AZUL, ROCK Y GUITARRAS

AZUL, ROCK Y GUITARRAS

Gabe Treiyer: las cicatrices de la vida, hechas música

Diario El Tiempo mantuvo una extensa charla con el músico argentino que se destaca internacionalmente, formando parte de las bandas Toto, Gene Loves Jezabel y su banda Treiyer. Martín Messineo y la conexión con Azul.

15 de febrero de 2021

Por Nicolás Murcia

Gabe Treiyer es un músico argentino con una larga trayectoria, que se inicia en los pubs del under de Capital Federal y al día de hoy se expande a nivel internacional, tocando en el escenario junto a bandas clásicas del rock como Toto y Gene Loves Jezabel.

Diario El Tiempo estuvo junto a Treiyer, en un recorrido de su vida que incluye anécdotas y la visión del músico respecto de este proceso de armado de su último disco "Scars (Journey Through A Lifetime)" . De la partida también formó parte Martín Messineo, encargado de la masterización del álbum.

Como la vida misma, toda idea tiene su génesis, sus objetivos. Treiyer cuenta que, si bien siempre tuvo "ganas de contar esto. Lo que pasa que primero tenés un gran obstáculo que es, por ejemplo, "esto ya lo hizo Pink Floyd con 'The Wall'. Después lo hizo Marillion con 'Misplaced Childhood' que son dos de mis obras conceptuales preferidas. Y yo dije 'hacer este disco a los 25 años no tiene sentido porque ¿qué experiencia tenés?' Justo se dio en una época en la cual yo ya había pasado por un divorcio, había conocido a mi actual mujer, mi hija estaba en camino, entonces dije 'este es el momento'. Y aparte porque ya me había hecho un nombre en el rock progresivo: toqué con Steve Rothery, Bobby Kimball de Toto y tuve contactos con Steve Hackett".

Luego de ese "balance", Gabe encontró el momento: "dije 'si con 45 años no tengo cierta experiencia bueno, estoy al horno. Tampoco es una autobiografía, simplemente es basarse en experiencias que me pasaron a mí y que hablan de cosas que nos pasaron a todos: la infancia, con la alegría que ello conlleva. El paso a la adolescencia turbulento, con la muerte de mi papá en un accidente, lo que significa ese pasar a la adolescencia: cambiar de la primaria a la secundaria, con tu viejo que de repente no está más, sumado a la etapa de la primera vez que te enamorás y te rompen el corazón, esas subidas y bajadas. Hasta que en algún punto como me pasó a mi, encontrás cierto balance. Y de eso habla el final del disco 'Back to the Light'. Cuando uno, después de todo ese camino, cree ya haber encontrado el lugar al que pertenece realmente, con la persona que tenías que estar, con formar la familia que quisiste" afirmó.

Ese hallazgo del "momento correcto", a Treiyer lo encontró desandando su vida y lo mantuvo en constante proceso creativo durante casi cuatro años. "Creo que eso tiene que ver con todo lo del disco. La idea siempre estuvo".

El proceso creativo

"¿Por dónde lo arranco?", fue uno de los interrogantes de Gabe cuando finalmente tomó la decisión de hacer su álbum. Esto llevó al siguiente "movimiento" de su composición: "ahí tenes que pensar. Escribí la música y las letras yo solo, no fue un esfuerzo de banda. No es cuestión de decir pongo cualquier tema y le echo la letra que tenga más o menos coherencia. No, tiene que tener un hilo musical. Entonces me acuerdo que el primer tema que escribí lamentablemente quedó afuera, porque no le encontré en todo este tiempo el sonido que buscaba, entonces me di cuenta que no era el momento para el tema".

Ya me había dado algunos gustos en mi primer disco solista: estuvo David Palau, Tommy Denander, estuvo dAGAROd, cantante de Güru, que había cantado en aquel disco y en el nuevo canta dos temas. Me dije: 'si acá no me doy los gustos que quiero'. Entonces empecé con ese proceso. Yo ya sabía que Steve Rothery de Marillion iba a tocar porque yo ya había tocado con él. Pero yo ya conocía a [Steve] Hackett y dije "si este va a ser un disco de rock progresivo necesito al dios del rock progresivo que por suerte era amigo. A pesar de eso, si a Hackett no le interesa el proyecto te dice 'no tengo tiempo', corta. Conozco casos de amigos que les dijo eso y chau".

"Entonces" -prosigue Treiyer- "le escribo un día y le digo 'yo sé que es mucho pedir esto, pero estoy haciendo un disco así y así, por supuesto estaría honradisimo de tenerte en el disco. Si me decis que no, te entiendo perfectamente y no hay ningún problema. Gracias por tomarte el tiempo de leer'. Hackett lo que tiene es que a los 10 minutos te escribe, no importa donde esté. Puede estar en la casa o de gira en Shangai que te contesta".

