EL PASADO DOMINGO

EL PASADO DOMINGO

El Teatro Español arribó a sus 125 años

El espacio por donde tantos artistas pasaron ya sean locales, nacionales o de orden internacional que nos invitaron a disfrutar de entregas musicales, teatrales, danza, entre un sin fin de intereses de toda índole, se fundó en 1897.

19 de enero de 2022

Por Laura Méndez de la Redacción de EL TIEMPO

El Teatro Español de Azul cumplió años el pasado domingo. Este espacio que tantas satisfacciones nos otorga al público con obras de teatro, musicales, recitales, monólogos, actos de colación de grado, incluso en estos últimos años ha sido el epicentro de algunos de los espectáculos que se realizaron en el marco del Festival Cervantino, tiene una rica historia en cuanto a su arquitectura lo cual se pudo lograr gracias al aporte de vecinos quienes conforman la Asociación Española de Socorros mutuos de Azul.

Sin ellos nada lo que se llevó a cabo se pudo haber logrado.

Historia

Pero vamos a hacer una regresión en el tiempo remontándonos al 16 de enero de 1897 cuando "se respiraba en toda la ciudad una sensación difícil de transmitir y que contagiaba entusiasmo. Las expectativas se manifestaron en la prensa desde bastante tiempo antes. Un humorista gráfico denominado Piombino dio su 'toque' a la inquietud de si debía asistirse vestido de etiqueta a la inauguración: A mi juicio en el Azul la etiqueta rigurosa en ningún caso se impone. El aliño es otra cosa. Empero se me figura que nunca estará de más en las fiestas excepcionales, sacar la de cristianar. A la hora de abrir las puertas del Teatro, su fachada ladrillera (aún inconclusa en la parte superior) lucía deslumbrante a la luz de un gran faro que resaltaba sus arcos. El Dr. José María Caputti Ferreyra, recordando palabras de su padre, decía que esa noche de verdadera gala azuleña impactaban desde el colorido telón y palcos, hasta las tonalidades de la concurrencia "donde brillaban rostros, peinados, alhajas y vestidos de las damas". La compañía Rico y Coss fue seleccionada para presentar la zarzuela "La Tempestad", melodrama en tres actos estrenado el día 11 de marzo de 1882 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, con letra de Miguel Ramón Carrión y música del celebrado compositor Ruperto Chapí. Pese al éxito inicial de la obra en los ambientes teatrales siempre se ha comentado que cada vez que esta obra se presenta trae mala suerte al teatro o a los artistas. El elenco de ese año estaba compuesto por treinta personas, incluidos catorce coristas y ocho músicos, el barítono Florit y el tenor Carbonel a los que se sumaba la actuación estelar de las hermanas Millanes (Lola, Dolores y María). Dolores "Lola" Millanes, la famosa soprano, confirmando tal agüero, falleció en 1906 trágicamente en el naufragio del vapor "Sirio" en las costas de Cartagena.

No obstante el esfuerzo, el espectáculo mereció despiadadas críticas periodísticas. Esta creencia, a pesar de las sucesivas crisis sufridas, no impidió que el Teatro tenga un desarrollo y esplendor que aún hoy todos reconocemos. Las supersticiones creadas en torno a esta zarzuela, han sido todas ellas vencidas por nuestro coliseo" cuenta en el libro que escribió el contador Carlos Filippetti titulado "Teatro Español de Azul: testimonio de identidad, cultura y desarrollo" publicado en el año 2015.

Esta investigación recorre la historia del teatro y el trabajo incansable de las personas que soñaron y llevaron adelante su creación, desarrollo y más tarde, su reconstrucción.

Sigue "el presidente Don Antonio Aztiria dejó su testimonio unos días después de la inauguración al presentar a la comisión directiva un proyecto de empréstito: una hipoteca sobre el inmueble recién inaugurado y un pedido de contribución individual a cada asociado diciendo:

"... no escapará a vuestro buen criterio, la ardua tarea que ha tenido esta Comisión Directiva (así como las anteriores) teniendo que luchar con los inconvenientes cuando faltan los recursos y hay que recurrir al crédito para poder llevar adelante esta obra que puede llamarse de romanos, comparada su magnitud con las pequeñas fuerzas pecuniarias de nuestra Sociedad, las que no entraré a enumerar porque sería un tarea larga el explicar.

