HISTORIA QUE INSPIRAN

HISTORIA QUE INSPIRAN

Sesenta y dos años de servicio: La historia de Gloria Bagnoli

Trabajó en "Kiosco Americano" desde mucho antes ya que cuando era adolescente dejó de ir al colegio para ayudar a su papá. Aunque a los 10 años estaba vendiendo hielo en barras desde la casa. El año que viene cumple 80 años y, en este marco, este diario quiso rendirle homenaje a este ser tan querido y respetado por los azuleños.

Por: Laura Méndez
17 de junio de 2024

Gloria Bagnoli es nuestra querida Gloria de "Kiosco Americano", un verdadero ícono de la ciudad de Azul, donde estuvo al frente durante 62 años, atendiendo 24/7 sin importar las estaciones del año. Su historia es una de dedicación y sacrificio. Gloria comenzó a trabajar en el kiosco desde los 11 años, compaginando su tiempo entre la escuela y el trabajo. Su compromiso con el negocio familiar fue tan fuerte que decidió abandonar el secundario para dedicarse plenamente al kiosco y ayudar a su padre y hermano.

Hoy, a nueve meses de cumplir 80 años, este diario quiere rendirle homenaje a Gloria, una figura entrañable y respetada en la comunidad de Azul. Durante la entrevista, Gloria admite que si los alquileres no fueran tan caros, volvería a trabajar en el kiosco sin dudarlo. Esta declaración refleja su profundo amor y compromiso con el comercio que ha sido una parte tan importante de su vida y de la vida de muchos habitantes de Azul.

Gloria no solo se ganó el cariño de la gente por su constante presencia y dedicación, sino también por su honestidad y su capacidad para escuchar a sus clientes como si fuera una psicóloga. Muchos de los que frecuentaban su kiosco no solo buscaban comprar algo, sino también un oído atento y un buen consejo. A través de los años, Gloria se convirtió en una confidente y consejera para muchos, ganándose el respeto y la admiración de todos.

La vida de Gloria Bagnoli es un ejemplo de trabajo duro, dedicación y amor por la comunidad. Al reflexionar sobre su vida, ella admite con humildad: "Yo creo que hice todo lo que quería". Estas palabras encapsulan la satisfacción y el orgullo de una vida bien vivida, dedicada a servir y apoyar a los demás. Gloria Bagnoli es, sin duda, una figura emblemática cuyo legado perdurará en la memoria colectiva de Azul.


La citroneta bordó que la entrevistada sabía lucir en el kiosco al lado del ex cine San Martín.

"Abandoné el secundario, lo acompañé a papá a atender el kiosco y no paré más"

En primer lugar, Gloria recordó que "mis padres eran de Azul y tengo dos hermanos, Ruben (fallecido) y Norma es mi hermana.

Iba a quinto grado de la escuela, tenía 11 años y ya trabajaba. Antes de la escuela se abría la ventana de mi casa y vendía 12 barras de hielo, las cortaba en cuatro cuartos. Además, repartía, es decir, llevaba a las casas. Cada tanto me caía porque se me mojaba la goma la bicicleta y a lavar los cuartos de hielo".

Consultada sobre por qué trabajaba de tan pequeña, respondió con picardía "porque yo era así, como mi papá. Mi hermano también, pero se dedicó a la guitarra y mi hermana al piano, ellos eran artistas".

Continuó contando que "abandoné el secundario, lo acompañé a papá a atender el kiosco y no paré más. Aunque antes en la escuela también atendía el kiosco de papá".

"Primero tuvimos en el de chapa que era el único que había en Azul, donde es ahora está el banco en la esquina de la Avenida 25 de Mayo e Yrigoyen. Poníamos el banquito (estaba en su casa) en la esquina y la gente se lo servía sola y dejaba la plata. Eran otros tiempos, ahora andá a dejar el diario te lo roban todo, se llevan hasta el banquito. Pero en esa época la gente dejaba la plata de 'La Razón', 'La tarde' que se vendía muchísimo. El que lo repartía era apellido Colotto, un hombre muy conocido".

Acerca de cuantas horas estaba en el kiosco manifestó que "muchísimas, porque había confitería, me quedaba hasta las 4 horas de la mañana. En esa esquina estuvimos como 10 años, después nos pasamos enfrente, es decir al lado de el diario 'El Ciudadano'. Ahí seguimos otros años más con el kiosco chapa".

