LA CAUSA PENAL, EN LA FISCALÍA DE INVESTIGACIONES ESPECIALES

LA CAUSA PENAL, EN LA FISCALÍA DE INVESTIGACIONES ESPECIALES

Mientras se resuelve el sumario, la bioquímica Schiaffino presentó una licencia por vacaciones

El caso tiene dos instancias: una administrativa, que se sigue en el ámbito municipal, y otra judicial, a través de una causa ahora radicada en la UFIE. El secretario Legal y Técnico de la comuna, Roberto Dávila, indicó ayer a EL TIEMPO que "se realiza un seguimiento de la investigación penal en curso" y que se han agregado al sumario "constancias de interés". Cumplida la suspensión de sesenta días, la profesional debía reincorporarse este lunes que pasó a sus tareas en el Pintos. Lo que dice la denuncia penal.

16 de marzo de 2023

El doctor Roberto Dávila, secretario Legal y Técnico de la Municipalidad de Azul, confirmó ayer a EL TIEMPO que, "ante la denuncia realizada por la trabajadora [del Hospital Pintos, Adriana] Olguín, se inició proceso sumarial, donde se investiga la posible realización estudios 'particulares' de pacientes que no fueron atendidos en el Hospital, utilizando los insumos del laboratorio de bacteriología del Hospital Municipal".

En declaraciones a este diario, el funcionario del área Legal de la comuna confirmó también que "se investiga la omisión de la facturación de dichos estudios y la posible falta en la que se habría incurrido al maltratar a una compañera de trabajo" [ver recuadro].

"En ese marco -explicó Dávila- se procedió a la suspensión de la trabajadora involucrada por el plazo de sesenta días, que es el máximo permitido en la legislación municipal".

El secretario Legal y Técnico del municipio aclaró que "esta medida preventiva es a los efectos de concretar la investigación y no un adelanto de la sanción que eventualmente corresponda".

"También se realiza un seguimiento de la investigación penal en curso, habiéndose agregado en el sumario constancias de interés", puntualizó luego.

Del mismo modo indicó que "actualmente la trabajadora involucrada regresará al servicio [de Bacteriología del Pintos], por agotarse el plazo máximo de suspensión, y podrá realizar su descargo. Luego de ello se procederá al cierre del sumario, aconsejando la resolución que se estime según el resultado final del sumario".

El doctor Dávila precisó, en tanto, que "es importante resaltar que desde la Secretaría de Salud del Municipio se realizan las acciones necesarias para controlar la situación, contener las necesidades de los trabajadores del área y, asimismo, mantener el laboratorio funcionando correctamente".

Los plazos indicados por el doctor Dávila son los establecidos legalmente y, en ese sentido, la bioquímica Schiaffino debió reincorporarse a sus tareas el pasado lunes 13. Sin embargo, presentó una solicitud de licencia. En este caso, por vacaciones.

Luego de ese período podrá entonces realizar su descargo, tal como lo indicó el doctor Dávila, y se concluirá el sumario administrativo correspondiente. Al mismo tiempo, la justicia penal continúa el proceso de investigación de este caso.

Intervención del Concejo

El 10 de marzo último, los concejales que integran la Comisión de Salud, presentaron una nota al intendente Bertellys. En ella le solicitan que, "a través de las áreas que correspondan, se nos informe el estado del sumario administrativo realizado a la [bioquímica] Anastasia Schiaffino, que se iniciara en respuesta al Expediente O N° 337".

Los ediles de la comisión, que preside Pilar Álvarez, indican que el motivo de la solicitud es "el hecho de que la [señora] Adriana Olguín presentó nota a esta Comisión y se mantuvo en el día de ayer [9 de marzo] una reunión con la mencionada trabajadora, en donde expuso que en el Servicio de Bacteriología se suscitaron hechos de violencia y malos tratos hacia su persona, y también que se utilizaron insumos y recursos humanos del Hospital [Pintos] para fines personales por parte de la Bioquímica Schiaffino".

