida se dedicó a la venta de marihuana bajo la modalidad conocida como "narcomenudeo".

También se señala que esa actividad ilícita la llevó a cabo desde su domicilio ubicado en la calle Mesura de esta ciudad, el lugar que el martes que pasó se convirtió en escenario de uno de los allanamientos dispuestos en el marco de esta investigación penal.

En aquel procedimiento, los efectivos policiales que participaron en el mismo habían hallado e incautado alrededor de 250 gramos de marihuana, sustancia vegetal estupefaciente que -según se menciona en la resolución donde su aprehensión fue convertida en detención- Olivera "poseía ilegítimamente bajo su guarda y disposición con el unívoco fin de comercializar directamente al consumidor".

Al ser requisada la joven ese día, en el bolsillo de una campera que tenía puesta se hallaron dos envoltorios que contenían marihuana.

También se secuestraron un tarro de chapa que estaba dentro de un placard, en una de las habitaciones del domicilio, que tenía esa sustancia vegetal ya referida; una caja de cartón que fue hallada sobre una repisa de madera, "la cual contenía en su interior recortes de nylon, ramas vegetales con flores de marihuana; y una bolsa de nylon negra conteniendo picadura de dicha sustancia".

Además de la marihuana, durante este procedimiento se incautaron más de 150000 pesos en efectivo y dos balanzas de precisión, al parecer utilizadas para fraccionar la droga que supuestamente la joven se dedicaba a vender en pequeñas dosis.

El allanamiento incluyó que en la casa de la imputada se hallaran y secuestraran cuatro teléfonos celulares.

En esa resolución que convirtió en detención a la aprehensión de la joven, el juez de Garantías Barberena dio lugar también a un pedido formulado desde el Ministerio Público Fiscal para que los teléfonos puedan ser abiertos y analizados sus contenidos, en el marco de la investigación penal que se lleva adelante.

Meses atrás, la investigación relacionada con esta infracción a la Ley de Estupefacientes se había iniciado desde la dependencia policial que el martes que pasó llevó a cabo el allanamiento en la casa donde vive la joven que ahora está detenida.

Los movimientos que se registraban en la casa de la imputada, considerados como "compatibles con los observados habitualmente en la actividad materia de investigación, aunados a la importante cantidad de sustancias estupefacientes secuestrados en su vivienda, el fraccionamiento que presentaba parte de la sustancia -tres envoltorios-, la existencia de una balanza habitualmente empleada en la tarea de fraccionamiento aludida y la elevada suma de dinero en efectivo con alta probabilidad de ser el resultante del producido de la actividad investigada, culminan por demostrar la absoluta vigencia del elemento subjetivo del tipo distinto del dolo -ultrafinalidad- exigido por la figura intimada, la que considero debidamente acreditada con los alcances que el Ministerio Público Fiscal le asignare", escribió el juez de Garantías Barberena en esa resolución donde dictó la detención para la única imputada que hasta el momento tiene esta pesquisa.

EL DATO

Si bien hasta ayer Olivera continuaba privada de libertad en la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado con asiento en esta ciudad, situada sobre la Avenida Mitre de esta ciudad, el Juez de Garantías que le dictó la detención ordenó también que sea alojada en la Unidad 52, la cárcel del SPB con asiento en Azul. La medida fue dispuesta por el magistrado para priorizar el "acercamiento familiar" de la encausada.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.