FERNANDO CUEVAS, MECÁNICO E INSTRUCTOR LABORAL

FERNANDO CUEVAS, MECÁNICO E INSTRUCTOR LABORAL

"Hoy está latente la necesidad de oficios"

En el Centro de Formación Laboral 401 de esta ciudad tiene a cargo el dictado del curso de montador e instalador de equipos de GNC. En diálogo con este diario, refirió aspectos históricos de la utilización del gas en los vehículos, la evolución hacia la mecatrónica, y destacó la importancia formativa para el ámbito laboral.

25 de febrero de 2024

Fernando Cuevas es el instructor del curso de montador e instalador de equipos de GNC del Centro de Formación Laboral 401 de Azul. Tiene, además, una experiencia de más de treinta años en el rubro mecánico. En principio, en referencia al origen del curso de capacitación, explicó que "tuvo que ver más con la necesidad que tenemos los mecánicos de mi rubro, aunque en todos los oficios se nota la escasez de gente preparada".

La idea, entonces, "conversando con colegas, surgió la inquietud de la formación en Azul. Las instituciones estaban, así que era cuestión de hablarlo con ellos. Más o menos en ese momento se puso en contacto Román Ros -actual regente del CFL 401- para poder desarrollar este curso".

Cuevas destacó que "la labor de ellos es increíble, más allá de la parte que a mí me concierne, que tiene que ver con lo técnico automotriz, el amor que le ponen ellos a lo que hacen y la responsabilidad con que lo hacen es increíble. Es un grupo que tiene un compromiso total con la institución", acotó, en relación al Centro de Formación Laboral 401.

"Al verlos tan entusiasmados a ellos, y con la inquietud que teníamos nosotros en cuanto a la formación, sumado a la necesidad que existe en materia de oficios, salió este curso", que tuvo su primera experiencia durante el ciclo lectivo 2023.

Por otra parte, indicó que "soy técnico electromecánico egresado de la Escuela Técnica y puedo ejercer en todas las materias de mi incumbencia, pero me faltaba el tramo pedagógico. Lo había empezado en el 2012 en un Instituto de Olavarría y después lo continué en una universidad de Mar del Plata". A nivel provincial, el IPFL "ya tiene estipulado los cursos, que surgen de la necesidad que se presenta. Existía ese curso así que se pudo avanzar. Fue un curso muy fructífero y realmente hay mucha gente, mucho más de lo que uno cree, con intención de formarse. Algunos buscando una salida laboral, otros por el sólo hecho de aprender. Pero, mayormente, la gente está buscando una salida laboral, como en los demás cursos".

Al abordar el aspecto formativo, Cuevas señaló: "Para mí también ha sido un aprendizaje, es un ida y vuelta. Hay gente que ya tiene algún conocimiento teórico y participa mucho en las clases, aunque a veces plantean temas más avanzados y, al ser un curso inicial, se tiene que ir paso a paso. Pero es una experiencia muy linda la de este curso".

Recordó que con las autoridades del CFL 401 "empezamos a hablar en 2022 y el curso se implementó al año siguiente, cuando llegó la aprobación del IPFL". También explicó que "el curso se inició con la teoría, que es algo sumamente necesario, y al cabo de dos meses fue teoría e ir al taller, con dos clases allí y una en el aula. De ese modo se pueden ir tratando todas las inquietudes que surgen de la teoría, porque en estos cursos la práctica es fundamental. En nuestro caso, lo hacíamos en el taller" de Maipú 070.

