A 30 AÑOS DE LA REAPERTURA DEL TEATRO ESPAÑOL

A 30 AÑOS DE LA REAPERTURA DEL TEATRO ESPAÑOL

Recordamos el trabajo realizado para su recuperación

Es la única obra de patrimonio edificado del partido de Azul que ha sido reconocida con un premio nacional, gracias a la reconstrucción cristalizada, que tuvo varias etapas. El Salón Cultural se reinauguró en noviembre de 1980, en tanto el café del teatro quedó habilitado al público en octubre de 1982. La reinauguración del coliseo local fue celebrada durante 3 días, del 10 al 12 de octubre de 1992. En este artículo, un repaso minucioso por cada aspecto del trabajo realizado.

19 de noviembre de 2022

Por Marcos Zuccato (ingeniero civil) y Carlos E. Fortunato (arquitecto)

Especial para El Tiempo

Se cumplieron treinta años de la reapertura del Teatro Español, luego de muchos años para poder lograr su costosa restauración y volver a funcionar, a partir de su reinauguración celebrada durante 3 días: 10, 11 y 12 de octubre de 1992.

Este trabajo fue distinguido con el "Primer Premio Nacional en Obras que Involucren al Patrimonio Edificado 1996", en la categoría Restauración de más de 1000 m2. Un premio compartido con la Restauración del edificio del Correo Central de Buenos Aires (hoy Centro Cultural Kirchner) y que fuera otorgado por el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio y la Sociedad Central de Arquitectos de la Argentina, en mayo de 1996.

Dado que el Teatro Español es la única obra de patrimonio edificado del partido de Azul que ha sido reconocida con un premio nacional de esta magnitud, creemos importante recordar esta gesta llevada adelante por la Asociación Española y la Comisión Administradora del Teatro con el valioso apoyo del Municipio, instituciones, empresas y distintas personas representando a toda la comunidad.

A continuación, publicamos un extracto de la documentación presentada y los fundamentos expuestos sobre la restauración del edificio. Este material fue valorado por un jurado de expertos en la materia que resolvió premiar con la máxima distinción el trabajo realizado.


Vista general de la Sala del Teatro Español. ARCHIVO TEATRO ESPAÑOL DE AZUL

Breve introducción

En 1882 un numeroso grupo de inmigrantes españoles crearon la Asociación Española de Socorros Mutuos. Una década más tarde comenzarían a esbozar la idea de dotar a la progresista ciudad de un teatro lírico.

Así nació el Teatro Español, construido entre los años 1894 y 1897, la primera y única sala de este tipo en la historia de Azul. De estilo Neoclásico, con su sala principal en forma de "herradura", con refinados detalles de ornamentación. Tan importante fue la inversión que, durante los primeros años de funcionamiento, con sus generadores de electricidad marca "Kexen", dotaban de iluminación a la calle y plaza ubicadas frente al edificio.

Fueron años de gran sacrificio por parte de aquellos pioneros visionarios que debieron afrontar un sinnúmero de dificultades y grandes endeudamientos personales para poder ver concretados sus sueños.

El complejo cultural Teatro Español está compuesto por cuatro sectores, diferenciados de acuerdo a su función específica:

Sector 1: comprende hall de entrada, sala de espectáculos (en tres niveles), grupos sanitarios públicos, camarines y dependencias anexas.

Sector 2: Salón Cultural (ubicado en el frente de la planta alta) destinado a conferencias, exposiciones y/o espectáculos afines a sus dimensiones, salón anexo, grupos sanitarios públicos y dependencias.

Sector 3: compuesto por la secretaría de la Asociación Española, oficinas del teatro y dependencias.

Sector 4: Café del teatro (en dos niveles) con sus dependencias de servicio.

El teatro tuvo medio siglo de esplendor, presentándose numerosas figuras de renombre nacional e internacional como Blanca y Pablo Podestá, Carlos Gardel, Agustín Magaldi, Libertad Lamarque, Tita Merello, Margarita Xirgu, Luis Sandrini, Imperio Argentina, Iris Marga, Mecha Ortiz, Fernando Ochoa, Olinda Bozán, María Luisa Robledo, Pedro Aleandro, Berta Singerman, Almafuerte, por citar solo algunas de ellas. O personalidades como Marcelo T. de Alvear, Ricardo Balbín, Alfredo Palacios y Lisandro de la Torre.

