YA FUE INDAGADO Y NO DECLARÓ

YA FUE INDAGADO Y NO DECLARÓ

Acusado de varios hechos de violencia de género, un hombre está detenido

En todos los casos figura como víctima su ex pareja, que lo había denunciado en varias oportunidades. El incidente más reciente había ocurrido el pasado jueves, cuando nuevamente la mujer volvió a ser agredida por el ahora imputado, que fue detenido en horas de la noche de ayer sábado.

12 de julio de 2020

El episodio más reciente que tuvo como víctima de este caso de violencia de género a una mujer llamada Valeria Beatríz Alustiza sucedió el pasado 9 de julio.

Aquel jueves, vulnerando una vez más una medida cautelar que tiempo atrás le fuera dictada e impedía que mantuviera contacto alguno con ella, su ex pareja fue hasta la casa donde la víctima -de 39 años de edad- se domicilia, en la calle Puan de Villa Piazza Sur de esta ciudad.

Según se menciona en la investigación penal que se está llevando adelante, alrededor de la hora 22 de ese día el hombre que ahora está detenido por ese y otros hechos -identificado como Ángel Darío Binzugna y de 45 años- "se presentó en el domicilio de su ex pareja, desobedeciendo la medida judicial dictada por el titular del Juzgado de Familia de Azul el día 13 de febrero", la cual "le prohibía" acercarse a ella y estaba vigente "con motivo de la prórroga dispuesta" por la actual emergencia sanitaria a causa de la pandemia por coronavirus.

Cuando Alustiza abrió la puerta, Binzugna ingresó sin autorización. Y después, una vez más, comenzó a agredirla.

Mientras la tenía tomada de los pelos, a modo de una amenaza que esa altura no era nueva para ella, su ex pareja le decía que si no era suya "no sería de nadie". También, que él "no tenía nada para perder, que si llamaba a la Policía le pegaba un tiro" y que después "se mataba él", según se menciona en estas actuaciones.

Además, aquella noche Binzugna le pegó una trompada en el rostro, "provocando que Alustiza pierda momentáneamente el conocimiento" y, en consecuencia, diferentes lesiones. Concretamente, excoriaciones que -a causa de ese ataque que sufrió- no sólo estuvieron localizadas en la cara de la víctima, ya que también, cuando después fue atendida en el Hospital Pintos, se comprobó que tenía varias más en un brazo, en una mano, una rodilla y el cuero cabelludo.

Desde el propio centro asistencial municipal, la víctima de este caso de violencia de género hizo pública su situación. Además, volvió a denunciar ante la Justicia a ese hombre que, finalmente, terminó siendo detenido.

"Hace dos años que vengo denunciándolo. Necesito que por favor me ayuden ¿Qué están esperando...? ¿Qué me mate...? No le tengo miedo, pero quiero que se termine todo esto", refería en esos mensajes que mandó a diferentes medios de comunicación de Azul la mujer agredida.

En el marco del sumario penal que se está instruyendo desde la UFI 6 a cargo de Karina Gennuso, un pedido presentado por esa Fiscal se tradujo en que el juez de Garantías Federico Barberena ordenara la detención de Binzugna.

En forma conjunta con personal del CPR y de la Seccional Primera, este sábado que pasó en horas de la noche la medida cautelar la hicieron efectiva policías de la DDI Azul, la dependencia de seguridad situada en la calle Belgrano al 219 donde por el momento el encausado permanece detenido; aunque en la misma resolución que dispuso su detención el Juez de Garantías también ordenó que, una vez que se consiga cupo, el hombre sea trasladado a una unidad del Servicio Penitenciario Bonaerense, para su alojamiento bajo "el Sistema de Alcaidías".

El ahora encausado había sido indagado este domingo por los varios delitos, todos vinculados a violencia de género y con la misma víctima como denominador común, que le están imputando. Y según refirieron a EL TIEMPO voceros allegados al sumario penal que se está sustanciando, se negó a declarar.

Varios hechos más

Si bien la víctima afirmó que desde hacía aproximadamente dos años que viene sufriendo este tipo de ataques por parte de su ex pareja, en la investigación penal se indica que el primero de los hechos por los que Binzugna ahora está detenido se produjo el 1 de febrero de este año.

Aquel día, alrededor de la hora 20, Alustiza y él se trasladaban en una moto cargando "un mueble tipo vitrina" por la calle Corrientes.

Después de que el imputado se detuvo a dialogar con un sujeto, cuando la pareja siguió la marcha en el rodado tiró de la moto a la mujer, tras pasar las vías.

Teniendo en cuenta ese contacto que, al parecer para pedirle drogas, instantes antes había mantenido con el sujeto que se detuvo a charlar con él, el ahora detenido le reprochó a la mujer que se metiera en aquel diálogo.

Posteriormente, se indica también la causa penal con relación a aquel incidente, el hombre "tomó uno de los fierros que cargaba su pareja, los cuales se le habían caído cuando fue arrojada, y la agredió físicamente", provocando que la víctima resultara con diferentes lesiones en un muslo y en su muñeca derecha.