"Siempre atendíamos papá y yo. Papá dejó porque se enfermó, él padecía esclerosis y se perdía. Quedó acá, en casa. Pero me ayudó toda la vida, nos ayudamos. Yo habré dejado el kiosco hace 5 años pero estuve 62".

Después siguió "estuvimos donde está Shittó, en una ventanita al lado del Cine San Martín, muchísimos años más. Al lado de donde estaba Albertelli. En ese momento estaba casada, entonces mi marido atendía el del cine y yo ese. Después me separé".

Ya este último tiempo en la Galería Piazza.


"El kiosco es un confesionario, no solamente el mío, todos, la gente va con todos los problemas pero hay que tener la paciencia de escuchar, para eso tenés un negocio", señaló. NACHO CORREA

"Me vine a casa por los costos de los alquileres sino todavía estaría"

En segundo lugar, Gloria contó que está separada, "no tengo hijos, no pude tener porque sino tendría 10.000 porque me encantan los chicos. Parece que Dios me castigó porque me gustan tanto y no pude tener".

Añadió que "intente muchísimos tratamientos hasta que un médico me dijo que ya no haga más nada porque no había nada por hacer".

Pero aunque ella va contando ese relato, imagino en su vida cientos y cientos de chicos que vio crecer, además de su familia directa.

Y su expresión me da la razón cuando señaló que "estuve 16 años en el Colegio Normal, era mi segunda casa, por poco no dormía en la escuela, atendía los tres turnos: mañana tarde y el profesorado. Me venía a las 11, a las 12 de la noche a mi casa. ¿Quién no me quería en la escuela?. Los veía crecer, a veces se escondían en el kiosco y los pisaban porque no me dejaban pasar, no había espacio, ya que se escondían. No les iba a permitir que se hicieran la rata, me iban a echar a mi por cómplice" (risas).

Reiteró que "estuve 16 años pero donde está la parte de madera, después trasladaron el kiosco al lado de los baños, ahí no hubiera estado nunca".

Y remarcó que "siempre tuve mucho contacto chicos y adolescentes. Aun en la actualidad veo gente que me hice amiga en la escuela. En la plaza paran a saludarme, porque me compro el helado y me cruzo a tomarlo en un banquito de la plaza y se me acerca todo el mundo".

Con relación al nombre del kiosco Americano, admitió que "nunca supe bien por qué se llamó así. No sé si lo bautizó mi papá o mi hermano pero es el legado, lo mantuve con ese nombre".

"Lo eligieron ellos porque primero lo tuvo mi papá, mi hermano y después yo, hasta estuvimos los tres juntos, pero eran otras épocas. Con mi hermano nos levantábamos a las 4 de la mañana y repartíamos 70 diarios 'El Tiempo' en el Barrio Banco Provincia (hoy Guemes). O sea, íbamos todos los días, hacíamos la misma rutina. Dejábamos el auto en el puente y salíamos caminando porque hacíamos casa por casa".

"Después empezamos a llevar La Nación y a la noche llevamos 'La Razón'".

Sobre por qué se retiró Gloria explicó que "tengo 79 años, voy a cumplir 80. Yo me jubilé con la mínima y seguí trabajando muchísimo más. En realidad me retiré porque pagaba 16.000 de alquiler, querían 55.000 y no lo podía pagar con el kiosco. Me vine a casa por los costos de los alquileres sino todavía estaría, no me hubiese retirado porque no sé qué hacer, me aburro".

"Además yo aun estoy con ánimo para trabajar. Hablaba muchísimo más con la gente de lo que vendía. Pero me la pasaba todo el día charlando, estaba acompañada, era otra historia", rememoró con nostalgia.

"En cambio, ahora no sé qué hacer, me levanto, salgo a caminar, capaz que me voy hasta el Balneario. Si yo conseguiría un alquiler más económico y lo pudiese pagar, seguiría con el kiosco porque me falta algo".

De todas formas Gloria no se queda en la casa sino que visita a su hermana, juega a las cartas, y ahora va a empezar natación, porque la apasiona.

