HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

De Francia al Azul

Justamente en abril nacía y también fallecía, 82 años después, el francés Martín Abeberry. Fue en nuestro medio una personalidad destacada, interesado siempre en múltiples labores y en el desarrollo de la ciudad que lo cobijó y a la que supo honrar a cada paso.

Por: Eduardo Agüero Mielhuerry
11 de abril de 2021

Martín Abeberry nació el 8 de abril de 1836 en Arcangues, una comuna situada en el departamento de Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania y en el territorio histórico vascofrancés de Labort, al sur de Francia en el Bearn. Fue hijo de Dominique Abeberry y Jeanne Etchébéhéré (unidos en matrimonio en Arcangues el 4 de febrero de 1834).

En 1852, con apenas 16 años, buscando prosperidad, Martín abandonó su Patria natal y se dirigió a la ignota América, en la cual su primer destino fue la República Oriental del Uruguay. Pronto pasó a residir en la ciudad de Buenos Aires, domiciliándose en la calle Tacuarí 103. Allí comenzó a desempeñarse como comerciante, actividad que lo llevó a progresar lenta pero sostenidamente.

El 28 de noviembre de 1854 quedó asentada su matriculación en el registro del Consulado de Francia en Buenos Aires, bajo el número de Matrícula 2231, de la cual se desprenden diferentes datos personales (por ejemplo, que medía 1.74 metros de altura). Asimismo, quedó inscripto que llegó procedente de Bayonne (localidad francesa portuaria) y que había viajado hacia el nuevo continente en el barco "Marie Pauline".

Empero pronto su espíritu inquieto lo empujaría a adentrarse en el "desierto", hasta descubrir las bondades de los pagos del Azul. Sin embargo, siempre mantuvo un fluido contacto con su Francia natal y el Uruguay, en el cual dejó en marcha algunos emprendimientos comerciales.

Una inquietud azuleña

Radicado en Azul, su estilo gentil lo llevó a cosechar diversas amistades y a involucrarse en distintos proyectos de variada envergadura. De hecho, comenzó a tomar contacto con el mundo de la política y hasta llegó a ser funcionario local.

Empero en primera instancia encaminó sus esfuerzos para lograr el adelanto edilicio del pueblo. En una carta del 14 de octubre de 1856, dirigida a las autoridades de Azul, el general Manuel Escalada, estacionado en los cuarteles de San Benito, decía: "Sensible al deplorable estado en que se halla la iglesia de este pueblo no he podido menos que lamentar profundamente una situación que tanto perjudica a la moral cristiana de una población destinada por su situación geográfica y la fertilidad de sus territorios a constituir en el tiempo un gran centro de población, de comercio y de industria sobre los sólidos fundamentos del cristianismo", invitando al pueblo y a las autoridades a construir un nuevo templo "proporcionado al número de sus habitantes y con la decencia que les corresponde".

La Municipalidad contestó a la inquietud de Escalada, el 8 de noviembre de 1856, con una ordenanza de ocho artículos, creándose por su intermedio una Comisión para responder al planteo realizado y así encaminar la obra bajo la dirección del arquitecto Aurelio López Bertolamo. Los trabajos se iniciaron el 3 de diciembre de 1860, interviniendo en los detalles la Comisión integrada por Manuel B. Belgrano (sobrino nieto del célebre General), Eduardo Martini (Cura Párroco), Vicente Pereda, Alejandro Brid, Juan Lartigau, Marcelino Riviére, Aureliano Lavié y Martín Abeberry.

La obra quedó habilitada hacia 1863. Sin embargo, el tercer templo emplazado en el mismo lugar nunca estuvo completamente culminado y pronto comenzó a mostrar diferentes problemas en su construcción, los cuales llevarán a que en poco más de treinta años se tome una drástica decisión...

Una gran familia

El 20 de abril de 1863 Martín contrajo matrimonio en Colonia, Uruguay, con una prima y compatriota suya, la bearnesa Mathilde Etchébéhéré (nacida en 1841). Al poco tiempo, ambos se radicaron en Azul, donde nacieron los nueve hijos que concibieron (dos de los cuales fallecieron al nacer): Arturo Martín Domingo, María Adela, Alberto, Aurelio Francisco, Matilde, Emma y Alida.