A partir de la década del '60, ya convertido casi exclusivamente en sala cinematográfica, sobrevino una etapa de decadencia, producto de la actitud desaprensiva de su concesionario, sumado a la falta de mantenimiento e inversiones. Esto provocó un deterioro paulatino y un estado de abandono que derivó en su clausura y cierre en el año 1976.


La fachada del teatro con andamios, en el año 1994. FOTO ING. MARCOS ZUCCATO

Proceso de rescate

y formación de

conciencia ciudadana

En el año 1978, luego de arduas tratativas, la Asociación Española firmó un convenio de usufructo con la Municipalidad, por el cual ésta se comprometía a participar activamente con aporte de fondos para las obras de restauración del Complejo Cultural, a cambio de la utilización de las instalaciones una vez inauguradas.

A fin de garantizar y dar cumplimiento al convenio firmado y con el objeto de que la comunidad sea partícipe del emprendimiento, se formó la Comisión de Apoyo financiero y, posteriormente, la Comisión Administradora del Teatro Español. Esta última compuesta por cuatro miembros de la Asociación Española (titular de la propiedad), cuatro pertenecientes a entidades culturales sin fines de lucro y presidida por el director de Cultura Municipal.

Esta comisión sería la encargada de encauzar todas las acciones tendientes a la obtención de aportes económicos y recursos humanos, con el objeto de administrar y controlar el desarrollo de las obras.

Las primeras acciones tendientes a crear conciencia en la población sobre la importancia que tiene el rescate de su patrimonio histórico-cultural y edilicio, fueron amplias campañas de difusión en los medios periodísticos de la zona, conferencias ilustrativas y visitas guiadas. Se solicitó ayuda monetaria a los distintos estamentos gubernamentales y, por otra parte, se gestionaron donaciones con empresas e instituciones, se organizaron rifas y distintos eventos a beneficio.

A partir del 10 de octubre de 1992, durante tres jornadas, se produjo la reinauguración de la sala de Teatro Español (restando, por ese entonces, la restauración integral de la fachada, secretaría y dependencias anexas). Habían transcurrido 14 años desde el comienzo del rescate.

A partir de esa fecha, la Comisión Administradora tomó el desafío de poner nuevamente en funcionamiento el teatro y revivir la presentación de los grandes espectáculos; no sólo locales, sino también de jerarquía nacional e internacional, como el Ballet del Teatro Argentino de La Plata, Ballet del Teatro Bolshoi de Rusia, Los niños cantores de Viena, Ariel Ramírez con la Misa Criolla, los primeros bailarines Julio Bocca, Eleonora Cassano, Maximiliano Guerra, el concertista de piano Bruno Gelber, destacados actores y actrices como Alfredo Alcón, Norma Aleandro, Rodolfo Bebán, Graciela Borges, Cipe Lincovsky, Federico Luppi, China Zorrilla, Carlos Carella, Enrique Pinti, por citar sólo algunos.

Con el objeto de fomentar en la comunidad el sentimiento de pertenencia y respeto hacia el patrimonio arquitectónico-cultural e incrementar la conciencia colectiva de preservarlas para el futuro, se realizan permanentemente visitas guiadas, tanto para adultos como niños.

El Teatro Español de Azul fue declarado "Monumento Histórico Provincial" mediante Ley N° 10.719 del año 1988.

Las obras de

restauración

Básicamente el criterio seguido desde el comienzo de las obras fue el de priorizar la solución de los puntos conflictivos que incrementaban aún más el deterioro, tomando como premisa iniciar la reconstrucción avanzando con los trabajos "de arriba hacia abajo y del fondo hacia el frente". Por lo tanto, se comenzó con la reparación de los más de 1.000 m2 de techos, reforzando su estructura de sostén y reacondicionando los desagües pluviales. De este modo, se logró detener el avance de las filtraciones por lluvias que hacían peligrar la integridad de los cielorrasos y molduras de yeso de su decoración original.