Treiyer y Amigos: una versión del clásico de The Police, grabado con guitarristas prestigiosos de todo el mundo

Este contacto cierra de esta manera, de la boca de Gabe: "yo le había escrito un martes a la noche, sabiendo que yo lo iba a recibir el miércoles a la mañana por la diferencia horaria con Londres. Me levanto ese día y en los mails dice 'Steve Hackett' y yo no lo quería ni abrir. Y decía: 'Hola Gabe como estás, estaría encontrado de tocar en tu disco'. Me acuerdo que mi mujer estaba en Miami y yo estaba en el departamento y empecé a pegar gritos a las 8 de la mañana como un desaforado, estaba como loco. Y me dice 'ahora estoy de gira, mandamelo en dos semanas que estoy de vuelta en casa'".

A todo esto, ese tiempo pedido por el ex guitarrista de Genesis le vino "como anillo al dedo" a Treiyer, que aún no había compuesto el tema que pensaba para Hackett. Sin embargo, eso no fue un impedimento, ya que "en dos días lo compuse, a las dos semanas se lo mandé y le dije 'esto es el crudo'. Fue todo muy natural".

En ese sentido, el músico argentino responde "cayó todo", respecto de todo el proceso -de principio a fin- de armado y composición. "Yo escribí todas las letras y toda la música. Pero los créditos los compartí con la banda porque es lo justo. Paul hizo un laburo precioso y todos los arreglos vocales y corales son de él. Más allá de que escribí todos los temas, siempre se lo digo, este disco no sería así si no fuera por su aporte, clarísimo. Y el resto de los chicos en cierta manera aportaron sus partes, más allá de que ya estaban escritas. Todos sabemos que los escribí yo, pero los créditos son de todos. Me parece una situación bastante justa.

Cada avance de "Scars (Journey Through a Lifetime)" era matizado por giras, grabaciones con otros artistas, producir. De alguna manera esto también benefició al producto final buscado por Treiyer: "no tenía apuro en largarlo, después se sumó Jakko Jakszyk de King Crimson. Ya ahí yo dije 'listo, todo lo que viene de acá en más es yapa'. Después por una cuestión técnica de cantantes, decidí tener invitados también -además de Paul Parisi, el cantante de la banda- porque me gustaba que el disco tenga su diversidad.

Las etiquetas no sirven

En 2003, Treiyer comienza a explorar el mundo de la música electrónica. Respecto a esto, dice que "creo que hay un gran preconcepto, erróneo, porque mucha gente por ahí te dice 'la música electrónica es DJ Deró'. Pero el que sabe un poco más te dice que el sinónimo es Hernán Cattaneo que a mi me encanta".

"Se creen que es el synth pop", afirma Treiyer. "Y los tipos más grandes se olvidan que Pink Floyd, Emerson, Lake & Palmer usaban todo lo más moderno que tenían a mano. El mini moog era el chord chronos de hoy".

En el caos que a veces representa la crítica musical, el uso de etiquetas atrae o asusta, de acuerdo a seguidores o detractores, respecto del rock progresivo. Gabe afirma "hoy el dios del rock progresivo es Steven Wilson, usa máquinas y mucha gente dice 'parece un disco pop' por todo lo que tiene".

¿Y qué significa para el propio Treiyer el rock progresivo? "A mí el prog lo que me significa es que me da libertad para hacer lo que yo quiero. Como Muse, que es una de mis bandas preferidas. Hacen lo que se les canta y no tienen etiquetas. Para mi la criatura prog por excelencia hoy por hoy que los ví y quedé pasmado, es King Crimson. Es la máxima expresión de sonidos y silencios combinados. En mi vida ví una cosa así".

"Siempre estuve ahí arriba"

"Yo nunca me ví como público, porque toda mi vida estuve ahí abajo mirándome arriba del escenario", dice el músico, consultado acerca de su juventud, como espectador en los recitales y de los sueños que tenía para él. "Para mi tiene que ver eso. Visualizar durante meses o años una guitarra como la de Van Halen, estando en Estados Unidos y no me la podía comprar y 6 meses después estaba durmiendo abajo mio. Y ser amigo de esa gente, la que estaba en los posters. El único que me quedo en el tintero es Eddie Van Halen, que cuando murió lloré como loco. Por suerte lo pude ver en vivo en el 2004, estando a tres metros de él.

¿Quién es, entonces, Gabe Treiyer? "Un flaco que cumplió sus sueños y los sigue cumpliendo. Si lo miro de afuera es el pibe de Parque Leloir que tenía los posters pegados en la pared, en el altillo de su casa, que se pasaba 8 horas por día tocando la guitarra, soñando y visualizando cada uno de esos posters. Imaginate que yo arranco en el rock por Kiss y Bruce Kulick ahora es amigo", afirma.