La familia Abeberry se instaló en un domicilio en la calle Alsina 840 entre Tandil y Dolores (actuales Yrigoyen entre España y Leyría). Haciendo un alto en el relato, hay que aclarar que actualmente el número no existe; la vivienda fue remodelada completamente y reenumerada, siendo hoy la sede de la "Liga de Futbol de Azul" bajo el dígito 832.

Francia en el corazón

Más allá de que inmediatamente Martín Abeberry se adaptó a las costumbres rioplatenses, siempre preservó un especial afecto por su Patria. De hecho, fue un ferviente impulsor de diversas actividades vinculadas con Francia y sus costumbres.

Al fundarse la "Societé Francaise de Bienfaisance et Secours Mutuels" ("Sociedad Francesa de Beneficencia y Socorros Mutuos"), el 6 de mayo de 1866, Abeberry fue un pilar fundamental de la misma, como así también de la "Unión Francesa".

A través de la Ordenanza N° 81, del 7 de junio de 1866, se distribuyeron los cargos de los flamantes municipales, siendo Martín Abeberry designado para estar al frente de "Culto e Instrucción Pública".

Créditos para el progreso

En noviembre de 1867 se instaló en Azul el Banco de la Provincia de Buenos Aires, siendo la sexta sucursal creada en el territorio (precedida por San Nicolás, Mercedes, Dolores, Chivilcoy y Lobos). El primer gerente fue Benigno Velázquez.

Los créditos y descuentos que brindaba la entidad debían ser autorizados por una Junta Consultiva la cual, en Azul, estaba integrada por tres destacados vecinos: Blas Dhers, Pablo César Muñoz y Martín Abeberry. Este último era uno de los únicos sesenta y ocho clientes que habían tomado más del 50% de los créditos, lo cual demuestra a las claras el nivel de su actividad económica.

En nuestro pueblo, Abeberry comenzó a desempeñarse como martillero público, de hecho, entre 1870 y 1880 aparecía registrado dentro de una no muy extensa nómina de hombres empleados en casas martilleras o comisionistas.

Reglas para el descanso eterno...

Los primeros entierros que se realizaron en el Azul fueron en el Camposanto de la Iglesia Parroquial (en los alrededores inmediatos de nuestra actual Catedral). Sin embargo, cuando las inhumaciones crecieron en número se eligió un predio alejado del casco urbano para instalar una nueva necrópolis. Así se habilitó el Cementerio Municipal (que con los años quedó inmerso en plena ciudad -actuales Necochea y Sarmiento-), el cual a poco más de veinte años de lo que se estima su habilitación, comenzó a presentar serios problemas para la salud de la población.

En consecuencia, a mediados de 1870, Martín Abeberry presentó un proyecto para determinar diferentes reglas de salubridad para la sepultura de cadáveres. A grandes rasgos detallaba que, para los casos de peste o enfermedad contagiosa, de algún cadáver que se enterrase, no sería permitido tenerlo en bóveda de donde puedan salir "emanaciones nocivas a la salud pública" y además quedó determinado que "no se extraigan estos restos hasta que estén enteramente secos". El autor agregó que también entraban bajo la disposición los que por entonces "se hallaban en bóvedas en las condiciones referidas".

El proyecto fue aprobado el 19 de septiembre de 1870.

Desde el 9 de octubre de aquel año, los municipales que ocupaban diferentes bancas fueron: Celestino Muñoz, Manuel Leal, Federico J. Olivencia, Ceferino Peñalva, Felipe Fontán y Martín Abeberry.

El 9 de noviembre del mismo año, Abeberry, mediante la Ordenanza N° 109, fue designado al frente de "Policía y Tierras". El 20 de marzo de 1873, fue confirmado en su puesto por otro par de años.

Construyendo el futuro

Martín Abeberry fue presidente del primer Consejo Escolar de Azul constituido el 29 de marzo de 1878 (instalado el 4 de abril). Asimismo, dicho órgano administrador estuvo conformado por el escribano Federico J. Olivencia como Secretario; Francisco Ostolaza, Subinspector; Torcuato Soriano y el Padre Bernardino Legarraga como vocales.

El cuerpo se dedicó en especial a mejorar los deficientes edificios escolares y levantó el nivel de la enseñanza primaria un tanto atrasada. Además, realizó el primer censo escolar y creó las primeras escuelas rurales del Partido, las que llegaron a ser siete antes de terminar el siglo.

