ENTREVISTA CON ALEJANDRO IRIGOYEN

ENTREVISTA CON ALEJANDRO IRIGOYEN

"El sector privado tiene que entender que no siempre el sector político es el culpable"

Lo afirmó en diálogo con EL TIEMPO. Y añadió: "Debe hacerse cargo de una falta de compromiso para una inversión, para llevar adelante un proyecto de desarrollo privado". Sostuvo además que "Azul tiene un problema grave de infraestructura, realmente muy grave. Se ha expandido sin sentido", en tanto consideró que "todavía no sé cómo Azul no ha instalado un parque industrial sobre la Ruta 3, que sería lo lógico".

Por: Marcial Luna
4 de junio de 2023

"Yo digo que yo no dejé la política, la política me dejó a mí. Y cuando digo que la política me dejó, es porque no le encontré la vuelta a la actividad política que yo entiendo. La de luchar por las ideas, pero no transar, no pactar. Me acuerdo que decíamos en la agrupación [Vecinos por Azul], un sapito nos podemos tragar, pero no un rinoceronte. Y vos te das cuenta que a veces te tenés que tragar más de un sapito si querés llegar a puestos de poder. Y yo, particularmente, no estaba dispuesto", afirmó Alejandro Irigoyen en una entrevista con este diario.

"Entiendo que, en su momento, estábamos bien preparados para gestionar políticas públicas, locales y demás", indicó, para añadir: "Fue mucho el esfuerzo que se hizo. Yo tengo un lindo recuerdo. Fue un buen periodo. Pecamos también, tal vez, por la inexperiencia y por no estar dispuestos a negociar principios y valores que hoy parecerían comunes, en términos de negociación política".

Recordó que "nosotros, cuando hay un vecinalismo que viene de una conformación con orígenes de gente muy diferente, teníamos de todo tipo de ideologías. Nos habíamos puesto de acuerdo en la cuestión local, pero cada uno tiene su idea y su ideología a nivel nacional. Entonces eso también limita para acuerdos políticos. Si querés respetar a la militancia y el origen y todo un tiempo de trabajo, que no podés tirar por la borda en un acuerdo como ocurren, que se juntan entre cuatro dirigentes, se acomodan y después a los militantes tratan de explicarles la 'necesidad' del acuerdo".

"Por eso -analizó Irigoyen- también creo que los partidos políticos no han podido mantener una militancia activa, producto de esos acuerdos; que son inexplicables, en términos de los principios y valores que han defendido siempre. Esto también es lo que afecta". Apuntó además que "yo noto que hay una crisis en la autoridad. Es decir, no hay nadie que pueda llevar adelante políticas que no sean simpáticas. A veces hay que tomar decisiones que son difíciles. Y si vos no te cargas de una autoridad moral, por trayectoria, por formación, por principios y valores, es difícil que se encuentren personas que puedan aplicar las políticas duras que hay que aplicar. No estoy hablando de política dura de derecha, ni política dura en términos ideológicos, sino en términos de sentido común".

Cuestiones básicas

Para Irigoyen, "la realidad es que, en este país, tenemos estas disquisiciones de políticas económicas. Somos todos medio economistas... Pero nos olvidamos de las cuestiones básicas. Hace 40, 50 años que venimos gastando más de lo que tenemos y salimos a mendigar al mundo, como ahora ocurre con una delegación en China. Ya hasta perdimos la dignidad. Y ya no es un problema si le pedimos al FMI, a Estados Unidos, a China, a quien sea. No importa. Esta situación hace mucho tiempo que viene. Entonces ha ido corroyendo esta idea de que la gente no cree más en nadie. Pero hay crisis de autoridad, al no poder aplicar las políticas que se han aplicado hace mucho tiempo en el mundo".

En tal sentido expresó que "yo siempre digo que una socialdemocracia europea es casi un centro derecha para nosotros. Allí hay cuestiones que ya no se discuten, mientras nosotros seguimos discutiendo si la emisión genera inflación... Un día vamos a discutir la ley de gravedad en este país...", enfatizó.