Todos vosotros sabéis mas o menos que ha habido que hacer esfuerzos inéditos y tener una voluntad excesiva para que la magna obra ya empezada, no quedase a la mitad de su carrera la cual en un día no lejano, está llamada a ser grande y gloriosa para nuestra institución, pero todavía falta mucho por hacer señores consocios. Para que este pensamiento sea convalidado, se necesita un poco de buena voluntad y un pequeño sacrificio por parte de todos y que en un período no lejano, se vea esta Sociedad libre de deudas".

Más adelante, luego de dar los detalles del empréstito que se solicitaría a los consocios, cerraba sus palabras diciendo:

"¿Quién de Vds. se negará a hacer ese pequeño sacrificio, qué socio se opondrá a contribuir con ese grano de arena a fin de que cuanto antes tener su casa que es la de todos los Españoles libre de todo gravamen o deudas? Creo oírles contestar unánime, aceptando mis proposiciones. Son cinco pesos cada seis meses señores Consocios, para Vds., no es nada y para el fondo Social es mucho, acojámonos a aquel adagio que dice: un grano no hace el granero pero ayuda al compañero, y de ese modo reuniendo muchos granos de arena, podemos formar una montaña. Cada uno debemos contribuir a la medida de nuestras fuerzas para conservar el buen nombre y Crédito de nuestra Sociedad puesto que todos gozamos de sus beneficios. Por último señores consocios, me resta pediros continúe la unidad que es lo que desea vuestro Presidente".

La reconstrucción

En tanto en la página web del Teatro Español hay un artículo redactado por el ingeniero civil Marcos Zuccato quien es el actual director de la institución.

En la ocasión menciona:

En julio de 1976 la Municipalidad de Azul, por decreto del Intendente Municipal Cnel. Ricardes a instancias de la Asociación Española, clausuró el Teatro debido a la falta de seguridad y lamentables condiciones de higiene en que se encontraba.

La Asociación Española de Socorros Mutuos de Azul, después de varios años en juicio con el concesionario, recuperaba la sala de teatro en ruinas y volvía a ser protagonista y responsable del futuro de este inmueble.

Pero esta institución, nacida en 1882, también sufría el deterioro propio de un corte generacional y de una inmigración cada vez más tenue y dispersa, que ponía en serio riesgo el futuro.

Fue allí que la grandeza y la comprensión de la realidad de sus dirigentes encabezados por don Manuel Sánchez Trespalacios (presidente de la Asoc. Española), don Juan Mingarro (tesorero) y don Juan José Bogliolo (secretario) dieron a Azul la posibilidad de pensar en un trabajo mancomunado para la reconstrucción del Teatro Español a fin de evitar que nuevamente Azul sufriera un despojo tal como había ocurrido por aquellos años con el extraordinario edificio del Banco de la Nación Argentina, que fuera demolido.

La figura señera de don Manuel Sánchez Trespalacios surge como un gestor indiscutible de la reconstrucción, por su tesón y su voluntad indeclinable ante tan magno objetivo, actitud que permanentemente ha sido reconocida por sus pares y por quienes lo siguieron y en prueba de tal reconocimiento se le impuso su nombre a la sala del Teatro Español de Azul.

Se convocó a todos los sectores de la comunidad para sumarse a la empresa, así nacieron la Comisión Administradora del Teatro Español con la función de organizar y controlar las obras de Reconstrucción y la Comisión de Apoyo Financiero, quien debía gestionar la provisión de los fondos necesarios para la tarea.

Estas comisiones fueron formadas por empleados, funcionarios, comerciantes, profesionales, productores, representantes de instituciones intermedias, etc., los que comenzaron a delinear las primeras acciones luego de la firma del primer contrato de arrendamiento entre la Asociación Española y la Municipalidad de Azul (año 1978).

