LOS ACUSAN DE FORMAR PARTE DE UNA "ASOCIACIÓN ILÍCITA"

LOS ACUSAN DE FORMAR PARTE DE UNA "ASOCIACIÓN ILÍCITA"

Investigan organización que cometía hechos de abigeato: hay tres detenidos y un prófugo

Semanas atrás un juez de Garantías había ordenado las detenciones de los cuatro imputados que tiene esta causa penal, uno de los cuales todavía no ha podido ser hallado. De acuerdo con lo averiguado, en abril pasado cometieron dos hechos de abigeato. Aquellos episodios incluyeron que faenaran cuatro terneros en un campo del Partido de Azul. Según se pudo determinar también, los cortes de esos vacunos después eran vendidos a doscientos pesos el kilo. Del análisis del contenido de las comunicaciones de los teléfonos celulares que estaban en poder de dos de los imputados se supo que todos ellos hablaban de "salir a pescar" cada vez que se organizaban para llevar a cabo estas carneadas clandestinas.

16 de enero de 2022

Una causa penal relacionada con hechos de abigeato sucedidos el año pasado en un establecimiento rural del Partido de Azul tiene desde días atrás a tres hombres detenidos y a un cuarto imputado prófugo, informaron a EL TIEMPO voceros judiciales y policiales allegados a esta pesquisa.

De acuerdo con lo investigado, "actuando de manera organizada, con logística y división de tareas" -según se señala en estas actuaciones penales- todos ellos integraron una organización criminal "destinada a la comisión de delitos de abigeato de animales vacunos".

En ese contexto, en dos oportunidades lograron faenar cuatro terneros, tras matarlos a tiros en el campo donde aquellos hechos sucedieron. En ese mismo establecimiento rural, después los carnearon y se llevaron los cortes principales de los vacunos, los cuales cargaron en la camioneta propiedad de uno de los imputados que ahora está detenido, vehículo que habitualmente era utilizado para la comisión de aquellos ilícitos.

El "modus operandi" de esta organización delictiva incluía que los cortes fueran llevados a la casa del sujeto que todavía está prófugo, la cual días atrás había sido allanada por la Policía.

En ese inmueble -situado sobre la calle Cáneva de esta ciudad- los animales terminaban de ser despostados para su posterior venta fraccionada de manera ilegal.

Entre las varias pruebas reunidas en esta pesquisa figuran mensajes de WhatsApp a través de los cuales esos cortes de animales vacunos de procedencia ilícita eran ofrecidos a la venta.

Según se había podido establecer, dos de los ahora detenidos ofertaban la carne -por medio de mensajes que enviaban desde sus teléfonos celulares- en los barrios San Martín de Porres y Villa Giammátolo, vendiendo a 200 pesos el kilo de esos cortes, entre los que figuraban los costillares y las paletas de los vacunos faenados de manera ilícita.

Detenciones y allanamientos

El pasado 29 de diciembre, dando lugar a un pedido que formulara desde la UFI 13 que está a su cargo el fiscal Adrián Peiretti, había sido el juez de Garantías Federico Barberena quien ordenó las detenciones de los imputados.

Aquellas medidas de coerción incluían que se allanaran las viviendas donde residen los considerados miembros de esta organización delictiva en busca de elementos de interés para la investigación penal, por lo que se ordenaban los secuestros de "los teléfonos celulares utilizados por ellos, elementos aptos para la faena, armas de fuego y municiones, carne y cueros vacunos", se detallaba en lo dispuesto.

Ese 29 de diciembre del año anterior en que policías del Comando de Prevención Rural de Azul, con apoyo de agentes de otras seccionales, hicieron los procedimientos se produjo la primera de las detenciones. La de un hombre identificado como Ezequiel Enrique Gaitán, que tiene 33 años de edad.

Junto con aquella medida de coerción, el allanamiento en la casa donde reside uno de los acusados sirvió para que los policías hallaran e incautaran cuatro teléfonos celulares, una carabina calibre 22 largo y bolsas que tenían cortes cárnicos.

El 29 de diciembre que pasó habían sido allanadas también las viviendas de los demás encausados, dos de los cuales terminaron siendo detenidos días más tarde.

Voceros allegados a esta investigación penal los identificaron como Oscar Adolfo Sosa, alias "Bebe" o "Bebo" y de 41 años de edad; y Jorge Luis "Lucho" López (33).

En tanto, el hombre que todavía sigue prófugo y con pedido de detención vigente ordenado por el magistrado a cargo del Juzgado de Garantías 2 fue identificado como Antonio Verdún. Apodado "Tincho", tiene 48 años de edad.

A escala penal, los cuatro son considerados coautores de los delitos de asociación ilícita y abigeato agravado por ser cometido por tres o más personas, dos hechos, en concurso real.

Por esos ilícitos, cuando Gaitán, López y Sosa fueron llevados a sede judicial para ser indagados ninguno declaró, señalaron también a EL TIEMPO voceros allegados a esta investigación penal.

Una denuncia en tribunales

José Edgardo Garciarena se llama el productor agropecuario damnificado por las carneadas de cuatro terneros que estaban en el campo que posee, llamado "Las Margaritas", de unas setenta hectáreas y ubicado en la prolongación Norte de la calle Mujica y el Camino Viejo a Ariel.

De acuerdo con lo que ese hombre denunciara en los tribunales de Azul, entre el 31 de marzo y el 4 de abril del año pasado le habían sustraído los dos primeros vacunos: dos terneros raza Abeerden Angus de pelaje negro que pesaban entre 170 y 230 kilos.

