ES EL FUNDADOR DE UNA RED DE CONTENCIÓN

ES EL FUNDADOR DE UNA RED DE CONTENCIÓN

Un veterinario azuleño comprometido con la solidaridad

Se llama Fernando Grippaldi, quien hace 30 años está instalado en San Luis. Decidió ayudar a su colega recién recibida Sheila Galetti, quien camino a su primera entrevista de trabajo tuvo un grave accidente automovilístico. El profesional comenzó a brindar disertaciones para solventar los gastos de las múltiples cirugías que ella tuvo que afrontar. Luego se sumaron más veterinarios y hoy son 14. Una historia de esperanza, sueños, esfuerzo y mucho amor.

Por: Laura Méndez
8 de julio de 2024

En tiempos donde la solidaridad y la generosidad pueden hacer una diferencia crucial, la historia de Fernando Grippaldi y Sheila Galetti destaca como un faro de esperanza y humanidad.

Fernando Gripaldi, fundador de una red de contención, ha demostrado cómo el apoyo comunitario puede transformar vidas.

Sheila, una médica veterinaria llena de sueños y esperanzas, estaba camino a su primera entrevista de trabajo cuando sufrió un grave accidente automovilístico. La tragedia cambió su vida de inmediato, dejándola con lesiones que requerirían múltiples cirugías y un largo proceso de recuperación. En su momento de desesperación, Sheila decidió contactar a Fernando Gripaldi por Instagram. Fernando no dudó en ayudar a Sheila, pero lo hizo de una manera única y efectiva: decidió empezar a dictar charlas de veterinaria, y después se fueron sumando colegas que se interesaron en la situación de Sheila.

Esta iniciativa fue un éxito rotundo. Colega tras colega, la noticia se fue difundiendo y más profesionales del ámbito veterinario se sumaron a la causa.

Hoy en día, la red de apoyo creada por el azuleño cuenta con 14 personas dedicadas a ayudar a Sheila en su proceso de recuperación. La comunidad veterinaria no solo se movilizó para proporcionar apoyo moral y emocional, sino que también contribuyó económicamente y con sus conocimientos profesionales. Gracias a esta red de contención, Sheila ha podido someterse a 18 cirugías, cada una de ellas acercándola un paso más a la recuperación.

La historia de Sheila y Fernando es un poderoso recordatorio de que la solidaridad, la generosidad y los valores humanos pueden marcar una diferencia significativa. Fernando Gripaldi demostró que cada uno, desde su lugar, tiene el poder de ayudar a los demás. Su iniciativa no solo salvó a Sheila, sino que también creó una comunidad unida por la compasión y el deseo de ayudar.

En un mundo donde a menudo prevalecen las noticias negativas, historias como la de Fernando y Sheila renuevan la fe en la humanidad. Esta cadena de ayuda es una prueba de que, cuando las personas se unen con un propósito común, pueden superar cualquier obstáculo y ofrecer esperanza a quienes más lo necesitan.

Gracias al apoyo constante de la red de contención, Sheila está en camino a una recuperación completa. Su historia es un testimonio viviente de que, con la ayuda adecuada, se pueden superar incluso los desafíos más difíciles.

En este marco EL TIEMPO dialogó con el azuleño solidario quien contó la experiencia de ayudar a Sheila y emocionado a lo largo de la charla destacó que esta red de solidarización no puede cesar, tiene que seguir.

"Tengo a mi familia en Azul"

Al principio Fernando, manifestó que "con el slogan 'Ayudando se aprende. Aprendiendo se ayuda", nació la idea de ayudar a Sheila Galetti. Su garra, su fortaleza, su resiliencia fueron las que en ese momento me motivaron a decir "¡Hay que ayudarla!". Como venía pidiendo ayuda en las redes, se me ocurrió en el 2022, ofrecerle una de mis charlas de capacitación en forma gratuita y lo que se recaudara de las inscripciones fue mi manera de ayudarla. Se sumaron varios colegas más y así formamos un grupo, hoy somos 14 colegas, que cada uno con su temática, aportó una charla con la misma metodología y finalidad: AYUDAR".

Posteriormente contó que "en el año 2023, hicimos una charla por mes, desde marzo a diciembre y así fuimos ayudando a Sheila y a su familia a costear las cirugías y post operatorios, que no fueron fáciles".