Fue ideado un plan director, ordenado por etapas y áreas de trabajo que establecían espacios bien delimitados, teniendo en cuenta la posibilidad de habilitar su funcionamiento en el menor tiempo posible, de acuerdo al volumen de inversiones necesarias, duración y complejidad de los trabajos a ejecutar.

Primero se decidió emprender la restauración del Salón Cultural (sector 2), que, por sus dimensiones y estado de conservación, requería una inversión acotada, acorde a las disponibilidades económicas del momento. Su reinauguración se llevó a cabo en noviembre de 1980.

La siguiente etapa fue recuperar el café del teatro (sector 4), a la que se dotó de un entrepiso, aprovechando la doble altura, que posibilitó duplicar su capacidad, equipándolo con el confort actual, pero conservando el estilo de época con el reciclado de su mobiliario original. Quedó habilitado al público en octubre de 1982.

Luego vendría la adecuación de las instalaciones de infraestructura de la sala del teatro (sector 1), renovando totalmente las cañerías de agua, desagües cloacales, gas y calefacción central por radiadores. El paso siguiente fue reconstruir los camarines y sanitarios para artistas, posibilitando así la realización de espectáculos, mientras la sala permanecía con trabajos de reconstrucción. De esta manera, se generaba la posibilidad de asistir a espectáculos a beneficio para solventar los gastos que se debían afrontar.

Fueron restaurados los cielorrasos existentes con sus respectivas ornamentaciones originales y se construyeron los cielorrasos faltantes, tanto en la sala principal como en el hall de entrada y demás dependencias. En las paredes se ejecutaron la totalidad de los revoques, exigiéndose una alta calidad de terminación para permitir el correcto empapelado posterior.


Trabajos de restauración en la Sala del teatro. ARCHIVO TEATRO ESPAÑOL DE AZUL

Se procedió al relevamiento -moldura por moldura- de la decoración original a fin de determinar si su reparación era factible o si se debía optar por la sustitución con una réplica exacta. Fueron fabricados especialmente moldes de caucho siliconado para poder crear las ornamentaciones faltantes. El frente "cubre candilejas" del escenario fue realizado con material a base de resinas sintéticas y fibra de vidrio, mientras que en las paredes y cielorrasos se construyeron en yeso los frisos, modillones perimetrales y rosetones faltantes. Por su parte, la restauración de las molduras de los palcos fue ejecutada en el lugar por artesanos locales, utilizando las técnicas constructivas antiguas.

Un experimentado vitralista de la ciudad restauró los vitrales originales ubicados en las paredes de la sala y el lucernario central del cielorraso principal, y creo réplicas de los modelos existentes para reemplazar los faltantes en el foyer, utilizando técnicas tradicionales de armado con plomo y pintado horneado en ambas caras de cada vidrio componente.

En la parrilla y puente de maniobras del escenario se reforzó la estructura sostén con perfiles y vigas reticuladas de acero. Para los contrapesos de las varas de iluminación escénica fueron torneadas especialmente grandes roldanas de grilón (material plástico de alta resistencia) y se fabricaron las clavijas de madera faltantes con características similares a las originales.

Las varas de iluminación escénica fueron fabricadas acordes a las exigencias que requieren a realización de los espectáculos más importantes, equipándolas con tomacorrientes especiales italianos de alta capacidad y seguridad.

Los pisos de madera, tanto del escenario como de las plateas y palcos, fueron desmontados íntegramente, readecuándose y reforzando su estructura de soporte. En los palcos se utilizaron las tablas de pinotea originales recicladas, mientras que el resto se realizó con un nuevo entablonado de Pino Brasil, estacionado durante cinco años con las condiciones de temperatura y humedad ambiente del lugar donde se colocaron.

