LA EDUCACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

LA EDUCACIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Aulas conectadas

Los nuevos medios digitales están transformando las instituciones educativas. Desde hace veinte años, la introducción de computadoras viene anunciando un cambio tanto en los contenidos como en las formas de la enseñanza escolar, que se aceleró por el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Pese a todo, con tanta diversidad de contenido en redes y de modelos de dispositivos al que pueda acceder un alumno, nada viene a reemplazar la labor del docente como guía y orientador al momento de seleccionar contenidos.

2 de agosto de 2020

La llegada del Covid-19 obligó al sistema educativo a adaptarse a una nueva realidad y a acelerar procesos de digitalización e incorporación de nuevas tecnologías. Para conversar sobre el tema y reflexionar sobre el rol docente en este nuevo escenario, EL TIEMPO consultó al Equipo de Orientación Escolar de una institución educativa de Azul, conformado por Julia Salerno (Lic. en Psicopedagogía), Sofía Provenzano (Lic. en Psicología y Psicopedagogía) y Micaela Bigalli (Lic. en Sociología).

"Para que se dé el aprendizaje es necesario que se establezca un vínculo entre la persona y el contenido, y generalmente ahí están los interlocutores (docentes) que funcionan de mediadores, alcanzando el material a los estudiantes, para que estos puedan ser decodificados con mayor facilidad. En este contexto se entorpece el vínculo interpersonal lo que dificulta el proceso enseñanza-aprendizaje", explicaron. "Es importantísimo poder continuar sosteniéndolo, aunque hoy se tenga que recurrir únicamente a dispositivos tecnológicos. Porque para que se dé el aprendizaje lo emocional es fundamental".

-La irrupción de las nuevas tecnologías, ¿obliga a la escuela a redefinir sus estrategias?

-La tecnología viene a arrojar luz en este contexto de distanciamiento: fue necesario capacitarnos, aprender, practicar y adaptar esas tecnologías y herramientas que, la mayoría de las veces no fueron pensadas con un sentido educativo. Si bien en la presencialidad también realizamos encuentros y plenarias para re-pensar nuestras prácticas, hoy este proceso está siendo más diario y continuo. Y mucho de lo que hayamos aprendido, lo volcaremos como nuevas herramientas al regreso. Aún así, es importante que tengamos en cuenta que esta puesta en primera plana de las nuevas herramientas tecnológicas sólo es un puente que permite el sostenimiento del vínculo entre quienes enseñan y aprenden, y en ninguna ocasión reemplaza a los encuentros que pueden darse en el aula en momentos de presencialidad.

Tecnología y cambios

En éste punto de la charla, las profesionales puntualizaron: "Hace tiempo que la educación se viene redefiniendo en pos de mejoras. La tecnología se suma a los cambios, el espacio pedagógico se reinventa, pero no debe perderse de vista el rol de los educadores. La netbook y los demás dispositivos tecnológicos son justamente esto, dispositivos nuevos que se suman a otros tantos ya conocidos y utilizados en el aula, pero lo que no modifican es el ida y vuelta fundamental entre dos sujetos para poder aprehender esa información que se encuentra a entera disposición en nuestros aparatos móviles".

-¿La batalla está perdida a favor de los celulares y de otras pantallas que tienen mucho más éxito en atraer no sólo a los jóvenes, sino también a los adultos?

-No está perdida, está ganada a la hora de repensar nuestras prácticas en favor de la enseñanza. Hay que sumar nuevas herramientas pedagógicas y crear propuestas de enseñanza que inviten a las y los jóvenes a investigar su entorno, a hacerse preguntas y a expresar todo lo que los está atravesando en este contexto. El cual ha servido para que volvamos a pensar en la importancia de las propuestas de enseñanza, más allá del medio, cuando la propuesta es sólida, resulta atractiva para jóvenes y adultos.

-Por otro lado, estas escenas señalan que la frontera entre lo escolar y lo no escolar ya no se define por los límites del espacio y el tiempo de la escuela.

-Sí, es cierto que esto se viene revisando, de todas formas desde hace un tiempo, lo escolar no se define por el espacio físico de la institución ni del aula en sí. Retomando a Inés Dussel, hoy más que nunca hay que retomar la importancia de pensar el espacio del aula como espacio comunicativo por separado de lo material. Este es un tema complejo, es importante redefinir espacios, delimitar el terreno escuela-familia para que la escuela no se 'domestique'. Para que lo escolar siga siendo un espacio donde aprendemos a vivir con otros, donde lo cotidiano se suspende por un momento, donde habilitamos un espacio común y público.

-En el marco de estas nuevas tecnologías y modos de acceso, ¿hay que discutir y repensar las relaciones entre el ver y el saber, y el atender y el aprender, y buscar otra manera de conectarse con el alumnado?

-La función del docente es fundamental en el proceso de aprendizaje, es necesario trabajar para sostener el vínculo. Si pensamos en contenidos o saberes, tenemos información disponible donde queramos y es muy fácil para todos/as acceder a ella. Los chicos y las chicas tardaron mucho menos tiempo en aprender a dominar con fluidez las aplicaciones para videollamadas o clases, sin embargo somos los docentes los que continuamos preocupados y ocupados en sostener y mantener la relación dialéctica que tiene que darse para que esta información se convierta en aprendizaje, sea adquirida de forma adecuada, seleccionada y procesada de acuerdo a las necesidades de cada estudiante.

-¿Los alumnos están más o menos presente en las clases?

-Están presentes de diversos modos, cada cual con sus posibilidades y variando en sus formas. Es muy importante en este contexto el rol de los docentes y la familia como motivadores.

-¿Hay mayor deserción?

-Se intenta que no. Todo el cuerpo docente trabaja en pos de no perder el vínculo entre los estudiantes y la escuela.

-¿Qué porcentaje de presencialidad frente al dispositivo hay?

-Depende de la institución. En caso de falta de conectividad se establecen los medios para que el estudiante no quede por fuera de la propuesta, esto implica distintos dispositivos de trabajo que no solamente tienen que ver con reuniones de Zoom sino con todos los medios que se necesiten para cada trayectoria.

-¿Qué respuesta hay por parte de los alumnos para cumplir con los trabajos que deben presentar?

-Depende del vínculo entre docente estudiante. La motivación de los adolescentes frente a la tarea. Como orientadoras insistimos en la importancia de la propuesta educativa como centro de estas prácticas.

-¿Tienen fecha límite o se es más flexible considerando que no todos pueden disponer de Internet todo el día?, ¿han tenido casos de no entrega de trabajos por ese motivo?

-Se establece una fecha por cuestiones de organización. Pero se conoce la situación de cada uno de los estudiantes flexibilizándolas de acuerdo a cada necesidad. En caso de que un estudiante tenga dificultades para enviar los trabajos se establecen los medios necesarios para que pueda estar conectado con las tareas. Ha pasado que muchas familias han informado a las instituciones dificultades en la conectividad, lo que no permite la entrega.

- ¿Han perdido contenidos los chicos o se va cumpliendo con lo pautado para este año escolar?

-Se busca la manera que los contenidos puedan ser reorganizados en pos de una mejor comprensión para los estudiantes. Es importante ser creativo para establecer contenidos nodales y lograr la mejor apropiación de los mismos. Los contenidos no se pierden sino que se re piensan y reestructuran de acuerdo a las circunstancia. El aprendizaje es contextual por lo que no debemos olvidar que esta situación nos atraviesa como sujetos que enseñan y sujetos que aprenden.

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.