"Para esto me preparé toda mi vida", se sincera Treiyer. Y agrega: "Tenerlo a Steve Rothery tocando a un metro tuyo o desayunando con Steve Hackett... cuando pienso en este disco con toda esa gente lo que pienso es "antes de sacarme una foto con cualquiera, los tengo para la eternidad en mi disco tocando mi música. Yo me puedo morir tranquilo que ese es el disco de mi vida, hoy. ¿Qué más puedo pedir? Tengo gente que son dioses y son amigos, por suerte, y soy el único tipo en el mundo -lo digo con todo el orgullo- que tiene a los guitarristas de Genesis, Marillion y King Crimson en el mismo disco. Más no puedo pedir".

Próximos proyectos y reencuentro con amistades

La máquina Treiyer no para. Cada uno de sus engranajes está preparado para el siguiente paso: "Ahora me mudo otra vez a Estados Unidos para grabar el futuro disco de Bobby Kimball. Cuando se reactiven las giras con Gene Loves Jezabel también voy a estar. Casualmente Fran Cosmo, cantante de Boston, me decía '¿a dónde te mudas?'. Cuando le digo que me voy a Orlando, me contesta: 'sabés que estábamos hablando con mi mujer de vender la casa y mudarnos para allá? ¡Así que ya tengo guitarrista!'" (risas)

Cuando empiezo con los trámites para la residencia en Estados Unidos, me comunico con Steve Rothery, Joe Lynn Turner, Dave Bickler (cantante de la banda Survivor), todos me dijeron que si. Le escribo a Bruce Gaitsch -compositor junto a Madonna de la isla bonita- y también. Entonces decís '¿cómo carajos hice para estar con toda esta gente?' y se da. Si no lo soñás y no lo buscás, no viene solo", finalizó.

El camino que lleva a Azul: Martín Messineo

Dentro de la huella de este proceso, existe un capítulo en nuestra ciudad. Azul se transformó en el centro para darle "el toque final" al disco de Gabe. Treiyer cuenta que en una oportunidad "caigo a Azul y bien de turista, paso por la disquería y veo algo de Daniel Telis, entonces le cuento al dueño "éste es amigo mío". "Ah, mirá, toca hoy" me contesta. Lo llamo a Daniel, que me dice que vaya a verlo. Ahí lo encuentro a Martín en la puerta.

Messineo: "se presentó diciéndome que era amigo de Telis. Entonces voy a preguntarle a Daniel, quien me contesta: 'decile por favor que pase, no hay ningún tipo de problemas. Gabe ya estaba arriba del escenario, acomodaba los equipos, se sacaba fotos y yo no sabía quién era" (risas).

Treiyer: "Daniel me invita a tocar. Mi mujer estaba embarazada y se empezó a sentir mal, no pude ir a la noche, porque me fui a la clínica. Le aviso a Daniel y cómo serán esas cosas del destino, fue la última vez que lo vi, acá en Azul" [Telis falleció en octubre de 2018 y también estuvo muy vinculado con nuestra ciudad].


Treiyer en el estudio de Martín Messineo. El músico pasó por Azul para masterizar su disco.

Gabe, no obstante, vuelve a nuestra ciudad tiempo después, contactándose con Messineo: "No puedo con mi genio, le escribo a Martin 'che, estoy por acá, ¿no querés que nos juntemos?".

Respecto a esto, Messineo cuenta que fueron a "los programas de Luis Elizondo y Charly Martínez y después lo invité a tocar en el disco. A su vez, Treiyer cuenta que "yo ya había empezado a producir lo nuevo de JAF y Martín me dice: 'te lo masterizo yo'. Enseguida le digo 'ahí te mando el tema, ¡chau!' (risas). Cuando hizo eso, empecé a ver como laburaba y le ofrecí masterizar mi disco". Finalmente agrega: "Como yo sabía que se venía lo del viaje y tenía los días medio contados, dije bueno, aprovecho a ir para allá y masterizo codo a codo con él".

Por último, Martín contó su experiencia desde los controles: "lo mío en esta etapa es muy repentino, se me juntó todo en muy poco tiempo. Trabajar con muchas bandas de Azul, en las mezclas. Lo de Simbiosis [banda de groove metal argentina reunida recientemente]. Lo de Gabe, que hoy me doy cuenta de la magnitud: para mí la mejor escucha de un disco es cuando te acostás, la cabeza y el oído están descansados. Ahí me cayó la ficha. Cuando estábamos escuchando los temas, estaba muy emocionado. Todavía no lo creo".

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Provinciales

25/02/2021

Provinciales

Provinciales

Habilitan la apertura de cines en la provincia y la Ciudad

Chillar

25/02/2021

Chillar

Chillar

Cine Móvil en Chillar

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

24/02/2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021 . Mañana se cumplen 243 años del nacimiento del Gral. José de San Martín

SITUACIÓN DEL HIPÓDROMO DE AZUL

País

23/02/2021

País

Autorizan subas para las facturas de marzo en Internet, cable y telefonía fija

Codigo Perfil
Codigo Perfil