Una de las mayores dificultades enfrentadas durante la restauración fue la de hallar los colores originales de la pintura y los diseños de los empapelados que poseían las paredes. Esto implicó la realización de minuciosos cateos, procediendo a quitar las distintas capas que las cubrían y a realizar una búsqueda exhaustiva de rastros ocultos detrás de contramarcos y varillas de madera.


El hall del Teatro Español antes de la restauración. ARCHIVO TEATRO ESPAÑOL DE AZUL


Otra imagen del hall antes de su restauración. FOTO ARQ. CARLOS E. FORTUNATO

Las pinturas originales en el sector del tímpano de la embocadura del escenario fueron preservadas. En ellas se destacan los retratos de las dos máximas figuras de la literatura española: Miguel de Cervantes Saavedra y Lope de Vega. El frente de los palcos fue pintado en color marfil con pátinas sobre tonos oscuros, tanto en las molduras ubicadas en la sala como en el foyer. En cuanto a las paredes de los tres niveles de la sala, las mismas fueron revestidas con un empapelado texturado color bordeaux mate importado especialmente de los Estados Unidos. De esta manera, se logró revivir la decoración con la que había sido concebido en 1897.

Referido a la tapicería, se rescataron los bordados y flecos originales en hilos dorados pertenecientes a los arlequines y bambalinón de telón, los que fueron reacondicionados y aplicados sobre pana ignífuga de color bordeaux nueva. Tanto el telón de boca como el retapizado de las butacas y barandales de palcos, fue confeccionado con la misma pana.

Siguiendo con las premisas básicas de desarrollo de obra, en el año 1994 con el teatro ya en pleno funcionamiento, se comienzan los trabajos de restauración integral de la fachada (con una superficie de 381 m2), la que después de casi 100 años mostraba avanzados signos de deterioro. Se efectuó el diagnóstico de su estado, documentándoselo a través de un relevamiento fotográfico seriado y planimétrico.

A fin de garantizar el uso de la acera sin riesgos, tanto para los transeúntes como para los asistentes a los espectáculos, fue diseñada una estructura especial de andamios que posibilitara satisfacer por un período prolongado de tiempo estas necesidades planteadas.


Teatro Español: marquesina y balcón antes de la restauración. FOTO ARQ. CARLOS E. FORTUNATO

Se resolvió emprender los trabajos con materiales y técnicas similares a las utilizadas en su construcción original, para lo cual fue contratado un plantel de operarios locales rigurosamente seleccionados, encabezados por un especialista en frentes con 45 años de experiencia. Las molduras, exacta réplica de las construidas en 1897, se ejecutaron artesanalmente empleando herramientas tradicionales, tales como moldes deslizables, espátulas, cinceles, peines de acero, etc.

El balcón semiderruido, con 23 metros de desarrollo lineal, presentaba un peligro latente para los transeúntes. Se decidió demoler su frente y rehacerlo, fabricándose moldes de caucho siliconado a fin de lograr las réplicas de los balaustres. De esta manera, el conjunto recuperó su aspecto original. La estructura de sostén del piso fue recompuesta y reforzada convenientemente accediendo por su parte inferior, salvándolo así de su demolición. Por su parte, a los grandes modillones que simulan sostener el balcón a la manera de ménsulas, se les reforzó el anclaje a los perfiles de acero existentes. El piso fue reparado e impermeabilizado utilizando productos transparentes a base de siliconas.

A fin de obtener el color original, logrando una terminación de apariencia homogénea y, a su vez, impermeabilizar la fachada, se le dio un acabado final con pinturas flexibles plásticas de probada eficiencia.

Por último, para preservar el trabajo realizado del ataque químico producido por la descomposición del guano de las palomas, se instaló un sistema de protección mecánico de patente norteamericana. Básicamente está compuesto por púas y micro cables de acero inoxidable que impiden a las aves posarse sobre molduras, cornisas y salientes, no alterando el aspecto visual del conjunto. Finalmente, se instaló un sistema lumínico integral especialmente diseñado para realzar la sobria ornamentación del frente del teatro.

