UN HECHO MÁS QUE REPUDIABLE

UN HECHO MÁS QUE REPUDIABLE

Al trabajador municipal atropellado en un control de tránsito tuvieron que darle 28 puntos de sutura

La lesión más severa a causa de lo que fue este incidente, ocurrido el pasado domingo en horas de la tarde, estuvo localizada en una de las piernas del empleado de la comuna que resultara víctima. Llamado Lucio Castiglione, había sido dado de alta ayer después del mediodía, tras permanecer internado en el Hospital Pintos. Al menor de edad que lo embistió con una moto podrían atribuirle la autoría de un grave delito en la causa penal que por lo sucedido se está sustanciando.

15 de septiembre de 2020

Lucio Castiglione, el trabajador municipal embestido por una moto que guiaba un adolescente de 17 años -hecho sucedido el pasado domingo durante un control de tránsito que a pocas cuadras del Parque llevaban a cabo personal de la comuna y policial- fue dado de alta ayer.

A causa de las lesiones sufridas durante este repudiable incidente permaneció internado en el Hospital Pintos y tuvieron que darle 28 puntos de sutura en una de sus piernas. Además, había resultado con traumatismos y excoriaciones en su cabeza y en otras partes del cuerpo, lesiones todas provocadas por ese adolescente que lo embistiera con la moto, al parecer con intenciones de esquivar el control y para que no le quitaran el rodado, del cual -según se comprobó posteriormente- no contaba con documentación habilitante para circular y tenía el escape libre.

De acuerdo con lo señalado por fuentes policiales y de la Municipalidad de Azul, el hecho se produjo alrededor de la hora 17.30 de anteayer, cuando -junto a efectivos de seguridad y a personal del área de Tránsito y Control Urbano de la Municipalidad- Castiglione participaba de un control que había sido montado sobre la calle Colón, en la cuadra comprendida por la Avenida Perón y Olavarría.

A pocos metros de esa última calle mencionada se registró este grave incidente, que tuvo como protagonista a un adolescente que tiene 17 años, quien en ese entonces se trasladaba en una motocicleta en la que lo acompañaba una mujer, al parecer también menor de edad.

"Una pareja de adolescentes que conducía una moto no acató el requerimiento de detención, aceleró el ciclomotor, intentó huir y atropelló al encargado de Inspección General, Lucio Castiglione", se había informado desde la Municipalidad de Azul.

En ese mismo parte municipal se señalaba también que mientras el trabajador de la comuna había tenido que ser trasladado al Hospital Pintos para ser atendido a causa de las heridas que sufriera, los adolescentes que se trasladaban en la moto, tras embestir a Castiglione, impactaron contra una planta y también tuvieron que recibir "atención médica".

La motocicleta en la que la pareja circulaba había sido incautada, ante las diferentes irregularidades ya mencionadas que presentaba.

Aquel operativo que se llevaba a cabo cuando el empleado de la comuna - actualmente de 48 años edad- fue atropellado estaba "a cargo de la Secretaría de Control Ciudadano" y en el mismo, tal lo ya referido, participaban "inspectores municipales y personal de la Policía de la Provincia".

Una causa penal

Lo sucedido dio lugar al inicio de un sumario penal que, teniendo en cuenta que el conductor de la motocicleta implicado en el hecho es menor de edad, quedó radicado en la Unidad Funcional de Instrucción número 17, la Fiscalía perteneciente al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil que en Azul está a cargo de Mariela Viceconte.

Voceros judiciales informaron a EL TIEMPO que durante el día de hoy le iba a ser tomada una declaración al agente municipal que resultara víctima de este hecho.

Fuentes de la Seccional Primera habían indicado que el conductor de la motocicleta, cuando atropelló a Castiglione, quiso "evadir el control, haciendo caso omiso a la voz de alto del personal de esta seccional", ocasión en la cual "embistió frontalmente" al trabajador al que ayer después del mediodía le dieron el alta desde el Hospital Pintos.

