ESPÍRITU NÓMADE

ESPÍRITU NÓMADE

Explorar el mundo abriendo caminos: descubrimiento, aprendizaje y experiencias

El azuleño Matías Lescano es antropólogo social y se decidió a recorrer el mundo (Sudamérica) por su espíritu aventurero. Desarrolló su profesión de manera autónoma, a través visitando diferentes regiones, lo cual le resultó una experiencia enriquecedora para sumergirse en diferentes culturas, tradiciones y paisajes. Transitó por Bolivia, Perú, Ecuador y desde abril reside en Córdoba, donde tiene varios proyectos.

Por: Laura Méndez
25 de marzo de 2024

Matías Lescano, de 34 años y oriundo de Azul, es Antropólogo Social. Con un espíritu aventurero, partió de su ciudad natal para explorar diferentes horizontes. A los 19 años, inició su travesía como mochilero. Entre 2018 y 2019 vivió experiencias enriquecedoras en Ecuador y Perú. A su regreso a Azul, decidió trasladarse a Córdoba, donde afirma estar ejerciendo su profesión de manera independiente. A pesar de no haber encontrado oportunidades laborales como antropólogo en Azul, guarda un profundo agradecimiento hacia su ciudad natal, ya que considera que fue el lugar donde nació su vocación por la defensa de la cultura.

También es importante destacar que Matías es un fiel amante de la lectura y ha logrado contar su relato, según él como "capítulos" en diálogo con EL TIEMPO.

"El tema de explorar el mundo nació de muy joven"

En principio contó que "estudié Antropología Social en la Facultad de Sociales de Olavarría de la UNICEN. Y el tema de explorar el mundo nació de muy joven porque empecé a viajar de mochilero cuando tenía 19 años. Recorrer Argentina, en principio, fue mi objetivo hasta que llegué a países limítrofes como Bolivia (hace más de 10 años)".

"Siempre me sedujeron las diferentes culturas y Argentina lo ofrecía, de sur a norte, además conocer otros países".

De la misma manera Lescano informó que "finalmente terminé la carrera, la cual se dilató en el tiempo pero estuve en Azul muy involucrado en los movimientos culturales que de hecho me sirvió para hacer la tesis final y así, terminar la carrera".

Sobre cuál es la temática que mayormente le da un significado profundo, expresó sin dudarlo que "los pueblos originarios. Es lo que más me llama la atención e incluso me convoca".

"Conocí a algunos miembros de la familia Laurini porque tuvimos la oportunidad de custodiar con unos amigos una colección etnográfica de dicha familia, poniéndola en valor y conociendo las distintas piezas", señalando que éste hallazgo fue un antes y un después tanto conocimiento como en lo personal.

Del mismo modo continuó "fue una práctica muy importante porque al mismo tiempo llegó a Azul, Tania Laurini en el 2016 desde Ecuador. Nos conocimos y aprendí más sobre la historia alrededor de todo esto. Paralelamente ella vivía en la amazonía ecuatoriana y en el 2018 emprendí un viaje para aquella zona, principalmente por Perú y Ecuador. Ya en febrero de 2019 llegué a la amazonia ecuatoriana y estuve un tiempo en la comunidad de aprendizaje de donde ella forma parte junto a su familia".

Agregó que "ella hizo de nexo con una comunidad de la etnia Shuar y esa fue una de la experiencias antropológicas más importantes de mi vida, porque conviví con los nativos de la selva amazónica".

Amplió "conocer la cultura o este intercambio fue una suerte de voluntariado ya que ofrecí apoyo a una escuela rural porque había dos profesores para 60 pibes y no daban abasto, entonces siempre buscaban voluntarios. Es decir le pedían a la familia Laurini que les envien voluntarios. También dicté algunos talleres literarios con recortes de imágenes para que los chicos puedan contar una historia sobre su cultura, la cual fue mi primera propuesta, pero después me amoldé a las necesidades de cada profesor. Una vivencia muy linda, a modo de intercambio cultural, fue la de brindar un taller de tango con jóvenes, sobre todo niñas y adolescentes, lo cual generó un ida y vuelta muy enriquecedor, mostrando algo significativo de la identidad argentina".