El instructor mencionó que "el gas natural comprimido (GNC) data de muchos años. De hecho, los primeros motores funcionaban a gas, porque no existía como tal el combustible. El que se considera como primer auto es un triciclo que diseñó Karl Benz -en 1886 creó el Benz Patent-Motorwagen-, que funcionaba con un producto que se utilizaba para limpiar y que lo fabricaban los farmacéuticos [éter de petróleo]. Su esposa Bertha hizo un viaje en ese auto, de varios kilómetros, e iba parando en las farmacias. Pero además, el primer motor diesel -que fue creado por Rudolf Diesel en 1892- lo construye Man, una empresa alemana que fabricaba máquinas a vapor. Diesel lo diseña, pero no tenía cómo construirlo. Así se construyó ese motor que funcionaba con vapor de un aceite [de palma], porque por ese entonces el gasoil no existía. Se calentaba ese aceite, el motor lo aspiraba junto con el aire y, al comprimirlo, se elevaba la temperatura -como funciona el diesel hoy-; pero no existía la bomba inyectora. Después apareció otro genio, como fue Robert Bosch -que también trabajaba en relojería y pequeñas piezas- y que se había hecho muy famoso por diseñar un magneto. Diseña la bomba inyectora y ahí nace el diesel como lo conocemos hoy, pero el primer diesel anduvo a gas y funcionaba con gas de alumbrado. No había luz eléctrica tampoco, así que las luces de las calles y de los carruajes, que tenían farolas, funcionaban a carburo de calcio, que se utiliza para soldar en los autos. Se ponía una piedra con agua y el gas que generaba prendía la luz. Ese mismo gas lo hacían aspirar al motor que inventó Diesel y así funcionaba. Es decir, si vamos a la realidad, el primer motor funcionó a gas. De ahí venimos con el tema gas... En aquel momento no tuvo mucho auge porque los países pioneros en lo automotriz carecían de gas. De hecho, en la guerra de Ucrania recientemente hubo problemas con el abastecimiento del gas".

También refirió que "Italia, en la Segunda Guerra Mundial, por la escasez del combustible líquido que generó problemas, empezó a desarrollar equipos de gas funcionales, en los años '40. Pero esos equipos funcionaban con gas de propano, el gas licuado de petróleo -el de las garrafas-. En muchos lugares, Argentina entre ellos, se destilaba el petróleo y el gas era residual, no se utilizaba. Envasaban y se usaba para consumo en las casas y gas para los autos. Desde ese momento se empiezan a ver esos equipos funcionales de gas como los que vemos hoy; con diferencias, pero eran así, aunque con recipientes más livianos, de lata, similar a la garrafa. Porque con el gas licuado, precisamente como se licúa a baja presión, se tiene mayor contenido a menor presión en envase más pequeño".

Cuevas mencionó asimismo que "en los pozos petroleros lo primero que sale es el gas contenido, que es el natural y es lo que está generando la presión dentro del pozo. En el gobierno de Perón se habían hecho cateos hasta en el sur de la provincia. Alfonsín vio que ese gas se venteaba. Las petroleras argentinas quemaban el gas en el sur. Él dijo que había que generar las condiciones para utilizar ese gas. Y también con una visión de medio ambiente. El hidrógeno es el gas más abundante del planeta y el más limpio y poderoso. Cuando se quema, se junta un hidrógeno y dos oxígenos, que es agua. Por eso los coches a gas cuando circulan en invierno vemos que van dejando una nube de vapor o un chorro de agua. Es muy sano, muy puro, abunda, no daña el medio ambiente y a nosotros nos es absolutamente barato, Lo único que tiene el gas natural es el agregado de una sustancia que antiguamente se llamaba mercaptan, que tiene un olor terrible y es precisamente para distinguirlo. La tremenda compresión que sufre el gas hace el mismo efecto que el motor diesel. Cuando se comprime un gas, se amontonan las moléculas que se están frotando entre sí y se eleva la temperatura. El gas, al ser comprimido en la compresora de la estación de servicio, también se eleva muchísimo la temperatura".

Del mismo modo, Cuevas refirió que "hay algunos trucos para cargar gas y lograr mayor autonomía cuando se tiene que viajar. Si se va a salir a la madrugada, conviene cargar a la tarde y nuevamente a la madrugada cuando se está por salir. Cuando se cargue, el tanque se va a calentar, pero en la noche se va a enfriar, va a bajar la presión y va a quedar espacio. Entonces, en la segunda carga se completa bien y se pueden recorrer más kilómetros, se logra más autonomía. Estas son algunas de las cosas que se van charlando en el curso, además de los contenidos específicos. Muchas derivan en debates y distintos puntos de vista. Es muy interesante ese intercambio".