En aquel entonces, tras dejar en el campo el espinazo y las vísceras de ambos animales, los delincuentes se fueron llevándose los principales cortes de esos vacunos.

El mismo productor agropecuario volvió a resultar damnificado por un hecho de similares características entre los días 16 y 18 de abril del año pasado.

En esa fecha otros dos terneros -que pesaban entre 200 y 250 kilos y eran también Aberdeen Angus, uno de ellos de pelaje colorado- también fueron faenados en el campo de Garciarena.

Ocho meses después a ocurridas aquellas carneadas, las tareas iniciadas para dar con los probables autores de estos hechos de abigeato arrojaron resultados positivos, realizándose los allanamientos y las detenciones de tres de los cuatro imputados que tiene esta causa penal.

EL DATO

A la espera de que se consigan cupos para sus traslados a unidades penales, los tres detenidos por estos hechos de abigeato permanecen transitoriamente alojados en seccionales policiales. En el caso de Oscar Adolfo Sosa, actualmente está en la comisaría de Saladillo; mientras que Jorge Luis López y Ezequiel Enrique Gaitán, respectivamente, se encuentran privados de la libertad en las estaciones de Policía Comunal de Tapalqué y Suipacha.

"Salir a pescar"

La causa penal por estos hechos de abigeato iniciada desde la UFI 13 y llevada adelante por los agentes policiales del CPR Azul incluyó que se contaran, a modo de prueba, con escuchas telefónicas. También, que se recabara información en redes sociales y que se obtuvieran filmaciones y fotos; además de contarse con varias declaraciones testimoniales.
Ese cúmulo de pruebas sirvió para identificar a los imputados y para que los allanamientos se realizaran semanas atrás en los inmuebles de Azul donde todos ellos residen.
Una propiedad situada sobre la calle Cáneva; otra en la Avenida 25 de Mayo y dos más, ambas sobre la prolongación Norte de las calles Comandante Franco -lugar donde había sido detenido Gaitán- y Aldaz fueron los inmuebles allanados.
En el último de los objetivos mencionados la Policía había incautado una cuchilla, un gancho de carnicero y una mira telescópica.
En la investigación penal se señala que una camioneta Chevrolet S-10 propiedad de Oscar Adolfo Sosa era utilizada para trasladar los cortes de los vacunos faenados hasta la casa de Antonio Verdún, el lugar donde los animales terminaban de faenarse.
En ese inmueble todos los investigados llevaban a cabo la tarea del "desposte y fraccionamiento de la carne para su posterior venta para el consumo".
En la camioneta referida, además, los considerados autores de estos hechos se trasladaban a los establecimientos rurales para cometer estos ilícitos.
Las carneadas, mientras dos de ellos hacían de campana y esperaban, las concretaban los demás acusados, se pudo determinar también teniendo en cuenta lo investigado.
El 25 de abril del año pasado personal policial había interceptado la camioneta de uno de los acusados. En aquel entonces, alertados por un llamado que indicaba que ese vehículo estaba parado sobre la Ruta 60, en una actitud que podía considerarse sospechosa y cerca de un campo ubicado en esa zona.
Los policías que intervinieron en ese procedimiento identificaron a Sosa y Verdun como los ocupantes del rodado, ocasión durante la cual se había secuestrado una carabina, una cuchilla y una piedra de afilar, al igual que los teléfonos de los dos, que fueron aprehendidos por la tenencia ilegal del arma de fuego, situación que se tradujo en que se iniciara un sumario penal.
Posteriormente, al ser analizados esos teléfonos celulares, comenzaron a hallarse comunicaciones con los demás investigados, quienes hablaban de "salir a pescar" cada vez que estos episodios de abigeato que ahora les imputan eran llevados a cabo.
"Habiendo procedido al análisis de los mencionados celulares, siendo sus propietarios los investigados Antonio Verdún y Oscar Adolfo Sosa, se hallaron varios audios en los que los causantes organizan encuentros para las salidas a 'pescar', término utilizado por los causantes al tiempo de organizarse, como así también la hora y el lugar donde se encontrarían para ir al campo a realizar los hechos ilícitos", escribió el juez de Garantías Barberena cuando ordenó las detenciones de los ahora acusados.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Fútbol

23/05/2022

Fútbol

Fútbol

Un campeón inobjetable

LUEGO DE LA REALIZACIÓN DE UN JUICIO CON JURADOS

23/05/2022

LUEGO DE LA REALIZACIÓN DE UN JUICIO CON JURADOS

LUEGO DE LA REALIZACIÓN DE UN JUICIO CON JURADOS

Un preso que mató a otro, "culpable": un juez le impuso una pena única de 33 años de cárcel

Por el homicidio, sucedido en la Unidad 37 que está en Barker en agosto de 2018, el encausado fue sentenciado a once años de prisión. Los antecedentes que registraba implicaron que en el mismo proceso le fuera dictada esa pena unificada de treinta y tres años de prisión y que también se lo declarara "reincidente".

País

22/05/2022

País

País

Cómo serán las celebraciones oficiales del 212º aniversario de la Revolución de Mayo

País

22/05/2022

País

País. CAME: la industria pyme creció un 3,4% anual en abril, pero se retrajo en relación a marzo

Política

22/05/2022

Política

Política

Panorama político bonaerense: El tiro por la culata

Efecto bonaerense el acto que encabezó Fernández en Esteban Echeverría. El juego de los contrastes internos. Kicillof, más acentado. En Juntos, Macri es eje de controversias. y Santilli quiere una foto diferenciadora con la UCR.