HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

HISTORIAS Y PERSONAJES DEL AZUL

Una historia marcada por el fuego

Hay muchas esquinas emblemáticas en nuestra ciudad. Algunas recuerdan los pasos de personalidades famosas y otras cuentan con edificios relevantes que marcan su impronta. Pero pocas fueron marcadas como la esquina Sur de las actuales calles San Martín y Burgos...

Por: Eduardo Agüero Mielhuerry
15 de junio de 2022

Enviado con órdenes especificas del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, el coronel Pedro Burgos llegó a la vera del Arroyo Azul con la intención de establecer allí un fuerte que sirviera como nueva frontera con los "dominios de los indios".

El agrimensor Francisco Mesura fue el encargado de diseñar la cuadrícula del Fuerte. Como signo de preocupación ante los malones, la planta originaria en forma de damero, con múltiples solares, se enmarcó en profundos y anchos fosos que tenían como respaldo occidental el arroyo y abarcaban las que hoy son avenidas: Presidente Juan. D. Perón, Bartolomé Mitre y 25 de Mayo.

La Plaza Mayor (conocida hoy como Plaza Gral. San Martín), no era más que un alfalfar en el cual pastaban los caballos del Ejército y se detenían las carretas de provisiones. Y en torno a ella se comenzaron a erigir los edificios necesarios para la administración y el culto, el cuartel, la habitación del cura, ranchos y tres locales comerciales. En la actual Plazoleta Alsina (a la izquierda del Palacio Comunal), se levantaba el faro de vigilia del mangrullo.

Voraz incendio

Mientras se daba la fundación del Fuerte, el clima no resultaba favorable a finales de 1832 en la pampa bonaerense. Tal como lo expresó Juan Manuel de Rosas en una carta a Burgos, tras la fundación del Fuerte: "solo espero que llueva para que, entre usted y yo, le demos el impulso necesario a esta buena obra".

El 10 de enero de 1833, tras una sucesión de días secos y calurosos, se produjo un voraz incendio. El siniestro se inició accidentalmente en los campos del general Gervasio Espinosa, ubicados a un tercio de legua de la Plaza Mayor (actual Plaza San Martín). Al día siguiente, durante toda la jornada, Pedro Burgos y sus hombres hicieron todo lo posible y lograron desplazar el fuego a un lado del Pueblo, para que éste no fuese afectado. Sin embargo, cuando ya se creía que la situación había sido plenamente controlada y el fuego no haría ningún daño a la población por la distancia en que se hallaba, desgraciadamente como a las cinco de la tarde del día 12 cambió la dirección del viento reavivando las llamas.

Burgos y sus hombres emprendieron la dura tarea de abrir varios fosos para poder controlar el avance del siniestro. Merced a los denodados esfuerzos, buena parte del caserío del poblado fue devorado por las llamas, siendo los tres más perjudicados los señores Francisco Serantes, Juan Rovira y Ramón Santillán, quienes perdieron sus viviendas, sus comercios y los productos que vendían junto a numerosas cabezas de ganado tanto bovino como ovino.

En una carta, Prudencio Rozas le describió a su hermano lo que fue el incendio y los esfuerzos para sofocarlo. Asimismo, mencionó la pérdida de cuatro "casas de trato", lo que reafirma que las primeras mujeres que vinieron a estos pagos fueron mayoritariamente "mujeres destinadas".

Más allá de las pérdidas materiales, desgraciadamente hubo una víctima fatal.

Al ser analfabeto, Pedro Burgos siempre necesitó de escribientes como secretarios. Matías J. Gutiérrez fue puesto a sus órdenes por Rosas quien le recomendó a Burgos que podía "emplearlo en la enseñanza de algunos jóvenes a leer y escribir sin descuidar de ningún modo la doctrina cristiana ni excluir de la enseñanza a algunos indiecitos".

Gutiérrez llegó a la Estancia "Los Milagros" el 10 de abril de 1831 y permaneció allí hasta fines de diciembre del año siguiente, cuando siguió al Coronel en su "aventura" hacia el interior bonaerense, es decir, hacia Azul.