"Todas fueron virtuales, para poder abarcar mayor cantidad de inscriptos. Todo a puro pulmón de cada uno de nosotros en cuanto a difusión, armado, logística, etc. Lo recaudado en cada charla, es para que la familia de Sheila tenga los medios económicos y para lo que aún le falta para su recuperación. Y Sheila dijo: 'Esto no termina acá. Lo que hicieron por mí quiero lo sigamos haciendo por otros'.

La idea es hacer lo mismo para quien lo precise. Muchas veces las personas se suman más fácil, cuando a cambio de una transferencia, reciben algo, en este caso capacitación".

Fernando se refirió a esta ciudad.

"Tengo a mi familia en Azul. Nos fuimos en el año 1981 cuando papá trabajaba en el Banco Nación, yo estuve en el servicio militar y estudiando. Los viejos siguieron con los traslados hasta que en el año 2000- 2001 papá, mamá y Andrés, volvieron a nuestra casa en Azul después de 20 años 'de gira'. Posteriormente estudié Ciencias Veterinarias en Tandil, en el año 1993 me recibí y trabajé en la zona y en el año 1994 me vine a trabajar y a vivir a San Luis".

Consultado sobre si viene seguido a Azul, informó que "trato, por lo menos una vez o dos veces por año de ir para casa y a ver a mi mamá y a mi hermano Andrés que está con ella".

Sobre su trabajo sostuvo que "en realidad siempre trabajé como asesor nunca tuve veterinaria física, sino que trabajé en cría, y en el año 2009 2010 arranqué muy firme con la parte de feedlot, nutrición y sanidad en feedlot, sin dejar lo otro no obviamente".


Hace unos días en la ciudad de 9 de Julio donde, finalmente Fernando y Sheila se conocieron porque siempre la comunicación había sido telefónica/ virtual.

"Sheila es una ahijada de la vida"

Fernando continuó hablando sobe la 'movida solidaria'.

Insistió que "resulta que en el año 2022 tenía una seguidora en Instagram, Sheila quien tuvo un accidente muy grande yendo a su primera entrevista de trabajo. Ella estaba estudiando en la Universidad Nacional del Litorial, sede Esperanza porque es de Santa Fe. Viendo la foto del accidente y teniendo en cuenta que pedía dinero para que le ayudaran a su familia para solventar las cirugías, de hecho pasó por 18, -la última la tuvo hace tres días- en vez de depositarle en un CBU, le ofrecí 30 años de mi vida de experiencia, una hora en mi vida -porque me dedico a dar charlas- y lo que recaudábamos cobrando una entrada lógicamente de manera virtual, iba a ser para ella".

Ejemplificó que "cobraba 10.000 pesos al productor y al veterinario, 6.000 al estudiante y lo que recaudamos en esta charla era para ayudarla a ella con la operaciones y con todo lo que necesitaba para poder seguir sanando.

Resulta que cuando publicamos la difusión de la charla, se sumó otro veterinario, un tucumano que es un genio en cirugía de animales grandes. Entonces me dice 'Fer: ¿te puedo acompañar en ésta?'. Le dije 'obvio cuanto más seamos, mejor'. Sheila es una ahijada de la vida, la conocí el viernes (hace una semana) después de dos años, en 9 de Julio".

Fernando reflexionó "es una historia muy fuerte, además de la parte solidaria tiene la parte humana porque atrás mío, llegó mi colega Pablo, después se sumó otro veterinario sanjuanino residente en Río Cuarto que también es un 'capo' en anatomía de caballos e hicimos cuatro charlas y dijimos 'esto lo tenemos que seguir'. Se empezaron a sumar solos al equipo de las charlas, de ahí salió el slogan que le puse que es "Ayudando se aprende, aprendiendo se ayuda".

"En el 2023, quedamos 14 profesionales, armamos si una charla mensual desde marzo hasta diciembre, las hacíamos a fin de mes siempre a la tardecita y virtuales. Lo que se ha recaudó fue todo para Sheila. Durante el transcurso de este tiempo tomé conocimiento que un colega de Río Cuarto, un chico jovencito Guillermo que tuvo un problema para conseguir los medicamentos para la quimio. Así que organizamos otra charla con el fin de reunir fondos para Guille. Y a medida que íbamos charlando pensamos en no terminar sino -todo lo contrario, en seguir", señaló.

