HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

Amado Diab: legítimo símbolo de pueblo

El 23 de febrero de 1958, Azul vivía, como toda la Argentina, el retorno a las urnas tras el golpe de la autodenominada "Revolución Libertadora" sucedido en 1955. Con la proscripción del Peronismo y la U.C.R. dividida, igualmente las elecciones dieron un respiro al complejo momento que se desarrollaba. Amado Diab fue el único intendente en completar su mandato legal en casi 30 años de inestabilidad institucional en Azul.

Por: Eduardo Agüero Mielhuerry
21 de febrero de 2021

Amado Diab nació el 22 de enero de 1920. Sus padres, procedentes de Beirut, capital del Líbano, se habían radicado poco antes en Azul. Amado tuvo diez hermanos: Juan, Azíz (Elías), José, Miguel, Jaled ("Geli"), Marcelo, Ada, Halim, Antonio y Emma (quien murió siendo muy pequeñita).

Cursó sus estudios primarios en la Escuela N° 2 y los secundarios en el Colegio Nacional "Esteban Echeverría".

Al no ser sencilla la realidad económica y teniendo la necesidad de generar otro ingreso monetario que ayude a sostener al grupo familiar, Amado optó por comenzar a trabajar en un estudio contable de la mano de su amigo Nicolás Néder Vivot. En la Organización Técnica Vivot construyó una intachable trayectoria de 25 años, siendo Técnico en Réditos y gozando así de una gran confianza en una función de tanta responsabilidad.

Desde pequeño, Amado se había forjado en la lucha misma de los hogares humildes, pero ricos en formación moral, sumido en el sentimiento más profundo de hermandad y fraternidad, reuniendo una a una todas las virtudes de un hombre de pueblo, de un amigo afable, cordial, generoso...

Albergando los sueños de un trabajador

Siendo un adolescente, pero con sólidos principios republicanos y una profunda fe democrática, Amado Diab comenzó a participar en la vida política de la comunidad abrazando con fervor los ideales de la Unión Cívica Radical.

Los años '40 trajeron un sinfín de cambios estructurales, dando un vuelco drástico hacia una nueva concepción socioeconómica que devino en la elección del Coronel Juan Domingo Perón como presidente de la República Argentina. Las reformas suscitadas fueron sumamente profundas, despertando tantas pasiones como odios exacerbados. Y así, lamentablemente la historia argentina comenzó a oscilar en un juego peligroso, que hallará sus más duras repercusiones en los años '70.

Por aquél entonces, en 1955, la "Revolución Libertadora" intentó cambiar el rumbo del país derrocando al Presidente. Peor aún, trató de aniquilar todo lo referido al peronismo. Sin embargo, la historia terminó demostrando que el nuevo Partido político había llegado para quedarse.

Empero, el accionar de los golpistas no tendría efectos exclusivos sobre el Partido Peronista. Por el contrario, todo el arco político de la época se vio inmerso en una sucesión de cambios drásticos, quiebres y alianzas por doquier. La Unión Cívica Radical, por su parte, se fragmentó en U.C.R. Intransigente y U.C.R. del Pueblo, intentando ofrecer una alternativa de gobierno que restableciera el orden constitucional. Sin embargo, la tarea no fue sencilla. Por un lado, el Peronismo se constituía en la fuerza con mayor caudal electoral, pero si para triunfar se pactaba con ellos ("los proscriptos"), los militares hacían su entrada en escena, actuando como árbitros. Por el contrario, si no se pactaba con el Peronismo, el poder resultaba endeble y los "árbitros" volvían a intervenir.

Así se planteaba el gran dilema argentino, problema que no halló solución en lo inmediato.

En pleno clima de futuras elecciones la proscripción del peronismo molestaba a muchos de los partidarios de la ciudad, quienes intentaban reorganizar y afirmar el funcionamiento del aparato peronista. Sin embargo, las alternativas locales para elegir a un nuevo Intendente giraban en torno a dos destacados vecinos del radicalismo. Por un lado, Amado Diab se candidateó por la Unión Cívica Radical Intransigente, mientras que el Dr. Alfredo Prat se presentó como candidato por la Unión Cívica Radical del Pueblo.