"Hoy la mecánica, en realidad, se llama mecatrónica, y son pocos quienes la estudian", explicó, en tanto señaló que, desde hace tiempo, "está estrechamente vinculada la electrónica con la mecánica. Ya están vigentes cosas que eran impensadas. Por ejemplo, que el motor tenga una pieza de plástico. Si Henry Ford ve un coche de hoy se suicida... Antes no tenían nada plástico, ni las micas, porque eran de vidrio. No había plástico en esa época [principios siglo XX]. Pero hoy tenemos en autos modernos, diesel de alta gama, tienen los soportes de motor -los tacos- con sensores de vibración y fluidos internos que se endurecen y ablandan con cargas eléctricas, fluidos especiales que tienen partículas de metal que, excitados con corriente, las partículas toman distinta posición y con un sensor en ese taco y de acuerdo a la condición de marcha, la computadora evalúa si tiene que endurecer o no para que el nivel de vibraciones que llegan adentro del auto sean mínimas. Eso, para dar una idea de la tecnología que tenemos hoy en la industria automotriz".

Pero también han aparecido otros aspectos que no son positivos. "Hubo una época de furor del tuning, todavía algo se ve. Esa cuestión de romperle la suspensión es totalmente ilegal y una locura tremenda. Hay cientos de ingenieros diseñando un vehículo, pero acá hacen esa locura, porque el coche se hace inmanejable, no puede frenar, un desastre". Es que, "en todo coche, en su funcionamiento, hay algo que se llama 'parche de contacto', que es algo muy conocido por la gente de los coches de carrera. Todo auto está creado para que ese parche de contacto, que es la porción de rueda que apoya en el piso, esté perfectamente apoyada siempre, independientemente del terreno. Porque cuando una rueda no está apoyada, no se tiene control. Cuando se diseña se busca eso, como también maximizar el ahorro de combustible, la duración de neumáticos, muchos aspectos. Pero el hecho de agarrar un auto y destruirle la suspensión es criminal, porque eso puede causar accidentes, ya que el auto se vuelve inmanejable. Muchas veces no se tiene el más mínimo criterio de lo que se está haciendo, con el caso del tuning por ejemplo".

Cuevas mencionó que "ya de chico quise ser mecánico. Mi viejo se había comprado un auto que estaba detonado por todos lados. Sufríamos cada vez que íbamos a Chillar de visita a la casa de una tía. Hoy me doy cuenta que esas fallas eran pavadas, no sé si el mecánico que tenía mi viejo no sabía nada. Yo entonces leía, buscaba información, para tratar de arreglar esas cosas, pero no era fácil. Recién cuando empecé el secundario en la Escuela Técnica pude ir a la biblioteca a buscar libros. Los recreos me los pasaba ahí".

En esa época escolar "me había comprado una moto Zanella Bambina y al tiempo ya tenía un tallercito en casa y me puse a arreglar motos. Ya tenía devoción por la mecánica. Recuerdo que lo volvía loco a Mario Bongiorno, preguntando tal o cual cosa. Lo tenía podrido. Un día me dijo: 'Tomá' y me dio tres libros gigantes. Era la enciclopedia de Mecánica de un ingeniero militar español, Arias Paz. Brillante. Un libro que todavía se usa de referencia. En ese libro vi por primera vez los equipos a gas italianos. Para entonces yo tenía quince años. 'Ahí tenés todo', me dijo Mario. Estuve meses y meses leyendo ese libro... Y a eso le sumé los conocimientos en la Escuela Técnica. El padre de Mario tenía una camioneta Chevrolet Apache en el campo, impecable. Pero a nafta no la podía usar nadie. A nosotros se nos ocurrió hacerla funcionar a gas. ¡No sé las garrafas que gastamos! Usamos un equipo extraño de un montacargas que se lo había facilitado Federico Walder. A las garrafas las íbamos a buscar a la planta de Sabattini. Cuando el padre de Mario fue a pagar la boleta de garrafas casi nos mata... Habíamos dejado un olor a gas en ese campo... Pero la hicimos andar. Eso fue entre el '84 y el '89".

Por otro lado, Fernando Cuevas refirió que "los mecánicos de antes eran bastantes reacios a dar conocimiento. Algunos salían de las agencias de autos y ahí no le enseñaban todo a un solo empleado, sino que lo iban sectorizando. Creo que en aquellos años era una política para que los empleados no se fueran a poner su propio taller. Entonces, lo que sabían ellos no se lo querían enseñar a nadie. Era difícil que te tiraran un dato. Cuando me tocó el servicio militar fui Granadero. Era el '90 y acá ni lo conocíamos al GNC, recién empezaba en Buenos Aires. En un viaje hacia Lanús vi por primera vez una Ford Ranchero con dos tubos amarillos. Le pregunté a un amigo de colimba que iba conmigo, qué era eso. 'GNC', me dice. Empecé a ver en ese momento las primeras estaciones de GNC ahí en la zona de Buenos Aires. Empecé a ir a una estación que, además, tenía taller, y estaba cerca de la salida trasera del cuartel. Al poco tiempo ya los estaba ayudando con alguna cosa, en mis días de franco".