Se añade en la nota presentada al intendente, que, "según los dichos de la [señora] Olguín, la suspensión de la [bioquímica] Schiaffino termina en el día de hoy, por lo que solicitamos se nos informe: fecha de finalización de la suspensión, área en que desempeñará sus tareas, horarios de trabajo y medidas que se han tomado hasta tanto haya resultado del sumario administrativo y/o de la denuncia penal, para garantizar un clima laboral favorable en el sector de Bacteriología".

El trayecto de la denuncia

El pasado 13 de diciembre, la trabajadora del Hospital Pintos Adriana Inés Olguín presentó una nota ante la Comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante.

Explicó entonces que adjuntaba copia de la denuncia por "hostigamiento y violencia laboral en el día de ayer en el Ministerio de Trabajo y del escrito presentado [el 13 de diciembre] en Mesa de Entradas [del municipio], donde relato los hechos y fundamentos del por qué se generó este hostigamiento hacia mi persona".

La trabajadora añadió que "el fin de esto es que tomen conocimiento y realicen un seguimiento de este expediente o lo que corresponda desde sus bancas".

La primera presentación la dirigió al jefe del Departamento Administrativo y de Recursos Humanos del Hospital Municipal Dr. Ángel Pintos, Juan Kubik.

En tanto, la denuncia penal fue presentada el 19 de diciembre pasado, y radicada en principio en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 13 del Departamento Judicial de Azul, a cargo del doctor Adrián Peiretti. Posteriormente, se trasladó la causa a la Unidad Funcional N° 13 de Investigaciones Especiales, a cargo del doctor José Ignacio Calonje.

El contenido de la denuncia penal

En la denuncia penal la trabajadora del Pintos Adriana Olguín expuso que "soy empleada en el Hospital Pintos desde hace 31 años, actualmente estoy como secretaria administrativa en el Servicio de Bacteriología. El día 30 de noviembre pasado, como todos los días, lo primero que hago es ingresar las órdenes de los pacientes de las muestras que ingresaron el día anterior [y] advierto que había una orden a nombre de [menciona a la paciente] y que entre paréntesis decía 'enfermera', sin historia clínica y decía el nombre de un ginecólogo del Hospital [Pintos] pero sin sello ni firma. Dado que la bioquímica María Anastasia Schiaffino, quien cumple funciones en mi misma área y es jefe de manera tácita, se autoproclama de esta manera sin serlo, insiste en que todas las órdenes tengan la historia clínica porque luego debe ingresarlos a un programa que se llama Whonet. Ante esto primero consulto en el sistema y veo que hay una paciente que se llama [menciona nombre y apellido de la paciente] y tiene historia clínica y obra social. Al ver que tiene obra social y que tenía que facturarle, y para eso necesitaba la firma y sello del médico, llamo al sector Habitacionado 1, preguntando en qué horario encontraba a esta enfermera, me dicen que ahí no trabajaba ninguna enfermera que se llame de esa manera [nota: la paciente, en realidad, es docente]. Ante eso, llamo a Recursos Humanos, pregunto si me pueden decir en qué sector está, me contestan que no la tenía presente, que no había ninguna enfermera con ese nombre. Ante ello, llamo directamente a la paciente, primero para corroborar sus datos y si había llevado un cultivo [se trata de un hisopado vaginal]. Llamo al teléfono que figuraba en el Programa Pintos nuevo, que le decimos [y menciona el número telefónico]. Me dice que, efectivamente, se llama así, que no era enfermera, que era docente y que había llevado un cultivo, pero no al Hospital [Pintos] sino al Laboratorio Vélez Sarsfield [en el que] trabaja la bioquímica Schiaffino".

Olguín, en su denuncia, indicó además que "el protocolo de la orden era N° 8880. Que al rato, alrededor de 20 minutos, me llama Schiaffino totalmente enfurecida y me dice que estaban furiosas las tres conmigo, no sé en alusión a quiénes. [Le dice además] que cuántas veces me había dicho que no insistiera con la facturación y las obras sociales, que no tenía por qué llamar a la paciente, y que había generado un problema muy grande acá, en relación al Laboratorio Vélez Sarsfield. Que esto coincide con que ella siempre cuestionaba el tema de la facturación, que me impedía buscar datos de los pacientes en los distintos registros [entre ellos, IOMA y Anses]. Que cuando llega al Hospital a las 11, porque ella [se refiere a la bioquímica] no cumple el horario debidamente, ingresa a las 7,30 hasta las 8,00, se va al Laboratorio Vélez Sarsfield en horario de trabajo, alrededor de las 11 vuelve [al Hospital Pintos] y se trae en la cartera los cultivos, porque en [el mencionado laboratorio] no hacen Bacteriología, y los hace en el Hospital [Pintos] con los insumos y el recurso humano y tecnológico del Hospital, y esas cosas no las factura el Hospital. Figuran en los libros de actas, pero no se facturan porque al no tener datos de esos pacientes, como así tampoco muestras que trae de Bolívar o de Alvear o de pacientes internados en el Sanatorio".