"Hay un principio básico de la economía. Y eso atrasa. Ese discurso, esa discusión de gastar toda esa energía en ese debate público sobre cuestiones que están perimidas en el mundo. Una discusión no existe más, excepto en Argentina", aseguró, para indicar luego que "yo rescato ese primer gobierno kirchnerista del equilibrio fiscal y de superávit de las cuentas. Porque realmente, fuera del episodio de los 90 sin inflación -para no entrar en discusión de la década del 90, donde en términos inflacionarios tuvimos 8 o 9 años más o menos estabilizados-, lo único que vi en el momento posterior a eso fue el primer gobierno de Kirchner con equilibrio fiscal. Y si no entendemos que el equilibrio fiscal y de las cuentas, y de la exportación contra importaciones, no genera un saldo positivo... Este es el ABC de la macroeconomía".

Indicó que "hoy estamos con problemas de que nuestras terminales automotrices no pueden importar autopartes del mundo. Hasta lo que hemos llegado... Ni hablar de otra serie de cosas, de medicinas y un montón de rubros que están afectados. ¿Cómo llegamos a esto? Teniendo petróleo, gas, litio, oro, plata, las tierras más fértiles del mundo -junto con algunas praderas de Ucrania, China y de Estados Unidos-, y tenemos casi un 50% de pobreza. Y la gente no se revela, porque esto también es otra cuestión. Evidentemente tenemos un ADN, en términos de argentinidad que, digo, con la mitad o el 10% de las cosas que ha pasado en Argentina, cualquier pueblo se levanta en el mundo. Y nosotros no nos levantamos. Tampoco tengo muy en claro por qué, pero la realidad es que también hemos sido muy pasivos ante todo lo que nos ha pasado".

Una sociedad desintegrada

En ese contexto, "la noto, en parte, desintegrada a la sociedad argentina. No hay un proyecto común de país. Cada partido tiene lo suyo, no digo que no, pero no ilusiona. No noto que nadie genere una esperanza. Creo que se han subvertido algunos valores, en términos de convivencia comunitaria. No discuto la asistencia social directa a grupos piqueteros. Es hasta en parte necesaria, pero hecha de forma inteligente, no indiscriminada. Si lo vemos desde afuera, hay cortes por todos lados, nadie hace nada. En ningún lugar del mundo vos podés cortar una calle, hablando de países organizados. Y acá estamos naturalizando cosas que ya no suceden, por lo menos en Occidente. Ni hablar en sectores de Oriente, que son por ahí hasta más duros inclusive. Naturalizar esas cuestiones es parte del problema también. El monopolio y el uso de la fuerza lo tiene el Estado, y es el único que no la utiliza. Tenemos un trauma con el producto de los 70 y lo que vino después. Al monopolio y uso de la fuerza, el Estado ha renunciado. Pero también tiene que ver con la crisis de autoridad que tienen los gobiernos. Están llegando políticos que no son respetados por la gente, la gente vota casi a veces por descarte. No vota ilusionada o totalmente compenetrada con ese candidato al que le está poniendo el voto. Esto también hace que esos discursos facilistas, que vienen desde arriba, confundan a la gente".

En busca de un destino

Para Irigoyen, "la ciudad de Azul sigue tratando de encontrar un destino. Creo que todavía no lo tenemos claro. Azul necesita repensar un modelo de desarrollo. Y ahí hago una aclaración: no estoy hablando sólo del sistema político local. Creo que es bastante más amplio lo que tenemos que debatir. El sector privado tiene que entender que no siempre el sector político es el culpable y hacerse cargo, muchas veces, de una falta de compromiso, para una inversión, para llevar adelante un proyecto de desarrollo privado. A veces la comodidad que generan ciudades como esta para personas que están en situación económica equilibrada, hace que esa comodidad lleve a no emprender en la medida que esta ciudad necesitaría. Es un ida y vuelta entre el sector político, entidades intermedias y sector privado".