"Siempre me encantó. Desde los 5 años que nado. En general los deportes me encantan, también hice danza 16 años con Teté Llantada, hice baile clásico, folclore, moderno y español. Iba todos los días de la semana en Malere y De Paula y a los boliches cuando era adolescente también iba. También jugué al hockey, y básquet en Velocidad".

Reconoció que "todo eso lo pude hacer porque papá atendía el kiosco porque sino no pude haber hecho nada".

"Tuve una vida linda, no me quejo"

Para terminar, fue consultada sobre lo que más extraña del kiosco. "Sin dudas hablar con la gente, además el último tiempo estaba al lado de los remiseros, así que nunca me aburría y eran espectaculares conmigo".

"Tuve una vida linda, no me quejo, muy sana que es lo principal porque la salud es todo. Eso es lo más importante porque si estás enfermo ya es otra historia. Voy a cumplir 80 años el año próximo, una vieja 'chochó' (risas). Pasa yo podré tener 800 años pero en mi corazón y en tu alma no los tengo. Siempre me mantuve activa, nunca pensé que iba a tener 80 años".

Sobre si la gente le contaba sus problemas cuando estaba al frente del kiosco, especificó que "sí, la historia de la vida, pero yo los escuchaba por lo menos si lo podía ayudar en algo con mis palabras... No digo que le iba a salvar la vida pero a veces el consejo que uno da sirve o no. El kiosco es un confesionario, no solamente el mío, todos, la gente va con todos los problemas pero hay que tener la paciencia de escuchar, para eso tenés un negocio.

Por otro lado gracias a Dios siempre me llevé re bien con todo el mundo, nunca tuve problema con nadie".

Sobre si maneja redes sociales contó que "si, me ayuda mi sobrina Valeria (Monti), miro televisión, programas como el de Jimena Monteverde, me gusta cocinar pero no cocino para mi sola porque tengo que comer tres días seguidos lo mismo".

Sobre sus sobrinas, especificó que "la que más me da bolilla es Valeria, son las tres espectaculares conmigo, Valeria tiene 2 hijos varones y 2 nietos mellizos Valentino y Lorenzo, además está Marcela y Patricia, son las tres de mi hermana. Patricia tiene dos hijos y dos nietos Lara y Milo que son una belleza. Y después Marcela tiene tres varones y un nieto, Mateo. Manuel es mi ahijado que está en La Plata, se recibe de Ingeniero Mecánico, ese nos va a dar satisfacciones".

"Porque a toda la familia les gusta las carreras de autos, mi cuñado 'Lito' (fallecido) era terrible fanático así que conocimos ese deporte conocíamos nosotros".

"En cuanto a los autos siempre tuve Citroen, hasta el Ami 8.

Tuve hasta un 74 que era color naranja, que auto hermoso, me iba al médico a Mar del Plata como si me fuera en un Mercedes Benz, sola".

Sobre si le queda algo pendiente en la vida, fue precisa: "Yo creo que hice todo lo que quería. Ahora no quiero enfermarme, porque es la verdad, ya uno tiene cierta edad y no me gustaría morirme enferma".


Acerca de cuantas horas estaba en el kiosco, expresó que "muchísimas, porque había confitería, me quedaba hasta las 4 horas de la mañana".

GENTILEZA GLORIA BAGNOLI

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

EFEMÉRIDES

12/07/2024

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 12 de julio

SALUD

11/07/2024

SALUD

SALUD

Aprueban la ley de Endometriosis: una enfermedad silenciosa que padecen 1 de cada 10 mujeres

Así, se adquieren derechos claves para la cobertura de su tratamiento, la especialización en la atención y el impulso para que se profundice la investigación de la enfermedad.

Policiales

11/07/2024

Policiales

Policiales. Secuestran 7 toneladas de marihuana que llegaban en un camión de un clan narco

deportes

Provinciales

11/07/2024

Provinciales

Provinciales. Diputados aprobó la creación de la empresa provincial de emergencias

EFEMÉRIDES

ESTE SÁBADO

10/07/2024

ESTE SÁBADO

ESTE SÁBADO

Se viene el Segundo Festival Regenerativo en el SUMAC

Organizado por FICA y la Municipalidad, desde las 15 habrá feriantes, música en vivo, show infantil, juegos y actividades para niños, desfile, moda circular, instituciones, proyecciones, charlas, sorteos y cantina. La entrada es libre y gratuita.