Sostuvo además que "conocí la cultura desde adentro, además, del lado peruano, navegué en algunos ríos amazónicos, conocí otras comunidades junto con un conocido peruano que conocía y había navegado mucho por esa zona y de hecho tenía trato con las distintas familias que estaban afincadas en la orilla del río. Así que fue un enriquecedor recorrido".

Lescano compartió algunas de estas experiencias relatando que "vimos como es la vida de la gente que vive del río con la pesca o sembrando maíz y comercializándolo en los pueblos. Es decir de alguna manera es lo que me interesa también particularmente: ver en vivo y en directo todo".

Asimismo destacó que "y es uno de los preceptos básicos de Antropología: quizás con la modernidad cambió el enfoque, se centró en la zona urbana que también es considerable, pero fue como vivir el sueño romántico del antropólogo".

Y llegó la pandemia...

Posteriormente el joven explorador siguió recordando cuando llegó la pandemia que puso en jaque al mundo entero.

"Coincidió que estaba en Azul en una chacra de mi familia, entonces no la padecí tanto ya que en esa zona no tenía luz ni teléfono. No la sufrí tan de lleno porque sólo venía a la ciudad los fines de semana, es decir me enteraba de cómo venía la mano, pero después de la semana estaba a la luz de la vela, me llevaba mis libros para leer y reflexionaba mucho", manifestó.

E inmediatamente especificó que "me llama esta cuestión de vivir en contacto con la naturaleza y la vida rural. Después de dos años de vida rural sufrí un accidente con un caballo, estuve internado en 2022 en el Hospital Municipal, posteriormente en Cañuelas y hasta marzo del año pasado estuve en el servicio de rehabilitación del hospital local".

Subrayó acerca de esto último que "fue una muy linda experiencia más allá del dolor físico, porque estuve en terapia intensiva y el personal -como las enfermeras y el resto de la gente- se comportó muy bien conmigo. Y lo mismo ocurrió con el Servicio de Rehabilitación. Podría decir que hay un grupo humano que desconocía, pensé que el área de salud estaba arruinado, pero la hizo emerger la gente desde abajo: los enfermeros, los kinesiólogos, entre otros".

El viaje a Córdoba

Consultado sobre si después del accidente intentó conseguir trabajo en Azul como antropólogo, Lescano contó que "tuve muy buena onda con la gente del Museo Squirru, más específicamente con los directivos pero ellos no toman decisiones porque tienen personal municipal. De todas formas me permitieron dictar una charla sobre este viaje a Ecuador y me había entusiasmado con la posibilidad... de hecho llevé mi CV a la secretaria de cultura de ese momento pero no se dio".

Posterior a la rehabilitación indicó que "volví a la casa con mis viejos y fue un empezar de cero. Y fue cuando me convocaron unos amigos para ir para Córdoba. Ellos trabajaban con producciones regionales como la cosecha de la algarroba, chocolate artesanal con métodos al estilo patagónico y distintas artesanías en madera. Y necesitaban que alguien les haga el relevo cuando salían a vender. A mí me conocían, me tenían confianza y otra vez emprendí otro viaje. El 1º de abril del 2023 llegué a Córdoba, estuve cuatro meses, aprendiendo sobre bioconstrucción, incluso llegué en la parte del revoque fino y hacer pica de piedra".

En ese sentido puntualizó que "la construcción natural es a base de arcilla, paja, arena y alguna sustancia como puede ser aceite de lino o engrudo que son impermeabilizantes, y depende también la zona el material que lleva porque a veces se consigue una arcilla bien consistente, pero en otros lugares es más arenosa".