Mencionó que "hace unos días salió el tema de un plan de desarrollo. Lo que ocurre es que ya hablas del plan de desarrollo y la gente dice 'otra vez la guitarra'. Porque está cansada también la gente. Nosotros, muchos años hablábamos del Tratado Regional del TOAR (Tandil, Olavarría, Azul y Rauch). Hoy no se habla más de eso. Hace años que yo no escucho hablar del TOAR. Entonces, ¿qué es lo que pasó? Evidentemente no pudimos gestionarlo en términos de desarrollo regional. Había tenido un impulso, pero después se quedó. Creo que las cabezas políticas que llevaron adelante ese acuerdo no estaban más y nadie tomó la bandera de las cuatro ciudades. A partir de eso yo me pregunto: ¿es realmente necesario este acuerdo regional este o hay que repensarlo también? Siempre entendí que Tandil se cortó solo en este cuarteto que teníamos. Siempre hicieron la de ellos; era el más poderoso, no teníamos forma de negociar absolutamente nada porque estábamos en una posición debilitada. El único que lo podía hacer en mejores términos era Olavarría, pero estaba con otra visión. Creo que también hay que empezar a tratar estas cuestiones. ¿Por qué no pensamos en Olavarría, Tapalqué y Azul, por ejemplo? Un triángulo, por cercanía hasta de distancia. Y empecemos a evaluar, a ver si conviene o no conviene, si podemos hacer políticas en común. Hoy Tapalqué está tiene prácticamente inauguradas las termas. Sabemos que Tandil, con la Boca de las Sierra, la trabaja mejor que nosotros. Y es un sector nuestro. Entonces, ¿por qué no nos podemos sentar con Tapalqué y ver cómo nosotros podemos ayudar en la comercialización de esas termas? Son proyectos estratégicos que noto no están en el debate público".

Planificación urbanística

Irigoyen afirmó que "el consenso es la base de que se cumpla una planificación urbanística. Si no hay consenso comunitario, la planificación no tiene éxito. En el tiempo, en ningún lugar ha pasado eso. Así que, en términos de ciudad, creo que nos está faltando... Azul necesita un plan, una estrategia de crecimiento. Todavía no sé cómo Azul no ha instalado un parque industrial sobre la Ruta 3, por ejemplo. Que sería lo lógico. Y qué es lo normal, además. A veces nos equivocamos estratégicamente. El parque industrial debería estar sobre la ruta".

Ejemplificó diciendo que "llegás a Tandil y ves la industria sobre la ruta. Las Flores, lo mismo. Pilar está sobre ruta también. O sea, hemos cometido errores. Y esto se paga. Porque hoy, si bien vos vas al parque industrial y hay algunos emprendimientos, pero ¿industriales? ¿Que vinieron de afuera a instalar nuevos puestos de trabajo? Yo no registro".

En tal sentido, "hay cuestiones que son básicas, en términos de decisiones. ¿No podemos no tener un parque industrial 3 sobre ruta 3? Y el parque industrial 2, en todo caso, que pueda quedar para reubicar proyectos de talleres, de pymes. Las que necesitamos que vengan, no se van a ir a meter ahí. Vamos al caso: el nuevo molino que se instaló, lo hizo en la ruta. La fábrica de mosaicos, igual. El emprendimiento que hizo la petrolera, que vende aceite y combustibles para el campo, también se instaló en la ruta".

Sin dudas, "son temas estructurales que no hemos podido resolver todavía. Y eso tiene un impacto directo sobre la generación de puestos de trabajo. Bueno, uno siempre tiene la esperanza de que se le encuentre la vuelta. Yo nunca he sido negativo, pero lo veo complicado. Lo veo complicado porque no se están viendo estos temas centrales en el debate. O sea, no están instalados en la agenda pública".