En un principio, el sumario penal que se está sustanciando quedó caratulado como desobediencia y lesiones; aunque de la mano de diferentes elementos que se están incorporando no se descarta que el adolescente implicado en lo sucedido pueda afrontar -conforme esa investigación avance- una imputación por un delito más grave.

El domingo que pasó Castiglione -quien durante alrededor de dos años fue Director de Tránsito y actualmente está a cargo del Área de Inspección General, Bromatología y Estacionamiento Medido de la Municipalidad- se había sumado a las tareas que inspectores de la comuna y personal policial realizaban en distintos puntos de la ciudad, en el marco de los operativos vehiculares que se habían implementado.

En esas circunstancias, se encontraba en el retén que había sido montado sobre la calle Colón, en cercanías al cruce con Olavarría.

En ese entonces también estaban en ese lugar dos efectivos de la Seccional Primera de Policía, un inspector de Tránsito y Walter Surget, el actual titular de la Secretaría de Control Ciudadano de la Municipalidad de Azul, quienes se convirtieron en testigos de lo ocurrido.

Para cuando Castiglione fue embestido, ya se llevaban incautadas cinco motocicletas por diferentes irregularidades detectadas por quienes llevaban a cabo en ese sector de la ciudad próximo al Parque Municipal este operativo de tránsito.

Castiglione se encontraba parado al lado de uno de esos cinco rodados que ya habían sido secuestrados cuando el menor de edad que guiaba la moto implicada en lo sucedido, mientras esquivaba a los policías que le pedían que se detuviera, aceleró el vehículo y lo embistió.

Después de eso, ambos ocupantes de la moto se cayeron, al golpear también contra una planta, según lo referido con relación a lo sucedido.

Al ser atropellado por la moto Castiglione cayó al piso, resultando con excoriaciones en diferentes partes de su cuerpo y en la cabeza. Y una vez que logró reincorporarse se dio cuenta de la lesión más grave que había sufrido, localizada en la parte inferior delantera de su pierna derecha: un profundo y extenso corte que, además de romperle el pantalón, le provocó que comenzara a sangrar.

Inmediatamente, el trabajador municipal le pidió a Walter Surget que lo trasladara a un centro asistencial a causa de esa grave herida en una de sus piernas.

Al mismo tiempo, a ambos ocupantes de la moto -tras la caída que sufrieran- también los llevaron al Hospital Pintos, sin que al parecer resultaran con lesiones de gravedad a causa de lo sucedido.

"Tranquilamente podría haber matado al trabajador o haberse matado él", dijo ayer un testigo de lo ocurrido a EL TIEMPO, teniendo en cuenta las características que tuvo este hecho.

Un incidente que no es nuevo, ya que existen varios antecedentes de situaciones similares donde quienes también han resultado lesionados, al ser embestidos por conductores de vehículos automotores, fueron policías y otros trabajadores de la comuna que suelen participar en estos operativos de tránsito.

EL DATO

No bien este hecho se produjo, en horas de la tarde del domingo pasado Alejandro Vieyra, el secretario de Jefatura de Gabinete y Gobierno de la Municipalidad de Azul, dio cuenta de lo sucedido en su muro de Facebook. A lo que escribió lo ilustró con una foto de la lesión sufrida por Lucio Castiglione en su pierna derecha, imagen que -según señaló en el posteo Vieyra- "puede dañar la sensibilidad de algunas personas". Después indicó que esa foto mostraba "la herida producida hacia un funcionario municipal de Control Ciudadano por un motociclista que, al pedirle que se detenga, aceleró y lo atropelló". Sobre lo ocurrido con Castiglione también expresó en esa nota que publicó en su cuenta de la red social: "Es un padre de familia que tiene qué soportar críticas que dicen que 'el Municipio no hace nada para controlar las motos'. Con el cuero del otro es fácil opinar. Pronta recuperación a nuestro compañero de trabajo".

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.