En esta zona estuvo cuatro meses. "Era un lugar en el medio de la nada, es decir en el cerro Pan de Azúcar que es como un camino rural que va por las sierras que une la localidad de Villa Allende con Cosquín. No tenía señal de teléfono, si quería tenerla debía caminar un par de kilómetros o ir a la ciudad", comentó.

Sobre la familia que lo contrató, continuó relatando que "ellos vivían a mitad de camino e iban por la tercera o cuarta construcción. También hice una huerta y me alimentaba de verduras, hamburguesas de distintas variedades caseras de la zona. Existe mucha producción que se comercializa en Córdoba capital u otras localidades. Es muy sacrificado el 'laburo' de esta gente. Salían temprano en el Renault 12 a buscar clientes o a llevar pedidos o lo que sea y volvían a la tarde. A veces se quedaban y otras tenían que volver a salir".

Prosiguió "la segunda etapa fue en Cerro Colorado". Es decir "en el norte de Córdoba a unos kilómetros de límite con Santiago del Estero, contacté con los chicos de un Ecomuseo, un proyecto que revaloriza la antigua vivienda de los Comechingones. Es una vivienda semi subterránea con un techo de paja y montaron un sector con diferentes objetos tradicionales o de antiguos oficios y estuve dos meses colaborando en el predio. Ellos trabajan con muchas escuelas, y el trabajo con los chicos es muy interactivo".

Aclaró que "van muchos chicos de las escuelas al Ecomuseo. Hay, por ejemplo, piedras de arcilla colorada, con el fin de recrear el trabajo tradicional de los picapedreros porque hay una cuestión de revalorizar mucho los oficios tradicionales. Por otro lado también con las hojas de la palma caranday, hay espacios donde los jóvenes pueden hacer cestería de la manera que lo hacían antiguamente".

"Esa fue una muy linda experiencia, aprendí mucho. En Cerro Colorado lo más sobresaliente son las pinturas rupestres o pictografías, es decir se han encontrado aleros con representaciones de diferentes situaciones, de interacción de distintos grupos humanos, brujos o chamanes. En otro aparece el español sobre un caballo; hablamos de representaciones de distintos tiempos históricos, momentos o situaciones. Esa es una de las cosas más ricas que tiene el lugar y también está el Museo de Atahualpa Yupanqui, porque él estuvo viviendo ahí. Iba mucho a visitar y tenía su casa y actualmente lo gestiona su hijo, el `Koya' Chavero", explicó.

"El último capítulo"

El Lic. en antropología amplió que "el último capítulo de ésta vuelta fue en Capilla del Monte, fui de pasada y me terminé quedando hasta hoy. Tenía amigos y fui al barrio ecológico Águila Blanca donde se abrieron las puertas para ser casero de algunas casas y de la sede vecinal".

Enfatizó que "sucede que acá suena un poco disparatado, pero en este lugar se da mucho que la gente confíe en alguien para que cuide su lugar cuando se va".

Sobre esta aventura informó que "Y conocí a los vecinos, las diferentes realidades de un barrio ecológico que nació de un loteo hace más de 10 años, con mucha gente principalmente de Buenos Aires, de Rosario, que buscaba otro estilo de vida y la consigna en la construcción natural y energía solar".

"Ahí también hice contacto con una organización social llamada La Dignidad donde tenemos el proyecto de agricultura de la huerta del barrio. También hay un paraje llamado Escobas y hay otro proyecto a mayor escala de producción de alimentos. A su vez, un espacio en el pueblo donde funciona una cooperativa de alimentos también de distintas producciones locales y lo que se llama escuela comunitaria de oficios y saberes (ECOS), en donde me convocaron últimamente".

Es decir "a partir de abril voy a iniciar un proyecto de apoyo escolar en Ciencias Sociales para todos los niveles y está abierta la posibilidad también para hacer cine y cualquier idea interesante que se pueda llevar a cabo".

Para terminar fue consultado sobre si se volvería a Azul definitivamente.

