UNA MIRADA SOBRE UN HECHO URBANO

UNA MIRADA SOBRE UN HECHO URBANO

"Paseo Bolívar": ocaso o resurrección

Se destacan, en el conjunto edilicio, las corrientes estilísticas que responden al neoclasicismo, neo-tudor, eclecticismo francés e italiano. Las primeras construcciones datan de 1880. Sin embargo, el paisaje urbano céntrico viene sufriendo desde hace varias décadas intervenciones muchas veces reñidas con el buen gusto, la elegancia y sobriedad de las construcciones existentes.

19 de noviembre de 2022

Por Arquitecto Carlos Enrique Fortunato

Especial para El Tiempo

Azul, fundada el 16 de diciembre de 1832, se constituyó desde su génesis en un punto neurálgico de diversa riqueza cultural, siendo declarada ciudad en 1895.

Hacia fines del siglo XIX y las primeras décadas del 1900, se perfila el eje de construcciones significativas de la calle Bolívar, tal como hoy la conocemos. Entre la avenida 25 de Mayo hacia márgenes del Arroyo Azul se concentra una edificación de alto valor histórico, donde no ha habido considerables episodios de sustitución edilicia, por lo que todavía conserva un carácter homogéneo, presentando unidad formal que se manifiesta por la conjunción de estilos arquitectónicos y su perfil urbano. Esta particular situación, fue el germen del llamado Paseo Bolívar, basado en sus condiciones de centralidad, accesibilidad y asiento de edificios de alto valor histórico-patrimonial.

Este Paseo contiene, en su conjunto edilicio, el desarrollo de tipologías arquitectónicas donde se destacan las corrientes estilísticas que responden al neoclasicismo, neo-tudor, eclecticismo francés e italiano; en su mayoría con gran riqueza ornamental en el tratamiento de sus fachadas e importantes trabajos de herrería, carpintería, vitrales y mayólicas. Los proyectistas de estas obras fueron, entre otros, los arquitectos Blas J. Dhers, Julio Maschio, Héctor Pourtalé y Roberto Leiva.

El "Paseo Bolívar" fue inaugurado el 9 de octubre de 2005, como primer paso para que Azul comience a concientizarse sobre su patrimonio arquitectónico-cultural, pretendiendo rescatar sus valores intrínsecos y recuperar parte de nuestro carácter e identidad.

La primera etapa se focalizó en la restauración de la Plazuela denominada "Cantoncillo Santa Margarita", levantada en el solar de la esquina con la calle Intendente De Paula, donada al Municipio de Azul por el Dr. Bartolomé José Ronco y su esposa María de las Nieves Clara Giménez, en memoria de su hija fallecida a los quince años. Fue inaugurada el domingo 26 de marzo de 1944.

Se colocaron tres carteles identificatorios: uno para la demarcación de la Plazuela y en cada extremo del Paseo: uno en Bolívar y 25 de Mayo, y el otro en Bolívar y Colón, con indicación de las 43 edificaciones de valor patrimonial.

Como complemento, se colocó en el frente de cada propiedad una placa de vidrio, indicando fecha de edificación, estilo, tipo de valoración patrimonial, propietarios y usos originales del bien. Estos elementos permiten, al visitante, recorrer el Paseo por sus propios medios sin necesidad de visitas guiadas.

En 2016, en ocasión del Bicentenario de la Independencia, se relanzó el Paseo Bolívar colocando luminarias de leds blancas en todo su recorrido, reemplazo de placas deterioradas y diferentes mejoras en el Cantoncillo.

Singularidades

del paseo

Podemos señalar que las primeras edificaciones del siglo XIX datan del año 1880, estando ubicadas en Bolívar 599 esquina 25 de mayo -eclecticismo, hoy galería comercial-, y en la calle De Paula 715. Mientras que en 1890 construye Bernardo Naulé su casa de estilo ecléctico italianizante, en Bolívar 481, con una delicada cornisa ornamentada con cuatrifolios. Hoy funciona la Facultad de Derecho de la UNICEN.

En 1895 tenemos la de calle Burgos 711, ecléctico francés al igual que la ubicada en calle De Paula 679, construida en 1896.

Dos esquinas enfrentadas de estilo neo-tudor, proyectadas por el arquitecto Roberto Leiva, ambas de gran riqueza ornamental y muy buena factura edilicia, construidas en 1929; una con fachada de revoque y ladrillos a la vista, techo de tejas francesas; la otra con revoques símil-piedra y techo de pizarras grises.