Poco después, recordó, "cuando terminé la colimba empecé a trabajar con Juan Altube y en el '93 apareció un proveedor de Olavarría diciendo que estaba por llegar el GNC a esta zona. Sabattini por entonces estaba armando la planta, que empezó a funcionar el 2 de febrero del '94. Nosotros ya habíamos comenzado a colocar equipos en el '93, a tres clientes que iban hasta Mar del Plata. También ese fue el comienzo de los remises. Se usaba el mejor equipo, de marca REG. Al poco tiempo, como era caro, empezó a surgir competencia. Había un equipo nacional, que estaba a prueba y se seguía diseñando. Ya entonces había que ser un eximio afinador de autos, porque el gas tiene un montón de características, diferentes a la nafta, que ante el desconocimiento del mecánico tradicional -a quienes en algunos casos le faltaba la teoría, que es algo fundamental- y la teoría que tiene que ver sobre todo con la parte eléctrica del auto. El gas tiene un poder calorífico y un punto de inflamación muchísimo más alto que la nafta. Una chispa de la bujía que enciende la nafta, con lo justo, no va a prender nunca el gas".

Cuevas comentó que "tengo treinta años de experiencia en esto y trato de volcarlos en el curso. Yo trabajé once años con Altube y en un momento, a la par, también con Pocho Yannibelli, instalando equipos. Ya tenía avanzado mi taller y, de hecho, hacía algunas changas. Mi taller ya tiene 22 años, que es donde vemos la parte práctica del curso de GNC".

Retomando el aspecto de la formación laboral, aseguró que "hoy está latente la necesidad de oficios. Por eso invito a la gente a acercarse al Centro de Formación Laboral 401 a ver la cantidad y calidad de cursos que existen, de diversas especialidades, porque realmente están cumpliendo una función espectacular en la ciudad. Esta semana, en los dos primeros días de inscripción, ya hubo seiscientos anotados", observó con asombro, y finalizó: "Todo el equipo del CFL 401 es increíble. No hay un minuto que no estén pensando cómo mejorar la institución. Realmente es para destacar".


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

EFEMÉRIDES

20/04/2024

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 20 de Abril

Locales

19/04/2024

Locales

Locales

"Jornada de Interseccionalidad en el Acceso a la Justicia"

El pasado sábado 13 de Abril la Presidenta de AMEAA! (Asociación Mujeres En Acción de Azul), Dra. Moira Goldenhörn, participó de la "Jornada de Interseccionalidad en el Acceso a la Justicia" en el marco del Programa "Maravilla de Mujeres Contra la Violencia" que cuenta con el apoyo de Fondo para la Erradicación de las Violencias contra las Mujeres de la ONU.

País

19/04/2024

País

País. El Gobierno anunció un aumento de fondos para las universidades, pero las instituciones ratificaron la marcha del 23

UN LINDO ENCUENTRO QUE YA ES COSTUMBRE

TORNEO LOCAL

19/04/2024

TORNEO LOCAL

TORNEO LOCAL

Se abre la quinta fecha del Apertura

deportes

19/04/2024

deportes

deportes. Positiva participación de atletas locales en diferentes competencias

deportes

LO CONFIRMARON DESDE LA CÁMARA PENAL

19/04/2024

LO CONFIRMARON DESDE LA CÁMARA PENAL

LO CONFIRMARON DESDE LA CÁMARA PENAL

Azuleño irá a juicio por hechos de "abuso sexual simple" en perjuicio de una menor

El imputado es un empleado rural de 58 años de edad y llegará a ese futuro debate en libertad. En segunda instancia, desde la Alzada departamental fue rechazada una apelación en busca de su sobreseimiento. Al recurso que no prosperó lo había presentado la abogada que patrocina al encausado.