El reconocimiento y premiación a nivel nacional de la restauración del Teatro Español posibilitó en que se expusiera la experiencia en el IIIº Congreso Internacional de Rehabilitación del Patrimonio y Edificación, realizado en mayo de 1996 en la ciudad de Granada, España. La exposición estuvo a cargo del arq. Carlos E. Fortunato.


Teatro Español de Azul: ornamentación en capiteles de columnas. FOTO ARQ. CARLOS E. FORTUNATO

Todo esto significó un importante estímulo e impulso para emprender, durante los años posteriores, los trabajos en los sectores faltantes, como así también el importante equipamiento en iluminación y la instalación del sistema de refrigeración por aire acondicionado que se complementó con la calefacción central por radiadores existente.

Han transcurrido treinta años desde que se produjera la tan ansiada reapertura y puesta en funcionamiento del Teatro Español de Azul. A lo largo de todo este tiempo se presentaron cientos de espectáculos y realizaciones de distintas características, sumado a miles de artistas que pasaron por su renovado escenario.

Durante estos años se han vivido muchos momentos memorables, con la gran cantidad y variedad de propuestas realizadas. Se recibieron más distinciones, siendo declarado a nivel nacional "Bien de interés histórico-artístico de la Argentina". Por su parte la Cámara de Diputados de la Provincia declaró "De Interés Legislativo las actividades culturales que se realizan en el Teatro Español" y el Centro Cultural Rojas de la Universidad de Buenos Aires otorgó el "Premio Teatro del Mundo".

A partir de 2013 se creó la Fundación del Teatro Español, que desde entonces administra su funcionamiento, mantenimiento y las nuevas inversiones a realizar, contando siempre con el apoyo de la Asociación Española, sumado al equipo de colaboradores voluntarios y de los benefactores que, con su valioso aporte, ayudan en la difícil tarea de sostener y conservar en buen estado al centenario edificio.

También hubo oportunidades en las que se enfrentaron dificultades de todo tipo, pero con esfuerzo y el apoyo de colaboradores, benefactores, instituciones y personas de la comunidad en general, siempre se superaron.

La experiencia vivida debe servir para el fortalecimiento, apuntalando la continuidad del camino trazado, lo que posibilitará seguir consolidándose en el presente, y proyectar un futuro de permanente crecimiento y superación.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN "UN ABRAZO PARA LOS AMIGOS

Matt Roijen: "La situación en Azul está difícil"

02/12/2022

De esta manera observó el panorama socioeconómico local. El organismo está comprometido con esta ciudad, incluso Roijen pudo reunirse con el Intendente el martes. El mandatario le prometió ayuda para culminar con el jardín 916. leer mas

País

01/12/2022

País

País

Tras el acuerdo con el Gobierno la nafta y el gasoil subieron un 4%

País

01/12/2022

País

País

Diputados debatió la creación de cinco universidades nacionales

Los proyectos incluyen casas de altos estudios en las ciudades de Buenos Aires, Cañuelas, Ezeiza, Río Tercero y Paraná.

Sociedad

01/12/2022

Sociedad

Sociedad. Misa por los enfermos

AGENDA CULTURAL

01/12/2022

AGENDA CULTURAL

AGENDA CULTURAL

Qué hacer en los próximos días

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL

01/12/2022

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL. Primera División: Alumni Azuleño y Sportivo Piazza juegan el domingo

deportes

PENSAR EL TURISMO DE FORMA COLECTIVA

01/12/2022

PENSAR EL TURISMO DE FORMA COLECTIVA

PENSAR EL TURISMO DE FORMA COLECTIVA

"Hay que definir entre todos una mirada de desarrollo turístico para el corredor serrano"

Así lo expresaron ayer en conferencia de prensa los integrantes de la Mesa de Coordinación Turística de las Áreas Serranas del Partido de Azul cuando anunciaron la concreción de un Encuentro-Taller que tendrá lugar la semana que viene en la escuela de Pablo Acosta.

HORACIO SALAVERRI

30/11/2022

HORACIO SALAVERRI

"La sequía en la provincia empeoró y hay más de 6 millones de hectáreas afectadas"