Seis días más tarde, es decir, el 7 de febrero, otro episodio de violencia de género tuvo como víctima a Alustiza y a Binzugna como victimario. Fue cuando la mujer se trasladaba en su moto y su ex pareja la interceptó en la calle para decirle que quería retomar esa relación que estaba cortada. Pero Alustiza se negó. Y ante esa respuesta que recibiera, el hombre la amenazó, diciéndole textualmente: "Si no sos mía no sos de nadie; y si voy preso me haces un favor".

Inmediatamente después, le pegó a la mujer en la cabeza con un inflador, "provocando que perdiera momentáneamente el conocimiento y cayera al piso", lesionándola así una vez más.

Al día siguiente, cuando era alrededor de la hora cinco, nuevamente esa situación de violencia en perjuicio de la mujer se tradujo en otro incidente. Aquel 8 de febrero, cuando era alrededor de la hora cinco, Binzugna fue hasta su casa. Desde afuera, la insultó, le pidió que le abriera y, como ella no lo atendió, le terminó dañando los postigos de una ventana y de la puerta.

El primer día del pasado mes de mayo se escribió otro capítulo más de esta historia de violencia de género entre ambos protagonistas. Ese día, alrededor de la hora 15, estando ya vigente aquella "perimetral" mencionada, Binzugna volvió a concurrir a la casa de su ex pareja. En esa oportunidad, para arrebatarle el teléfono móvil que la mujer tenía en sus manos.

Aquella tarde andaba en bicicleta. Y Alustiza lo persiguió en su moto, con intenciones de recuperar su celular.

Cuando lo alcanzó, en Industria y General Paz, el hombre le dio una patada a la motocicleta, lo que hizo que su ex pareja se cayera, sufriendo lesiones una vez más. Además, resultó dañado el rodado en que ella se trasladaba.

"Un serio, grave y real peligro"

Cuando este sábado que pasó el Juez de Garantías ordenó la detención de Binzugna, en la resolución concluyó que el hombre -teniendo en cuenta todos esos hechos que ahora le están imputando como cometidos contra su ex pareja- representaba un "serio, grave y real peligro de entorpecimiento del proceso" si continuaba en libertad.

Hizo mención también a las actitudes del ahora encausado en perjuicio de la víctima, las cuales quedaron demostradas a través de cada uno de los episodios relatados, señalados en el fallo como "claros actos de violencia ejercida" hacia Alustiza que, por lo tanto, hacían adecuado el dictado de esa medida cautelar por la que ahora el hombre permanece privado de la libertad.

Además, el magistrado tuvo en cuenta "la persistencia de esos actos" y "el alto grado de incidencia que posee" respecto de la mujer, "interfiriendo en su medio de vida, afectándola psicológicamente y a su seguridad, perjudicando su desarrollo personal a los fines de degradar o controlar sus acciones".

"Ello me lleva a sostener que el encausado Binzugna intentará influenciar negativamente a la víctima, menoscabando y afectando la indemnidad que debe mantenerse respecto de su libre testimonio en el curso de un proceso recientemente iniciado, sustentándose dicha afirmación en las evidentes e innegables situaciones de maltrato físico y psicoemocional que se dan en este tipo de contexto denominado "ciclo de violencia"", escribió también Barberena en la resolución.

En otro tramo del fallo, al aludir a los llamados "peligros procesales" existentes en este caso, consideró especialmente "la objetiva y provisional valoración de las características de los numerosos hechos traídos a estudio, a través de los cuales se demuestra un manifiesto despliegue de violencia, a la vez que revela una inadmisible desaprensión al cumplimiento de las resoluciones y mandas jurisdiccionales que se le imponen al Sr. Binzugna", para lo cual el titular de Garantías 2 recordó que la "perimetral" que estaba vigente no le impidió al encausado vulnerarla para agredir y amenazar en reiteradas ocasiones a quien tiempo atrás fuera su pareja.

"En modo alguno -concluyó el Juez de la mano de ese razonamiento- acataría las (medidas) que pudieran impartírseles desde el organismo a mi cargo; por lo que entiendo que, en caso de recuperar (Binzugna) la libertad, intentará interferir en el normal desenvolvimiento de la pesquisa".

Por último, al ordenar su detención también consideró "el peligro innegable" al que el hombre sometió "durante un lapso sostenido de tiempo a la víctima", al igual que "la interposición permanente en el plan de vida libre de la misma". Aspectos que, a criterio del magistrado, eran demostrativos de "las características de la actitud del imputado", dispuesto a "interferir" en la vida de su ex mujer.

Las cuatro causas penales donde Binzugna figura acusado y por las cuales ahora permanece detenido están, respectivamente, caratuladas como "lesiones leves agravadas"; "coacción, lesiones leves agravadas y daño"; "daño, lesiones leves agravadas, hurto y desobediencia" y "desobediencia, lesiones leves agravadas, coacción y violación de domicilio".

Desde la Fiscalía donde se instruyen estos sumarios, todos esos delitos se le atribuyen al hombre como cometidos "en concurso real de acciones".

EL DATO

Otro dato importante para disponer la detención del acusado por este caso de violencia de género se relaciona con que una futura condena para Binzugna no sería de ejecución condicional, teniendo en cuenta que registra otras anteriores, las cuales "han tenido también como víctima a la Sra. Alustiza", mencionó el juez Barberena en el fallo.

Si llegaste hasta acá es porque buscás historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.