HACIA EL XIV FESTIVAL CERVANTINO DE LA ARGENTINA

HACIA EL XIV FESTIVAL CERVANTINO DE LA ARGENTINA

Jóvenes voluntarios desarrollaron una identidad para el Festival Cervantino

Muchas son las personas que se interesaron por participar en la edición 2020 de este encuentro. Sus propios testimonios.

29 de junio de 2020

Hoy, en esta presentación, los/as jóvenes que participarán, con sus conocimientos, ofrecen de manera generosa, una gráfica que nos identifique como cada año se hizo. Como nuevos referentes en las comunicaciones que están en mancha. Este es el trabajo, y estos son algunos de ellos. Seguramente este aporte permitirá avanzar aún más en la promoción del Festival, que fuera ratificado recientemente.

Sobre la gráfica

Soy Antonella Scavuzzo: Hace unos años ya que estoy algo conectada con integrantes del Festival cervantino por mí trabajo en Editorial Azul. No recuerdo bien en qué momento surge la dinámica pero a partir del año pasado me solicitaron el aporte para acompañar la producción gráfica y comenzar a producir algo del material de difusión para el festival. Inevitablemente este año, el contexto y otras cuestiones dieron para que el festival cambiara un poco sus visuales y me sumé, entusiasmada, al grupo joven de comunicación para reformular la identidad visual de este año.

Inspiración y producción de la identidad: En lo personal y desde lo profesional fue todo un desafío. La obra literaria ya tiene un imaginario re contra armado y uno tiene que: por un lado amoldarse a ese imaginario porque tiene un pilar hiper sólido y está en el inconsciente de todo el mundo, y por otro lado, escapar un poco de ese imaginario para permitirte componer con determinada estética. Fueron un par de semanas intensas de bocetar, componer, leer, investigar e intentar dejar algún que otro mensaje en cada composición, en la mirada de los personajes, en la paleta. Dejar entre líneas para que el otro pueda no solo mirar sino ver. Así me aboqué a las cuatro figuras señeras: Cervantes, el Quijote, Dulcinea, Sancho. Me preguntaba cómo miraban estos personajes el presente, me preguntaba yo cómo lo miraba. Cómo insertarlos en este presente tan sobrecogedor pero a la vez esperanzado. En el camino de la estética que se venía trayendo, darle una nueva mirada. Tantas variables me fueron surgiendo en la búsqueda, tantos aportes que me ayudaron a componer. Siempre la imagen se completa en la mirada del otro que observa, piensa, siente Esto es lo que hoy ofrezco, con la sóla recompensa de ser parte del Festival. Vaya mi humilde aporte, y gracias por permitirme ser parte de esta cruzada que se sigue manteniendo en pie, aún en cuarentena.

Sobre la promoción

Soy Emiliano País: estudio Licenciatura en Turismo en la ciudad de Tandil. Me enteré por Instagram que estaban promoviendo la realización del Festival y en una de las imágenes decía que necesitaban gente con ganas de trabajar y aportar ideas-.

En mi caso estoy empezando a recopilar información para mi tesis que va a tratar, justamente, sobre el Festival Cervantino. Al ver esto me pareció una buena manera de aportar algunas ideas que ya vengo investigando y devolver en algo a la ciudad por todos los recursos y datos que me han ido dando. Como el Festival es muy importante para Azul, y para la Argentina, y , al saber que a pesar de la pandemia había una intención de hacerlo igual, me ofrecí por Instagram para ayudarles en lo que pudiera ser útil. Al otro día tuve la respuesta y desde ese momento me integré al equipo de comunicación. Estoy muy contento en poder participar y más en saber que soy parte de un gran equipo de trabajo que está con todas las ganas de seguir proyectando nuestra ciudad como polo de atracción, y que el Quijote, con todos los valores de obra universal, siga brillando.

Sobre aspectos de la producción

Soy Alejo Duclós: a los 12 años fui voluntario del Festival Cervantino y viví una experiencia hermosa: estuve en el detrás de escena de muchas actividades y me inicié en los labores de la producción. Descubrí a esa edad mi interés por la cultura, el arte, los eventos.

Hoy con 22 años, trabajo en festivales de cine y teatro en Buenos Aires y recuerdo el Festival como mi primera aproximación a este mundo de la producción. Estudio Dirección de Cine y en varias oportunidades vine a filmar cortometrajes con compañeros a la ciudad de Azul, siendo apoyado en algunas oportunidades por la Dirección de Cultura y por el Festival Cervantino. A partir de esto, quedé en contacto con el Festival y me convocaron para formar parte de este equipo de trabajo. Estamos creando contenido semanalmente para las redes sociales para poder llevar adelante el festival desde la virtualidad.

Finalmente la cuarentena a pesar de sus trastornos me encuentra más cerca de mi comunidad y formando parte de un grupo que tiene ganas de enriquecer este festival tan valioso para los azuleños.

La idea es que todos, desde distintos lugares, disfruten del festival y se sumen en la promoción de nuestra ciudad.

Más voluntarios

Soy Dani Dong, me interesó participar del Festival. Lo considero un núcleo importantísimo que aporta cultura a nuestra Ciudad; acercando variabilidad de propuestas que hacen que Azul sea un punto de atención con interesantes intercambios culturales cada año.

Soy Simón Scalcini: La posibilidad de pertenecer a un grupo de personas entusiastas siempre es positivo. Cada uno tiene algo valioso para aportar y eso facilita mucho las ideas que se van a desarrollar. El fuerte es que cada uno sabe lo que hace y tiene una gran experiencia en lo suyo.

Además, el ambiente es relajado y con muchas ganas de darle un nuevo impulso y con ideas nuevas a un clásico azuleño como es el Festival es lo mejor.

Su trabajo está y estará reflejado tanto en el Instagram como en el Facebook del Festival Cervantino de Argentina.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

ALLANARON UNA CHACRA

Investigan a un hombre por "curanderismo"

10/07/2020

Según lo informado, para curar el coronavirus ofrecía clorito de sodio, un compuesto químico altamente tóxico en caso de ser ingerido. leer mas