La casa de Bolívar 533, de estilo ecléctico francés (1913), única con jardín al frente y la pared medianera sobriamente ornamentada.

En el cruce con Intendente De Paula encontramos las dos mansiones con ochavas de muros curvos: una la construye en 1922 Juana Brocca viuda de Naulé, con proyecto de los arquitectos Blas Dhers y Carlos Devoto, en estilo ecléctico francés. Hoy funciona el Instituto Cristífero Argentino. La otra, diseñada en 1927 por el arquitecto Julio C. Maschio, en estilo ecléctico italiano, para Lorenzo Piazza quien, con sus hermanos Félix y Francisco, en 1890 funda la Curtiembre Piazza y en 1895 -incorporando a sus hermanos menores Remigio y Pedro- crean la firma las "Cinco P", impulsoras del avance industrial que tuvo Azul en aquella época.

Enfrente encontramos el Cantoncillo Santa Margarita, solar que, tanto por los elementos empleados como por el armonioso ensamble de los mismos, logra un espacio de singular belleza que nos remonta a las antiguas construcciones coloniales, heredadas de la península ibérica.

La esquina de Bolívar con calle Burgos presenta un rico contrate de estilos: la gran casona de dos plantas (1905), de estilo ecléctico italiano, que fuera del señor Rosa Viterbo Ávila, consignatario de hacienda y dueño del segundo automóvil que circuló por nuestras calles. A su lado, el edificio de la Biblioteca Popular de Azul Bartolomé J. Ronco de 1910, edificio ecléctico francés construido especialmente para tal fin. Haciendo cruz encontramos el Villino Piazza, de estilo románico toscano - hoy Elena Hotel - y su contiguo chalet inglés (ambas de 1926), conforman un singular conjunto pintoresquista que pone una nota de color en el recorrido, teniendo enfrente una residencia de estilo ecléctico francés (1924), de ochava curva diseñada por Blas Dhers, y una amplia casona (1900) de estilo ecléctico. Esperemos que todo el conjunto sea preservado.

Al comenzar el siglo XX se edifican la casona de Emiliano Bargas, 25 de Mayo esquina Bolívar, y la casa contigua, 25 de Mayo 725, de Miguel Castellar, ambas proyectadas por el arquitecto Julio Cacciolatti en estilo ecléctico italianizante (vivienda de 790 m2). Es una de las más antiguas residencias azuleñas que llama la atención por la nobleza de sus líneas.

Esta es la única esquina de nuestra ciudad que posee dos casonas con cúpulas enfrentadas en cruz, una facetada en pizarra gris con pequeñas ventanas mansardas y coronada por un pararrayos, propiedad de Francisco Pourtalé (año 1933), y diseñada por el arquitecto Héctor Pourtalé en clasicismo francés, con su fachada con revoque imitando sillares encadenados con ladrillos a la vista, a la manera romana. Ambas de diferentes estilos, con importantes puertas y verjas de hierro.


Imagen para que "me recuerden" con el cielo a pleno. FOTO CARLOS E. FORTUNATO

Emiliano Bargas: Era oriundo de Chivilcoy; muy joven se enroló como telegrafista en la expedición al desierto emprendida por Adolfo Alsina, y en 1873 fue destinado al Fortín Lavalle, en la frontera de Azul. Era un distinguido caballero, culto, inteligente y emprendedor. En 1899 encomendó al arquitecto Julio Cacciolatti el proyecto y construcción de su imponente casa ubicada en la esquina sur de 25 de Mayo y Bolívar, que quedó terminada en 1900.

"Enmarcada entre los tilos de la avenida haciendo cruz con la antigua morada de Emiliano Bargas, la casa de Pourtalé, conforma uno de los paisajes arquitectónicos más evocativos de la ciudad, dominado por las masas de las dos imponentes moradas y el perfil de sus cúpulas enfrentadas", que irremediablemente quedará perdido para siempre asfixiado por la actual construcción del edificio pomposamente llamado "Palacio Bargas".

Ante la construcción de este edificio de propiedad horizontal, de varios pisos -a la sazón, once- en pleno centro histórico, me permito disentir enfáticamente con la implantación de mismo.

Aparentemente de buena factura y de categoría, por lo que puede apreciarse en los planos y vistas ofrecidos a la consideración de los posibles compradores.