Los primeros documentos y cartas en los que constan las acciones desarrolladas previa y posteriormente a la fundación del Fuerte San Serapio Mártir del Arroyo Azul, fueron escritos por Gutiérrez, quien desempeñó su labor con mucho esmero.

Lamentablemente, el primer secretario del Coronel, Matías J. Gutiérrez, falleció el 12 de enero de 1833, en el primer incendio de Azul intentando sofocarlo.

El comercio de Serantes

En el reparto de solares, a Francisco Serantes le había correspondido la esquina Sur del cruce de las actuales calles San Martín y Burgos, es decir, donde se encuentra la sucursal del Banco de la Nación Argentina. Allí Serantes instaló su pulpería con una nutrida dotación de productos que fueron completamente consumidos por el voraz incendio que casi borró definitivamente del mapa al incipiente poblado del Azul.

Ante su desgracia, Serantes fue compensado con una suerte de estancia, siendo luego juez de Paz del pueblo en 1836. Años más tarde, terminaría siendo socio de Manuel Vega Belgrano (sobrino nieto y yerno del general Manuel Belgrano), teniendo una importante casa comercial en Azul.

La historia se repite...

Aniceto Angulo nació en España en el año 1871. Llegó a nuestro país en 1886. Como muchos inmigrantes trajo tantos sueños como ganas de prosperar... Comenzó a trabajar como empleado de Gregorio Olaso en la ciudad de Tandil, que resultara su primer destino.

En 1896, la firma "Gregorio Olaso y Cía." fundó en Azul la tienda "La Pampa Florida". Apenas dos años más tarde, gracias a su esfuerzo y tesón, el comercio pasó a manos de la firma "Alonso, Angulo, Ormazabal y Cía"; y aunque temporalmente estuvo en manos de "Casas, Villanueva, López y Cía.", para 1911 era plena propiedad de Aniceto Angulo. La gran tienda se ubicó en la calle Burgos Nº 451 esquina San Martín, es decir, la misma esquina donde años antes Francisco Serantes había tenido su local comercial...

Con ritmo vertiginoso, "La Pampa Florida" progresó y se "instaló" en la sociedad azuleña, destacándose por los ramos explotados y sus "instalaciones elegantes y vastísimo y variado surtido".

Asimismo, la tienda se consolidó con diversas ramificaciones como el "Bazar del Teatro" situado frente por frente del local que ocupara "La Pampa Florida", ocupaba un local de 10 por 35 metros, comprendiendo en su vasto surtido todos los artículos de bazar, librería, juguetería, joyería, relojería, objetos para regalos, novedades, gramófonos y discos de las mejores marcas, taller de marcos para cuadros y retratos, de los cuales tiene gran variedad de modelos, haciendo en su taller de relojería, composturas en general de relojes, fonógrafos, etc. La tienda "San Juan", otra de las propiedades de Angulo, fundada por éste en 1908, en Olavarría, ocupaba un edificio cuya superficie es de metros 13 por 34, en las calles Vicente López esquina General Paz, comprendiendo los ramos de tienda, sastrería, zapatería, mercería, talabartería y anexos. Por su parte, la sucursal de Cacharí, denominada también "La Pampa Florida", estaba instalada en un local de 25 por 25 metros, teniendo un surtido completo de tienda, zapatería y talabartería.

Lamentablemente, en 1912, "La Pampa Florida" azuleña sufrió un descomunal incendio que redujo sus instalaciones completamente a cenizas. De alguna manera, la historia se repitió en dicha esquina...

Otros usos...

Desde aquel entonces, por muchos años, el predio se mantuvo como un terreno baldío. Sin embargo, hubo un tiempo en el que la esquina volvió a cobrar protagonismo. "La Revista", en su edición del 18 de abril de 1925 contaba:

"Espectáculo interesante.- Así titulábamos el que iba a ofrecer una Empresa mediante la doma de potros y vacunos (vulgo corrida de toros).