"Ocurre que en realidad por mucho tiempo aposté por Azul porque una ciudad que me gusta, hay todo por hacer o había todo por hacer hace 8 ó 10 años cuando empecé con toda la cuestión de los movimientos culturales, centros culturales y colectivos artísticos. Pero me fui porque quise apostar seriamente con mi situación laboral y no obtuve respuestas, no vi apertura. Ahora de visita la estoy pasando genial".

Sobre cómo encontró a su ciudad natal, reflexionó que "Azul es una usina de gente de distintas ramas del arte sumamente interesante, ya sean músicos, poetas, gestores culturales o lo que sea pero no tiene capacidad o no ha tenido capacidad de abrazarlo, de contenerlo, entonces tenés a un artista trabajando en otro rubro, lo cual se resolvería implementando políticas culturales. En una ciudad declarada Ciudad Cervantina o ciudad cultural de la llanura pampeana, lo más lógico sería que todos tengan apoyo para trabajar acá".

Del mismo modo opinó que "esto mismo ocurre en muchos pueblos bonaerenses, en ciudades chicas, es la sensación que me queda de Azul con respecto a eso. Y nombré el arte porque es un tema que toqué no como artista, sino como gestor cultural".

"Estoy muy agradecido a la ciudad porque me formé como gestor, como activista o militante de la cultura. Todo eso nació acá con el ingrediente de la educación universitaria y de mis viajes, primero de mochilero; creo que fue un combo muy lindo que con los años maduró. Por otra parte la antropología la estoy desarrollando de manera independiente y autónoma".

Evidentemente Lescano se enamoró de la vida en este último lugar donde estuvo y en lo que respecta a corto y mediano plazo, seguirá por ese camino: explorando, experimentando lejos de sus afectos pero cerca de su profesión, la antropología social.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Locales

Preocupa la demora en la entrega de medidores de gas

15/04/2024

Legisladores locales expresaron preocupación por la "discontinuidad en el stock de medidores de gas natural, que demora las conexiones domiciliarias al servicio, en el Partido de Azul, por parte de la empresa concesionaria Camuzzi Gas Pampeana". leer mas

deportes

15/04/2024

deportes

deportes

Se puso en marcha el Censo Digital 2024 del Consejo Federal

SE IMPULSAN DIVERSOS PROYECTOS DESDE LA INSTITUCIÓN

15/04/2024

SE IMPULSAN DIVERSOS PROYECTOS DESDE LA INSTITUCIÓN

SE IMPULSAN DIVERSOS PROYECTOS DESDE LA INSTITUCIÓN

"Estamos muy activos con respecto a la comunidad", se afirmó desde el Centro de Formación Laboral 401

Se iniciaron 35 cursos correspondientes al primer cuatrimestre, con una matrícula de 730 alumnos y una extensa lista de espera, ya que la demanda superó la capacidad de cupos. Luego de dos años, el CFL 401 volverá a tener gas. "La obra viene avanzada", indicaron los directivos, en tanto destacaron el apoyo de la entidad conveniante -Municipalidad de Azul- y del Consejo Escolar. Además, dos de los instructores hablaron de su experiencia docente en el establecimiento.

Provinciales

15/04/2024

Provinciales

Provinciales. Banco Provincia informó que están regularizando los saldos de las cuentas afectadas

EFEMÉRIDES

Sociedad

14/04/2024

Sociedad

Sociedad

Espacio creativo a cargo de Mauro Fiorenza

País

14/04/2024

País

País. De productor a consumidor, precios de agroalimentos se multiplicaron por 3,4 en marzo

HIPISMO

14/04/2024

HIPISMO

HIPISMO

Azuleños participaron en torneos en Mar del Plata y en Olavarría

Los representantes del Campo Hípico "La Camila" tomaron parte de las competencias que se realizaron en esas dos ciudades bonaerenses. Los jinetes y amazonas de esta ciudad tuvieron una destacada actuación en ambas pruebas.