Como en todos los casos, la foto del edificio en los folletos siempre estará tomada de frente, con las vistas más bonitas, mas vendibles, más gratas al espectador. Nunca de costado, laterales o contrafrentes, que son los menos favorecidos. Se lo denomina con un nombre atractivo en este caso: "Palacio Bargas", con lo que pretenden rebautizar la agresión al espacio urbano. La propaganda de venta mencionará las "hermosas vistas hacia el paisaje (de nuestra avenida, centro histórico, y de los jardines y patios de los vecinos).

Entiendo que el paisaje urbano céntrico viene sufriendo, hace varias décadas, intervenciones muchas veces reñidas con el buen gusto, la elegancia y sobriedad de las construcciones existentes.

Creo que es hora que nos planteemos qué urbanismo queremos, ¿el de la presión inmobiliaria, que nos convertirá paulatinamente, pero sin pausa, en un remedo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con sus falencias y ninguna de sus virtudes?

Ya se aprecian agudos síntomas de lo antedicho: carteles luminosos que ocupan hasta la mitad de la calle, con colores restallantes algunos y/o con diseños dignos de mejor causa, produciendo una contaminación visual alarmante que, en una ciudad pampeana (no New York...) como la nuestra, nos sea vedada la contemplación de su cielo azul, cables de alta tensión de redes de alumbrado público o abastecimiento domiciliario que, cual guirnaldas "de arbolito de navidad apagado", contribuye más que eficazmente a lo expresado anteriormente.

Tal implantación, por su proximidad con ellas, empobrece y empequeñece estos tradicionales edificios característicos de fines del siglo XIX y principios del XX, hundiéndolos con su importante mole prismática en un pozo visual. Es otra contaminación visual, como las referidas anteriormente, pero aun peor, porque arremete contra el patrimonio edificado, agrediéndolo y desvirtuándolo en aras de un pseudo progreso edilicio.


Avanza el "abrazo del oso" y faltan diez pisos más... FOTO CARLOS E. FORTUNATO

La cúpula que fue la portada del folleto del Paseo Bolívar ya no se verá de esa manera, puesto que estará prácticamente acorralada en tres de sus lados por paredes de cemento con vidrios y no rodeada de cielo, precisamente.

Si no tomaron fotos anteriormente, invito a los lectores a tomar fotos de la cúpula mientras aún se vea el cielo circundante, a través de la estructura, porque dentro de un tiempo sólo podrá verse la cúpula con los vecinos asomados en los balcones continuos de los departamentos de este atropello urbano llamado, grandilocuentemente, "Palacio Bargas".

Ya que en pos de una "modernidad pujante" se crean estos edificios en altura poco compatibles con el entorno urbano, donde se implantan generalmente como lo es la zona céntrica de la ciudad, para asemejarnos a cualquier ciudad de la provincia donde se van perdiendo (tergiversando, corrompiendo, viciando, desnaturalizando, falseando, adulterando, suplantando, deformando) los rasgos distintivos que caracterizan el paisaje urbano generado hacia fines del siglo XIX y los cincuenta primeros años del siglo XX, que conforman las opulentas construcciones que forman el "Paseo Bolívar ".

Siguiendo con esta política, veremos decaer el potencial turístico-cultural que representa; notaremos cómo se pierden o desnaturalizan zonas que marcan recorridos amigables para el turista y para nosotros mismos.

Se trata de una construcción que, si bien puede ser legítima para la renta del grupo inversor y los intereses de los propietarios, no lo es para la imagen de una ciudad amigable.

Además, en este tipo de construcciones de gran porte, no se invierte en nuestra localidad para la compra de materiales, insumos y contratación de mano de obra.

Quienes circulen por calle 9 de julio y Necochea ya no verán la cúpula, sino que se toparán con esta mole edilicia que, a modo de abanico, oculta la misma, a la par que crea un importante cono de sombra sobre todas las propiedades vecinas ubicadas detrás, modificando notoriamente la calidad de vida de sus habitantes.

Quienes circulen por la avenida hacia Calle San Martin, divisarán desde lejos un hermoso frontón de casi 40 metros de altura por unos 18 metros aproximadamente de ancho, ideal para el juego de pelota paleta en altura...

Se ve, claramente, la desproporción que existe entre el edificio que, con sus 36 metros de altura a modo de pantalla, asfixia a la casona existente de unos 7,50 metros, con su cúpula de unos 14 metros de alto (pararrayos incluido) y es muy probable que genere arremolinamientos de viento, como ocurre en otras esquinas de nuestra ciudad.