Un Municipio de puertas abiertas

Las urnas dieron su veredicto consagrando como presidente de la República al Dr. Arturo Frondizi, gobernador bonaerense al Dr. Oscar Eduardo Alende e intendente de Azul a Amado Diab. Por su parte, el Dr. Palmiro Bartolomé Bogliano -azuleño por adopción-, fue electo Diputado Nacional por la provincia de Buenos Aires. Los cuatro pertenecían a la Unión Cívica Radical Intransigente.

En los comicios que se desarrollaron el 23 de febrero de 1958 se produjo algo por entonces inusual para nuestra localidad, ya que se presentaron un total de trece candidatos para ejercer la conducción de la Municipalidad. Sin embargo, como en muchas oportunidades se produjo, la elección culminó polarizándose. Amado Diab obtuvo 12.258 sufragios, mientras que su inmediato competidor, el Dr. Prat se alzó con 9.310. El tercer puesto fue ocupado por el candidato del Partido Conservador de la Provincia que recibió 1.411 votos, seguido por el Partido Conservador que obtuvo tan sólo 775 sufragios. Los nueve candidatos restantes obtuvieron menos de 600 votos, cifra la cual se correspondió con los votos en blanco que se contabilizaron.

Los resultados fueron contundentes en toda la Argentina. La UCRI obtuvo la mayoría en ambas Cámaras del Congreso de la Nación y el total de los gobiernos provinciales. Como consideraron muchos militares -y varios sectores de la UCR del Pueblo-, "Frondizi había manipulado la proscripción de los peronistas en contra de la Revolución Libertadora". Los militares aguardaron al acecho...

El comisionado de Azul, Pedro Luis Gregorio Ramírez Drake, que había sido designado por el gobierno de facto bonaerense, se expresó ampliamente satisfecho de retornarle la conducción de la ciudad a un Intendente elegido por el pueblo. El saliente Comisionado invitó a toda la comunidad a participar del acto de traspaso de mando, al que consideraba un suceso trascendente.

Amado Diab asumió como Intendente Municipal del Azul el 1 de mayo de 1958.

Azul comenzó a vivir una interesante etapa de progreso. Uno de los pasos más trascendentes que diera nuestra ciudad se concretó el 28 de noviembre de 1959. Ese día se inauguró la Súper Usina de corriente alterna de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada, dejando atrás la corriente continua, gracias al drástico respaldo prestado por Diab a los impulsores de éste cambio que finalmente provocó mejoras no sólo en la calidad de vida de los vecinos, sino que también allanó el camino para la futura radicación de fábricas, las que serán el principal motor en las décadas venideras. En lo inmediato, el 9 de abril de 1960 entró en funcionamiento I.P.A., Industria Papelera Azuleña, empresa que se constituirá en todo un ícono local, principalmente por lo que será su lucha para subsistir después de cincuenta años de labor.

Las gestiones de Diab lo llevaron a sumar colaboradores de diversos sectores de la comunidad, entre ellos, el Club Alumni Azuleño que realizó su Primera Exposición Industrial y Comercial, promovida por don Francisco Toscano.

Asimismo, Diab impulsó con gran interés el desarrollo turístico de la ciudad, poniendo en valor muchos de los espacios públicos significativos del "pago chico"; el Parque Municipal, el Balneario y varias plazas fueron objeto de múltiples arreglos y reformas que redundaron en beneficios para los turistas y los mismos azuleños. En esta misma dirección, se realizó la primera Conferencia de Promoción Turística y se comenzaron a construir las primeras galerías comerciales, inaugurándose en 1962 la Galería Alsina y poco después la Galería Piazza.

Más allá de su función religiosa y espiritual, en 1959 se inauguró el Monasterio Cisterciense Nuestra Señora de los Ángeles, destinado a convertirse en un atractivo turístico de la zona serrana de Azul. Allí se conjugaron múltiples factores que pronto se constituyeron en un polo de atracción para diversas actividades que a través de los años tendrán diferentes estrategias para captar a los visitantes.

Creada a partir de la iniciativa del Dr. Juan Antonio Miranda y con el respaldo de la Municipalidad, inició sus actividades educativas la Escuela de Visitadoras Sanitarias de Azul.