Crisis comercial

Desde su óptica, "también ha faltado de decisión política en términos de comunidades, no en términos de gobierno. Yo hablaba de otro tema que hay que resolver: el del comercio local. Está pasando por un momento muy difícil, producto de la situación del país y de esta competencia online que existe. Mucha gente, por cuestiones de precios y de variedad de productos, termina comprando en las redes en lugar de comprar en forma local. Entonces tenés dos opciones, o protestar contra eso y cerrar tu negocio, o buscarle la vuelta. Por Azul pasan cuatro rutas. Estamos en el centro de la provincia de Buenos Aires. Estamos, en términos logísticos, en una ubicación privilegiada. Con las condiciones que tiene Azul, que le sobra capital; porque acá hay mucho dinero guardado. Si está el dinero del capital privado, y el problema del comercio grave y se va a agravar más con el tiempo, ¿por qué no empezamos a generar un espacio? El comerciante por ahí no tiene la espalda para bancar una apertura en una cuenta online para vender determinada cantidad de productos, porque necesita una inversión importante. Empecemos a conectar las dos cosas que están acá". Puntualizó que "la necesidad del comercio, hay que buscarle la vuelta a eso. Va a ser más grave dentro de 10 años. Este tema tampoco está en el debate público. El problema comercial que tiene, no solo Azul, el problema comercial que tiene toda ciudad del interior, entonces, ¿por qué no primerear? ¿Por qué no pensar en un centro logístico de distribución? ¿Por qué no empezar a fomentar el crecimiento de comerciantes locales para que puedan seguir? No digo a todo el país, pero por lo menos a la provincia de Buenos Aires. Y eso es todo trabajo que se genera. Cada vez hay menos oferta comercial en Azul".

Al respecto afirmó que "es un tema que afecta directamente a la economía de la ciudad. Esos son temas macro. Y a veces no entendemos por qué Azul no creció un poco más, o no generó más puestos de trabajo. Y bueno, son parte de no ocuparse de los temas que nos tendríamos que haber ocupado. Y que nos tendríamos que estar ocupando ahora también".

Inteligencia aplicada

Irigoyen subrayó que "acá hay que aplicar inteligencia, ser estrategas en las decisiones que tomamos para después poder explicarle a la gente por qué se logra tal o cual cosa; que lo logra una ciudad y otra ciudad no. Yo estoy harto de escuchar que es Tandil, Tandil, Tandil y nosotros no somos diferentes. Estamos a 100 kilómetros de distancia, en el medio de la provincia, y ellos lo logran y nosotros no. Analicemos cuáles son nuestras debilidades para poder, a ver, quebrar la curva. Creo que Azul tiene un montón de herramientas para progresar, para mejorar, para conseguir que nuestros pibes no se vayan a otro lado y que se queden a trabajar acá. Pero si no debatimos y no consensuamos, va a ser muy difícil que se lo logren".

"Hemos hecho casi todo mal"

Durante la entrevista que le propuso EL TIEMPO, Alejandro Irigoyen señaló que "hemos hecho casi todo mal. Hemos destruido nuestra educación pública, de la cual nos hemos formado generaciones enteras. Yo soy producto entero de esa educación -jardín de infantes, primaria, secundaria y universidad pública-. La realidad es que estoy orgulloso de la educación que tuve, y nuestra generación está orgullosa. Hoy no estamos a la altura, pero ni cerca, de lo que sucede en el mundo en términos de educación pública. Cuando uno ve los puntos centrales para que a un país le vaya bien, de esos puntos centrales no hacemos bien ninguno. No hemos podido proteger el valor de nuestra moneda. Nuestra moneda es para uso interno, nada más. Vos salís con un peso argentino a cualquier lugar del mundo, y sonate en la nariz, porque no lo toman directamente. Y son cuestiones que seguimos naturalizando. Que nuestra moneda no sirva afuera, habla de un montón de consecuencias. Y la falta de dignidad y andar mendigando por el mundo, la imagen que damos como país, es fea, por decirlo elegantemente".

Irigoyen expresó que "tal vez en el futuro alguien entienda cómo le puede hacer llegar el mensaje que, sin sacrificio, sin esfuerzo, sin dedicación, sin preparación, es imposible que alguien pueda forjar un futuro de bienestar en ningún país del mundo. Y que la autoridad del Estado es autoridad y hay que aplicarla para cumplir las normas de convivencia. Hay valores que hemos perdido y que, inclusive, son parte de nuestra constitución".