Indicó Olguín, por otra parte, que "desconozco si eso ella lo cobra o no, pero lo que sí sé es que se hacen con los recursos públicos. Que traía las muestras en la cartera yo no lo sabía, me lo dijo mi compañera, y me dijo que en el Laboratorio Vélez Sarsfield no hacen Bacteriología". Agregó que "todo saltó con esta orden [de la paciente que es docente, no enfermera] y con el ataque de ira de ella [se refiere a Schiaffino, pero desconozco desde hace cuánto tiempo se viene realizando esto. Que ese mismo día, cuando llegó alrededor de las 11, me gritó, me trató mal, me dice 'cuántas veces te dije que no jodas con la facturación, que te dejes de joder con las obras sociales, desde hoy te prohíbo que hagas la facturación y si la seguís haciendo te pido el paso a Facturación. Vos sabés el grave problema que tenemos. Y le pregunté por qué era grave, no tengo por qué decirte, me contestó". Ante ello Olguín admitió que "me sentí amenazada con esto, que es mi trabajo. Yo soy secretaria administrativa y debo hacer la facturación, y todos además cuidamos la facturación porque es un ingreso para el Hospital [Pintos] y los empleados no profesionales además cobramos un plus por la facturación. A la semana, aproximadamente, me vuelve a dirigir la palabra para pedirme que le busque los números de historias clínicas de ciertos pacientes ambulatorios y algunos internados, porque la bioquímica de la tarde los precisaba para ingresarlos al Whonet. Que para poder encontrar esos números de historias clínicas tengo que consultar los libros de actas, consultas las órdenes, y consultar en el programa viejo y en el programa nuevo del Pintos, para ver por qué no tiene historia clínica. Y ahí veo que empiezan a saltar las órdenes sin historia clínica, sin firma, sin sello, al igual que el caso [de la paciente docente] y me doy cuenta que todos tienen la misma letra, que es la de Schiaffino. Esto todo corresponde a este año [2022]. Que esto yo lo detallé en el reclamo que hice en la Municipalidad, que acompaño. Que no he tenido respuesta a la fecha y también hice la denuncia en el Ministerio de Trabajo por hostigamiento y violencia laboral, porque el episodio del 30 de noviembre fue realmente muy violento. Que también tenemos órdenes de Schiaffino de no recibir órdenes de la Unidad 7 y 52 [se refiere a las unidades penitenciarias con asiento en Azul], y que en estos casos había que devolver la muestra, y teníamos que consultarle a ella y que ella vería cuándo le daría turno. Que un día nos maltrató [a la denunciante Olguín y a su compañera] por estar informando las muestras y a mí por haberlas recibido sin haberle consultado. Que esto viene a raíz de que ella [Schiaffino] fue despedida de la de la Unidad [carcelaria] por no poder justificar la incompatibilidad horaria y además no cumplir con el horario. En un momento [Schiaffino] hacía los tres trabajos en el mismo horario. Que testigo es solamente [su compañera de trabajo]. Que hay un técnico que trabaja con nosotros [menciona su nombre y apellido] que es mkuy afín a Schiaffino. Que es todo lo que desea declarar", concluye Olguín en su denuncia penal.

ADRIANA OLGUÍN: "El costo que pagué fueron 42 días de hostigamiento"

Adriana Olguín es la empleada administrativa del área de Bacteriología del Hospital Pintos que denunció supuestas irregularidades en ese sector del centro de salud municipal.