En el ámbito de la salud, Diab se interesó en incrementar sustancialmente el presupuesto del Hospital Municipal "Dr. Ángel Pintos", buscando alcanzar una maximización en la utilización de los recursos. En este punto, vale marcar una anécdota sencilla que pinta con total claridad la concepción que Amado tenía de su función al frente del Municipio. A la hora de hacer ajustes económicos, Diab sacó de circulación el vehículo oficial que hasta entonces habían utilizado los Jefes Comunales, al que dejó sobre cuatro tacos, pues lo consideraba innecesario, sobre todo porque prefería que las cubiertas del coche y el combustible se utilicen en las ambulancias municipales. Además, como pocos, gustaba de largas caminatas que lo acercaban a los vecinos con los que se detenía a conversar y al mismo tiempo a escuchar sus inquietudes. Un ejemplo a cada paso...

Trabajando codo a codo

Durante la administración de Diab, el Dr. Palmiro Bartolomé Bogliano se constituyó en un punto de influencia sustancial en cuanto a la concreción de todo tipo de proyectos para nuestra localidad.

Una de las obras más trascendentes fue la realización de la red cloacal, a lo que siguió la pavimentación de 57 cuadras. Lo más importante es remarcar que, gracias al trabajo mancomunado entre el Intendente y el Diputado, ambas obras fueron subvencionadas por la provincia de Buenos Aires, lo que significó que no tuvieron ningún costo para los vecinos.

Asimismo, logrando afianzar la hermandad de las localidades, y concretando un viejo anhelo, el Dr. Bogliano respaldó fervientemente a la Comisión Pro Ruta Provincial N° 60 entre Azul y Rauch. Los antecedentes en este sentido eran altamente positivos, pues alcanzaba con ver el grado de integración logrado con la habilitación de las rutas pavimentadas a Saladillo, Olavarría y Tandil, teniendo a Azul como punto medio e impulsor.

Por otra parte, en la misma época se reactivó la creación de los nuevos juzgados en lo Civil y Penal, que estaban determinados por Ley, pero habían quedado en el olvido.

Cuatro leyes de especial significación para Azul, sancionadas por el Congreso y promulgadas por el Poder Ejecutivo, lamentablemente no fueron llevadas a la práctica. Esas leyes fueron: la 15.708 (1960), destinando 25 millones de pesos para construir un Hotel de Turismo en el Balneario Municipal; la 15.887 (1961) destinando 16 millones de pesos para construir e instalar la Casa del Niño en el terreno propiedad de la Sociedad Protectora de Niños; la 16.072 (1961) asignando 20 millones de pesos para ampliar el edificio de la Escuela Normal Mixta "Bernardino Rivadavia"; y la 16.101 (1961) autorizando la inversión de hasta 500.000 pesos para erigir un monumento a Domingo F. Sarmiento en el Parque Municipal.

La cultura y la educación como pilares de la sociedad

Continuando por el prodigioso camino trazado por su pluma poética, María Aléx Urrutia Artieda presentó en 1958 su libro "Cantos", constituyéndose en otra pieza dilecta de la literatura local.

Afirmando el acervo cultural azuleño, el 11 de julio de 1959 se inauguró la sede de la Biblioteca Pública "Monseñor Cáneva", institución desde la cual se gestarán numerosas investigaciones -históricas principalmente- que contribuirán al conocimiento local y bonaerense.

En el ámbito educacional, se habilitaron dos importantes centros de enseñanza, merced al accionar legislativo del Dr. Palmiro B. Bogliano y un vasto sector de comunidad encabezado por el Intendente. Por un lado, la Escuela Nacional de Bellas Artes (denominada años más tarde como "Luciano Fortabat"), segunda en su modalidad en el país, fue creada por Decreto Nº 5964/59 del 14 de Mayo de 1959, dando inicio a sus actividades educacionales el 22 de junio de ese mismo año.

Por otra parte, en febrero de 1960, a través de la Ley 14.962 se crearon los Cursos del Profesorado Anexos a la Escuela Normal Mixta "Bernardino Rivadavia", y el 5 de mayo se iniciaron las clases de los Profesorado en Matemática y Cosmografía, Física, Geografía, Historia, Castellano y Literatura, y Filosofía y Pedagogía. En la década del '90, los otrora cursos anexos se convirtieron en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 156 "Dr. Palmiro B. Bogliano", bajo la órbita provincial.

En octubre de 1960, Justa Gallardo de Salazar Pringles, aquella misma mujer que en su juventud, a comienzos del siglo, arengó al pueblo defendiendo el nombre de Azul cuando algunos pretendían cambiarlo por el de General Ignacio Rivas, fue designada Académica de Número de la Academia Nacional de la Historia ante la que desarrolló su tesis: "Presencia de la mujer en el proceso histórico social argentino".