"Posteriormente me enteré del temporal que pasó por 9 de Julio el 19 de marzo por el ex Barrio Mataderos. Me comuniqué con un amigo que tengo allí, Germán Luberriaga, dueño de la veterinaria 'Fortín Oeste' y le ofrecí hacer algo al respecto", continuó contando.

De la misma manera especificó que "entonces, este sábado pasado con mucho apoyo con la Municipalidad y de la Sociedad Rural lo logramos y fue cuando nos conocimos con Sheila. Fuimos varios disertantes porque somos de todos lados. Fue la primera charla presencial la del 9 de Julio".

Pero volviendo a Sheila, destacó que "ella me demostró las ganas de vivir y ahora está caminando de a poquito".

Reiteró que "hace 15 días tuvo su décimo octava operación, la que le sacaron todos dispositivos para fijar fractura y replanteándose su vida como veterinaria. Es mi sobrina postiza de la vida".

"Es la escuela de la casa, todo pasa por ahí"

Para terminar, expresó por qué cree que tiene esta vocación solidaria, "creo que viene de mi casa. Yo me crié toda la vida con Andrés, mi hermano mayor, que tiene una discapacidad mental desde el nacimiento y creo me definió. Lo bueno es que me crié o la vida me enseñó que no me falta nada. Y si lo tenés, tenés que darlo. Yo siempre digo que la experiencia no me la voy a llevar a un cajón, la voy a transmitir y cuando me consultan estudiantes, y me dicen 'por qué respondes' y yo: 'y por qué no les voy a responder, quién soy".

"Estudié, aprendí, soy un laburante, leo, escucho y no me lo voy a guardar. Más allá de que sea una fuente de 'laburo', a dar charlas solidarias".

Sobre si pensó que iba a tener tanta repercusión teniendo en cuenta que lo entrevistaron en Radio Rivadavia: "no, pero hay gente solidaria. No somos los únicos. Fuimos criados tanto mi hermano Andrés, Juan, Silvina que falleció en enero y mi hermano más chico, Juan de la misma manera. Siempre se dice que la fruta no cae lejos del árbol. Mi viejo (falleció en 2009) era así, mi vieja es así. Es lo que mamamos desde chicos". Mi mamá es Antonieta Bonaria, era la peluquera en Azul junto con Ana Sarramone".

"Es la escuela de la casa, todo pasa por ahí".


Sheila, recién recibida de Médica en Ciencias Veterinarias, iba camino a su primer entrevista de trabajo y tuvo un accidente automovilístico por la que tuvo que ser sometida a 18 cirugías. Hoy va camino a su total recuperación.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

EFEMÉRIDES

18/07/2024

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 18 de julio

HOY MIÉRCOLES FUERON INDAGADOS EN TRIBUNALES

17/07/2024

HOY MIÉRCOLES FUERON INDAGADOS EN TRIBUNALES

HOY MIÉRCOLES FUERON INDAGADOS EN TRIBUNALES

Dos detenidos: los investigan por robos en un predio situado en el cruce de las rutas 3 y 60

Uno de los acusados tiene 70 años y posee, en el lugar escenario de estos ilícitos en perjuicio del propietario de ese inmueble, una gomería. El otro imputado, de 31 años, es señalado como quien se encargaba de reducir las herramientas y demás elementos sustraídos, algunos de los cuales después la Policía pudo recuperar.

DESDE HOY

17/07/2024

DESDE HOY

DESDE HOY . Agenda cultural en vacaciones de invierno

SE REALIZARÁ DESDE EL 11 AL 18 DE NOVIEMBRE

17/07/2024

SE REALIZARÁ DESDE EL 11 AL 18 DE NOVIEMBRE

SE REALIZARÁ DESDE EL 11 AL 18 DE NOVIEMBRE

Festival Cervantino: "Sueños y Coraje" inspiran la octava edición

CLICK!

17/07/2024

CLICK!

CLICK! . El Obispo en La Bancaria

EL PROYECTO DE PLAZAS INCLUSIVAS EN AZUL

INVERSIÓN EN SALUD

17/07/2024

INVERSIÓN EN SALUD

INVERSIÓN EN SALUD

El Servicio de Odontología del Pintos sumó nuevo equipamiento

Se trata de un sillón odontológico que demandó una inversión de más de 4 millones de pesos provenientes de los fondos recaudados por la Tasa por Servicios Esenciales.