Se apropia de un valor patrimonial, lo vacía de contenido y lo expone como escudo protector del despropósito urbanístico que conlleva, utilizando además la cúpula como imagen identitaria del emprendimiento constructivo del fideicomiso "Palacio Bargas".

Llama poderosamente la atención que tal construcción no tenga su correspondiente "Cartel de Obra", con los datos de sus proyectistas y responsables de una obra de tal envergadura, en pleno centro de nuestra ciudad, tal como el Municipio exige a cualquier vecino y/o profesional que realiza una construcción.

A su vez, tenemos que preguntarnos si entendemos como progreso el paulatino hacinamiento de habitantes en el centro, el contribuir al congestionamiento del tránsito y del estacionamiento (por ende, a la contaminación ambiental, escape de gases tóxicos, etc.).

Además de introducir más automóviles en el radio céntrico, aumentando la complejidad de circulación, cabe preguntarse si las redes de los servicios públicos están preparadas para abastecer el consumo del edificio.

Seguramente demandarán costosas inversiones para la ampliación y/o mejoramiento de redes de servicios públicos -electricidad, gas, cloacas- por parte del Municipio y otros entes públicos, que terminamos pagando todos los vecinos de la ciudad, para que una treintena de familias vivan felices y contentas, gozando de las "vistas al paisaje", los amenities, y la piscina construida en una terraza, que balconea la calle Bolívar.

El eje del Paseo Bolívar presenta un armonioso juego de fachadas, plasmadas en distintas épocas, que ofrecen al azuleño y al visitante un importante valor patrimonial y turístico. Por ello, es necesario generar conciencia ciudadana en un sentido positivo de la preservación, con el fin de hacer evidentes aquellos rasgos que pasan desapercibidos para el ciudadano común, fortalecer nuestra identidad y revalorizar el sector.

Si no reaccionamos, y si no se estudia y elabora un plan de conservación preservación de estos sectores distintivos y singulares, perderemos -irremediablemente- los rasgos identitarios de nuestra ciudad, para asemejarnos a cualquier otra de la provincia, "rascando el cielo" con más edificios en altura.

En este abrazo entre "el oso" (Palacio Bargas) y "la ardilla" (casona con cúpula), donde claramente la ardilla está en inferioridad de condiciones, vemos que se trata de un abrazo fatal donde queda sofocada la ardilla y se decreta la defunción del paisaje urbano-patrimonial-turístico del Paseo Bolívar.

"Paseo Bolívar": esquina de esa arteria y De Paula. FOTO CARLOS E. FORTUNATO

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Locales

01/12/2022

Locales

Locales

Reunión con controladores de admisión y permanencia

SE VIVIERON EMOTIVOS MOMENTOS

01/12/2022

SE VIVIERON EMOTIVOS MOMENTOS

SE VIVIERON EMOTIVOS MOMENTOS

Presentación del libro "Boxeo azuleño, crónicas, historias y testimonios" con mucha impronta

El autor Juan José Zurro realizó una crónica sobre lo que experimentó esta noche en la cual había referentes del boxeo en Azul. El epicentro de este encuentro fue el salón de La Toscana en el Club Alumni.

AJEDREZ

01/12/2022

AJEDREZ

AJEDREZ .  Gustavo Godoy sigue al frente del Mayor

AGENDA CULTURAL

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL

01/12/2022

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL

POR UN LUGAR EN EL REGIONAL

Primera División: Alumni Azuleño y Sportivo Piazza juegan el domingo

deportes

01/12/2022

deportes

deportes. Se realizó el Torneo InterPromo 2022

PENSAR EL TURISMO DE FORMA COLECTIVA

FÚTBOL FEMENINO

01/12/2022

FÚTBOL FEMENINO

FÚTBOL FEMENINO

Azul recibirá a Tandil en el inicio de las revanchas

El conjunto dirigido por Fernando Clarke y Soledad Gérez tendrá un duro compromiso ante las líderes de la zona 2 de la Región Bonaerense Pampeana. El encuentro se disputará en el estadio "Emilio S. Puente" y comenzará a las 20 horas.

JAVIER RODRÍGUEZ

30/11/2022

JAVIER RODRÍGUEZ

"Un Gobierno atento a las necesidades del interior"