Obras para el pueblo...

Entre las tantas innovaciones que impulsó Diab con su particular estilo de conducción, les brindó un especial reconocimiento a las Comisiones Vecinales -sin distinciones partidarias-, con las cuales trabajó arduamente para solucionar diversas problemáticas barriales. Asimismo, propició la construcción de múltiples viviendas en Villa Fidelidad; por su parte, iniciando una nueva etapa local, se inauguró el Edificio Gianotti (1961), siendo la primera propiedad horizontal de Azul.

Dentro de los tantos cambios que vivió nuestra ciudad, una de las obras más destacadas fue la construcción del Nuevo Mercado Municipal (25 de Mayo y San Martín). Por la misma época, el 19 de diciembre de 1961, entró en funcionamiento el equipo Siemens de Comunicación Interurbana con el cual ENTel comenzó en Azul a desarrollar las comunicaciones a través de equipos telefónicos de telediscado, teniendo, en esa primera etapa, un total de mil novecientos sesenta abonados al sistema.

El Intendente siempre se preocupó por los trabajadores y los más desamparados. Cuando las arcas municipales no lo permitían, de su propio peculio solventó las necesidades de aquellos que recurrían a él. E inclusive, más de una vez, "buscó la vuelta" para que la firma comercial Diab Hermanos, de la que era asesor y consejero, hiciera el desembolso requerido.

Los sobresaltos de los últimos meses

Proscripto luego del golpe del '55, el peronismo trató de amortizar aquel violento embate y volvió a presentar candidatos para las elecciones convocadas por el Ejecutivo Nacional para el 18 de marzo de 1962. Aquí en Azul, Juan Carlos Pourtalé asumió la responsabilidad de recuperar para su Partido la conducción del Palacio Comunal. Sin embargo, no sería tarea sencilla y el resultado final fue el menos pensado.

El presidente de la República, Arturo Frondizi, como tantos otros, confiaba en que el peronismo no iba a contar con el apoyo suficiente del pueblo para retornar al poder, pero, para su desgracia, se equivocó.

El peronismo, que se encolumnó detrás de la Unión Popular, obtuvo la victoria en casi todo el país, demostrando que, a pesar de los pronósticos, aún conservaba su fuerza y caudal electoral.

En nuestra ciudad, aunque con un escaso margen de ventaja, Juan Carlos Pourtalé obtuvo 7.776 votos, mientras que el radical Juan Iturralde alcanzó 6.450 sufragios.

Los militares, que se habían mantenido al acecho durante todo el mandato de Arturo Frondizi, reiniciaron una seguidilla de presiones. El Presidente intentó resistirse, sin embargo, el 29 de marzo de 1962 fue derrocado.

En nuestra ciudad se vivía el descontento de los peronistas y la preocupación del Intendente por su sucesor. En este punto es importante aclarar que algunos consideran que, desde aquél día de marzo, hasta la firma del Acta de traspaso de mando, Amado Diab se convirtió en Comisionado Municipal, sin embargo, ninguna documentación avala tal afirmación.

Amado Diab completó su mandato de cuatro años no obstante el golpe de Estado que había derrocado al Dr. Frondizi. Una hábil maniobra civil, concebida por Julio Oyhanarte -miembro de la Corte Suprema de Justicia- impidió que los militares asumieran el gobierno, pues mientras el Dr. José María Guido, presidente del Senado, juraba en el recinto del alto tribunal, por "ausentismo" de Frondizi, el general Raúl Alejandro Poggi, se preparaba infructuosamente, para ocupar el sillón de Rivadavia en la Casa Rosada.

Ante la crisis militar que enfrentó a los sectores "Azules" y "Colorados", la Guarnición del Ejército Azul tomó partido por el último y se movilizó al Gran Buenos Aires con todos sus efectivos para participar de las acciones, viviéndose aquí horas de incertidumbre. Tiempo después nuestras fuerzas derrotadas volvieron a los cuarteles.

El Interventor Federal de la provincia de Buenos Aires, Roberto Etchepareborda, designó como Comisionado del Partido de Azul al Dr. Enrique Carlos Squirru. En un sencillo acto el señor Amado Diab le entregó el poder a Squirru el 3 de mayo de 1962, notándose en el primero y en otros concurrentes la preocupación por el futuro de la comuna y del país.