Por otro lado, "también creo que hay una violencia instituida en la sociedad. Naturalizamos un bloqueo de una empresa por parte de cuatro sindicalistas matones. Y nadie se les anima. Ni siquiera la justicia interviene. Hay una violencia no declarada. Yo digo que a veces es como que estamos en una selva disfrazada. Decimos que tenemos instituciones, pero las instituciones no funcionan. Parece que volvimos a la época de los caudillos. El caudillo era el que mejor manejaba un cuchillo. Y el que mejor se las aguantaba, no era porque fuera el intelectual o el estratega. Y acá hemos vuelto a naturalizar que tenemos los famosos gordos de la CGT, todos multimillonarios y nadie dice nada. Políticos que se han hecho millonarios y tampoco nadie lo dice", afirmó.

"Un problema grave de infraestructura"

Irigoyen señaló que "Azul tiene un problema grave de infraestructura, realmente muy grave. No solamente eléctrico, sino del sistema de cloacas también. Se ha expandido sin sentido. Básicamente lo que tiene es que no hay potencia disponible eléctrica. Por ejemplo, la línea que va a Chillar, todas las canteras que se pudieran instalar, tienen que hacerlo con un grupo electrógeno. No hay un solo kilowatt que se pueda sacar de la línea que alimenta a Chillar. Y son cuestiones que hace rato que están pasando. Tampoco lo escucho en el debate público. O la necesidad de una nueva planta potabilizadora de cloacas. Si seguimos así, vamos a tener al material crudo al arroyo... Son cuestiones estructurales, macro que, de alguna forma, tiene que debatir la comunidad en su conjunto. No pasa sólo por la cooperativa o por municipios, sino que tiene que estar la fuerza viva. También una desinformación y un desinterés, porque esto es real".

"También el nivel dirigencial -añadió- ha caído un poco, en términos generales. Y esto también afecta a las entidades intermedias, afecta a toda la comunidad en su conjunto. Sin un plan de desarrollo, sin una planificación urbanística pensada inteligentemente a 10, 15 o 20 años, sin solucionar los temas de infraestructura, es muy difícil que Azul encuentre el camino".

Al mencionarse que está bajo análisis y revisión la ordenanza 500/80, Irigoyen sostuvo que "la está haciendo el arquitecto Claudio Mansilla. Ha hecho interconsultas. Yo di mis opiniones, aunque soy parte interesada porque mi negocio es el inmobiliario, con lo cual cualquier opinión mía puede verse vista con interés particular. Pero Tandil tardó tres años de debate público para llegar a la nueva ordenanza urbanística. Es un tema muy complejo, muy sensible. Hay mucho dinero en juego detrás de un cambio de ordenanza. Debe ser la ordenanza que más genera impacto económico en un cambio estructural. Creo que tiene muchos aspectos positivos el borrador que están trabajando. Esas interconsultas que hace a distintas entidades el arquitecto Mansilla, de alguna forma está recuperando. Quizás no sea la forma que lo hizo Tandil, pero tal vez no sea la única y la de Azul tal vez pueda dar resultado. En algún momento el debate se va a tener que abrir".


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

EFEMÉRIDES

12/07/2024

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 12 de julio

SALUD

11/07/2024

SALUD

SALUD

Aprueban la ley de Endometriosis: una enfermedad silenciosa que padecen 1 de cada 10 mujeres

Así, se adquieren derechos claves para la cobertura de su tratamiento, la especialización en la atención y el impulso para que se profundice la investigación de la enfermedad.

Policiales

11/07/2024

Policiales

Policiales. Secuestran 7 toneladas de marihuana que llegaban en un camión de un clan narco

deportes

Provinciales

11/07/2024

Provinciales

Provinciales. Diputados aprobó la creación de la empresa provincial de emergencias

EFEMÉRIDES

ESTE SÁBADO

10/07/2024

ESTE SÁBADO

ESTE SÁBADO

Se viene el Segundo Festival Regenerativo en el SUMAC

Organizado por FICA y la Municipalidad, desde las 15 habrá feriantes, música en vivo, show infantil, juegos y actividades para niños, desfile, moda circular, instituciones, proyecciones, charlas, sorteos y cantina. La entrada es libre y gratuita.