Según explicó, la presentación realizada en la comuna tiene que ver con ser víctima de "hostigamiento y violencia laboral" de parte de la bioquímica Anastasia Schiaffino. De acuerdo con lo manifestado a EL TIEMPO, esa situación comenzó a partir de que una serie de episodios la llevaran a tomar contacto con el hecho de que supuestamente la profesional llevaría al Pintos muestras de un laboratorio privado para analizarlas, utilizando insumos, tecnología y recurso humano del hospital local, tal como se expone en la denuncia penal publicada en el marco de esta nota.

Entre otras cuestiones, durante la entrevista de ayer, Olguín destacó que Schiaffino "se paró delante mío y me manifestó que esto pasó por no escucharla y por no hacerle caso, como si yo fuese una nenita de cinco años. Voy a cumplir 56 años y tengo 31 de servicio", acotó.

"Vos no sabés el grave problema que nos has creado, me dijo. Me quedé muda porque en el estado de ira en el que estaba esta mujer no era conveniente decir una palabra. Le pregunté por qué era tan grave el problema y me respondió que no tenía por qué decírmelo. A partir de ahí no me hablo más", apuntó también.

Asimismo manifestó que "me había prohibido hacer la facturación y me amenazó con que si seguía haciéndola me pedía el pase. Me callé la boca porque ya estoy grande y no quiero que me pasen a otro lugar, además de que me gusta lo que hago". "Eso me afectó mucho emocional y psicológicamente, entrando en un estado de ansiedad terrible", subrayó la empleada administrativa, para inmediatamente después considerar que "ella cree que el servicio de Bacteriología le pertenece y no entiende que es del Hospital y que los insumos con los que trabajan son comprados con recursos de la gente y salen del bolsillo del contribuyente".

A su vez, Olguín afirmó que "a la denuncia la hice porque desde ese día me agredió, me hostigó y me amenazó porque descubrí esas órdenes, que están todas presentadas en Fiscalía".

"Yo no estoy afiliada a ningún sindicato y todo lo hice sola, porque a esta edad no quiero que nadie me vuelva a maltratar. Eso fue lo que me impulsó a hacer la denuncia. No voy a permitir que ni ella ni nadie me maltrate", sostuvo.

De igual forma expresó que "a raíz de la denuncia se le hizo un sumario y se la suspendió. El tema es que si yo no hubiera salido a los medios, el lunes ella estaba trabajando en el hospital y yo -a lo mejor- en el Monte Frutal anotando los perros que se van a castrar".

"Esto no lo hago porque soy una mala persona sino por defenderme, ya que no tengo a nadie que lo haga. Y el costo que pagué fueron 42 días de hostigamiento", afirmó además.

Según refirió Olguín, el Dr. Roberto Dávila le informó que "hay que esperar diez días para que haga el descargo y que después tiene que reunirse una junta disciplinaria para resolver su situación".


"Ella cree que el servicio de Bacteriología le pertenece y no entiende que es del Hospital y que los insumos con los que trabajan son comprados con recursos de la gente", destacó Adriana Olguín. NACHO CORREA

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

País

21/05/2024

País

País

Oficializan un nuevo aumento para el personal doméstico desde junio

Provinciales

21/05/2024

Provinciales

Provinciales

Preocupación en la Provincia por las bajas coberturas de las vacunas antigripal y contra la bronquiolitis

El gobierno pidió a la población de riesgo que se aplique la vacuna contra las enfermedades virales que circulan en invierno.

DESDE EL DELIBERANTE

20/05/2024

DESDE EL DELIBERANTE

DESDE EL DELIBERANTE

Solicitan mejoras en la bicisenda de Av. Chaves

CONVOCADO POR LA CTERA

20/05/2024

CONVOCADO POR LA CTERA

CONVOCADO POR LA CTERA. El jueves habrá paro docente

Locales

ESTÁ ABIERTA LA INSCRIPCIÓN

20/05/2024

ESTÁ ABIERTA LA INSCRIPCIÓN

ESTÁ ABIERTA LA INSCRIPCIÓN

Comenzará a dictarse el taller "El cuerpo y la palabra"

La cita es el Museo Comunitario y estará a cargo del docente y teatrista Julian Manuel. Detalles de la cursada semanal.