En su discurso de despedida, recordando que en su mensaje de asunción al cargo había dicho que gobernaría con todos y para todos, Diab subrayó: "Me retiro con la satisfacción de haberlo cumplido y por ello hago público que todos los aciertos son de mis convecinos y los yerros son míos. En mi descargo les manifiesto que he puesto toda mi voluntad e inteligencia para que esos yerros no ocurrieran".

Tres amores y un único patrimonio

Desde muy joven, y a pesar de no haber tenido más títulos que los mismos que le otorgó la ciudad con su afecto, tuvo una especial inclinación por la escritura. Durante más de veinte años, bajo el seudónimo "Indio Cautivo", fue columnista de "El Tiempo", donde escribía sobre deportes principalmente y temas de carácter general, inclinándose muchas veces por cuestiones comunitarias.

Autoproclamado -con la humildad que lo caracterizaba- "recitador", era un gran enamorado de la literatura gauchesca, distinguiéndose por el empleo acertado de las más diversas metáforas y neologismos. Sin dudas, Martín Fierro era su obra de cabecera.

Siendo un gran deportista, su tercera pasión lo llevó a convertirse en socio fundador del Club Atlético Vélez Sarsfield. Durante muchos años fue dirigente de la entidad velezana, desde la cual pudo desarrollar su vocación por la actividad deportiva y futbolera en la que no había rivales sino amigos. Asimismo, fue linesman oficial en la Liga de Futbol, de la cual, además, fue miembro suplente de su Consejo.

Con su particular estilo, Amado Diab siempre afirmó "Tengo un solo patrimonio: decir lo que siento". Y así lo hizo siempre sin faltar jamás a la verdad.

Más allá de la función pública

Antes y después de haber sido Intendente de Azul, Amado tuvo un sinfín de inquietudes que lo llevaron a participar en diversos ámbitos de la comunidad, destacándose siempre por su carácter emprendedor e innovador.

Fue prosecretario de la Comisión Cooperadora del Destacamento de Bomberos de Azul, de la cual fuera presidente el Dr. Palmiro Bogliano.; en el mismo sentido, ejerció la conducción de la Comisión de Desarrollo Industrial de Azul.

Supo ser también socio benefactor del Centro Numismático "Bartolomé Mitre" y, además, fue un gran impulsor del Círculo de Ajedrez creado -durante su administración- en octubre de 1961, actividad por la cual siempre manifestó un especial interés.

La última Peña

Durante muchos años Amado Diab integró la rueda que cotidianamente se formaba en la redacción de "El Tiempo" para "arreglar" (y desarreglar) el mundo en el debate de los más diversos temas. Él era uno de los más puntuales, porque el asiento de "la peña" era paso "obligado" en el camino entre su lugar de trabajo (la Organización Técnica Vivot) y su casa. El encuentro se producía al concluir la jornada laboral, hábito que Amado mantuvo, inclusive, cuando mediante la voluntad ciudadana expresada en las urnas desempeñó el cargo de Intendente.

Era una fría noche de junio cuando Amado caminaba por la calle Burgos, rumbo a su hogar, junto a su hermano Antonio. Ya habían dejado atrás otra agradable noche de peña entre amigos en el diario, cuando el ex Intendente decidió fumar. Sacó el atado de uno de sus bolsillos y al tomar un cigarrillo se le cayó al suelo. Para el asombro de ambos, cayó "parado". Con su humor inigualable, Amado bromeó: "¡Mirá como cayó! Vaya rareza, ya veo que esta noche me muero...".

A los 43 años, Amado Diab, murió esa madrugada en la víspera del Día del Periodista, el 6 de junio de 1963, pocas horas después de la que fue la última de sus visitas nocturnas a la redacción y tras un presagio al que nadie hubiera dado crédito.

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Provinciales

25/02/2021

Provinciales

Provinciales

Habilitan la apertura de cines en la provincia y la Ciudad

Chillar

25/02/2021

Chillar

Chillar

Cine Móvil en Chillar

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

24/02/2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021 . Mañana se cumplen 243 años del nacimiento del Gral. José de San Martín

SITUACIÓN DEL HIPÓDROMO DE AZUL

País

23/02/2021

País

Autorizan subas para las facturas de marzo en Internet, cable y telefonía fija

Codigo Perfil
Codigo Perfil