EL ROBO EN LA HELADERÍA

EL ROBO EN LA HELADERÍA

"Nos pedía la plata y decía que iba a matarnos si no se la dábamos"

Una de las empleadas víctimas de este ilícito habló con EL TIEMPO. Con su compañera, embarazada de siete meses, sufrieron un asalto poco antes de la hora una de hoy miércoles en el local donde trabajan, situado sobre Avenida Perón. Los investigadores creen que no sería ajeno a ese hecho el hombre arrestado instantes más tarde, tras ingresar portando un arma blanca a un kiosco que está en el centro, el lugar donde mantuvo cautivo durante unos minutos al joven que atendía ese comercio.

3 de abril de 2024

"Por un momento pensé que nos iba a hacer daño por la poca plata que le di", le dijo a EL TIEMPO una de las empleadas de la heladería donde se produjo un robo, hecho ocurrido poco antes de la hora una de hoy miércoles en la sucursal de "Grido" que está sobre la Avenida Perón, en la cuadra comprendida por las calles Colón y Burgos de esta ciudad.

Además de la joven que dialogó con este diario, víctima de lo ocurrido resultó su compañera, que está embarazada de siete meses.

Ambas de veinte años de edad, el hecho de inseguridad que sufrieron quedó registrado en una cámara instalada en el local donde las dos trabajan.

Esos registros fílmicos son evaluados ahora por los investigadores, ante la posibilidad que el autor del robo haya sido el mismo hombre que horas después resultaría arrestado tras ingresar portando un arma blanca al kiosco ubicado en una de las esquinas de Yrigoyen y Moreno.

En ese local mantuvo cautivo durante unos minutos al empleado que estaba atendiendo el negocio, en la previa a que personal policial se hiciera presente para arrestarlo.

Identificado como Jonathan Daniel Dupuy y de 33 años de edad, por lo sucedido en ese comercio situado en la zona céntrica actualmente permanece privado de la libertad y podría quedar detenido, luego de que en horas del mediodía de hoy miércoles había sido llevado a tribunales para ser indagado y optara por negarse a declarar, acusado del delito de "privación ilegal de la libertad agravada".

Un testimonio

"Una menos cuarto, más o menos, con mi compañera decidimos entrar las mesas y las sillas que estaban en la vereda. Y estando dentro del local nos pusimos detrás del mostrador. En ese momento vi de reojo que se acercó hacia nosotras un individuo masculino. Como yo estaba leyendo, distraída, no escuché que en reiteradas veces nos pedía la plata y decía que iba a matarnos si no se la dábamos".

En un contacto mantenido con EL TIEMPO, una de las empleadas de la heladería se refirió a ese robo que la tuvo como víctima junto con su compañera, actualmente cursando el séptimo mes de un embarazo.

"Mi amiga me dio un codazo y ahí me di cuenta de lo que estaba pasando. Yo me asusté, obviamente. Pero nunca le dije que no al delincuente. Lo único que le pedía era que no nos hiciera nada porque mi compañera está embarazada", recordó la joven sobre esa experiencia de victimización que le tocó atravesar junto con su amiga.

"A él no le importaba nada", refirió sobre la actitud evidenciada durante el ilícito por el autor del hecho, que tenía su rostro parcialmente cubierto para evitar ser reconocido.

"Me decía que le diera la plata y yo le entregué 7.200 pesos que había en la caja registradora. Y cuando vio que era poco, pasó por detrás del mostrador. Yo le quise dar treinta pesos más que tenía y me mostró un mango negro, que no sé si era de un cuchillo o de un arma de fuego. Por un momento pensé que nos iba a hacer daño por la poca plata que le di", agregó la joven asaltada.

"Nos insultaba y nos pedía que le dijéremos dónde estaba la plata. Pero yo le respondí que no había más, porque el dueño siempre va retirando dinero y se lo lleva", sostuvo también sobre lo que fue este ilícito que sufrió con su compañera.

"Hija de puta, te voy a matar, decime dónde está toda la plata", recordó que le decía el delincuente; mientras también señalaba e insultaba a la otra empleada, la joven que está embarazada.

"A ella le dijo que él sabía dónde vivía y a mí, que me conocía. Pero después se fue. Teníamos nuestros celulares y no se los llevó. Y había algo más de dinero en cambio, no más de tres mil pesos. No sé si del miedo que tenía fue que no llegó a revisar todo y no se llevó también esa plata", indicó finalmente una de las víctimas de este robo ocurrido poco antes de la hora una de hoy miércoles en una de las sucursales de la heladería "Grido".

Por lo sucedido se tramita una causa penal que quedó radicada en la UFI 2, que en los tribunales de Azul está a cargo del fiscal David Carballo.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociedad

27/05/2024

Sociedad

Sociedad

La Iglesia le pidió a Javier Milei que reparta "rápidamente" las 5 mil toneladas de alimentos retenidos

Locales

27/05/2024

Locales

Locales

Se realizará una nueva jornada de salud integral

El Municipio de Azul invita a la comunidad a participar de la nueva jornada de salud integral que se realizará el martes 28, de 9 a 13, en el Centro de Jubilados del Barrio Del Carmen, ubicado en General Paz N° 679.

ES AZULEÑO Y TIENE 29 AÑOS

26/05/2024

ES AZULEÑO Y TIENE 29 AÑOS

ES AZULEÑO Y TIENE 29 AÑOS . A un joven lo acusan de haber abusado de su hijo biológico y lo detuvieron anteayer

REGISTRA ANTECEDENTES PENALES COMPUTABLES

MARINA BOHN

26/05/2024

MARINA BOHN

MARINA BOHN

"Para hacer Pole Dance se necesita disciplina, constancia y romper con algunos prejuicios"

ALGUNAS PROBLEMÁTICAS FORMULADAS EN LA SEXTA SESIÓN

26/05/2024

ALGUNAS PROBLEMÁTICAS FORMULADAS EN LA SEXTA SESIÓN

ALGUNAS PROBLEMÁTICAS FORMULADAS EN LA SEXTA SESIÓN .  Las respuestas del Ejecutivo municipal a interrogantes planteados por concejales

REMATE DE HACIENDAS

UN PEDAZO DE HISTORIA

26/05/2024

UN PEDAZO DE HISTORIA

UN PEDAZO DE HISTORIA

Está a la venta la casa donde vivió Mateo Banks

En la casona ubicada sobre Necochea al 773 residía el productor agropecuario que el 18 de abril de 1922 se convirtió en el primer asesino múltiple de la Argentina, luego de matar a ochos personas en una zona rural del Partido de Azul. Entre las víctimas figuraron varios miembros de su propia familia.