A pesar de los escasos recursos con los que contaba, el Consejo Escolar, desde sus orígenes se interesó sustancialmente por la formación de una biblioteca en nuestro medio, de acuerdo con lo que el Reglamento respectivo le indicaba. En consecuencia -según se desprende de la Memoria presentada en 1879-, "...Penetrado como se halla de la necesidad de propagar la instrucción de todas las esferas, no podía menos de fijarse en el gran auxiliar de las Bibliotecas Populares, que contribuyen a fomentar y desarrollar la afición a la lectura, y consiguientemente a difundir la ilustración en todas las clases", desde el Consejo se propuso, al momento de la construcción del edificio de la Escuela Elemental de Varones (calle Burgos entre Yrigoyen y Belgrano; edificio después ocupado por la Escuela Normal Mixta y el Consejo Escolar; demolido para dar lugar a la actual Plaza Coronel Pedro Burgos o "De la Madre"), que se destinen dos salas en la planta baja para una biblioteca pública. Así se ejecutó la obra de acuerdo a los planos trazados por el ingeniero Pedro Bennoit.

La salud como prioridad

El 3 de noviembre de 1880, hallándose reunida la Comisión Municipal, el intendente Ceferino Peñalva impulsó la integración de una Comisión especial para promover el establecimiento de un "Hospital de Caridad" en el pueblo. El tema fue muy debatido, sin embargo, tras el fluido intercambio de opiniones, los miembros municipales (Peñalva, Alcántara, Dhers, Lacoste) coincidieron en que era sumamente necesario contar con una institución como tal, para la que era necesaria la cooperación del vecindario.

Se acordó por unanimidad nombrar para aquél fin a los vecinos Eduardo Plot, Pililiano Boado, Ruperto Dhers, Francisco Echeverría, Pedro Pourtalé, Francisco Cesio, Juan Frers, Pedro Chayer, Juan Vidal, Pedro Girado, Manuel Orqueida, Luis Lacoste y Martín Abeberry.

Al año siguiente, la Corporación Municipal resolvió que el edificio llevaría el nombre de "Hospital de Caridad de Azul", y "su administración estará a cargo de una Comisión de Vecinos en la que tomará parte activa un miembro de la Corporación y será renovada por mitades cada año". Dicha Comisión, controladora de la construcción del edificio, quedó conformada por los reconocidos vecinos: Blas Dhers, Mariano Roldán, Eduardo Plot, Pedro Pourtalé, Francisco Echeverría, Bartolomé Gaviña, Francisco Leyría y Martín Abeberry, para actuar de acuerdo con el arquitecto Manuel Burgos.

Representante...

En 1883, Martín Abeberry fue nombrado por el Gobierno francés como "Encargado de los negocios de Francia en Azul", rol en el que se desempeñó hasta el 7 de agosto de 1891, día en el que fue designado como "Agente Consular" o, en otras palabras, "Vicecónsul de Francia en Azul".

Sin lugar a dudas, era uno de esos hombres a quienes era imposible no apreciar. Su patriotismo elevado dio margen a grandes elogios. Y dos palabras lo describían indudablemente: "Honestidad y Altruismo".

En los inicios del siglo XX, dada su avanzada edad, Abeberry en reiteradas ocasiones renunció a sus funciones como Vicecónsul, sin embargo, en idéntica cantidad de oportunidades, su dimisión fue desestimada. Fue el más antiguo Agente Consular de Francia en la Argentina.

Una obra para Dios

Cuando culminaba el siglo XIX, Azul ostentaba orgullosamente un nivel de crecimiento muy importante en comparación con el resto de las ciudades bonaerenses. Y más allá de diversas falencias o críticas que podían hacer los vecinos, había un problema en el que la gran mayoría coincidían: el estado en que se hallaba la Iglesia Parroquial. El edificio tenía poco más de treinta años de antigüedad y, sin embargo, ya había empezado a mostrar serias deficiencias en su estructura. Inclusive, como no había sido culminada plenamente su construcción, las diferentes partes inconclusas aceleraban el deterioro general.

Como los vecinos no dejaban de quejarse, fue el cura párroco Agustín Piaggio, quien concibió la idea en 1897 de construir un nuevo templo para la Iglesia Nuestra Señora del Rosario. Así fue como, el 14 de mayo de aquél año, el Sacerdote recibió el apoyo de la Corporación Municipal y se conformó una comisión integrada por Ángel Pintos, José Berdiñas, Pablo Laclau, Pedro Maschio, Alejandro Brid, Ceferino Peñalva, Joaquín López, Ruperto Dhers, Carlos Clau y Martín Abeberry (quien por entonces se hallaba trabajando como Rematador).