Entre los principales comentarios que influían en la opinión pública de la época, se insistía en que el dinero invertido quedaría en beneficio de la Asociación Española.

Nada fue más lejano a ello, pues la misma comunidad asumió la tarea de mantener viva a la Asociación Española de Socorros Mutuos de Azul, como testimonio de respeto por el legado tan importante del Teatro, conformando en la actualidad una muestra viva de la nacionalidad argentina, crisol de razas y fusión de nacionalidades.

En 1978, mediante el contrato de arrendamiento de 5 años, el Municipio se comprometía a realizar los trabajos de remodelación y reconstrucción.

El planteo inicial por parte de algunos funcionarios fue el de dar un lavado de cara a la sala para su pronta habilitación, pero con el correr de los meses se fue tomando conciencia de que se trataba de una obra de gran magnitud, que había que asumirla con un gran respeto, con paciencia y que significaría los desvelos de muchos de los integrantes de las instituciones involucradas.

Paralelamente se firma un contrato con la firma de la empresa propietaria del Hotel Mar del Plata, por el que la misma se hacía cargo de la construcción de una confitería y restaurante con el aporte de los materiales por parte de la Comisión Administradora del Teatro Español.

Entre las primeras medidas se recuerdan las ventas de abonos para las primeras funciones del Teatro una vez reinaugurado (concreción que se produjo nada más que 14 años después). La emisión de estos abonos fue una idea impulsada por el Sr. Mantovano (por entonces Gerente de la Sucursal Azul del Banco Provincia), quien junto con don Manuel Sánchez Trespalacios y Miguel A. Castellar estamparon su firma en cada uno de ellos, y los mismos significaron una pequeña «hipoteca» de las localidades, de las que solo pocos vecinos «acreedores» pasaron la factura al reinaugurarse.

En abril de 1980 la inundación afectó el galpón donde se encontraban depositadas las butacas originales recientemente retapizadas, destruyéndolas en gran parte, situación que pudo subsanarse recién varios años después cuando mediante un comodato fueron conseguidas por el Dr. Luís Miralles, cuando desempeñaba funciones en el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires las que hoy luego de retapizadas y reacondicionadas por la comisión se encuentran en la planta baja del coliseo.

En noviembre de 1980 fallece atropellado por una camioneta cuando se dirigía a su domicilio luego de una reunión de la Comisión Administradora, don Manuel Sánchez Trespalacios, pero queda su entusiasmo y su fuerza muy marcada en cada uno de los integrantes de las Comisiones, siendo un permanente reconocimiento hacia su figura una característica de cada integrante.

Cuando se tuvo real conciencia de que los montos que involucraba la reconstrucción, que excedían ampliamente las previsiones iniciales, y que se ubicaban por estimación del Sr. Francisco Gayani (integrante de la Comisión de Apoyo Financiero por el año 1980), en los dos millones de dólares estadounidenses, se pensó en varias alternativas, entre las que estaba darlo a conocer a la comunidad, o seguir trabajando en silencio. Se optó por la segunda pues se consideraba que el shock que provocaría la noticia a la comunidad, posiblemente significaría la paralización de las obras ante tan inalcanzable objetivo. El correr del tiempo confirmó que lo elegido fue lo más aconsejable a los tiempos que corrían donde no faltaban las ollas populares en algunos distritos cercanos de Azul, y la tarea emprendida por este grupo de azuleños no se veía fructificar en la sala.

Como veremos, existían cuatro instituciones involucradas directamente en la obra: Municipalidad, Asociación Española de Socorros Mutuos, Comisión Administradora y Comisión de Apoyo Financiero.

Ello implicaba multiplicidad de enfoques y criterios, y por supuesto, una dinámica diferente de acuerdo con los intereses legítimos y propios de cada institución.