Y a fe que fue de lo más interesante que se haya presenciado en el Azul en cuestión de mieditis, chucho, canguelo, pánico, etc. etc. Un torito se salió del redondel y visitó al público que presenciaba el espectáculo. Fue este un momento que sólo una máquina de impresionar películas podría describir en todos sus detalles... Tal fue la algarabía y desorden que se posesionó de todos. El toro y sus mochadas astas se veían por todas partes. Muchos llevan en su cuerpo cornadas imaginarias, pues, cualquiera que atropellara en su afán de poner su vida a salvo, era un toro para el atropellado... ¡Y fueron tantos!... Moretones, pantalones rotos, sacos con grandes sietes, polleras rotas también... casi el fin del mundo.

Los toreros se hicieron humo con semejante bicho... pero la 'afición reaccionó', y a la voz de ¡que lo maten! docenas de revólveres descargaron sus balas, incrustándolas en el suelo... ¡tal era la puntería! Y en el cuerpo del animal. Las primeras balas le enfurecían más, hasta que fueron tantas las alojadas en su cuerpo que por fin quedó desplomado y lleno de plomo, por estar materialmente cosido a tiros. Por un gran milagro, ningún tiro fue a alojarse en algún cuerpo humano, lo que pudo muy bien suceder en medio de tanta confusión. Hay que afirmar que no bajaron de 150 los tiros disparados.

Hemos oído censurar docenas de veces las corridas de toros en España. Por violenta que sea la muerte de un toro allí, no lo será tanto como la realizada con el torito de la ganadería del señor Irurzun, el Duque de Veragua azuleño, por la excelsa calidad de sus reses lidiables.

Los que asistieron a la corrida creemos no les habrá quedado ganas de tentar nuevamente la suerte. Fue demasiado general... la corrida...

La pista o redondel era reducido; las barreras bajas; el sitio demasiado céntrico. La víspera antes de la corrida, oímos decir a un joven que el toro iría a tomar chocolate en el "Tokio". No erró por mucho...".

La misma esquina

El 12 de abril de 1969, llegó la noticia a Azul -que reprodujo "El Tiempo"- que la casa central del Banco de la Nación Argentina tenía previsto construir un nuevo edificio para la sucursal Azul en el terreno de la esquina sur de San Martín y Burgos. Poco tiempo después fue inaugurada.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Política

Cristian Ritondo: "En la provincia de Buenos Aires se despilfarran los recursos"

25/06/2022

El presidente del bloque de diputados nacionales del PRO y exministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró que en la actual administración de la provincia de Buenos Aires "hay un despilfarro de recursos, sin justificación", y "mi compromiso es bajar el gasto político del Estado y ponerlo nuevamente al servicio de la gente". El legislador hizo estas declaraciones en su visita a las localidades de General Belgrano y Balcarce, donde se reunió con referentes de esos distritos, inauguró un local partidario en cada uno de esos municipios y dialogó con vecinos y la prensa regional. leer mas

deportes

25/06/2022

deportes

deportes

Taller de ajedrez en el Colegio Inmaculada

ENFOQUE

25/06/2022

ENFOQUE

ENFOQUE

Comunicado del Colectivo de Artistas Autoncovados de Azul

Después de la marcha en repudio al accidente que sufrió Sergio Ojeda el pasado sábado en el escenario del Complejo Cultural San Martin sufriendo lesiones en una de sus piernas, el Colectivo de Artistas Autonconvocados emitió el siguiente comunicado:

Locales

24/06/2022

Locales

Locales. Reunión del Consejo Asesor de Educación Superior

EDUCACIÓN

24/06/2022

EDUCACIÓN

EDUCACIÓN

Docentes que Inspiran: vuelve el premio que reconoce a los educadores más destacados de la Argentina

Provinciales

24/06/2022

Provinciales

Provinciales. Viajes de egresados gratuitos: hasta el 7 de julio habrá tiempo para anotarse

EN MENDOZA

24/06/2022

EN MENDOZA

EN MENDOZA

Juan Arrieguez ganó en el Nacional de Clubes U20

El chillarense se impuso en la prueba de lanzamiento de bala, con una marca de 18,13 metros. Además, la Escuela Municipal de Atletismo contó con la participación de otros dos atletas en esta prueba que se realizó en la provincia cuyana.

EFEMÉRIDES

24/06/2022

EFEMÉRIDES

El cadáver de Gardel

UNA PROBLEMÁTICA QUE SIGUE GENERANDO PREOCUPACIÓN