El nuevo siglo comenzó con la colocación de la Piedra Fundamental (25 de mayo de 1900), en el solar que había quedado totalmente despejado tras la demolición del que supo ser el tercer templo del Azul.

Abeberry era un asiduo visitante de la obra en construcción y de hecho integró la segunda "Comisión Pro Templo", acompañado por el Cura Párroco Manuel Pujato y los señores Peñalva, Lacoste, Gauthier, Pedro Ramírez, Vazzano, Naulé, Arieu y Dupleix.

Nada fue fácil en la tarea emprendida. Hubo marchas y contramarchas; hubo diversos conflictos. La desolación y el abandono temporal de la obra hicieron zozobrar el corazón de muchos, empero tras la llegada del Padre César Antonio Cáneva, la historia religiosa local dio un giro drástico. Y así el 7 de octubre de 1906, se inauguró la actual Iglesia Nuestra Señora de Rosario.

Martín Abeberry y su familia participaron activamente de los actos inaugurales, sintiéndose honrado de haber formado parte de aquel proyecto emblemático de la comunidad azuleña.

El 31 de marzo de 1913 le fue otorgado por el Gobierno de Francia el título de "Oficial de la Academia de Francia".

Un triste abril...

El mes de abril halló a Martín con su salud quebrantada, a tal punto que su cumpleaños poco tuvo de festivo. Y tal vez por esa razón las crónicas de la época registran que al momento de morir tenía un año menos de los que en verdad había alcanzado.

El día 8 arribó a los 82 años, empero no alcanzaría a pasar una semana para que aconteciera el tristísimo desenlace.

El 14 de abril de 1918, Martín Abeberry falleció en su domicilio de la calle Alsina 840.

Los miembros de la "Sociedad Francesa de Beneficencia y Socorros Mutuos", al conocer la noticia del deceso, se reunieron y resolvieron enarbolar la bandera nacional a media asta en la sede de la institución, guardando un minuto de silencio en su homenaje. Asimismo, se envió un ramo de flores naturales a la Iglesia donde se llevó a cabo el responso y le mandaron a la viuda una nota de pésame.

El señor Adolfo Vilatte, quien fuera íntimo amigo de don Martín y miembro de la "Sociedad Francesa", fue designado para hacer uso de la palabra en el Cementerio Central de Azul. El féretro fue transportado a pulso desde la Iglesia. Sus restos fueron inhumados en la bóveda de la familia Pourtalé.

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

LO TRASLADARON HOY MIÉRCOLES

El abogado condenado por estafar a sus clientes está preso en la Unidad 38

12/05/2021

El abogado que el martes de la semana pasada fue detenido en Tandil para comenzar a cumplir una condena de tres años y ocho meses de prisión por varios hechos donde había estafado a sus clientes permanece ahora en una unidad carcelaria. leer mas

País

11/05/2021

País

País

Coronavirus: otros 490 muertos, casi 26 mil casos y 5.375 personas en terapia intensiva

AUMENTO DE MÓDULOS PARA EL SERVICIO ALIMENTARIO ESCOLAR

11/05/2021

AUMENTO DE MÓDULOS PARA EL SERVICIO ALIMENTARIO ESCOLAR

AUMENTO DE MÓDULOS PARA EL SERVICIO ALIMENTARIO ESCOLAR

"La Provincia está tratando de inyectar dinero para que se pueda sostener el sistema educativo"

Así lo indicó Juan Ramírez, el consejero escolar del Frente de Todos, cuando habló sobre el refuerzo dispuesto por el Gobierno bonaerense con relación a la ayuda alimentaria que reciben los alumnos con mayor vulnerabilidad social que asisten a los establecimientos educativos del Partido de Azul.

CLASES

10/05/2021

CLASES

CLASES. Trotta: "Hemos logrado el inicio del ciclo lectivo con mayor intensidad de toda América Latina"

PANDEMIA

10/05/2021

PANDEMIA

Los casos bajaron por segunda semana consecutiva, pero se volvió más lenta la velocidad de la caída

BUEN NIVEL DE ACTIVIDAD

Codigo Perfil
Codigo Perfil