El entusiasmo inicial de las personas que se acercaron se contagió a toda la comunidad, y se manifestó a través de múltiples realizaciones que aportaron fondos tan necesarios para esta idea en estado embrionario. Las realizaciones de rifas de automóviles y electrodomésticos impulsadas por Roberto Kober y otros integrantes de la Comisión de Apoyo Financiero, significaron importantes flujos de fondos. Las gestiones por subsidios nacionales no tuvieron éxito, los provinciales solo fructificaron parcialmente y los municipales si bien insuficientes para la magnitud involucrada tuvieron mayor regularidad.

También hubo gestiones que aportaron energías a las comisiones, tales como la entrega por el Sr. Miguel A. Castellar de un petitorio en la mano de la Reina Sofía de España en su visita al predio ferial de Palermo (lo que fue un verdadero alerta para la custodia real). Esta gestión motivó posteriormente una conceptuosa carta del Palacio Real de Madrid, pero ni una peseta.

Así en forma totalmente natural, y con un solo y claro objetivo se fueron delineando los primeros pasos y las primeras realizaciones que permitieron ir homogeneizando un estilo de conducción en las comisiones actoras del desafío y aportar los fondos tan requeridos por la obra.

La primera etapa de la obra fue dirigida por el Arq. Carlos Fortunato, intercalado durante un par de años ejerció esa tarea la Arq. Aracelli Marateo, hasta que a partir del año 1990, el Ing. civil Marcos Zuccato Sánchez (nieto de Don Manuel Sánchez Trespalacios) y el Arq. Fortunato desempeñaron en forma conjunta las tareas de proyecto y dirección hasta su reinauguración. En el año 1994 bajo la dirección del Ing. Marcos Zuccato comenzó la restauración integral de la fachada del edificio, la que fue culminada en 1996. Posteriormente el Ing. Zuccato se encargaría también de continuar con la dirección de los trabajos de restauración y puesta en valor faltantes en las oficinas y sala de reuniones de la institución y otras realizaciones de importancia que se emprendieron con el transcurso de los años.

En todos los casos los profesionales contaron con el apoyo irrestricto y concreto de los miembros de la comisión, que se integraron a comisiones de obra y que facilitaron el accionar de los mismos mediante una efectiva y comprometida participación.

Pandemia

En marzo del año 2020 el Teatro sufrió el cierre debido a la pandemia del COVID 19, estando sin trabajar durante 15 meses hasta que finalmente, con restricciones, reabrió.

Pasaron comedias como "El Gato Peters", "Tres Empanadas", "Divino Divorcio", "Héroe" y además, en el marco del XV Festival Cervantino pisó el escenario Escalamdrum, Diego Reinhold, Buenos Aires Ballet, entre otras agrupaciones de alto nivel artístico.

La temporada del Teatro se lanzará en marzo de este año, dependiendo de la situación sanitaria.

Ojalá este espacio continúe abriendo su telón muchos años más.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

HEMODINAMIA EN EL HOSPITAL PINTOS

19/05/2022

HEMODINAMIA EN EL HOSPITAL PINTOS

HEMODINAMIA EN EL HOSPITAL PINTOS

"Se está poniendo a disposición de los azuleños un servicio que realmente es de altísima complejidad"

Así lo expresó el Dr. Martín Maraschio, secretario de Salud de la Municipalidad, al brindar detalles acerca del convenio rubricado con la empresa de Capital Federal que tendrá a su cargo esta prestación en el efector local.

Sociedad

19/05/2022

Sociedad

Sociedad. Seminario en Agronomía

HABÍA SIDO ARRESTADO EN CHILLAR

EFEMÉRIDES

19/05/2022

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 19 de mayo

País

18/05/2022

País

País. Diputados: jornada de trabajo sobre Compre Argentino, Consejo de la Magistratura y boleta única

SALUD

18/05/2022

SALUD

SALUD

Advierten por la relación entre la venta de alcohol y las redes sociales

Según la OMS, la publicidad allí es "especialmente eficaz" y se refuerza mediante los mensajes de "personas influyentes".

FÚTBOL FEMENINO Y SEXTA DIVISIÓN

18/05/2022

FÚTBOL FEMENINO Y SEXTA DIVISIÓN

Athletic y Piazza, las primeras clasificadas